Pro­duc­to­res de ce­pa país bus­can in­ser­tar­se en el ru­bro gas­tro­nó­mi­co

INIA Cau­que­nes bus­ca que vi­nos del se­cano cos­te­ro es­tén en las car­tas de los res­tau­ran­tes de Cu­ra­ni­pe y Pe­lluhue, y pa­ra lo­grar es­to or­ga­ni­za­ron un al­muer­zo del cual par­ti­ci­pa­ron seis pro­duc­to­res y due­ños de di­ver­sos lo­ca­les de la zo­na

Agrocentro - - Portada -

En el se­cano cos­te­ro re­sal­tan los pro­duc­to­res de vi­nos en ba­se a ce­pa país. Es por es­to que, a tra­vés del Pro­yec­to In­cre­men­to de la Ca­li­dad de Vi­nos de Cau­que­nes, fi­nan­cia­do por el Go­bierno Re­gio­nal por zo­nas de Re­za­go, el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Agro­pe­cua­rias -INIA- Cau­que­nes es­tá tra­ba­jan­do ha­ce dos años con pe­que­ños y me­dia­nos pro­duc­to­res de vi­nos en ba­se a una de las ce­pas más an­ti­guas de Chi­le con el ob­je­ti­vo de apo­yar­los con ase­so­ría téc­ni­ca pa­ra lo­grar un buen pro­duc­to.

Has­ta el mo­men­to, 30 vi­ña­te­ros de la co­mu­na de Cau­que­nes han re­ci­bi­do el apo­yo cons­tan­te de enó­lo­gos del INIA, quie­nes los vi­si­tan a los me­nos sien­te ve­ces al año en las eta­pas más im­por­tan­tes de la pro­duc­ción de vi­nos. Ade­más, se reúnen de for­ma pe­rió­di­ca, pro­duc­to­res con fun­cio­na­rios del INIA, en los di­ver­sos vi­ñe­dos pa­ra ver en te­rreno de que ma­ne­ra po­der me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad y la ca­li­dad del vino que se pro­du­ce. “Nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo en el pro­yec­to es que los vi­nos no que­den con nin­gún de­fec­to. No es­ta­mos ha­cien­do gran­des in­ter­ven­cio­nes en la for­ma de ha­cer el vino por­que eso tie­ne una ri­que­za su­per im­por­tan­te, una ri­que­za que vie­ne des­de los an­te­pa­sa­dos de los pro­duc­to­res, a quie­nes se les en­se­ñó a ha­cer vi­nos de dis­tin­tas for­mas, en­ton­ces en esa par­te no­so­tros no in­ter­fe­ri­mos, si lo ha­ce­mos en de­ta­lles mí­ni­mos”, ase­gu­ró la di­rec­to­ra del pro­yec­to, Ma­ri­sol Re­yes.

En de­fi­ni­ti­va, el pro­yec­to bus­ca orien­tar a los vi­ña­te­ros so­lu­cio­nan­do, fun­da­men­tal­men­te, dos pro­ble­má­ti­cas: “La pri­me­ra tie­ne que ver con la co­mer­cia­li­za­ción, al ser un pro­duc­tor pe­que­ño la eco­no­mía de es­ca­la les jue­ga en con­tra y las es­pal­das eco­nó­mi­cas les jue­gan en con­tra por­que, por lo ge­ne­ral, es­tos mis­mos pro­duc­to­res vi­ven, no so­lo de la pro­duc­ción de vi­nos, sino que tam­bién de los ani­ma­les y las hor­ta­li­zas, en­ton­ces pa­ra la co­mer­cia­li­za­ción, la pro­mo­ción y la di­fu­sión no tie­nen las mis­mas he­rra­mien­tas y el equi­po de tra­ba­jo que tie­nen una vi­ña gran­de. Y lo se­gun­do, es que du­ran­te mu­chos años han he­cho vi­nos, pe­ro a ve­ces con al­gu­nas ma­las prác­ti­cas que que­da­ron co­mo tra­di­ción, en­ton­ces cam­biar eso cues­ta, en­ton­ces lo que es­ta­mos tra­tan­do de ha­cer es no cam­biar su for­ma tra­di­cio­nal de ha­cer los vi­nos, pe­ro si co­rre­gir al­gu­nos as­pec­tos pa­ra lo­grar un me­jor pro­duc­to”, se­ña­ló el enó­lo­go del INIA y ase­sor de los pe­que­ños pro­duc­to­res a in­cre­men­tar la ca­li­dad de sus vi­nos, Die­go Mo­ra­les.

