¿Son ne­ce­sa­rias ocho ho­ras de cla­ses?

Los Tiempos - - PUNTOS DE VISTA - RON­NIE PIÉROLA GÓ­MEZ El au­tor es abo­ga­do

Afi­nes del mes pa­sa­do el pre­si­den­te Evo Morales pro­pu­so ex­ten­der la jor­na­da es­co­lar a ocho ho­ras dia­rias, pro­gra­ma­ción que per­mi­ti­ría pa­sar cla­ses por la ma­ña­na y el uso de la­bo­ra­to­rios por las tar­des; es­ta in­no­va­ción, afir­mó el man­da­ta­rio, iría de la mano con la cons­truc­ción de nue­vas uni­da­des edu­ca­ti­vas y la exis­ten­cia de úni­ca­men­te dos pa­ra­le­los por ni­vel.

El in­for­me PI­SA, que mi­de la ca­li­dad edu­ca­ti­va de di­ver­sos paí­ses, es un re­por­te que ha po­si­cio­na­do al sis­te­ma edu­ca­ti­vo fin­lan­dés co­mo uno de los me­jo­res del mun­do. Es­te in­for­me, del cual no par­ti­ci­pa Bo­li­via por­que el Go­bierno lo con­si­de­ra una “im­po­si­ción neo­li­be­ral, arro­ja da­tos in­tere­san­tes, de los cua­les só­lo con­si­de­ra­re­mos al­gu­nos.

Fin­lan­dia con­tem­pla una me­dia se­ma­nal má­xi­ma de 30 ho­ras se­ma­na­les, lo que da­ría un dia­rio de má­xi­mo seis ho­ras, tiem­po den­tro el cual los es­tu­dian­tes tie­nen tres o cua­tro cla­ses dia­rias, con des­can­sos de 15 mi­nu­tos en­tre cla­se y cla­se, y ade­más un des­can­so pa­ra co­mer. Pa­ra ma­yor sor­pre­sa nues­tra, los tra­ba­jos se rea­li­zan en cla­ses y no en ca­sa y, pa­ra ha­cer­lo me­jor, el pro­ce­so edu­ca­ti­vo fin­lan­dés im­pli­ca mu­cho de jue­go y re­crea­ción co­mo ins­tru­men­to pa­ra re­for­zar la edu­ca­ción.

A mo­do de con­clu­sión men­cio­na­ré otros ele­men­tos que tam­bién ha­cen al pro­ce­so edu­ca­ti­vo fin­lan­dés: la al­ta es­ti­ma y va­lo­ra­ción a los pro­fe­so­res ( los que son muy res­pe­ta­dos en esa so­cie­dad), la ac­ce­si­bi­li­dad de la edu­ca­ción (es un sis­te­ma ma­yor­men­te gra­tui­to con do­ta­ción de li­bros e in­clu­si­ve trans­por­te), la equi­dad del re­par­to del di­ne­ro pú­bli­co (el por­cen­ta­je de in­ver­sión en edu­ca­ción de Fin­lan­dia al­can­zó en 2017 al 12% de su PIB), la li­ber­tad de or­ga­ni­za­ción cu­rri­cu­lar de los cen­tros de en­se­ñan­za (se pla­ni­fi­can los lo­gros de apren­di­za­je res­pe­tan­do las lí­neas ge­ne­ra­les pe­ro se di­se­ñan del mo­do que se es­ti­men más con­ve­nien­tes), la per­so­na­li­za­ción de la edu­ca­ción (se res­pe­ta mu­cho el rit­mo de apren­di­za­je de ca­da es­tu­dian­te), el tiem­po pa­ga­do que tie­ne el do­cen­te pa­ra pre­pa­rar su cla­se (el pro­fe­sor in­ves­ti­ga y rea­li­za tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo con otros pro­fe­sio­na­les en ho­ra­rios aje­nos a la cla­se pe­ro pa­ga­dos), se es­ti­mu­la la cu­rio­si­dad y la am­plia par­ti­ci­pa­ción (se pro­mue­ven mu­cho los cam­pos ar­tís­ti­cos, tan­to o más que los de tec­no­lo­gía e in­ge­nie­ría, de­ri­van­do en cla­ses en las que se va­lo­ra la crea­ti­vi­dad, la ex­pe­ri­men­ta­ción y la co­la­bo­ra­ción por so­bre la me­mo­ri­za­ción) y se fo­men­ta la im­pli­ca­ción de los pa­dres (en­ten­dien­do que la edu­ca­ción no es só­lo asis­tir al co­le­gio).

Re­co­noz­co que Bo­li­via no es Fin­lan­dia, acep­to que se­gu­ra­men­te te­ne­mos una reali­dad mu­cho más difícil y que nos fal­tan mu­chos re­cur­sos, pe­ro creo que por ló­gi­ca po­de­mos de­du­cir que no ob­ten­dre­mos me­jo­ras aca­dé­mi­cas au­men­tan­do la car­ga ho­ra­ria, por­que lo que ne­ce­si­ta­mos es ca­li­dad no can­ti­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.