Afron­ta una mul­ta mi­llo­na­ria en EE.UU. por una po­si­ble fil­tra­ción de da­tos

La Jornada (Canada) - - ¿QUÉ PASA? -

La Co­mi­sión Fe­de­ral de Co­mer­cio de EE.UU. (FTC, por sus si­glas en in­glés) abrió una in­ves­ti­ga­ción a Fa­ce­book que po­dría cos­tar­le a la red so­cial una mul­ta mi­llo­na­ria, an­te las sos­pe­chas de que fa­ci­li­tó da­tos de 50 mi­llo­nes de usua­rios a una em­pre­sa vin­cu­la­da a la cam­pa­ña de 2016 del pre­si­den­te de EE.UU., Do­nald Trump.

Es­ta in­ves­ti­ga­ción se pro­du­ce des­pués de que el pa­sa­do fin de se­ma­na se des­ve­la­ra que la em­pre­sa de aná­li­sis de da­tos Cam­brid­ge Analy­ti­ca ha­bía te­ni­do ac­ce­so en 2014 a da­tos re­co­pi­la­dos por la em­pre­sa di­ri­gi­da por Mark Zuc­ker­berg, lo que su­pon­dría una cla­ra vio­la­ción de las con­di­cio­nes de con­fi­den­cia­li­dad de la com­pa­ñía.

An­te las acu­sa­cio­nes, el gi­gan­te tec­no­ló­gi­co ma­ni­fes­tó hoy es­tar “es­can­da­li­za­do” y ar­gu­men­tó que lo ocu­rri­do se de­bió a que fue­ron en­ga­ña­dos por la em­pre­sa bri­tá­ni­ca.

“La em­pre­sa en­te­ra es­tá es­can­da­li­za­da por­que fui­mos en­ga­ña­dos. Es­ta­mos com­pro­me­ti­dos con for­ta­le­cer vi­go­ro­sa­men­te nues­tra po­lí­ti­cas pa­ra pro­te­ger la in­for­ma­ción de la gente y da­re­mos los pa­sos ne­ce­sa­rios pa­ra lo­grar­lo”, se­ña­ló la em­pre­sa a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do dis­tri­bui­do a los me­dios.

Pos­te­rior­men­te, el vi­ce­pre­si­den­te de la com­pa­ñía Paul Gre­wal in­di­có en un co­mu­ni­ca­do facilitado a Efe que “el co­ra­zón” de la em­pre­sa es “pro­te­ger la in­for­ma­ción” de los usua­rios y re­quie­ren ese

mis­mo com­pro­mi­so de la gente que ope­ra las apli­ca­cio­nes en Fa­ce­book.

“Si es­tos in­for­mes son cier­tos, es un abu­so gra­ve de nues­tras re­glas. To­das las par­tes in­vo­lu­cra­das, in­clui­do SCL Group / Cam­brid­ge Analy­ti­ca, Ch­ris­top­her Wy­lie y Alek­sandr Ko­gan, nos cer­ti­fi­ca­ron que des­tru­ye­ron los da­tos en cues­tión”, ase­gu­ró Gre­wal.

“A la luz de los nue­vos in­for­mes de que los da­tos no fue­ron des­trui­dos, es­ta­mos sus­pen­dien­do de Fa­ce­book a es­tos tres ac­to­res, a la es­pe­ra de más in­for­ma­ción. To­ma­re­mos los pa­sos que sean ne­ce­sa­rios pa­ra ga­ran­ti­zar que los da­tos en cues­tión se eli­mi­nen de una vez por to­das, y to­ma­re­mos me­di­das con­tra to­das las par­tes in­frac­to­ras”, in­sis­tió.

De acuer­do con me­dios bri­tá­ni­cos, la em­pre­sa de aná­li­sis de da­tos, que co­la­bo­ró con el equi­po de Trump du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral pa­ra los co­mi­cios pre­si­den­cia­les de 2016, em­pleó di­cha in­for­ma­ción pa­ra desa­rro­llar un pro­gra­ma in­for­má­ti­co des­ti­na­do a pre­de­cir las de­ci­sio­nes de los vo­tan­tes pa­ra así in­fluir en ellas.

