SUE­ÑO ES­PA­CIAL

AmericaEconomia Chile - - Contenido - POR CA­MI­LO OLAR­TE, CIU­DAD DE MÉ­XI­CO

Mé­xi­co apues­ta por la in­dus­tria ae­ro­es­pa­cial an­cla­do en su ex­pe­rien­cia en el sec­tor ae­ro­náu­ti­co.

El país tra­ta de apro­ve­char su ex­pe­rien­cia en la in­dus­tria ae­ro­náu­ti­ca pa­ra con­so­li­dar un in­ci­pien­te sec­tor es­pa­cial.

Mé­xi­co tie­ne un plan es­pa­cial. Aun­que pue­da pa­re­cer pre­ten­cio­so o una qui­me­ra de país ter­cer­mun­dis­ta, Mé­xi­co ase­gu­ra es­tar dan­do pa­sos fir­mes ha­cia la con­so­li­da­ción de un sec­tor has­ta aho­ra li­mi­ta­do a las gran­des po­ten­cias.

El plan Ór­bi­ta 2.0, lan­za­do en abril de 2017 pre­ten­de, a tra­vés de cua­tro gran­des hi­tos y de “la tri­ple hé­li­ce” (aca­de­mia, go­bierno y em­pre­sa pri­va­da), con­ver­tir a su in­dus­tria en un ac­tor glo­bal re­le­van­te.

La mi­sión es­tá a car­go de la Agencia Es­pa­cial Me­xi­ca­na (AEM), crea­da en 2010. La ins­ti­tu­ción pre­sen­tó el plan Ór­bi­ta 1.0 en 2012; una guía que fo­men­ta­ba la pro­vee­du­ría me­xi­ca­na. Pe­ro la pers­pec­ti­va cam­bió an­te un mer­ca­do glo­bal am­plia­do y al­gu­nos pro­yec­tos pri­va­dos que in­sis­tían en que era po­si­ble no ser so­la­men­te un ac­tor de re­par­to.

Co­mo par­te de es­ta nue­va pers­pec­ti­va, la AEM pla­nea lan­zar, con ayu­da de la NASA, el Az­tech­sat-1 en 2019, el pri­mer na­no­sa­té­li­te me­xi­cano. El pro­yec­to se rea­li­za en co­la­bo­ra­ción con dos uni­ver­si­da­des y Mxs­pa­ce, un clús­ter de com­pa­ñías que reúne a los prin­ci­pa­les ac­to­res de la na­cien­te in­dus­tria.

“Te­ne­mos la vi­sión de un pro­yec­to in­dus­trial es­pa­cial com­ple­to, per­te­ne­cien­te al país”, di­ce Jo­sé Ol­dak, pre­si­den­te de Mxs­pa­ce. “Que­re­mos par­tir de la ba­se de que no so­mos unos ma­qui­la­do­res pa­ra el res­to del mun­do; que Mé­xi­co pue­da im­pul­sar sus pro­yec­tos co­mo un pro­vee­dor in­te­gra­do”.

Un mer­ca­do glo­bal am­plia­do

En la dé­ca­da de 1980 so­lo unos cuan­tos paí­ses te­nían ac­ce­so pa­ra construir y lan­zar sa­té­li­tes. Es­ta­dos Uni­dos, Ru­sia y Chi­na se man­tie­nen co­mo las po­ten­cias, pe­ro el desa­rro­llo en tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción am­plió la glo­ba­li­za­ción del sec­tor a unos 80 paí­ses.

Ar­gen­ti­na es uno de los mo­de­los a se­guir en la re­gión. A par­tir de 2003, el go­bierno de Kirch­ner re­cu­pe­ró, des­pués de 50 años, la in­dus­tria sa­te­li­tal y re­lan­zó la po­lí­ti­ca de in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, al fun­dar la com­pa­ñía ARSAT y res­ta­ble­cer la so­be­ra­nía sa­te­li­tal.