OTROS BE­NE­FI­CIOS DEL PRO­YEC­TO

El pro­yec­to, que cul­mi­na­rá en agos­to del pró­xi­mo año, ade­más con­tem­pló la ha­bi­li­ta­ción de un la­bo­ra­to­rio don­de los pro­duc­to­res pue­den rea­li­zar aná­li­sis de es­ta­bi­li­dad y con­ser­va­ción de vi­nos de for­ma gra­tui­ta y te­ner una sa­la de pro­ce­sos don­de pue­den em­bo­te­llar sus vi­nos. “La idea del la­bo­ra­to­rio es que les per­mi­ta a nues­tros aso­cia­dos co­rre­gir en el ca­mino el pro­ce­so y no ten­gan que es­pe­rar que el vino ya es­té pro­du­ci­do pa­ra co­rre­gir. Ellos es­tán lle­van­do mues­tras una vez al mes al INIA pa­ra no en­con­trar­se con sor­pre­sas al fi­nal”, in­di­có Ma­ri­sol Re­yes.

La di­rec­to­ra del pro­yec­to ade­más agre­gó que tam­bién “rea­li­za­mos cur­sos, aho­ra mis­mo es­ta­mos rea­li­zan­do un mi­ni cur­so bá­si­co de eno­lo­gía por­que la idea es que los vi­ña­te­ros se acos­tum­bren a pro­bar sus vi­nos y ellos mis­mos di­gan a qué sa­be, el aro­ma que tie­ne. A es­to hay que su­mar que aho­ra en sep­tiem­bre nos lle­ga una em­bo­te­lla­do­ra se­mi au­to­má­ti­ca, así que eso va a per­mi­tir ha­cer to­da la par­te fi­nal del em­bo­te­lla­do en con­jun­to, co­sa que has­ta aho­ra se ha­ce de for­ma ar­te­sa­nal en ca­da una de las vi­ñas”.

ASOCIATIVIDAD

Co­mo al­go anexo al pro­yec­to, el INIA Cau­que­nes or­ga­ni­zó una ca­ta de vi­nos en las Ca­ba­ñas Cho­ve­llén en Pe­lluhue, con el fin de dar a co­no­cer los vi­nos que pro­du­cen los vi­ña­te­ros del se­cano cos­te­ro a los due­ños de di­ver­sos res­tau­ran­tes de Cu­ra­ni­pe y Pe­lluhue.

La idea del al­muer­zo con ma­ri­da­je fue pre­sen­tar cin­co pla­tos tí­pi­cos de la zo­na con los vi­nos, tin­tos y blan­cos, “y así unir a los pro­duc­to­res con el mun­do gas­tro­nó­mi­co. Uno pue­de es­tar en cual­quier lu­gar del país y la car­ta de vi­nos es la mis­ma, en­ton­ces que­ría­mos que nues­tros pro­pios vi­nos, pro­du­ci-dos con ce­pa país, mos­trar­los. An­te es­to, es­pe­ra­mos que se in­ser­ten los vi­nos a las car­tas y que en los res­tau­ran­tes se­pan re­co­men­dar es­tos vi­nos”, ex­pli­có Re­yes.

An­te cuál era la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de los vi­nos de la cos­ta, la di­rec­to­ra del pro­yec­to co­men­tó: “Qui­zás es­tos vi­nos sean más li­ge­ros, por lo que pue­den ir muy bien con los pes­ca­dos, por­que no ne­ce­sa­ria­men­te te­ne­mos que co­mer pes­ca­dos con vi­nos blan­cos”.

Pa­ra el chef a car­go de la de­gus­ta­ción, Ga­briel Bei­lin­son, del Res­tau­rant Ga­bo de Par­que Las Nal­kas en Bu­chu­pu­reo, la ini­cia­ti­va de que­rer unir am­bos ru­bros es po­si­ti­va, “ya que es fun­da­men­tal dar a co­no­cer los pro­duc­tos de la zo­na por­que son muy bue­nos. Ade­más, creo que eso au­men­ta­ría mu­cho el tu­ris­mo gas­tro­nó­mi­co”.

EX­PE­RIEN­CIA

Los pro­duc­to­res per­te­ne­cien­tes al pro­gra­ma pro­du­cen en un 95% vi­nos tin­tos, cu­yo sa­bor y aro­ma cam­bia se­gún su lu­gar de pro­duc­ción por el cli­ma, la for­ma de cul­ti­vo y la vi­ni­fi­ca­ción.

