GES­TIÓN DEL RIES­GO

AmericaEconomia Chile - - Contenido - Por Cristian Aránguiz, San­tia­go de Chi­le

El se­cre­ta­rio de la Fe­de­ra­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de Ban­cos ex­pli­ca por qué el ris­king de EE.UU. gol­pea a la re­gión.

Gior­gio Tret­te­ne­ro Cas­tro, se­cre­ta­rio de la Fe­de­ra­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de Ban­cos:

Las nue­vas re­glas de la ban­ca es­ta­dou­ni­den­se, el com­ba­te al la­va­do de di­ne­ro y el cre­ci­mien­to del PIB en la re­gión, son las ac­tua­les preo­cu­pa­cio­nes de Gior­gio Tret­te­ne­ro, el hom­bre que re­pre­sen­ta a las 19 aso­cia­cio­nes ban­ca­rias de Amé­ri­ca La­ti­na. Hoy so­plan vien­tos fa­vo­ra­bles pa­ra el sec­tor de la ban­ca en Amé­ri­ca La­ti­na?

Tu pre­gun­ta es muy com­ple­ja… si tu­vié­ra­mos tiem­po qui­zás, en un se­mi­na­rio de tres días, po­dría­mos con­ver­sar bien el te­ma… Pe­ro par­ta­mos por lo si­guien­te: la economía es­tá muy re­la­cio­na­da con la ban­ca y ya he­mos so­por­ta­do muy bien dos años de cri­sis que han ve­ni­do des­de el he­mis­fe­rio nor­te, y aún así se­gui­mos cre­cien­do a rit­mos mo­de­ra­dos.

¿Esa con­di­ción se re­pi­te has­ta el día de hoy?

El 2017 ha si­do com­ple­jo, de un cre­ci­mien­to me­nor. Los ac­ti­vos ban­ca­rios no cre­cen al rit­mo que se es­pe­ra­ba. Pe­ro hoy, ana­li­zan­do los re­por­tes, que cla­ro tie­nen la po­si­bi­li­dad de errar, es­ta­ría­mos fren­te a un 2018 mu­cho me­jor que lo que fue el 2017.

En­ton­ces, se vie­nen tiem­pos mejores pa­ra el sec­tor. ¿Una po­si­ble bo­nan­za?

Yo no ha­bla­ría de bo­nan­za, co­mo la que tu­vi­mos en los úl­ti­mos diez años, pe­ro sí ve­mos bue­nos au­gu­rios pa­ra el 2018, es­pe­cial­men­te en la re­gión.

¿Ha si­do un do­lor de ca­be­za la me­di­da del ris­king, apli­ca­da hoy por la ban­ca en EE.UU.?

¡Ni me di­gas! El ris­king es­ta­dou­ni­den­se ha si­do un tre­men­do do­lor de ca­be­za.

Ris­king sig­ni­fi­ca, en su for­ma más sim­ple, no ries­go. Eso quie­re de­cir que la ban­ca nor­te­ame­ri­ca­na no to­ma nin­gún ries­go de prés­ta­mos o in­ver­sio­nes. Por ello, no­so­tros es­ta­mos tra­ba­jan­do con las nor­mas del Gru­po de Ac­ción Fi­nan­cie­ra (GAFI), que son 40 me­di­das que pro­mue­ven po­lí­ti­cas pa­ra pro­te­ger el sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Nues­tros paí­ses las han ido cum­plien­do en un 80 y 90%, pe­ro las exi­gen­cias de Es­ta­dos Uni­dos se han vuel­to más com­ple­jas…

¿A qué se re­fie­re con “más com­ple­jas”?

La ban­ca de Es­ta­dos Uni­dos tie­ne tan­tas re­glas y nor­mas, que el cos­to pa­ra po­der cum­plir con ellas por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes la­ti­nas es de­ma­sia­do al­to y, sin du­da, se ha en­ca­re­ci­do.

¿Qué con­se­cuen­cias ha te­ni­do ese en­ca­re­ci­mien­to?

An­tes, lo que era ne­go­cio, tra­ba­jar con ban­cos la­ti­noa­me­ri­ca­nos de ta­ma­ños pe­que­ños o me­dia­nos, ya no lo es, por­que le han qui­ta­do una ma­sa crí­ti­ca que cu­bría sus cos­tos fi­jos. Eso tie­ne el ries­go de que si un país se que­da sin lí­neas de cré­di­to des­de el ex­te­rior, se que­da sin re­me­sas y car­ta de cré­di­to de im­por­ta­ción o ex­por­ta­ción. En re­su­men, se que­da ais­la­do del res­to del mun­do.

¿Es­tas nue­vas me­di­das de la ban­ca es­ta­dou­ni­den­ses son con­tra­dic­to­rias con el dis­cur­so del li­bre mer­ca­do?

Yo creo que es­tas me­di­das aten­tan con­tra la in­clu­sión fi­nan­cie­ra.

Fe­la­ban, co­mo aso­cia­ción de mu­cha in­fluen­cia, ¿qué me­di­das de cam­bio le es­tá so­li­ci­tan­do al go­bierno de Do­nald Trump?

