Ex pre­so cu­bano ins­ta al re­gi­men a que per­mi­ta el ac­ce­so de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les a sus pri­sio­nes

La Jornada (Canada) - - NEWS -

El ex­pre­so po­lí­ti­co de La Pri­ma­ve­ra Ne­gra del 2003 y ac­tual Di­rec­tor Eje­cu­ti­vo del OCDH, Ale­jan­dro Gon­zá­lez Ra­ga ha pe­di­do en se­de de Na­cio­nes Uni­das, ex­tre­ma so­li­da­ri­dad an­te to­das las de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias que acon­te­cen dia­ria­men­te en Cu­ba, sin ob­viar que se le exi­ja al go­bierno cu­bano lo mí­ni­mo, en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos.

Cier­ta­men­te, se tra­ta de que el nue­vo Go­bierno is­le­ño ad­mi­ta el ac­ce­so de or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les a las ins­ti­tu­cio­nes car­ce­la­rias sin re­ser­vas y, es­pe­cial­men­te, que de­ro­gue in­me­dia­ta­men­te de su le­gis­la­ción vi­gen­te.

En de­cla­ra­cio­nes ex­clu­si­vas a es­ta pe­rio­dis­ta, Ale­jan­dro Gon­zá­lez Ra­ga ha ex­pli­ca­do que el nue­vo Go­bierno de Diaz-Ca­nel de­bie­ra re­vi­sar con aten­ción aque­llos as­pec­tos que le per­mi­ten en­car­ce­lar la dis­cre­pan­cia, sin la más mí­ni­ma ga­ran­tía pro­ce­sal, sin ape­go al de­bi­do pro­ce­so. Co­mo ha su­ce­di­do re­cien­te­men­te en los ca­sos de las Da­mas de Blan­co, Nie­ves Ca­ri­dad Ma­ta­mo­ros Gon­zá­lez, Ay­ma­ra Nie­to Mu­ñoz, Mart­ha Sán­chez Gon­zá­lez, Yo­lan­da San­ta­na Aya­la, Xio­ma­ra de las Mer­ce­des Cruz Mi­ran­da, Mi­cae­la Roll Gil­bert, Day­si Ar­ti­les Sol. O con los 50 pri­sio­ne­ros de la Unión Pa­trió­ti­ca de Cu­ba y tan­tos otros de or­ga­ni­za­cio­nes de la opo­si­ción y la so­cie­dad ci­vil.

“La ex­car­ce­la­ción del pri­sio­ne­ro de la Unión Pa­trió­ti­ca de Cu­ba To­más Nú­ñez Mag­da­ria­ga, tras 60 días en huel­ga de ham­bre, es el pri­mer éxi­to de es­ta cam­pa­ña”, ha que­ri­do de­jar muy cla­ro Gon­zá­lez Ra­ga.

Por su par­te, el Dr. Ruiz Ur­quio­la en­vió un men­sa­je a es­ta pe­rio­dis­ta in­ter­na­cio­nal, a tra­vés del OCDH, al co­no­cer la de­ci­sión de la ONU y di­jo: “Es­te go­bierno no tie­ne có­mo com­pen­sar to­do el da­ño que me ha he­cho, des­de bo­tar­me de la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na -que ha si­do una ar­bi­tra­rie­dad­has­ta to­do lo que ha he­cho aho­ra”.

Se­gún ha po­di­do sa­ber es­ta corresponsal, Ruiz Ur­quio­la aho­ra se en­cuen­tra en Vi­ña­les (Pi­nar del Río), pe­ro la Se­gu­ri­dad del Es­ta­do le es­tá pre­sio­nan­do pa­ra que re­gre­se a La Ha­ba­na (tie­ne prohi­bi­do sa­lir de la ca­pi­tal), ba­jo ame­na­za de que una jue­za pue­de de­cre­tar su de­ten­ción. “Voy a ha­cer mi vi­da co­mo un ser so­cial y ho­nes­to, que es lo que yo soy”, di­jo es­te lu­nes en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca en OCDH.

Gon­zá­lez Ra­ga ha he­cho re­fe­ren­cia en Gi­ne­bra a un re­cien­te tes­ti­mo­nio que apor­ta una idea de lo que ha si­do y es pa­ra las Da­mas de Blan­co el pre­si­dio po­lí­ti­co en Cu­ba: “Éra­mos más de cien mu­je­res, pri­sio­ne­ras po­lí­ti­cas en Gua­na­ba­coa, y nos que­rían tras­la­dar a Gua­na­jay, don­de las con­di­cio­nes eran in­so­por­ta­bles... La cár­cel que­dó com­ple­ta­men­te ro­dea­da por unos 600 hom­bres y mu­je­res ar­ma­das... Nos ata­ca­ron con man­gue­ras de agua, con una pre­sión en­tre 200 y 300 li­bras... Ha­bía una pre­sa que te­nía seis me­ses de em­ba­ra­zo y le di­ri­gie­ron el cho­rro de agua di­rec­ta­men­te con­tra el vien­tre pa­ra ha­cer­la abor­tar. Mu­chas de no­so­tras co­rri­mos pa­ra pro­te­ger­la y cu­brir­la con nues­tros cuer­pos...”.

He­cho acae­ci­do du­ran­te “la in­va­sión de bahía de co­chi­nos” y que ocu­rre hoy con las Da­mas de Blan­co, al­gu­nas de cu­yas in­te­gran­tes es­tán pre­sas. “La so­le­dad del pre­so que sa­be que a su cau­sa le asis­te la jus­ti­cia y la dig­ni­dad, pe­ro que na­die le acom­pa­ña, es qui­zá lo que más de­bi­li­ta; más que el ham­bre, las gol­pi­zas, la os­cu­ri­dad, las con­di­cio­nes de ha­ci­na­mien­to e in­sa­lu­bri­dad”, ha afir­ma­do Ra­ga.

Por Car­men Cha­mo­rro Gar­cía, di­rec­ti­va del CIP/ACPE y miem­bro de ADES­yD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.