EDU­CAN­DO, SIN EL CALYPSO

AmericaEconomia Chile - - Contenido - Por Gwen­dolyn Led­ger, Cos­ta Ri­ca

Con­ver­ti­do en con­sul­tor y co­mu­ni­ca­dor, el nie­to del mí­ti­co Jacques Cous­teau abo­ga por un tu­ris­mo real­men­te sus­ten­ta­ble.

Phi­lip­pe Cous­teau Jr., con­sul­tor am­bien­tal y co­mu­ni­ca­dor:

Qui­zás con su his­to­ria fa­mi­liar no le que­da­ba más re­me­dio que vin­cu­lar­se a la ex­plo­ra­ción ma­ri­na. Pe­ro el nie­to de Jacques Cous­teau pre­fi­rió ir por más y de­di­car­se a la edu­ca­ción co­mo una for­ma efec­ti­va de pro­tec­ción am­bien­tal glo­bal. Hoy via­ja por el mun­do dan­do con­fe­ren­cias, ase­so­ran­do em­pre­sas y fil­man­do do­cu­men­ta­les. Ade­más de tu tra­ba­jo co­mo pre­sen­ta­dor en te­le­vi­sión, ase­so­ras a em­pre­sas en tu­ris­mo sus­ten­ta­ble. ¿De qué se tra­ta?

He he­cho mu­chas con­sul­to­rías, al­re­de­dor del mun­do, en aso­cia­ción con gru­pos que tra­ba­jan tan­to in­fra­es­truc­tu­ra co­mo re­la­cio­nes con el en­torno. Nues­tra la­bor en es­tos desa­rro­llos no es so­lo ayu­dar a que exis­tan mejores tra­ba­jos pa­ra las co­mu­ni­da­des, sino que lo ha­ce­mos co­mo una ma­ne­ra de edu­car a la po­bla­ción y a los con­su­mi­do­res. La gen­te de va­ca­cio­nes es­tá siem­pre más abier­ta a nue­vas ideas. La plo­me­ría in­te­rior, el ai­re acon­di­cio­na­do, los as­cen­so­res, son co­sas que pri­me­ro se hi­cie­ron en ho­te­les, y des­de ahí se po­pu­la­ri­za­ron. Por en­de, no se­ría lo­co pen­sar que el tu­ris­mo pue­da ser una gran opor­tu­ni­dad pa­ra edu­car a la gen­te. Yo ha­go pro­gra­mas de TV y tra­ba­jo tam­bién con es­cue­las. Los re­sorts sus­ten­ta­bles po­drían con­si­de­rar­se otra for­ma de edu­ca­ción ciu­da­da­na.

¿Po­dría de­cir­se que la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca es el me­nor de dos ma­les, si se com­pa­ra con el impacto am­bien­tal de una mi­na de hie­rro, por ejem­plo?

Tí­pi­ca­men­te las ope­ra­cio­nes que ex­traen ri­que­za, cuan­do se van de un lu­gar, de­jan tam­bién to­do ti­po de pro­ble­mas am­bien­ta­les que de­ben so­lu­cio­nar­se. En cam­bio, el tu­ris­mo sus­ten­ta­ble pue­de lle­gar a ser al­go que au­men­ta la ri­que­za y el va­lor de una co­mu­ni­dad de for­ma per­ma­nen­te. Pe­ro el tu­ris­mo sin con­trol tam­bién pue­de ser tan desas­tro­so co­mo una mi­na de hie­rro. Un resort pue­de ocu­par te­rre­nos vul­ne­ra­bles, de­gra­dar el en­torno, los arre­ci­fes, los bos­ques, el agua; pa­gar a la gen­te una miseria y, fi­nal­men­te, ser una pé­si­ma in­ver­sión pa­ra un go­bierno lo­cal o na­cio­nal.

¿Có­mo pue­des ase­gu­rar que un desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio tu­rís­ti­co se­rá real­men­te un apor­te, en­ton­ces?

Pues... no pue­des. En un mun­do ideal ten­dría­mos que de­jar a la na­tu­ra­le­za so­la y con­tar so­lo con par­ques y áreas ma­ri­nas pro­te­gi­das. Pe­ro la reali­dad del mun­do en el que vi­vi­mos es que va a ha­ber tu­ris­mo y desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio, y que la me­jor ma­ne­ra de ase­gu­rar­nos de que sea bueno es me­dian­te le­yes am­bien­ta­les efi­ca­ces. Tam­bién de­pen­de mu­cho de si el em­pre­sa­rio o los in­ver­sio­nis­tas de­trás de es­tos em­pren­di­mien­tos se ven a sí mis­mos co­mo la­dro­nes o co­mo con­tri­bu­yen­tes a la so­cie­dad.

