De de­seos, per­ver­sio­nes y otras co­sas

La Jornada (Canada) - - QUÉ PASAR? -

Siem­pre me ha in­tere­sa­do la li­te­ra­tu­ra. Siem­pre me han se­du­ci­do las his­to­rias, la fic­ción, los mi­tos, las po­si­bi­li­da­des. Sin em­bar­go, mien­tras más me aden­tro en to­das es­tas his­to­rias, más me doy cuen­ta de que no es pre­ci­sa­men­te cier­ta aque­lla in­ge­nua idea de que la li­te­ra­tu­ra es so­lo pa­ra en­tre­te­ner­nos. Yo más bien di­ría que la li­te­ra­tu­ra, co­mo el ar­te en ge­ne­ral, es­tá ahí pa­ra dar cuen­ta de lo hu­mano. Y lo hu­mano no so­lo abar­ca lo be­llo, los idea­les más al­tos o los sen­ti­mien­tos más su­bli­mes. Lo hu­mano es tam­bién el lu­gar de la os­cu­ri­dad, de la per­ver­sión y de lo prohi­bi­do.

La li­te­ra­tu­ra se ha eri­gi­do co­mo un cam­po de jue­go en don­de se dan ci­ta las pul­sio­nes más pro­fun­das de lo hu­mano. Pul­sio­nes crea­do­ras, pe­ro tam­bién des­truc­to­ras. Qui­zá de ahí la uni­ver­sa­li­dad de la li­te­ra­tu­ra pues­to que, así co­mo ha mos­tra­do los sen­ti­mien­tos más no­bles, tam­bién ha crea­do es­pa­cios de emergencia de las re­pre­sio­nes o los im­pul­sos es­con­di­dos. De acuer­do con Freud, los de­seos prohi­bi­dos de­ben en­ca­jo­nar­se pa­ra que po­da­mos con­vi­vir en so­cie­dad. Sin em­bar­go, co­mo he­mos si­do tes­ti­gos, li­mi­tar es­tas pul­sio­nes no im­pli­ca que real­men­te des­apa­rez­can y, mu­cho me­nos, que de­jen de ser par­te de lo hu­mano. Por ello, la li­te­ra­tu­ra y el ar­te han po­di­do ma­ni­fes­tar aque­llo que, aun ocul­to, per­ma­ne­ce.

Co­mo es­tu­dian­te de li­te­ra­tu­ra en Wes­tern me he en­fo­ca­do en ex­plo­rar to­das es­tas fa­ce­tas de lo hu­mano, ma­ni­fes­ta­das en las es­cri­to­ras me­xi­ca­nas con­tem­po­rá­neas. Los te­mas más po­lé­mi­cos me han atraí­do siem­pre, y es la fas­ci­na­ción por lo prohi­bi­do y la ma­ne­ra en que se re­crea en la li­te­ra­tu­ra lo que me ha lle­va­do a es­tu­diar­lo.

Una ex­cep­cio­nal no­ve­la cor­ta que abor­da es­tos te­mas es Las vio­le­tas son flo­res del de­seo de la es­cri­to­ra me­xi­ca­na Ana Cla­vel. En ella, la au­to­ra in­da­ga ha­cia la com­pren­sión del de­seo pri­mi­ti­vo, aquel “que te lle­va a sa­lir de ti y tra­tar de ca­si de­vo­rar­te al otro”. En es­ta no­ve­la la au­to­ra re­la­ta la bús­que­da de Ju­lián Mer­ca­der por en­fren­tar sus de­seos más os­cu­ros y por exor­ci­zar la pul­sión de un ero­tis­mo prohi­bi­do ba­jo el nom­bre de Vio­le­ta.

De la mis­ma ma­ne­ra que en el mi­to de Tán­ta­lo (quien por más que in­ten­ta sa­tis­fa­cer su de­seo, nun­ca pue­de lo­grar­lo), Mer­ca­der sa­be que no pue­de sa­ciar su de­seo por Vio­le­ta, por lo que di­se­ña y pro­du­ce mu­ñe­cas lla­ma­das “Vio­le­tas”. Es­tas son la vál­vu­la de es­ca­pe pa­ra Ju­lián y otros hom­bres con de­seos si­mi­la­res, por lo cual tie­nen gran éxi­to en el mer­ca­do, de­bi­do a sus ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas.

Con es­ta no­ve­la, la es­cri­to­ra se in­ter­na en los lí­mi­tes prohi­bi­dos de la psi­que hu­ma­na, en los de­seos, per­ver­sio­nes y pul­sio­nes más os­cu­ras y prohi­bi­das. Se tra­ta de una no­ve­la en don­de se ex­plo­ra, a de­cir de la au­to­ra, “el fe­ti­chis­mo eró­ti­co mas­cu­lino”, te­ma que ya ha si­do abor­da­do por No­bo­kov en Lo­li­ta o Fi­lis­ber­to Her­nán­dez en Las Hor­ten­sias.

Es­ta es una no­ve­la ágil, con len­gua­je sen­ci­llo y di­rec­to, cru­do y sen­sual: una no­ve­la que trae a dis­cu­sión la te­má­ti­ca en­tre los lí­mi­tes del de­seo y la ma­ne­ra en que li­dia­mos con nues­tras pro­pias per­ver­sio­nes.

Al­ba De­vo Co­lis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.