Arau­ca­rias li­de­ran cu­rio­sa pre­sen­cia de ár­bo­les chi­le­nos en el mun­do

Agrocentro - - Entrevista -

Des­de ha­ce mu­chos años es­pe­cies co­mo arau­ca­rias y pal­mas ador­nan jar­di­nes, palacios o par­ques en otros paí­ses. Una cu­rio­sa ex­por­ta­ción, que cu­ya do­cu­men­ta­ción fue im­pul­sa­da por CMPC y rea­li­za­da por el ci­neas­ta Ro­dri­go Fernández en un li­bro que se lan­zó en Lon­dres.

La fa­mo­sa To­rre de Pi­sa, en la re­gión ita­lia­na de la Tos­ca­na, pa­ra los chi­le­nos ya no só­lo se­rá co­no­ci­da por su par­ti­cu­lar for­ma in­cli­na­da, po­cos sa­ben que exis­ten dos re­pre­sen­tan­tes de la pa­tria en ese tu­rís­ti­co lu­gar. No es na­da re­la­cio­na­do con co­bre, vino o al­gún per­so­na­je fa­mo­so de la his­to­ria, se tra­ta de ár­bo­les, es­pe­cí­fi­ca­men­te de dos pal­mas chi­le­nas.

Sin em­bar­go, es­tas pal­mas no son las úni­cas es­pe­cies ar­bó­reas au­tóc­to­nas de Chi­le que ador­nan jar­di­nes, par­ques o mo­nu­men­tos en otros paí­ses. Una ex­por­ta­ción po­co tra­di­cio­nal y cu­rio­sa, que fue do­cu­men­ta­da por el ci­neas­ta Ro­dri­go Fernández Car­bó en el li­bro “Ár­bo­les chi­le­nos en el mun­do”. Una pu­bli­ca­ción im­pul­sa­da y apo­ya­da por CMPC y que na­ció tras con­fi­gu­rar­se una mez­cla de si­tua­cio­nes que en­vuel­ve don­de hoy se efec­túa el Fes­ti­val de Vi­ña del Mar y la pa­sión del au­tor por la mú­si­ca clá­si­ca.

“Es muy cu­rio­so es­to. Con­ria ven­ga­mos que a los bo­tá­ni­cos y a los pai­sa­jis­tas siem­pre les ha gus­ta­do te­ner ár­bo­les exó­ti­cos”, con­tó Ro­dri­go mien­tras sos­tie­ne en sus ma­nos el ejem­plar de su li­bro, en cu­ya por­ta­da des­ta­ca una arau­ca­ria en me­dio de un be­llo jar­dín de un pa­la­cio en In­gla­te­rra.

“La idea de es­te li­bro es mo­ti­var a los chi­le­nos, a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, a plan­tar ár­bo­les na­ti­vos, a cui­dar­los y apre­ciar­los. Cuan­do veo la ad­mi­ra­ción que tie­nen afue­ra por ellos, me di­go ¿y acá por qué no ha­ce­mos lo mis­mo? A ve­ces no nos da­mos cuen­ta de lo que te­ne­mos al la­do y afue­ra la gen­te lo cui­da de una ma­ne­ra in­creí­ble”, ex­pre­só el es­cri­tor.

¿Có­mo des­cu­brió que ár­bo­les na­ti­vos del país ador­nan palacios, jar­di­nes o par­ques en otras par­tes del mun­do?

Es­to se re­mon­ta a cuan­do hi­ce una se­rie de te­le­vi­sión so­bre las fa­mi­lias fun­da­do­ras de Vi­ña del Mar. Cuan­do in­ves­ti­gué res­pec­to de la familia Ver­ga­ra, me con­ta­ba una des­cen­dien­te que su bi­sa­bue­la te­nía un hi­jo a car­go del ne­go­cio na­vie­ro y ca­da vez que vol­vía de sus via­jes le traía plan­tas. De ahí na­ció lo que se co­no­ce co­mo la Quin­ta Ver­ga­ra.

Ha­bía ter­mi­na­do re­cién ese pro­yec­to cuan­do tu­ve que ir a Ita­lia, es­pe­cí­fi­ca­men­te a la Vi­lla Ru­fu­lo, en Ra­ve­llo. Es un pue­bli­to al sur de Ita­lia, don­de es re­co­no­ci­do por fes­ti­va­les de mú­si­ca clá­si­ca, en ese lu­gar Ri­chard Wag­ner com­pu­so el se­gun­do ac­to de su ópe­ra “Par­si­fal”. Fui a vi­si­tar el jar­dín don­de se ins­pi­ró el mú­si­co y, sin es­pe­rár­me­lo, me en­con­tré con una gran cen­te­na­ria pal­ma chi­le­na. Me pre­gun­té ¿có­mo lle­gó a es­te pue­blo ita­liano? Y re­cor­dé a la familia Ver­ga­ra, que traía es­pe­cies des­de fue­ra y pen­sé: bueno acá ocu­rre lo mis­mo.

Me pa­re­ció cu­rio­so e in­tere­san­te el des­cu­bri­mien­to, así que em­pe­cé ave­ri­guar un po­co más y me en­te­ré que la pal­ma te­nía una her­ma­na en Ná­po­les.

