Des­in­for­ma­ción y re­des so­cia­les en la po­lí­ti­ca

Los Tiempos - - PUNTOS DE VISTA - DIEGO RO­JAS CAS­TRO El au­tor es in­ge­nie­ro y do­cen­te uni­ver­si­ta­rio

Las re­des so­cia­les se han con­ver­ti­do en una de las he­rra­mien­tas y es­pa­cios de ma­yor im­por­tan­cia pa­ra el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción y de ideas. Du­ran­te los úl­ti­mos años la po­lí­ti­ca ha si­do uno de los te­rre­nos que más cam­bios ha desa­rro­lla­do des­de que apa­re­cie­ron re­des so­cia­les ta­les co­mo Fa­ce­book y Twit­ter.

Es­tas dos úl­ti­mas han te­ni­do un gran im­pac­to por­que per­mi­ten una co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta con per­so­na­jes pú­bli­cos. En­viar un tuit de for­ma pú­bli­ca a un po­lí­ti­co po­dría po­ner­lo en un di­le­ma en­tre res­pon­der o eva­dir la pre­gun­ta, sien­do es­to úl­ti­mo una ma­la op­ción al no apor­tar­le cre­di­bi­li­dad. Aún sin mu­cha ex­pe­rien­cia, al­gu­nos po­lí­ti­cos han sa­bi­do sa­car pro­ve­cho y au­men­tar los ín­di­ces de acep­ta­ción en la po­bla­ción, otros, por inex­pe­rien­cia, han si­do el blanco per­fec­to pa­ra crí­ti­cas, bur­las y has­ta bull­ying.

Pe­ro no to­do es co­lor de ro­sa. Las re­des so­cia­les tam­bién han te­ni­do un im­pac­to ne­ga­ti­vo, pues pue­den usar­se pa­ra di­vul­gar can­ti­da­des alar­man­tes de des­in­for­ma­ción, ru­mo­res y no­ti­cias fal­sas, lo cual po­dría in­fluir po­de­ro­sa­men­te en la vi­da po­lí­ti­ca de un país. Tal es el ca­so de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les que hu­bo en EEUU en 2016 o, re­cien­te­men­te en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Bra­sil. Una en­cues­ta ha­lló que el 44% de los vo­tan­tes en Bra­sil usa What­sapp pa­ra leer in­for­ma­ción elec­to­ral o po­lí­ti­ca, y en los días pre­vios a la elec­ción pre­si­den­cial, la apli­ca­ción se usó in­ten­sa­men­te pa­ra di­vul­gar des­in­for­ma­ción y ru­mo­res.

Pa­ra tra­tar de sub­sa­nar es­te pro­ble­ma, a la fe­cha hay 17 paí­ses pa­ra los cua­les Fa­ce­book cuen­ta con ve­ri­fi­ca­do­res ex­ter­nos de da­tos que in­ten­tan eli­mi­nar la des­in­for­ma­ción pu­bli­ca­da en la sec­ción de no­ti­cias de Fa­ce­book. Es de su­po­ner que mu­cha gen­te des­con­fía del tra­ba­jo de los ve­ri­fi­ca­do­res, ba­jo la sos­pe­cha de que no son más que par­te de un es­fuer­zo vil pa­ra evi­tar que se se­pa la ver­dad. A lo me­jor, es por ese mot i - vo que aque­llos es­fuer­zos pa­re­cen ha­ber pro­vo­ca­do que las cam­pa­ñas su­cias re­cu­rrie­ran a otros me­dios, en par­ti­cu­lar What­sapp, don­de se pue­den te­ner con­ver­sa­cio­nes pri­va­das y gru­pos de chat ci­fra­dos has­ta de 256 per­so­nas.

Los gru­pos de What­sapp son más di­fí­ci­les de mo­ni­to­rear que la sec­ción de no­ti­cias de Fa­ce­book o los re­sul­ta­dos de bús­que­da de Goo­gle, ya que la apli­ca­ción brin­da un ser­vi­cio ci­fra­do de ex­tre­mo a ex­tre­mo. Eso sig­ni­fi­ca que só­lo el emisor y el re­mi­ten­te pue­den ver el con­te­ni­do de un men­sa­je, na­die más –ni si­quie­ra What­sapp ni Fa­ce­book– pue­de ha­cer­lo. Eso ha­ce im­po­si­ble de­ter­mi­nar la ver­da­de­ra can­ti­dad de no­ti­cias fal­sas. Los ve­ri­fi­ca­do­res de da­tos no pue­den des­men­tir frau­des y da­tos in­co­rrec­tos vi­ra­les que no pue­den ver. Es difícil es­ta­ble­cer has­ta qué ni­vel es­tas cam­pa­ñas de des­in­for­ma­ción es­tán aso­cia­das con par­ti­dos po­lí­ti­cos, “gue­rre­ros di­gi­ta­les” o can­di­da­tos, pe­ro sus tác­ti­cas son evi­den­tes: se ba­san en una es­tra­te­gia com­bi­na­da de pi­rá­mi­de y re­des en la que los crea­do­res ge­ne­ran con­te­ni­do ma­li­cio­so y lo en­vían a ac­ti­vis­tas lo­ca­les y re­gio­na­les, que des­pués co­mu­ni­can la in­for­ma­ción a mu­chí­si­mos gru­pos pú­bli­cos y pri­va­dos. Des­de ahí, los men­sa­jes se di­se­mi­nan aún más cuan­do las per­so­nas cré­du­las los com­par­ten con sus pro­pios con­tac­tos.

Es im­por­tan­te evi­tar caer en la des­in­for­ma­ción con las que se nos bom­bar­dea en re­des so­cia­les. An­tes que na­da, ve­ri­fi­car que la fuen­te sea fia­ble; en el ca­so de Twit­ter, por ejem­plo, es ne­ce­sa­rio mi­rar si son cuen­tas ve­ri­fi­ca­das, de­be­mos mi­rar quién es­tá dan­do la no­ti­cia. En re­des co­mo Fa­ce­book es más com­pli­ca­do por­que nor­mal­men­te vie­nen de nues­tro círcu­lo de ami­gos, pe­ro en el mo­men­to de leer la no­ti­cia hay que ver si es­tá pu­bli­ca­da en un me­dio só­li­do y con tra­yec­to­ria. En la era de las re­des so­cia­les, son los usua­rios los que tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de com­par­tir no­ti­cias fia­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.