Ca­si 70 maes­tros fue­ron acusados en 2018 por vio­len­cia

En Co­cha­bam­ba, la DDE re­gis­tró 68 de­nun­cias de agre­sión se­xual, mal­tra­to físico y psi­co­ló­gi­co; cua­tro do­cen­tes fue­ron sus­pen­di­dos de sus fun­cio­nes tem­po­ral­men­te y só­lo uno de for­ma de­fi­ni­ti­va

Los Tiempos - - PORTADA - LAURA MAN­ZA­NE­DA

El año pasado, la Di­rec­ción de Edu­ca­ción de Co­cha­bam­ba re­ci­bió 68 de­nun­cias con­tra maes­tros por agre­sio­nes a es­co­la­res. Un ca­so fue de vio­len­cia se­xual. En el país, hu­bo 334 pro­fe­so­res acusados.

En 2018, en el país, 334 pro­fe­so­res fue­ron de­nun­cia­dos an­te la jus­ti­cia por agre­sión se­xual, mal­tra­to físico y psi­co­ló­gi­co, de los cua­les 120 fue­ron sus­pen­di­dos de sus fun­cio­nes tem­po­ral­men­te por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y só­lo 12 fue­ron re­ti­ra­dos de­fi­ni­ti­va­men­te.

En tan­to en Co­cha­bam­ba, la Di­rec­ción De­par­ta­men­tal de Edu­ca­ción (DDE) re­gis­tró 68 de­nun­cias de agre­sión se­xual, mal­tra­to físico y psi­co­ló­gi­co, de las cua­les cua­tro pro­fe­so­res fue­ron sus­pen­di­dos de sus fun­cio­nes tem­po­ral­men­te y só­lo uno de for­ma de­fi­ni­ti­va por tra­tar­se de un ca­so de agre­sión se­xual, in­for­mó el ti­tu­lar de la ins­ti­tu­ción, Iván Vi­lla.

Los he­chos de agre­sio­nes de maes­tros a sus es­tu­dian­tes lla­ma­ron la aten­ción en 2018. El ca­so que alar­mó fue del di­rec­tor de una uni­dad edu­ca­ti­va de El Pa­so en Qui­lla­co­llo, Pe­dro C., que fue acu­sa­do por cin­co es­tu­dian­tes de 12 a 16 años de edad por los de­li­tos de vio­la­ción aco­so se­xual y to­ques im­pú­di­cos. Las agre­sio­nes se co­me­tie­ron en la di­rec­ción del es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­ti­vo.

En el ce­lu­lar de una de las víc­ti­mas se en­con­tró un men­sa­je en­via­do por el di­rec­tor, en el que in­vi­ta­ba a la me- nor a ir a su ca­sa ofre­cién­do­le tra­ba­jo. El he­cho se co­no­ció en di­ciem­bre de 2018, en ese en­ton­ces la Po­li­cía in­di­có que ha­bía va­rias prue­bas que in­cri­mi­nan a Pe­dro C.

Una pro­fe­so­ra que fue la com­pa­ñe­ra del acu­sa­do en la nor­mal in­di­có que des­de que co­men­zó a ejer­cer co­mo do­cen­te, ha­ce 17 años, fue acu­sa­do de di­fe­ren­tes de­li­tos se­xua­les por lo que era cam­bia­do cons­tan­te­men­te de los es­ta­ble­ci­mien­tos don­de tra­ba­ja­ba, pe­ro nunca fue re­ti­ra­do de sis­te­ma edu­ca­ti­vo o en­car­ce­la­do. Por es­to le sor­pren­de que un edu­ca­dor con esos an­te­ce­den­tes ha­ya si­do po­se­sio­na­do en el car­go de di­rec­tor.

El año pasado tam­bién l l amó l a aten­ción el ca­so de un pro­fe­sor de la uni­dad edu­ca­ti­va Toribio Clau­re de Ti­qui­pa­ya, que fue fil­ma­do cuan­do pe­ga­ba a un es­tu­dian­te en la ca­be­za con un cua­derno, que des­pués arro­jó al pi­so.

En su vi­si­ta a Co­cha­bam­ba, el mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Ro­ber­to Agui­lar, di­jo que pa­ra pro­te­ger a los es­tu­dian­tes se ha de­ter­mi­na­do sus­pen­der de­fi­ni­ti­va­men­te a to­dos los maes­tros que sean acusados de agre­sión se­xual.

“Pa­ra pre­ser­var la se­gu­ri­dad de los ni­ños y ni­ñas tenemos un me­ca­nis­mo que es muy du­ro, muy drás­ti­co, pe­ro no hay otra ma­ne­ra de pro­te- An­tes un maes­tro de­nun­cia­do pa­ga­ba a la fa­mi­lia, a la jus­ti­cia, que­da­ba en la im­pu­ni­dad con el tiem­po vol­vía a cometer el de­li­to”.

Ro­ber­to Agui­lar

Mi­nis­tro de Edu­ca­ción Pe­dir a la jus­ti­cia que fa­llen de ma­ne­ra co­rrec­ta, por­que en al­gu­nos ca­sos de vio­la­ción vuel­ven a tra­ba­jar en las es­cue­las.

Iván Vi­lla

Di­rec­tor de la DDE ger al ni­ño y es que los maes­tros que sean impu­tados por agre­sión se­xual u otra si­tua­ción de vio­len­cia se­rán in­me­dia­ta­men­te sus­pen­di­dos y ex­pul­sa­dos del sis­te­ma edu­ca­ti­vo”, di­jo.

Ex­pli­có que es­ta de­ter­mi­na­ción fue re­cha­za­da por los maes­tros por­que con­si­de­ran que vio­la el de­re­cho de la pre­sun­ción de inocen­cia y al de­bi­do pro­ce­so.

“Un ni­ño no tie­ne la ca­pa­ci­dad de de­fen­der­se, en­tre el de­re­cho del ni­ño ver­sus el de­re­cho del maes­tro, que es­tá impu­tado, po­ne­mos el de­re­cho del ni­ño por en­ci­ma, es com­ple­jo pe­ro es­tá re­co­no­ci­do, en sen­ti­do de que es más dé­bil y el Es­ta­do lo de­be pro­te­ger”, in­di­có.

Ma­ni­fes­tó que an­tes los maes­tros de­nun­cia­dos pa­ga­ban a la fa­mi­lia y a la jus­ti­cia y el he­cho que­da­ba en la im­pu­ni­dad y pasado el tiem­po vol­vía a cometer el de­li­to. “Si des­pués del jui­cio es de­cla­ra­do inocen­te pue­de so­li­ci­tar su re­in­cor­po­ra­ción y su salario”, ex­pli­có el Mi­nis­tro.

En tan­to, el di­rec­tor de la DDE, Iván Vi­lla, in­di­có que es­te año la ins­ti­tu­ción ha­rá se­gui­mien­to a es­tos ca­sos y a prin­ci­pio de la ges­tión edu­ca­ti­va se brin­da­rá cur­sos de ac­tua­li­za­ción a los maes­tros pa­ra reite­rar las nor­mas, san­cio­nes y buen tra­to a los es­tu­dian­tes.

Ade­más, in­di­có, que la uni­dad ju­rí­di­ca y los di­rec­to­res dis­tri­ta­les de­ben ha­cer se­gui­mien­to de es­tos ca­sos.

LOS TIEM­POS

El pro­fe­sor de la uni­dad edu­ca­ti­va Toribio Clau­re de Ti­qui­pa­ya gol­pea con un cua­derno a uno de sus es­tu­dian­tes, se­gún la imagen de un vi­deo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.