¿Có­mo lle­ga­ron los pri­me­ros ár­bo­les au­tóc­to­nos chi­le­nos a otros paí­ses?

To­man­do el ca­so de la arau­ca­ria, la his­to­ria cuen­ta que el ca­pi­tán in­glés (Geor­ge) Van­cou­ver via­ja­ba de vuel­ta a su pa­tria, lue­go de fun­dar la ciu­dad que hoy lle­va su nom­bre. Fren­te a Val­pa­raí­so, su bar­co el “Discovery” se ave­rió.

To­ma­ron con­tac­to con el go­ber­na­dor Am­bro­sio O’Hig­gins pa­ra so­li­ci­tar ayu­da y en esa ges­tión los in­vi­tó a co­mer y en el pos­tre les sir­vió pi­ño­nes de arau­ca­ria. Uno de los co­men­sa­les era el mé­di­co del na­vío y tam­bién na­tu­ra­lis­ta, por lo que no se los co­mió; en vez de eso, fue a la cocina y pi­dió más de esas se­mi­llas, los cua­les se lle­vó a al bar­co pa­ra sem­brar­las, así lle­ga­ron las pri­me­ras cin­co arau­ca­rias a In­gla­te­rra, don­de se les co­no­ce co­mo “mon­key puzz­le” por la di­fi­cul­tad que plan­tea es­ca­lar has­ta sus ramas.

¿Qué lu­ga­res icó­ni­cos del mun­do es­tán or­na­men­ta­dos por ár­bo­les chi­le­nos?

Bueno, en la To­rre de Pi­sa a dos cua­dras es­tán plan­ta­das dos pal­mas chi­le­nas. En el Hy­de Park de Lon­dres, que es co­mo nues­tro Par­que Fo­res­tal, hay un par de jó­ve­nes arau­ca­rias. En va­rias pla­zas de Pa­rís tam­bién hay arau­ca­rias.

En Portland, la ca­pi­tal del es­ta­do de Ore­gón en Es­ta­dos Uni­dos, hay ca­sas con Arau­ca­rias enor­mes, que fue­ron plan­ta­das lue­go que en una fe- mun­dial re­ga­la­ron pi­ño­nes, por allá por el 1905. Y es tan lla­ma­ti­va esa zo­na, que Goo­gle Maps tra­zó una ru­ta: “Mon­key Puzz­le Trees of Portland”.

Pe­ro te­ne­mos lu­ga­res qui­zás me­nos co­no­ci­dos. En Escocia, en un sec­tor mon­ta­ño­so, el Jar­dín Bo­tá­ni­co de Ben­mo­re re­pro­du­ce el bos­que chi­leno en el “Pro­yec­to Bos­que Llu­vio­so Chi­leno”, don­de tie­nen mu­chas es­pe­cies: aler­ces, arau­ca­rias, coihues, ñi­rres, no­tros, en­tre otros ár­bo­les.

Ade­más de la Arau­ca­ria ¿qué otros ár­bo­les chi­le­nos es­tán plan­ta­dos por el mun­do?

La arau­ca­ria y la pal­ma son le­jos las es­pe­cies que más nos re­pre­sen­tan, el pri­me­ro por su as­pec­to y el otro por ser uno de los ár­bo­les más aus­tra­les del mun­do, ade­más de su for­ma. Pe­ro tam­bién se apre­cia mu­cho en otros paí­ses el no­tro, que tie­ne una flor ro­ja muy cu­rio­sa; el cha­quihue, que tie­ne unas flo­res co­mo cam­pa­ni­tas muy lin­das, y en va­rias zo­nas nos en­con­tra­mos con aler­ce, coihue, ro­ble, en­tre otros. Y no só­lo ár­bo­les pro­pios de nues­tro sur des­cu­brí en el ex­tran­je­ro. Por ejem­plo, en la Cos­ta Azul, cer­ca de Saint-Tro­pez (Fran­cia), unas fa­mi­lias adi­ne­ra­das do­na­ron sus ca­sas de ve­ra­neo y en unas vein­te hec­tá­reas crea­ron el “Jar­dín de Me­di­te­rra­nés”, con un sec­tor de­no­mi­na­do “El Jar­dín de Chi­le”. Co­mo el cli­ma es si­mi­lar al que te­ne­mos en nues­tra zo­na cen­tral, plan­ta­ron es­pi­nos, bol­dos y cha­gua­les, en­tre otros.

Ro­dri­go Fernández Car­bó y su li­bro “Ár­bo­les chi­le­nos en el mun­do”.

En Ore­gón, Es­ta­dos Uni­dos hay ca­sas con Arau­ca­rias de gran ta­ma­ño. La zo­na es co­no­ci­da co­mo la ru­ta “Mon­key Puzz­le Trees of Portland”.

En Escocia, el Jar­dín Bo­tá­ni­co de Ben­mo­re re­pro­du­ce el bos­que chi­leno en el “Pro­yec­to Bos­que Llu­vio­so Chi­leno”, don­de cuen­tan con es­pe­cies co­mo: aler­ces, arau­ca­rias, coihues, ñi­rres, no­tros, en­tre otros ár­bo­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.