No es la pri­me­ra vez que Fa­ce­book se vuel­ve el cen­tro de las crí­ti­cas por su pa­pel en di­chos co­mi­cios, pues­to que en los úl­ti­mos me­ses la red so­cial ha te­ni­do que ha­cer fren­te a nu­me­ro­sas acu­sa­cio­nes por la di­fu­sión du­ran­te la cam­pa­ña de no­ti­cias fal­sas (“fa­ke news”) que ha­brían po­di­do afec­tar a la in­ten­ción de vo­to.

De he­cho, esas acu­sa­cio­nes lle­va­ron a Fa­ce­book, así co­mo al bus­ca­dor Goo­gle, a com­pro­me­ter­se el pa­sa­do mes de no­viem­bre a adop­tar me­di­das pa­ra de­te­ner la di­fu­sión de no­ti­cias de ori­gen du­do­so me­dian­te la li­mi­ta­ción de su pu­bli­ci­dad.

An­te­rior­men­te, el pa­sa­do 6 de sep­tiem­bre, Fa­ce­book ya ha­bía de­nun­cia­do que 470 cuen­tas fal­sas “pro­ba­ble­men­te” ope­ra­das des- de Ru­sia se gas­ta­ron al­re­de­dor de 100.000 dó­la­res en con­tra­tar anun­cios po­lí­ti­cos en es­ta red so­cial en los úl­ti­mos dos años.

Sin em­bar­go, las nue­vas acu­sa­cio­nes po­drían su­po­ner un gol­pe aún más du­ro pa­ra la com­pa­ñía ca­li­for­nia­na pues­to que no se la acu­sa de la­xi­tud a la ho­ra de con­tro­lar la di­vul­ga­ción de no­ti­cias -al­go de lo cual, de he­cho, no era res­pon­sa­ble-, sino que en es­ta oca­sión la sos­pe­cha se cier­ne so­bre las pro­pias po­lí­ti­cas de la com­pa­ñía.

Por el mo­men­to, Fa­ce­book ha re­cha­za­do las ale­ga­cio­nes, pe­ro el he­cho de que Cam­brid­ge Analy­ti­ca ha­ya ad­mi­ti­do que tu­vo ac­ce­so a los da­tos de mi­llo­nes de sus usua­rios im­pli­ca que o bien la red so­cial ha su­fri­do un ro­bo de in­for­ma­ción o bien vio­ló sus nor­mas y fa­ci­li­tó sus ar­chi­vos a otra com­pa­ñía.

En 2011 Fa­ce­book se com­pro­me­tió a so­li­ci­tar el con­sen­ti­mien­to de sus usua­rios an­tes de rea­li­zar de­ter­mi­na­dos cam­bios en las pre­fe­ren­cias de pri­va­ci­dad de sus usua­rios, co­mo par­te de una acuer­do con el Es­ta­do, que en ese mo­men­to acu­sa­ba a la com­pa­ñía de abu­sar de los con­su­mi­do­res al com­par­tir con ter­ce­ras em­pre­sas más in­for­ma­ción de la au­to­ri­za­da.

Por es­te mo­ti­vo, la sos­pe­cha de que la red so­cial pu­do fa­ci­li­tar es­te ti­po de in­for­ma­ción a Cam­brid­ge Analy­ti­ca su­pon­dría que la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se vio­ló di­cho acuer­do, por lo que la FTC po­dría mul­tar a Fa­ce­book con 40.000 dó­la­res dia­rios por ca­da vio­la­ción, se­gún in­for­ma­ba hoy Bloom­berg.

Es­ta po­si­bi­li­dad, así co­mo el re­cha­zo que las ac­cio­nes de la com­pa­ñía po­dría ge­ne­rar en sus usua­rios, han te­ni­do en las úl­ti­mas ho­ras un cla­ro re­fle­jo en Wall Street, don­de Fa­ce­book per­día a la me­dia se­sión un 4,7 %, des­pués de ha­ber­se hun­di­do un 7 % en la se­sión del lu­nes. efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.