Re­fo­res­ta­ción en la re­gión si­gue pen­dien­te

Al cum­plir­se un año de los in­cen­dios que des­tru­ye­ron 280 mil hec­tá­reas de bos­ques, la ci­ca­triz si­gue pre­sen­te

Agrocentro - - Portada -

Tras la de­vas­ta­ción pro­du­ci­da por los in­cen­dios fo­res­ta­les, lle­gó la cal­ma; pe­ro tam­bién que­dó en evi­den­cia la os­cu­ra ci­ca­triz que de­jó una hue­lla in­de­le­ble en más de 280 mil hec­tá­reas de bos­ques mau­li­nos con­su­mi­dos por el fue­go.

Re­cu­pe­rar los suelos per­di­dos a tra­vés de la re­fo­res­ta­ción, es una asig­na­tu­ra pen­dien­te en el país. A ca­si un año de ocu­rri­da la ca­tás­tro­fe, aún no se han apli­ca­do me­di­das co­rrec­ti­vas y con­cre­tas que per­mi­ta la res­tau­ra­ción eco­ló­gi­ca del pul­món ve­ge­tal más im­por­tan­te del va­lle cen­tral de Chi­le.

La prin­ci­pal ame­na­za es la ero­sión del sue­lo. Las au­to­ri­da­des de­ben lu­char con­tra el tiem­po pa­ra evi­tar la in­fer­ti­li­dad de las tie­rras. Tam­bién, el pa­no­ra­ma es preo­cu­pan­te pa­ra el pró­xi­mo ve­rano, con­si­de­ran­do que se acer­ca una nue­va tem­po­ra­da de ca­lor fren­te a bos­ques cu­bier­tos de car­bón y pas­to se­co, ele­men­tos al­ta­men­te com­bus­ti­bles.

La re­fo­res­ta­ción es una ope­ra­ción des­ti­na­da a re­po­blar con plan­ta­cio­nes fo­res­ta­les las zo­nas que his­tó­ri­ca­men­te es­ta­ban cu­bier­tas de bos­que y que ha­bían si­do in­ter­ve­ni­das por ac­ción na­tu­ral o hu­ma­na. Es­te pro­ce­so pue­de ser len­to ya que se­gún los ex­per­tos, los ár­bo­les na­ti­vos re­quie­ren de 50 años pa­ra lo­grar una al­tu­ra su­pe­rior a los 12 me­tros.

John Ga­jar­do, aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de Cien­cias Fo­res­ta­les de la Uni­ver­si­dad de Tal­ca (UTal­ca), se­ña­ló que en la pri­me­ra eta­pa de es­te pro­ce­so es ne­ce­sa­rio con­tar con un diag­nós­ti­co del ni­vel de da­ño o al­te­ra­ción del sis­te­ma pa­ra de­ter­mi­nar la con­di­ción del si­tio y de­ci­dir el ho­ri­zon­te de la in­ter­ven­ción.

“El tiem­po post-in­cen­dio pa­ra re­fo­res­tar pue­de ser bre­ve, no obs­tan­te, es­to de­pen­de­rá del ni­vel de al­te­ra­ción o da­ño so­bre el eco­sis­te­ma. A ma­yor ni­vel de da­ño, se re­quie­re una res­pues­ta más rá­pi­da, pe­ro es­to con­lle­va una ma­yor in­ver­sión de tiem­po, un ni­vel su­pe­rior de in­ter­ven­ción, re­cu­pe­rar otros com­po­nen­tes an­tes de re­fo­res­tar, ejem­plo el sue­lo y más re­cur­sos in­vo­lu­cra­dos”, ex­pli­có.

Por su par­te, la di­rec­to­ra re­gio­nal de la Cor­po­ra­ción Na­cio­nal Fo­res­tal (Conaf), An­drea So­to, di­jo que pa­ra una ade­cua­da re­fo­res­ta­ción se de­ben con­tem­plar tres eta­pas: pla­ni­fi­ca­ción, pre­pa­ra­ción o ha­bi­li­ta­ción del te­rreno y plan­ta­ción.

“La pla­ni­fi­ca­ción con­tem­pla des­de la ad­qui­si­ción de in­su­mos co­mo las plan­tas has­ta la pre­sen­ta­ción de los es­tu­dios téc­ni­cos an­te la Cor­po­ra­ción. La ha­bi­li­ta­ción de te­rreno en tan­to, con­si­de­ra la co­se­cha del bos­que an­te­rior, la or­de­na­ción de desechos, lim­pias de sec­tor a re­fo­res­tar, en­tre otros. Rea­li­za­do lo an­te­rior, se pue­de efec­tuar la plan­ta­ción que, por lo general, in­clu­ye una fer­ti­li­za­ción y con­trol de ma­le­zas”, co­men­tó.

Si bien las au­to­ri­da­des no ma­ne­jan ci­fras exac­tas so­bre los avan­ces de re­fo­res­ta­ción post in­cen­dios fo­res­ta­les, So­to es­ti­mó que la su­per­fi­cie re­fo­res­ta­da su­pe­rará las 15.000 hec­tá­reas pa­ra el pre­sen­te año, con ba­se en los da­tos que han re­ca­ba­do has­ta el mes de no­viem­bre. Es de­cir, se es­ta­ría re­cu­pe­ran­do es­te año el 5% de la su­per­fi­cie da­ña­da.

“No es lo mis­mo re­fo­res­tar zo­nas se­ve­ra­men­te afec­ta­das por in­cen­dios u otros dis­tur­bios don­de se per­dió to­da la co­ber­tu­ra y com­po­si­ción, que re­fo­res­tar zo­nas don­de se man­tie­ne un ni­vel re­pre­sen­ta­ti­vo de la com­po­si­ción, abun­dan­cia y ni­vel de co­ber­tu­ra ori­gi­nal. Se de­be con­si­de­rar en lo po­si­ble con­tar con un eco­sis­te­ma si­mi­lar al afec­ta­do, de ma­ne­ra que sir­va de re­fe­ren­cia pa­ra orien­tar las de­ci­sio­nes de qué po­ner, dón­de y cuán­do, ya que hay es­pe­cies que son re­pre­sen­ta­ti­vas en las eta­pas ini­cia­les de desa­rro­llo de un eco­sis­te­ma”, ex­pli­ca Ga­jar­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.