Bra­sil man­tie­ne un pro­yec­to es­pa­cial des­de ha­ce más de 50 años. La Agencia Es­pa­cial Bra­si­le­ña (AEB) es­tá a la ca­be­za de la tec­no­lo­gía es­pa­cial en Amé­ri­ca La­ti­na y ha con­ver­ti­do al país en un so­cio im­por­tan­te pa­ra la coo­pe­ra­ción con la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal. Los es­fuer­zos por una so­be­ra­nía sa­te­li­tal y por crear una in­dus­tria es­pa­cial exis­ten en to­da la re­gión. Chi­le, Ve­ne­zue­la, Co­lom­bia y Pe­rú se pre­cian de ha­ber pues­to sa­té­li­tes en ór­bi­ta.

El sec­tor al­can­zó los US$ 323.000 mi­llo­nes en 2015 a ni­vel glo­bal, se­gún da­tos de la Fun­da­ción del Es­pa­cio, y el sec­tor co­mer­cial pa­só a ser el más re­pre­sen­ta­ti­vo al ge­ne­rar el 75% del in­gre­so to­tal. Se­gún Jo­sé Ol­dak, el sec­tor es­tá en un periodo de rein­ven­ción.

La in­dus­tria ha vis­to dis­rup­cio­nes im­por­tan­tes al pro­veer ser­vi­cios de ba­jo cos­to pa­ra con­su­mi­do­res no tra­di­cio­na­les e in­cen­ti­var la in­ver­sión pri­va­da. Mu­chas de es­tas em­pre­sas pro­vie­nen de

sec­to­res dis­tin­tos al es­pa­cial, co­mo es el ca­so de Goo­gle y Fa­ce­book.

Apues­ta al es­pa­cio 2.0

La ac­ti­vi­dad es­pa­cial en Mé­xi­co co­men­zó en 1957, el mis­mo año en que la Unión So­vié­ti­ca en­vió el Sput­nik al es­pa­cio. En la si­guien­te dé­ca­da, el di­na­mis­mo con­ti­nuó con la ins­ta­la­ción de una es­ta­ción de ras­treo en So­no­ra, y la crea­ción de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Es­pa­cio Ex­te­rior (CONEE). En 1968, el país reali­zó las pri­me­ras trans­mi­sio­nes de te­le­vi­sión a co­lor, te­le­vi­san­do los Jue­gos Olím­pi­cos y, dos años des­pués, Mé­xi­co se con­vir­tió en el pri­me­ro en usar los sa­té­li­tes pa­ra ser­vi­cio do­més­ti­co. Esos pri­me­ros es­fuer­zos pu­sie­ron al país co­mo pun­te­ro de la re­gión, cer­ca de los lí­de­res mundiales, pe­ro el di­na­mis­mo per­dió im­pul­so y re­le­van­cia en las si­guien­tes dé­ca­das.

En 2010 una ini­cia­ti­va gu­ber­na­men­tal in­ten­tó dar­le un gi­ro a la in­dus­tria cuan­do se pro­mul­gó la ley que crea la Agencia Es­pa­cial Me­xi­ca­na y la Po­lí­ti­ca Es­pa­cial de Mé­xi­co, que “tie­ne co­mo fin lle­var al desa­rro­llo cien­tí­fi­co, tec­no­ló­gi­co e in­dus­trial en ma­te­ria ae­ro­es­pa­cial a ni­chos de opor­tu­ni­dad que per­mi­tan al país com­pe­tir en el sec­tor a ni­vel in­ter­na­cio­nal y ge­ne­rar más y mejores em­pleos.”

Pa­ra Ja­vier Roch, coor­di­na­dor ge­ne­ral de Desa­rro­llo In­dus­trial, Co­mer­cial y Com­pe­ti­ti­vi­dad en el Sec­tor Es­pa­cial de la AEM, el Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de As­tro­náu­ti­ca 2017 (IAC 2017), ce­le­bra­do en Gua­da­la­ja­ra, mar­ca el mo­men­to más im­por­tan­te de la in­dus­tria es­pa­cial en la úl­ti­ma dé­ca­da, des­pués del plan Ór­bi­ta 2.0.

