La so­li­da­ri­dad de los me­xi­ca­nos re­con­for­ta a la ca­ra­va­na mi­gran­te

La Jornada (Canada) - - NEWS -

Vi­va Mé­xi­co!, se es­cu­cha a lo lar­go de la ca­ra­va­na mi­gran­te que bus­ca lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos ca­da vez que cen­te­na­res de me­xi­ca­nos re­par­ten, de for­ma al­truis­ta des­de vehícu­los o a pie, co­mi­da, agua, me­di­ca­men­tos o ro­pa.

“Me due­le el co­ra­zón de ver a los ni­ños y ahí sen­ti­mos no­so­tros la hu­ma­ni­dad de ellos, y có­mo el Go­bierno no ha­ce na­da”, cuen­ta a Efe emo­cio­na­da Rei­na Lu­cía Ochoa, una ha­bi­tan­te del su­ro­rien­tal es­ta­do de Chia­pas que a pie de ca­rre­te­ra re­par­tía tor­tas (bo­ca­di­llos).

Ba­jo un sol abra­sa­dor, mi­les de mi­gran­tes avan­zan en una du­ra tra­ve­sía por es­te es­ta­do de Mé­xi­co, uno de los más po­bres del país la­ti­noa­me­ri­cano, con po­bla­ción pre­do­mi­nan­te­men­te in­dí­ge­na.

Co­mo un ate­nuan­te a las in­cle­men­cias, a su ca­mino re­ci­ben el con­fort y el alien­to de cen­te­na­res de me­xi­ca­nos, que dis­tri­bu­yen des­de me­di­ca­men­tos a co­mi­da o ro­pa.

O los in­vi­tan a su­bir a ca­mio­nes y fur­go­ne­tas pa­ra fa­ci­li­tar­les un via­je que, en el me­jor de los ca­sos, los lle­va­rá a la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos, a más de 2.000 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

La llu­via los re­ci­bió a su lle­ga­da a la lo­ca­li­dad de Huixtla, pe­ro tam­bién el co­bi­jo de sus ha­bi­tan­tes.

Tam­bién de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les, que les ofre­cie­ron dos cen­tros de­por­ti­vos par­cial­men­te cu­bier­tos, co­mo de or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la Cruz Ro­ja -que no ha de­ja­do de re­par­tir li­tros y li­tros de agua du­ran­te la ca­mi­na­ta-, has­ta las con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas.

En la úni­ca igle­sia ca­tó­li­ca del pue­blo, va­rios cen­te­na­res de mi­gran­tes, la ma­yo­ría hon­du­re­ños pe­ro tam­bién ni­ca­ra­güen­ses, sal­va­do­re­ños y gua­te­mal­te­cos, se pro­te­gen de la llu­via mien­tras re­ci­ben agua y, so­bre to­do, aten­ción mé­di­ca pro­por­cio­na­da por mon­jas.

“To­dos lle­gan des­hi­dra­ta­dos, traen do­lor mus­cu­lar y es ló­gi­co. Y son lo que más tie­nen jun­to a la mi­co­sis (in­fec­ción en la piel) en pies, in­gles o axi­las” por ro­za­du­ras, ex­pli­có sor Bea­triz Sa­li­nas de la Cruz.

La mon­ja y en­fer­me­ra ofre­cía a quie­nes lo ne­ce­si­ta­ban bre­ves con­se­jos y me­di­ci­nas apor­ta­das por la con­gre­ga­ción.

Los mi­gran­tes, acu­rru­ca­dos en la igle­sia o en un es­pa­cio ale­da­ño, de­ci­die­ron per­ma­ne­cer hoy en Huixtla pa­ra re­cu­pe­rar­se de su ca­mi­na­ta de más de 35 ki­ló­me­tros em­pren­di­da la vís­pe­ra, an­tes de reanu­dar la mar­cha que los ha de acer­car a Arria­ga, don­de de­be­rían su­bir­se al tren de car­ga que atra­vie­sa el país y se co­no­ce co­mo la Bes­tia.

Pe­se a ad­ver­ten­cias en ra­dios lo­ca­les so­bre ca­de­nas de men­sa­jes que alen­ta­ban al odio ha­cia los mi­gran­tes, la ma­yo­ría de par­ti­ci­pan­tes en es­te ma­si­vo mo­vi­mien­to, que ya ca­li­fi­can de éxo­do sin pre­ce­den­tes, dan las gra­cias a los me­xi­ca­nos.

“Ex­ce­len­te, me han ayu­da­do con co­mi­da, agua y al­gu­nos aven­to­nes (via­jes) en ca­rro (au­to- mó­vil)”, di­ce a Efe Ser­gio Cá­ce­res, un hon­du­re­ño que va en si­lla de rue­das.

“Se es­tán por­tan­do bien. Nos ayu­dan bas­tan­te, en ali­men­ta­ción, en aven­to­nes y en co­mi­da”, agre­ga Nor­ma Mon­tal­ván, que con 23 años via­ja con su es­po­so y dos hi­jos.

Con es­tos ges­tos, co­mo el de un jo­ven en bi­ci­cle­ta que tras ha­blar con un hom­bre de unos 60 años le da unas mo­ne­das, es­ta ola de mi­gran­tes que an­he­lan el sue­ño ame­ri­cano re­co­bra el es­pí­ri­tu en una tra­ve­sía lle­na de pe­li­gros.

Es­te lu­nes, al me­nos un jo­ven mu­rió al caer del ca­mión que lo trans­por­ta­ba y de­ce­nas de ellos lo re­cor­da­ron con un mi­nu­to de si­len­cio, ca­li­fi­cán­do­lo de “gue­rre­ro”.

Ello en el cen­tro de­por­ti­vo don­de pa­sa­ron la no­che y en me­dio de fuer­tes ru­mo­res so­bre si, al tra­tar­se de un es­pa­cio mu­ni­ci­pal, de no­che lle­ga­ría el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Mi­gra­ción (INM).

Pe­ro uno de los lí­de­res oca­sio­na­les de es­te mo­vi­mien­to, que se ges­tó apa­ren­te­men­te por re­des so­cia­les y por el bo­ca a bo­ca y con­vo­có a los ahí pre­sen­tes, pi­dió cal­ma y se­re­ni­dad. Y to­dos se en­co­men­da­ron a Dios. efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.