De­sa­rro­llan téc­ni­ca pa­ra con­ver­tir a las fru­ti­llas en ali­men­to “sú­per sa­lu­da­ble”

Cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to de Cien­cias Bio­ló­gi­cas de la Uni­ver­si­dad de Tal­ca, crea­ron un mé­to­do que per­mi­te que es­te fru­to lo­gre al­can­ce un ma­yor im­pac­to co­mo ali­men­to sa­lu­da­ble.

Agrocentro - - Portada -

Es­te desa­rro­llo per­mi­ti­ría con­ver­tir a la fru­ta en un ali­men­to “sú­per sa­lu­da­ble” que, ade­más, otor­gue ma­yor pro­tec­ción con­tra ata­ques de hon­gos que da­ñan su ca­li­dad. La tec­no­lo­gía, ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te, tam­bién ser­vi­ría pa­ra otros be­rries de im­por­tan­cia pa­ra Chi­le.

La fru­ti­lla roja (Fra­ga­ria x ananas­sa), es sin du­da es uno de los fru­tos más po­pu­la­res a ni­vel mun­dial. Es en es­te con­tex­to que cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to de Cien­cias Bio­ló­gi­cas (ICB) de la Uni­ver­si­dad de Tal­ca (UTALCA), han crea­do un mé­to­do que per­mi­te que es­te fru­to lo­gre au­men­tar su con­te­ni­do de an­to­cia­ni­nas pa­ra al­can­zar así un ma­yor im­pac­to co­mo ali­men­to sa­lu­da­ble. Las an­to­cia­ni­nas son com­pues­tos po­li­fe­nó­li­cos que sir­ven de pig­men­tos ve­ge­ta­les y que con­tri­bu­yen de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble a au­men­tar la ca­pa­ci­dad an­ti­oxi­dan­te y, por tan­to, el va­lor sa­lu­da­ble del fru­to.

Car­los Fi­gue­roa, pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Cien­cias Bio­ló­gi­cas UTALCA, ex­pli­có que el com­pues­to or­gá­ni­co de­no­mi­na­do me­til jas­mano, el cual es pro­du­ci­do por las plan­tas, se pue­de apli­car en la fru­ta pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de la mis­ma. “He­mos ob­ser­va­do que apli­ca­cio­nes de es­te, au­men­tan el con­te­ni­do de an­to­cia­ni­nas, com­pues­tos bio­ac­ti­vos de su­ma im­por­tan­cia pa­ra la sa­lud hu­ma­na que tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas an­tio­xi­dan­tes. Ade­más, me­dian­te la apli­ca­ción de es­te com­pues­to po­de­mos pro­te­ger me­jor a la fru­ta del ata­que de hon­gos pa­tó­ge­nos”. El me­til jas­mo­na­to, par­te de la vía de la hor­mo­na ve­ge­tal jas­mo­na­to y se ha pro­ba­do tan­to en con­di­cio­nes de la­bo­ra­to­rio co­mo de cam­po, apli­ca­do exó­ge­na­men­te a fru­tos en desa­rro­llo.

Por otra par­te, se es­tán rea­li­zan­do in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra co­no­cer có­mo es­te com­pues­to es­ta­ría ejer­cien­do su ac­ción a ni­vel mo­le­cu­lar. En es­pe­cial có­mo la hor­mo­na jas­mo­na­to es­ta­ría re­gu­lan­do la acu­mu­la­ción de an­to­cia­ni­nas y proan­to­cia­ni­di­nas du­ran­te el desa­rro­llo y ma­du­ra­ción de la fru­ta.

RE­SUL­TA­DOS

Den­tro de la plan­ta, el me­til jas­mo­na­to ac­ti­va la sín­te­sis de la hor­mo­na bio­ac­ti­va de­no­mi­na­da jas­mo­na­to-iso­leu­ci­na, la cual es la en­car­ga­da de ac­ti­var res­pues­tas en la plan­ta. “No­so­tros he­mos ob­ser­va­do a ni­vel mo­le­cu­lar que me­til jas­mo­na­to ac­ti­va al­gu­nos ge­nes re­la­cio­na­dos a la bio­sín­te­sis de jas­mo­na­to-iso­leu­ci­na.