“El lan­za­mien­to del Az­tech­sat-1 se­rá la va­li­da­ción de las ca­pa­ci­da­des y se­rá la prue­ba de que la tri­ple hé­li­ce funciona. De­mos­tra­ría que te­ne­mos ma­yo­res ca­pa­ci­da­des pa­ra em­pren­der la ex­plo­ta­ción del es­pa­cio y de la in­dus­tria”, di­ce el fun­cio­na­rio de la AEM.

Co­mien­zo de un nue­vo sec­tor

Mé­xi­co es el de­ci­mo­cuar­to pro­duc­tor ae­ro­es­pa­cial a ni­vel mun­dial y el sép­ti­mo pro­vee­dor de la in­dus­tria en Es­ta­dos Uni­dos. Lla­mar ae­ro­es­pa­cial a es­te sec­tor es ge­ne­ro­so, ya que las ex­por­ta­cio­nes –US$ 7.164 mi­llo­nes en 2016– es­tán con­cen­tra­das (97% se­gún AEM) en el sec­tor ae­ro­náu­ti­co, que crece ex­po­nen­cial­men­te des­de la dé­ca­da pa­sa­da, con más de 300 em­pre­sas na­cio­na­les y ex­tran­je­ras, ase­gu­ra Pro­mé­xi­co.

El plan Ór­bi­ta 2.0 pre­ten­de que la ma­nu­fac­tu­ra del país sea par­te de la ca­de­na pro­duc­ti­va de la in­dus­tria es­pa­cial, apro­ve­chan­do la re­le­van­cia del país en el sec­tor ae­ro­náu­ti­co. Mu­chas com­pa­ñías de es­te sec­tor que ope­ran en Es­ta­dos Uni­dos es­tán en el sec­tor es­pa­cial con fi­lia­les en Mé­xi­co. “(El país) tie­ne un gran po­ten­cial por la cer­ca­nía con el prin­ci­pal mer­ca­do ae­ro­es­pa­cial, Es­ta­dos Uni­dos, y a una mano de obra ca­li­fi­ca­da”, di­ce Ale­jan­dro Bra­vo, so­cio lí­der de KPMG de la in­dus­tria ae­ro­es­pa­cial en Mé­xi­co.

“El plan Ór­bi­ta 2.0 cuen­ta con una es­tra­te­gia cla­ra que per­mi­te apro­ve­char las for­ta­le­zas de los sec­to­res pú­bli­co y pri­va­do en ma­te­ria ae­ro­es­pa­cial y crear

pro­yec­tos in­no­va­do­res que per­mi­tan ca­pi­ta­li­zar la pre­sen­cia de una in­dus­tria es­pa­cial so­fis­ti­ca­da y po­ten­cial­men­te com­ple­men­ta­ria al sec­tor ae­ro­es­pa­cial”, di­ce Ja­vier Men­die­ta, di­rec­tor ge­ne­ral de AEM.

El plan Ór­bi­ta 2.0 pre­ten­de que el sec­tor alcance un va­lor de mer­ca­do de US$ 1.000 mi­llo­nes en los pró­xi­mos cin­co años.

La tri­ple hé­li­ce

Uno de los ob­je­ti­vos del plan Ór­bi­ta 2.0 era la crea­ción de un clús­ter es­pa­cial na­cio­nal. Tan so­lo unos me­ses des­pués, se po­dría de­cir que es uno de sus pri­me­ros lo­gros.

El clús­ter se es­ta­ba for­man­do, des­de 2013, cuan­do Jo­sé Ol­dak, un apa­sio­na­do del es­pa­cio, se en­con­tró que su com­pa­ñe­ro de ban­ca en la Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity era el di­rec­tor de in­ge­nie­ría del cen­tro John­son de la NASA.

