Co­noz­ca có­mo se lo­gra la pla­cen­te­ra sen­sa­ción bur­bu­jean­te de las be­bi­das

El pro­ce­so de ga­si­fi­ca­ción con­sis­te en in­cor­po­rar dió­xi­do de car­bono o CO2 al agua o a la be­bi­da

Agrocentro - - Noticias -

To­mar una be­bi­da he­la­da y bur­bu­jean­te es un ver­da­de­ro pla­cer pa­ra mu­chos, so­bre todo con­si­de­ran­do el al­to im­pac­to de es­ta in­dus­tria en nues­tro país. Se­gún la re­vis­ta bri­tá­ni­ca The Lan­cet, Chi­le es el país con ma­yor con­su­mo de be­bi­das del mun­do. Así tam­bién lo de­mos­tró un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad del Bío Bío y el Mi­nis­te­rio de Sa­lud que re­ve­ló que las fa­mi­lias chi­le­nas des­ti­nan el 9% de su pre­su­pues­to de ali­men­tos a be­bi­das.

Así, si bien el sa­bor es fun­da­men­tal, son las bur­bu­jas las que ha­cen de las be­bi­das un pro­duc­to tan desea­do. Lo que los fa­ná­ti­cos de es­ta sen­sa­ción no sa­ben, es que el efec­to pla­cen­te­ro se de­be a la apli­ca­ción de dió­xi­do de car­bono o CO2 al agua o be­bi­da, un gas in­co­lo­ro e inodo­ro, con sa­bor li­ge­ra­men­te pi­can­te, exis­ten­te en la at­mós­fe­ra en ba­ja con­cen­tra­ción. Cuan­do la be­bi­da se des­pre­su­ri­za, es­ta de­ja es­ca­par el CO2 ba­jo la for­ma de fi­nas bur­bu­jas, ge­ne­ran­do esa sen­sa­ción re­fres­can­te y fuer­te en la gar­gan­ta, muy ca­rac­te­rís­ti­co de es­tos be­bes­ti­bles.

Tam­bién exis­ten al­gu­nas con­di­cio­nes na­tu­ra­les que pue­den pro­du­cir agua na­tu­ral­men­te car­bo­na­ta­da, prin­ci­pal­men­te aso­cia­do a po­zos de agua cer­ca­nos a zo­nas con ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca, lo que in­clu­so las ha po­si­cio­na­do co­mo un pro­duc­to con pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas.

Los re­que­ri­mien­tos y cre­ci­mien­to de la in­dus­tria de es­te ti­po de be­bi­das han lle­va­do a em­pre­sas co­mo In­du­ra, a desa­rro­llar so­lu­cio­nes de car­bo­na­ta­ción que per­mi­tan crear una bur­bu­ja o efer­ves­cen­cia per­fec­ta en las ga­seo­sas.

EFER­VES­CEN­CIA

En­ton­ces, ¿qué de­be te­ner una be­bi­da pa­ra lo­grar una efer­ves­cen­cia per­fec­ta? Ro­ber­to Contreras, sub­ge­ren­te de ne­go­cios del área de Ali­men­tos de In­du­ra, explica que el CO2 se di­suel­ve fá­cil­men­te en el agua. “El pro­ce­so de adi­cio­nar CO2 al agua o a la be­bi­da se rea­li­za a una ba­ja tem­pe­ra­tu­ra y a una pre­sión me­dia, y se le lla­ma pro­ce­so de Car­bo­na­ta­ción; ca­da ti­po de be­bi­da re­quie­re de una de­ter­mi­na­da can­ti­dad de CO2 pa­ra lo­grar el sa­bor que la ca­rac­te­ri­za, sig­ni­fi­ca que, la ma­yo­ría de las ve­ces, la can­ti­dad de CO2 de una be­bi­da es di­fe­ren­te a la de otra pa­re­ci­da”, se­ña­la el ex­per­to.

En es­te con­tex­to, las so­lu­cio­nes que ofre­ce In­du­ra pa­ra la in­dus­tria de las be­bi­das se des­ta­can por su­mi­nis­trar ga­ses gra­do ali­men­to y con­tar con el equi­pa­mien­to ne­ce­sa­rio que per­mi­ta con­tro­lar las va­ria­bles que in­ci­den en el pro­ce­so de Car­bo­na­ta­ción, en don­de los con­cep­tos de tem­pe­ra­tu­ra, pre­sión y flu­jo son de gran re­le­van­cia.

El efec­to pla­cen­te­ro de las ga­seo­sas se de­be a la apli­ca­ción de dió­xi­do de car­bono o CO2 al agua o be­bi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.