Ade­más, he­mos ana­li­za­do có­mo va­rían los ni­ve­les en­dó­ge­nos de es­ta hor­mo­na bio­ac­ti­va a tra­vés del pro­ce­so de desa­rro­llo y ma­du­ra­ción del fru­to. Acá cons­ta­ta­mos que es­tos com­pues­tos es­tán en un al­to ni­vel en los fru­tos ver­des y co­mien­zan a dis­mi­nuir a medida que el fru­to se acer­ca a su ma­du­ra­ción”, men­cio­nó Fi­gue­roa.

Por otra par­te, exis­te una hor­mo­na de­no­mi­na­da áci­do abs­cí­si­co (ABA) que tie­ne un rol po­si­ti­vo en la ma­du­ra­ción de la fru­ti­lla, cu­yos ni­ve­les en­dó­ge­nos au­men­tan ha­cia la ma­du­ra­ción y son con­tra­pues­tos a los de­tec­ta­dos en los jas­mo­na­tos. Pa­ra­le­la­men­te a es­ta ob­ser­va­ción, se evi­den­ció que, si se apli­ca me­til jas­mo­na­to a fru­ti­llas en el la­bo­ra­to­rio, se ac­ti­van los jas­mo­na­tos en­dó­ge­nos y el ABA dis­mi­nu­ye, por lo que se su­po­ne que hay una re­la­ción an­ta­gó­ni­ca en­tre am­bos. Lo an­te­rior se pu­bli­có re­cien­te­men­te y cons­ti­tu­ye la pri­me­ra des­crip­ción de la di­ná­mi­ca de los jas­mo­na­tos a tra­vés en el desa­rro­llo de la ma­du­ra­ción de la fru­ti­lla, en re­la­ción a sus ni­ve­les y la re­la­ción an­ta­gó­ni­ca con el áci­do abs­cí­si­co.

APLI­CA­CIÓN PRÁC­TI­CA

“Los agri­cul­to­res po­drían apli­car me­til jas­mo­na­to pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de su fru­ta. Se po­dría me­jo­rar la ca­pa­ci­dad an­ti­oxi­dan­te to­tal ge­ne­ran­do una fru­ta con un ma­yor va­lor agre­ga­do ya que ha­bría ma­yor be­ne­fi­cio pa­ra la sa­lud de las per­so­nas. Ade­más, la apli­ca­ción de es­te ti­po de com­pues­tos es ami­ga­ble con el me­dio”, des­ta­có el in­ves­ti­ga­dor.

El in­te­rés cien­tí­fi­co pa­ra los ex­per­tos ra­di­ca en des­ci­frar el me­ca­nis­mo de có­mo es­tas hor­mo­nas se es­tán in­ter­re­la­cio­nan­do en­dó­ge­na­men­te en el fru­to, ob­ser­van­do có­mo es­tas se van co­mu­ni­can­do mo­le­cu­lar­men­te pa­ra fi­nal­men­te de­ter­mi­nar las ca­rac­te­rís­ti­cas de im­por­tan­cia co­mo el co­lor, los com­pues­tos an­tio­xi­dan­tes, el aro­ma, ablan­da­mien­to y sa­bor fi­nal del fru­to.

“En la par­te apli­ca­da de la in­ves­ti­ga­ción es­ta­mos rea­li­za­do ex­pe­rien­cias apli­can­do me­til jas­mo­na­to en un cultivo de fru­ti­lla de la zo­na de Pe­lluhue (costa del Mau­le), pa­ra de­ter­mi­nar el nú­me­ro óp­ti­mo de apli­ca­cio­nes du­ran­te el desa­rro­llo del fru­to y así lo­grar un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de la ca­pa­ci­dad an­ti­oxi­dan­te y de­fen­sa ante pa­tó­ge­nos en el fru­to”. De es­ta ma­ne­ra, con es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes se es­pe­ra con­tri­buir al co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co de la re­gu­la­ción hor­mo­nal en fru­ti­lla con es­tu­dios bá­si­cos y apli­ca­dos.

Apli­can­do el com­po­nen­te des­cri­to, los agri­cul­to­res po­drían me­jo­rar la ca­li­dad de su pro­duc­to.

Cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to de Cien­cias Bio­ló­gi­cas (ICB) de la Uni­ver­si­dad de Tal­ca crea­ron el mé­to­do que per­mi­te a la fru­ti­lla al­can­zar un ma­yor im­pac­to co­mo ali­men­to sa­lu­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.