“Se pu­so di­ne­ro en la me­sa pa­ra una ar­qui­tec­tu­ra ini­cial. Pos­te­rior­men­te los cos­tos y el alcance vi­sua­li­za­dos se in­fla­ron y el pre­su­pues­to del Es­ta­do que nos apo­yó se fue dis­mi­nu­yen­do”, di­ce Ol­dak. “Las co­sas fue­ron in­sos­te­ni­bles, pe­ro de­ja­ron una ar­qui­tec­tu­ra con cier­tos ele­men­tos, con equi­pos de tra­ba­jo, con pro­yec­tos co­men­za­dos.”

En 2014, Mxs­pa­ce lle­vó a Mé­xi­co el pro­yec­to Thumb­sat. Es en­ton­ces que de­ci­den agru­par los dis­tin­tos pro­yec­tos que se em­pe­za­ban a acu­mu­lar ba­jo una aso­cia­ción ci­vil sin fi­nes de lu­cro.

El clús­ter Mxs­pa­ce es­pe­ra agru­par las 20 com­pa­ñías más im­por­tan­tes del sec­tor en 2018. “Al prin­ci­pio fue­ron es­cép­ti­cos, pe­ro des­pués vie­ron que era un pro­yec­to muy se­rio y que po­día­mos ac­tuar co­mo el clús­ter que es­ta­ban bus­can­do”, di­ce Jo­sé Ol­dak.

Ser el clús­ter es­pa­cial ha am­plia­do la vi­sión de Mxs­pa­ce y ha ace­le­ra­do la in­te­gra­ción con la aca­de­mia. El clús­ter co­la­bo­ra con ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción en to­do el país y par­ti­ci­pa en los Space Boot­camp, un even­to que bus­ca en­tu­sias­mar a los jó­ve­nes por la in­dus­tria es­pa­cial.

A pe­sar de los avan­ces, el sec­tor pú­bli­co se que­ja del apo­yo. El go­bierno es­ta­dou­ni­den­se in­vir­tió US$ 19.187 mi­llo­nes en pro­gra­mas es­pa­cia­les del sec­tor ci­vil en 2014. Le si­guen los go­bier­nos de Ru­sia y Chi­na, con in­ver­sio­nes por US$ 4.394 mi­llo­nes y US$ 2.662 mi­llo­nes. La AEM pi­de un pre­su­pues­to de US$ 100 mi­llo­nes.

Pa­ra Ja­vier Roch, de la AEM, “la prio­ri­dad aho­ra es­tá en la uti­li­za­ción de los sa­té­li­tes pa­ra el desa­rro­llo de un sis­te­ma pro­pio de ob­ser­va­ción de la Tie­rra que per­mi­tan ac­tuar en ca­so de desas­tres na­tu­ra­les”.

Ha­cia el in­fi­ni­to y más allá

El na­no­sa­té­li­te Az­tech­sat-1 es­ta­ble­ce­rá co­mu­ni­ca­ción con la cons­te­la­ción Glo­bals­tar en 2019, si to­do sa­le co­mo es­tá pre­vis­to. El pro­yec­to cum­plió la pri­me­ra eva­lua­ción de la NASA y la Agencia Es­pa­cial Me­xi­ca­na (AEM). Pa­ra Ol­dak, es­te pro­yec­to es im­por­tan­te, pe­ro es so­lo uno de los mu­chos en los que los in­te­gran­tes de la tri­ple hé­li­ce tra­ba­jan.

Has­ta aho­ra las em­pre­sas de Mxs­pa­ce han en­con­tra­do el fi­nan­cia­mien­to prin­ci­pal­men­te de Co­nacyt (Con­se­jo Na­cio­nal de Cien­cia y Tec­no­lo­gía) pe­ro en 2018, mu­chas ten­drán que bus­car los fon­dos de ma­ne­ra ex­ter­na, cuan­do la in­dus­tria ha­ya to­ma­do una per­so­na­li­dad en un am­bien­te co­mer­cial in­cier­to en la re­gión. En ese mo­men­to sa­bre­mos si hay un nue­vo sec­tor in­dus­trial en Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.