El le­ga­do de Haw­king: Dios si exis­te

La Jornada (Canada) - - EDITORIAL - Geor­ge Pe­rez, Pu­blis­her

No hay du­da del gran le­ga­do del fí­si­co teó­ri­co Step­hen Haw­king y, co­mo mu­chos lo ham ya con­si­de­ra­do, con su muer­te

“una es­tre­lla se ha apa­ga­do en el fir­ma­men­to”.

El le­ga­do del as­tro­fí­si­co, cos­mó­lo­go. es­cri­tor y ma­te­má­ti­co es de­bi­do al enome im­pac­to de sus con­tri­bu­cio­nes teó­ri­cas en la cien­cia.

Por pu­ra co­ni­ci­den­cia, con mi fa­mi­lia nos vi­mos el fin de se­ma­na an­te­rior de la muer­te del cien­tí­fi­co la pe­lí­cu­la en Net­flix ti­tu­la­da “The Theory of Everyt­hing.”

Los apor­tes de Haw­king fue­ron la teo­ría del ori­gen del uni­ver­so (teo­ría del es­pa­cio-tiem­po) y sus apli­ca­cio­nes ma­te­má­ti­cas pa­ra es­tu­diar su for­ma­ción, así co­mo sus in­ves­ti­ga­cio­nes en torno a los agu­je­ros ne­gros y sus ob­ser­va­cio­nes fun­da­men­ta­les del tiem­po. Su li­bro, la “Una bre­ve his­to­ria del tiem­po“es­ta en mi lis­ta de lec­tu­ra pa­ra es­te años. Los in­vi­to a ha­cer los mis­mo, a leer su li­broy ver la pe­lí­cu­la en don­de se mues­tra a un Haw­king va­lien­te y te­naz, tan­to co­mo cien­tí­fi­co y co­mo per­so­na.

Lo úni­co que qui­zas le fal­to a Haw­king fue tiem­po pa­ra re­co­no­cer al crea­dor de lo que es­tu­dia­ba y no tan so­lo en la crea­ción del mis­mo.

Co­mo cien­tí­fi­co, Haw­king pen­sa­ba que la di­fe­ren­cia prin­ci­pal en­tre hom­bres y ani­ma­les era la ca­pa­ci­dad de ra­zo­nar. Sin em­bar­go, la di­fe­ren­cia prin­ci­pal y ex­clu­yen­te es la es­pi­ri­tual, los ani­ma­les no po­seen esa ca­pa­ci­dad. A esa con­clu­sión lle­ga­ron, por ejem­plo, Al­bert Eins­tein e Isaac New­ton, en­tre otros.

La idea de un crea­dor es na­tu­ral al ser hu­mano. Al es­cu­char a Haw­king con­tes­tar a la pre­gun­ta si él creía que Dios exis­tia, siem­pre en su ne­ga­ción de Dios de al­gu­na ma­ne­ra lo com­fir­ma­ba.

Cuan­do Haw­king de­cía que no hay Dios, pri­me­ro te­nía que ha­ber si­do afec­ta­do por esa reali­dad, con­clu­yen­te y evi­den­te. De lo con­tra­rio no po­dría ne­gar al­go de lo que nun­ca tu­vi­mos re­fe­ren­cia.

¿Qué le hu­bie­ra di­cho yo a Haw­king? Si hu­bie­ra te­ni­do la opor­tu­ni­dad, le hu­bie­ra pre­sen­ta­do la ana­lo­gía de una ni­ña: cuan­do se ha­ce adul­ta que­da em­ba­ra­za­da, da a luz, y se da cuen­ta que ser ma­dre es mu­cho más pro­fun­do que ju­gar con mu­ñe­cas.

¿Por qué no lo prue­bas?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.