Cha­vis­mo eje­cu­ta de­ten­ción ex­prés con­tra opo­si­tor y agu­di­za ten­sión

El he­cho des­en­ca­de­nó de in­me­dia­to una ola de reac­cio­nes tan­to en Venezuela, de par­te de la opo­si­ción, co­mo de dis­tin­tos or­ga­nis­mos y go­bier­nos

Los Tiempos - - PORTADA -

“No tenemos mie­do”, di­jo ayer Juan Guai­dó, presidente de la Asam­blea Na­cio­nal (AN) de Venezuela, tras su bre­ve de­ten­ción ile­gal por agen­tes de in­te­li­gen­cia. El arres­to pro­vo­có la con­de­na in­me­dia­ta y las crí­ti­cas de va­rios paí­ses al ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro.

La con­fu­sa y bre­ve de­ten­ción que su­frió ayer el je­fe de la Asam­blea Na­cio­nal de Venezuela (AN, Par­la­men­to), Juan Guai­dó, en­ra­re­ció aún más el cli­ma po­lí­ti­co en el país ca­ri­be­ño, cu­yos po­de­res Le­gis­la­ti­vo -el úni­co que con­tro­la la opo­si­ción- y Eje­cu­ti­vo se des­co­no­cen mu­tua­men­te.

Guai­dó, de la for­ma­ción Vo­lun­tad Po­pu­lar ( VP), del lí­der en­car­ce­la­do Leo­pol­do Ló­pez, fue in­ter­cep­ta­do por agen­tes del Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal (Se­bin) en la au­to­pis­ta que co­nec­ta Ca­ra­cas con el cos­te­ro es­ta­do de Var­gas, adon­de se di­ri­gía pa­ra li­de­rar un ca­bil­do abier­to, y re­te­ni­do por es­pa­cio de me­dia ho­ra.

De su de­ten­ción se co­no­ció a tra­vés de las re­des so­cia­les, cuan­do se di­vul­gó un vi­deo en el que se apre­cia a va­rios agen­tes tomar el control del vehícu­lo que lo tras­la­da­ba.

De su li­ber­tad se supo cuan­do el pro­pio Guai­dó en­vió un men­sa­je te­le­fó­ni­co a sus co­la­bo­ra­do­res y com­pa­ñe­ros de par­ti­do, que de igual for­ma fue re­pli­ca­do en las re­des so­cia­les.

“Es­tán de­ses­pe­ra­dos en Mi­ra­flo­res (se­de del Eje­cu­ti­vo), no sa­ben quién da la or­den”, di­jo el dipu­tado an­te cientos de per­so­nas al pre­sen­tar­se con unas dos ho­ras de re­tra­so en el ca­bil­do abier­to y mos­tran­do las mar­cas

En una de­cla­ra­ción al ca­nal es­ta­tal VTV, el mi­nis­tro ve­ne­zo­lano de Co­mu­ni­ca­ción, Jor­ge Ro­drí­guez, ase­gu­ró que la de­ten­ción del dipu­tado fue un ac­to “uni­la­te­ral” per­pe­tra­do por un gru­po de fun­cio­na­rios que fue­ron “des­ti­tui­dos” y “so­me­ti­dos a los pro­ce­di­mien­tos dis­ci­pli­na­rios más es­tric­tos”. Guai­dó di­jo que la ver­sión ofi­cial de­mues­tra que Ma­du­ro “ya no con­tro­la las Fuer­zas Ar­ma­das”. que le de­ja­ron en las ma­nos las es­po­sas.

In­di­có que a los fun­cio­na­rios que lo de­tu­vie­ron les ha­bló de “re­con­ci­lia­ción” y “am­nis­tía”, en re­fe­ren­cia a una ley que de­ba­ti­rá el Par­la­men­to pa­ra per­do­nar los de­li­tos de al­tos di­ri­gen­tes del cha­vis­mo, que go­bier­na Venezuela des­de 1999.

Tras su dis­cur­so, que ape­nas su­peró los 10 mi­nu­tos, Guai­dó di­jo a pe­rio­dis­tas que los pro­pios agen­tes le di­je­ron que es­ta­ban cum­plien­do una “or­den”, pe­ro que “no sa­bían qué es­ta­ban ha­cien­do”.

“Me se­cues­tra­ron, es­tu­vi­mos en un ca­rro (...), me pu­de za­far del se­cues­tro por­que hay gen­te que cree en Venezuela”, re­la­tó emo­cio­na­do por el cli­ma de la con­cen­tra­ción, en la que es­tu­vo acom­pa­ña­do por otros dipu­tados opo­si­to­res, su es­po­sa y su ma­dre.

AFP CO­MER­CIO

El mo­men­to en que in­te­gran­tes del Se­bin de­tu­vie­ron a Juan Guai­dó (izq.) y, tras su li­be­ra­ción, el lí­der opo­si­tor mues­tra las mar­cas que le de­ja­ron las es­po­sas en sus mu­ñe­cas (der.).

EFE

Ma­ni­fes­ta­ción con­tra la de­ten­ción de Guai­dó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.