Ma­ne­jo y uso de los pla­gui­ci­das

Agrocentro - - Sag - Li­dia Ji­mé­nez Opa­zo In­ge­nie­ro Agró­no­mo

“Un pla­gui­ci­da es cual­quier sus­tan­cia o mez­cla de sus­tan­cias des­ti­na­das a pre­ve­nir, des­truir o con­tro­lar cual­quier pla­ga, que cau­san per­jui­cio o da­ño”.

Es­tos pro­duc­tos quí­mi­cos muy uti­li­za­dos en nues­tros sis­te­mas pro­duc­ti­vos pre­sen­tan fac­to­res de al­to ries­go cuan­do se apli­can sin las ins­truc­cio­nes mí­ni­mas que se ne­ce­si­tan pa­ra su ma­ni­pu­la­ción. A pe­sar que exis­te un re­gis­tro de pla­gui­ci­das con la cla­si­fi­ca­ción to­xi­co­ló­gi­ca, en la cual de­ta­lla y ca­te­go­ri­za es­tos pro­duc­tos en un ran­go que va de su­ma­men­te tó­xi­co y al­ta­men­te tó­xi­co o su­ma­men­te pe­li­gro­so a muy pe­li­gro­so, to­da­vía su ven­ta es li­bre, de fá­cil ac­ce­so y exis­tien­do un es­ca­so co­no­ci­mien­to so­bre los ries­gos pa­ra la sa­lud de es­tos pla­gui­ci­das, tan­to pa­ra las per­so­nas que apli­can, co­mo pa­ra la po­bla­ción ex­pues­ta sin pro­tec­ción, o a tra­vés del con­su­mo de ali­men­tos con­ta­mi­na­dos. Si bien en nues­tro país exis­te la re­gu­la­ción pa­ra es­te ti­po de pro­duc­tos a tra­vés del Mi­nis­te­rio de sa­lud que cla­si­fi­ca a los pla­gui­ci­das co­mo “Sus­tan­cias pe­li­gro­sas pa­ra la sa­lud hu­ma­na”, en su Có­di­go Sa­ni­ta­rio (D.F.L. 725), ar­tícu­los 91, 92, 93, y le en­tre­ga fa­cul­ta­des a la au­to­ri­dad sa­ni­ta­ria pa­ra la au­to­ri­za­ción de la fa­bri­ca­ción o im­por­ta­ción de es­tos pro­duc­tos, ade­más de re­gla­men­tar las ma­te­rias con­cer­nien­tes a pla­gui­ci­das de uso sa­ni­ta­rio y do­més­ti­co.

Por otra par­te, el Mi­nis­te­rio del Tra­ba­jo, a tra­vés de un re­gla­men­to so­bre pre­ven­ción de ries­gos pro­fe­sio­na­les y el Có­di­go del Tra­ba­jo en sus ar­tícu­los 184 y 185, obli­ga a las em­pre­sas a to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra pro­te­ger la vi­da y la sa­lud de las per­so­nas que tra­ba­jan con es­tos pro­duc­tos di­rec­ta e in­di­rec­ta­men­te, y a to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias co­mo las con­di­cio­nes ade­cua­das de hi­gie­ne y seguridad en las fae­nas, dis­po­ner de los im­ple­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra pre­ve­nir ac­ci­den­tes y en­fer­me­da­des, ac­ce­so a aten­ción mé­di­ca y la fis­ca­li­za­ción del cum­pli­mien­tos de es­tas nor­mas.

Uno de los prin­ci­pa­les or­ga­nis­mos en­car­ga­dos por ley de re­gla­men­tar y con­tro­lar los di­ver­sos as­pec­tos que tie­nen re­la­ción con la fa­bri­ca­ción, for­mu­la­ción, im­por­ta­ción, dis­tri­bu­ción, ven­ta y apli­ca­ción de los pla­gui­ci­das de uso agrí­co­la es el SAG de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, es­ta le­gis­la­ción se en­cuen­tra en el De­cre­to Ley N°3.557, pu­bli­ca­do en el Dia­rio Ofi­cial de fe­cha 09/02/1981.

Con to­das es­tas nor­mas y re­gla­men­ta­cio­nes que tie­nen es­tos pro­duc­tos en nues­tro país, que se preo­cu­pa des­de: la ad­qui­si­ción, eti­que­ta­do, al­ma­ce­na­mien­to, apli­ca­ción, ma­ne­jo de re­si­duos y en­va­ses, ve­mos to­dos los años in­to­xi­ca­cio­nes du­ran­te las fae­nas en nues­tros cam­pos ya sea por no res­pe­tar las ins­truc­cio­nes de re­in­gre­so o por apli­ca­cio­nes en for­ma in­de­bi­da, si que­re­mos lo­grar una agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble, pro­te­ger la sa­lud de la po­bla­ción y man­te­ner nues­tros sis­te­mas eco­ló­gi­cos lim­pios de es­te ti­po de con­ta­mi­na­ción, de­be­mos de preo­cu­par­nos de ca­pa­ci­tar a nues­tros agri­cul­to­res so­bre es­te te­ma, si bien ya se apli­ca las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las, no ha si­do suficiente en cuan­to al buen uso de los pro­duc­tos quí­mi­cos, pa­ra po­der ga­ran­ti­zar la ca­li­dad y seguridad ali­men­ta­ria en el sec­tor hor­tí­co­la, co­mo el cui­da­do me­dio am­bien­tal y sa­lud bie­nes­tar de las per­so­nas y tra­ba­ja­do­res de es­te ru­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.