Un ca­so de buen vino es Ter­co, pro­du­ci­do en Na­me por Bo­de­ga Cié­na­ga, el cual ob­tu­vo pri­mer lu­gar en la Fe­ria País en 2015 y Me­da­lla de Pla­ta en 2016. “Lo­gra­mos re­sal­tar en­tre 25 pro­duc­to­res de vi­nos de ce­pa país, lo cual es muy bueno. Ade­más, en 2016 lo­gra­mos la me­da­lla por­que la pun­tua­ción del vino fue de 93 pun­tos, lo cual en el mun­do del vino es muy bueno”, ex­pli­có el jo­ven Se­bas­tián Sán­chez, quien jun­to a su pa­dre y abue­lo se en­car­gan de la pro­duc­ción del vino, el cual es fres­co y li­viano, por lo que pue­de acom­pa­ñar per­fec­ta­men­te un pla­to de ma­ris­cos y car­ne.

En cuan­to a có­mo co­men­zó su pa­sión por los vi­nos, Sán­chez ase­gu­ró que es por

tra­di­ción, ya que siem­pre ha es­ta­do li­ga­do al mun­do de las vi­ñas y el cam­po. “Mi fa­mi­lia siem­pre a te­ni­do vi­ñas, así que con el fin de bus­car alianzas lle­ga­mos a INIA. Gra­cias a ellos he­mos po­di­do me­jo­rar y va­mos ha­cien­do aná­li­sis en el la­bo­ra­to­rio pa­ra ir vien­do la evo­lu­ción de nues­tro pro­duc­to, por lo cual to­do el tra­ba­jo en con­jun­to ha si­do muy po­si­ti­vo”, in­di­có Sán­chez.

Por otra par­te, Ma­rio Da­za, tam­bién del sec­tor de Na­me, pro­du­ce su vino lla­ma­do Em­bru­jo jun­to a su ma­dre. “No­so­tros es­ta­mos en el mun­do del vino ha­ce va­rias ge­ne­ra­cio­nes, a lo me­nos sie­te, y te­ne­mos dos hec­tá­reas de ce­pa país. En mi caos en par­ti­cu­lar es­toy re­cién apren­dien­do el pro­ce­so, por­que has­ta an­tes del in­cen­dio yo so­lo es­ta­ba a car­go de bo­de­ga, aho­ra me en­car­go de to­do”, ex­pli­có Da­za.

Es­te año es la pri­me­ra pro­duc­ción de Em­bru­jo post in­cen­dios fo­res­ta­les, “ya que se nos que­mó to­da la pro­duc­ción an­te­rior, por lo cual de­bi­mos par­tir de ce­ro. Fue un ar­duo tra­ba­jo, pe­ro lo­gra­mos vol­ver al ru­bro. An­tes te­nía­mos ce­pas País, Ca­rig­nan y Mal­bec, pe­ro aho­ra so­lo nos de­di­ca­mos a la país”, pun­tua­li­zó Ma­rio Da­za.

Otro ca­so digno de des­ta­car es el de Clau­dia An­día, quien ha­ce un tiem­po es­tá a car­go de la vi­ña de su sue­gro, Gran Hi­dal­go, don­de en­tre el ca­mino que une Cau­que­nes con Pa­rral pro­du­cen San­cho, el cual es de la va­rie­dad Ca­ber­net Sau­vig­non. “To­do el tra­ba­jo lo ha­ce­mos en fa­mi­lia, des­de la co­se­cha has­ta la pues­ta en bo­de­ga, por lo cual es un tra­ba­jo muy ar­te­sa­nal y del cual me sien­to muy or­gu­llo­sa”, co­men­tó An­día.

Res­pec­to a las ca­rac­te­rís­ti­cas de su vino, la pro­duc­to­ra ase­gu­ró que es un vino que va muy bien con la car­ne o co­mi­das con gra­sas y ade­más tie­ne mu­cha fuer­za. “Creo que el po­der es­tar aquí dan­do a co­no­cer mi vino es muy po­si­ti­vo. Es­pe­ro que lo in­te­gren a las car­tas de los dis­tin­tos res­tau­ran­tes pa­ra así mos­trar nues­tro tra­ba­jo a los tu­ris­tas”, se­ña­ló la pro­duc­to­ra.

Ma­rio Da­za jun­to a su ma­dre pro­du­cen el Em­bru­jo en el sec­tor de Na­me.

El enó­lo­go Die­go Mo­ra­les, a la iz­quier­da, apo­ya ar­dua­men­te a los pro­duc­to­res del se­cano cos­te­ro.

Ma­ri­sol Re­yes, Ós­car Arre­llano, El­sa Sán­chez, Mauricio Ve­ga y Die­go Lab­bé, enó­lo­go.

El chef Ga­briel Bei­lin­son pre­sen­tó pla­tos tí­pi­cos de la zo­na, los que pue­den ser acom­pa­ña­dos per­fec­ta­men­te por vi­nos de ce­pa país.

Se­bas­tián Sán­chez pro­du­ce jun­to a su pa­dre y abue­lo Ter­co, un vino que ha lo­gra­do di­ver­sos re­co­no­ci­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.