Ca­na­dá, el pri­mer país in­dus­tria­li­za­do en le­ga­li­zar el can­na­bis

La Jornada (Canada) - - QUÉ PASA? -

El país se ha es­ta­do pre­pa­ran­do pa­ra es­te mo­men­to des­de que el Par­ti­do Li­be­ral del pri­mer mi­nis­tro, Jus­tin Tru­deau, ga­nó las elec­cio­nes ge­ne­ra­les en oc­tu­bre de 2015 con una pla­ta­for­ma que in­cluía la le­ga­li­za­ción to­tal del con­su­mo de can­na­bis.

So­lo otro país en to­do el mun­do, Uru­guay, ha le­ga­li­za­do el con­su­mo re­crea­ti­vo de la ma­rihua­na, aun­que en al­gu­nos es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos, co­mo Co­lo­ra­do, tam­bién es po­si­ble con­su­mir le­gal­men­te el can­na­bis.

Por ello, ex­per­tos co­mo el aca­dé­mi­co Da­vid Ham­mond, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Wa­ter­loo es­pe­cia­li­za­do en sa­lud pú­bli­ca, afir­mó que “es­te es un ex­pe­ri­men­to que mu­chos otros paí­ses es­tán ob­ser­van­do”.

La ló­gi­ca tras la le­ga­li­za­ción es “man­te­ner el can­na­bis fue­ra del al­can­ce de jó­ve­nes y los be­ne­fi­cios le­jos de las ma­nos cri­mi­na­les”, ex­pli­có el año pa­sa­do Bill Blair, ex­je­fe de la Po­li­cía de To­ron­to y en la ac­tua­li­dad mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad Fron­te­ri­za del Go­bierno de Tru­deau.

Se­gún un es­tu­dio ofi­cial, 4,9 mi­llo­nes de ca­na­dien­ses gas­ta­ron en 2017 unos 5.700 mi­llo­nes de dó­la­res ca­na­dien­ses (4.400 mi­llo­nes de dó­la­res de EE.UU.) en can­na­bis. De es­ta ci­fra, so­lo 570 mi­llo­nes de dó­la­res se em­plea­ron en la com­pra de ma­rihua­na pa­ra usos me­di­ci­na­les, al­go que es le­gal en el país.

Así que la pri­me­ra con­se­cuen­cia de la “re­vo­lu­ción ver­de” en la que es­tá su­mi­da Ca­na­dá, y que se ha he­cho sen­tir des­de ha­ce me­ses, es eco­nó­mi­ca.

La in­mi­nen­te le­ga­li­za­ción del can­na­bis ha ge­ne­ra­do una nue­va in­dus­tria en to­do el país que es­tá crean­do mi­llo­na­rios ca­si ins­tan­tá­neos y a la que gran­des com­pa­ñías se han su­ma­do.

Por ejem­plo, Coca-Co­la ha re­co­no­ci­do que es­tá “vi­gi­lan­do” las po­si­bi­li­da­des del can­na­bis pa­ra uti­li­zar es­ta dro­ga en be­bi­das.

La mul­ti­na­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se es­ta­ría in­tere­sa­da en crear be­bi­das con can­na­bi­diol, un ele­men­to no psi­coac­ti­vo del can­na­bis que pue­de ayudar al tra­ta­mien­to de la an­sie­dad, es­qui­zo­fre­nia, náu­seas e in­clu­so epi­lep­sia.

Mien­tras tan­to, los prin­ci­pa­les su­per­mer­ca­dos del país ya han so­li­ci­ta­do en al­gu­nas pro­vin­cias ca­na­dien­ses per­mi­sos pa­ra ven­der ma­rihua­na en sus es­ta­ble­ci­mien­tos.

Por el la­do de la pro­duc­ción, han sur­gi­do de­ce­nas de com­pa­ñías que lle­van me­ses cul­ti­van­do plan­tas de ma­rihua­na de ca­ra a su le­ga­li­za­ción.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, las ac­cio­nes de com­pa­ñías co­mo Au­ro­ra Can­na­bis, Can­nopy Growth y Til­ray se han dis­pa­ra­do has­ta el pun­to que la ca­pi- ta­li­za­ción de mer­ca­do de las prin­ci­pa­les com­pa­ñías se si­tuó el pa­sa­do 12 de sep­tiem­bre en la ci­fra ré­cord de 51.000 mi­llo­nes de dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses.

Sin em­bar­go, la “re­vo­lu­ción ver­de” ca­na­dien­se no so­lo es­tá be­ne­fi­cian­do a los in­ver­so­res y es­tá te­nien­do un im­pac­to so­bre la po­bla­ción: Can­nopy Growth ha re­vi­vi­do la de­pri­mi­da lo­ca­li­dad de Smiths Falls, con unos 9.000 ha­bi­tan­tes y a unas tres ho­ras al es­te de To­ron­to.

Smiths Falls per­dió en 2009 su prin­ci­pal fuen­te de em­pleo, la plan­ta de chocolate del gi­gan­te es­ta­dou­ni­den­se Hers­hey’s.

Pe­ro aho­ra, Can­nopy Growth ha ele­gi­do esa an­ti­gua fá­bri­ca de chocolate pa­ra la pro­duc­ción de can­na­bis, ha crea­do 800 em­pleos di­rec­tos y ha vuel­to a con­ver­tir Smiths Falls en un cen­tro tu­rís­ti­co gra­cias a las vi­si­tas or­ga­ni­za­das a su cen­tro de cul­ti­vo de ma­rihua­na.

La otra ca­ra de la re­vo­lu­ción de la ma­rihua­na de Ca­na­dá es so­cial. Un re­cien­te es­tu­dio se­ña­la que el con­su­mo de can­na­bis au­men­ta­rá un 35 % tras su le­ga­li­za­ción.

Y, por eso, cuer­pos po­li­cia­les, em­pre­sas de trans­por­te pú­bli­co y mi­les de com­pa­ñías en to­do el país es­tán es­ta­ble­cien­do aho­ra las nor­mas que guia­rán el con­su­mo de can­na­bis en­tre sus em­plea­dos.

Ade­más, or­ga­ni­za­cio­nes que lu­chan con­tra la con­duc­ción ba­jo los efec­tos del al­cohol han ex­pre­sa­do su preo­cu­pa­ción por el pe­li­gro que po­dría su­po­ner la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na pa­ra la se­gu­ri­dad en las ca­rre­te­ras.

En ese sen­ti­do, ex­per­tos, co­mo el pro­fe­sor Ham­mond, avi­san de que la ma­rihua­na que se pro­du­ce hoy es tres ve­ces más po­ten­te que la que exis­tía ha­ce 20 años, por lo que son ne­ce­sa­rias gran­des cam­pa­ñas de edu­ca­ción.

El sec­tor mé­di­co tam­bién es­tá ad­vir­tien­do que el can­na­bis afec­ta de for­ma más ne­ga­ti­va el ce­re­bro de los ado­les­cen­tes que el al­cohol.

Por eso, Ca­na­dian Me­di­cal As­so­cia­tion Jour­nal (CMAJ), la prin­ci­pal pu­bli­ca­ción mé­di­ca del país, so­li­ci­tó hoy al Go­bierno en su edi­to­rial que mo­di­fi­que la ley pa­ra “pre­ve­nir efec­tos ne­ga­ti­vos a la sa­lud” si, fi­nal­men­te, el uso del can­na­bis au­men­ta con su le­ga­li­za­ción el 17 de oc­tu­bre. efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.