Le es­ta­mos di­cien­do al go­bierno nor­te­ame­ri­cano que nues­tra aso­cia­ción y la ban­ca de La­ti­noa­mé­ri­ca es­tá muy com­pro­me­ti­da, en es­pe­cial con el te­ma del la­va­do de di­ne­ro. Por ello, he­mos crea­do una co­mi­sión, con la ex­pe­rien­cia de más de 18 años en es­te te­ma.

¿Han fun­cio­na­do esas me­di­das?

No­so­tros cree­mos que muy bien. Rea­li­za­mos se­mi­na­rios, ex­po­si­cio­nes y una se­rie de ac­cio­nes pa­ra evi­tar y vi­si­bi­li­zar es­tas prác­ti­cas. Pe­ro ne­ce­si­ta­mos que los ban­cos nor­te­ame­ri­ca­nos tra­ba­jen con una nor­ma pa­re­ci­da al res­to del mun­do, o por lo me­nos que si ven al­go que tie­ne más ries­go, pi­dan más exi­gen­cias, pe­ro que no di­gan no a to­do.

En re­su­men, ¿cuál es la so­li­ci­tud a la ban­ca nor­te­ame­ri­ca­na?

La es­tan­da­ri­za­ción de las nor­mas, con el fin de que ellos pue­dan rea­li­zar de for­ma más fá­cil sus ope­ra­cio­nes.

To­do eléc­tri­co

Pa­ra el 2018 se pre­vé un cre­ci­mien­to del PIB, en La­ti­noa­mé­ri­ca, de un 2,5%. ¿Al­can­za pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de la re­gión?

De nin­gu­na ma­ne­ra. No al­can­za pa­ra lo­grar esa me­jo­ra. Ojo con los pro­me­dios, ya que co­noz­co gen­te que se ha aho­ga­do en un la­go de un me­tro y me­dio de pro­fun­di­dad pro­me­dio. Es­to de­pen­de de qué ci­fras se va­yan apli­can­do a ca­da país, ya que hay na­cio­nes que lo es­tán ha­cien­do muy bien y otras que es­tán más com­pli­ca­das. No­so­tros pen­sa­mos que en La­ti­noa­mé­ri­ca he­mos he­cho un buen tra­ba­jo, re­cu­pe­ra­do mu­chos in­di­ca­do­res so­cia­les, ayu­da­do a ba­jar la po­bre­za ex­tre­ma; he­mos tra­ba­ja­do en el te­ma de la in­clu­sión fuer­te­men­te, es de­cir, im­por­tan­tes lo­gros. Pe­ro pa­ra no per­der­los, de­be­ría­mos es­tar cre­cien­do en la re­gión oja­lá a no me­nos de 4%.

Paí­ses de la re­gión co­mo Chi­le, Ar­gen­ti­na y Mé­xi­co es­tán rea­li­zan­do re­for­mas al sis­te­ma tri­bu­ta­rio. ¿Ha­cia dón­de de­be­rían ir en­ca­mi­na­das esas me­di­das?

Acá hay un te­ma muy im­por­tan­te: la in­for­ma­li­dad o no pa­go de im­pues­tos en La­ti­noa­mé­ri­ca es muy gran­de, lle­gan­do a un 50%. Si se lo­gra­ra que to­dos pa­guen, aun­que sea al­go, una can­ti­dad mo­de­ra­da, ha­ría que to­da reforma sea po­si­ti­va. Hoy la car­ga de im­pues­to se la lle­van los más gran­des y eso pue­de, sin du­da, afec­tar a la economía.

Po­drían cam­bia las re­glas del TLCAN pa­ra Mé­xi­co, ¿có­mo ob­ser­va ese pro­ce­so?

Mé­xi­co ca­si se de­di­có en ex­clu­si­va a tra­ba­jar con los paí­ses de Amé­ri­ca del Nor­te y uno en es­ta vi­da de­be sa­ber di­ver­si­fi­car el ries­go, por un la­do, y por otra par­te bus­car com­pe­ti­ti­vi­dad en su pro­duc­ción a ni­vel re­gio­nal. En mi opi­nión per­so­nal, es­tá de­mos­tra­do que ce­rrar el mer­ca­do es ne­ga­ti­vo pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad y efi­cien­cia del país. Las con­se­cuen­cias son que al prin­ci­pio las em­pre­sas del país que ejer­ce es­tas me­di­das pro­tec­cio­nis­tas co­mien­zan a te­ner ga­nan­cias, pe­ro co­mo no tie­nen com­pe­ten­cia, es­to mer­ma la ca­li­dad y el ser­vi­cio; pos­te­rior­men­te, cuan­do se abren los mer­ca­dos, es cuan­do se pro­du­cen las gran­des cri­sis.

¿Ha­cia don­de de­be apun­tar el desa­rro­llo de Amé­ri­ca La­ti­na en ma­te­ria eco­nó­mi­ca?

De­be­mos ser com­pe­ti­ti­vos, no po­de­mos se­guir de­pen­dien­do de los com­mo­di­ties o del pe­tró­leo o el car­bón. En 20 años más to­do va a ser eléc­tri­co o con ener­gías re­no­va­bles. Si se­gui­mos en ese ca­mino y no crea­mos tec­no­lo­gía, no in­ver­ti­mos en cien­cia, no te­ne­mos in­no­va­ción, ca­pa­ci­ta­ción y ta­len­to, va­mos a que­dar re­le­ga­dos en lo eco­nó­mi­co, en lo cul­tu­ral y so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.