¿Qui­zás con lo que sa­be­mos so­bre el me­dio am­bien­te sea más fá­cil aho­ra con­ven­cer a los desa­rro­lla­do­res de ha­cer pro­yec­tos real­men­te sus­ten­ta­bles, res­pec­to a una dé­ca­da atrás?

Más gen­te se es­tá dan­do cuen­ta de que los con­su­mi­do­res quie­ren es­te ti­po de pro­duc­tos. Pe­ro tam­bién hay más cien­cia e in­ves­ti­ga­ción y, so­bre to­do, tec­no­lo­gías ver­des que ya no son tan caras. Así que la economía es­tá de nues­tro la­do y el pú­bli­co lo es­tá re­co­no­cien­do. Ade­más, a cau­sa de la de­gra­da­ción del am­bien­te es que esos lu­ga­res prís­ti­nos son un com­mo­dity

que la gen­te bus­ca.

TRUMP FAN­TÁS­TI­CO

¿Los hu­ma­nos so­mos nues­tros peo­res enemi­gos?

En los te­mas am­bien­ta­les hay gen­te que si­gue cre­yen­do que el mun­do es plano y es­tá de­ter­mi­na­da a pro­bar­lo. Así que hay que de­jar de en­fo­car­se en ellos y re­co­no­cer que la ma­yo­ría de la gen­te sí cree en el cam­bio cli­má­ti­co y que en­tien­de que los hu­ma­nos so­mos los cau­san­tes de nues­tros pro­ble­mas y que te­ne­mos que ha­cer al­go al res­pec­to. Soy op­ti­mis­ta y creo que cuan­do se les pre­sen­ta la in­for­ma­ción co­rrec­ta, en una for­ma in­tere­san­te y que lla­me a la ac­ción, mu­cha gen­te ha­rá la elec­ción co­rrec­ta y eso es su­fi­cien­te.

Pe­ro es­ta­mos en pe­li­gro me­dio am­bien­tal, cier­ta­men­te.

La aci­di­fi­ca­ción de los ma­res y la des­apa­ri­ción del co­ral ya son una reali­dad. El efec­to es es­pan­to­so pa­ra la bio­ta ma­ri­na. El cam­bio cli­má­ti­co es­tá aquí. El au­men­to pre­vis­to pa­ra 50 años de un me­tro del ni­vel del mar es muy pro­ba­ble. Y ese me­tro sig­ni­fi­ca 100 mi­llo­nes de per­so­nas des­pla­za­das por el mun­do. La pi­ra­te­ría que ve­mos en So­ma­lía tie­ne un ori­gen am­bien­tal de­bi­do a la de­pre­da­ción que pro­vo­ca­ron años de pes­ca in­ten­si­va. La gue­rra de Si­ria y la cri­sis de re­fu­gia­dos tu­vo co­mo de­to­nan­te la se­quía más gra­ve en 900 años. Nin­gún país se va a ga­nar una me­da­lla de oro por to­mar ac­ción en es­te te­ma, pe­ro si no ha­ce­mos al­go, las con­se­cuen­cias se­rán irre­ver­si­bles.

Ha­ble­mos un po­co de po­lí­ti­ca. Eres es­ta­dou­ni­den­se, ¿cuán­ta amenaza re­pre­sen­ta Trump pa­ra el me­dio am­bien­te?

Trump no es la ma­yor amenaza pa­ra el me­dio am­bien­te; nues­tra in­di­fe­ren­cia sí. Creo que el hom­bre es un pe­li­gro, pe­ro gra­cias a Dios no es un dic­ta­dor. El go­bierno de los EE.UU. tie­ne al­go fan­tás­ti­co y es que no funciona muy bien, por­que na­die tie­ne el com­pro­mi­so de ha­cer­lo fun­cio­nar. El 80% de los com­pro­mi­sos de EE.UU., ba­jo los Acuer­dos de Pa­rís, se­rá rea­li­za­do por em­pre­sas y los es­ta­dos (fe­de­ra­les), in­de­pen­dien­te del go­bierno de turno. En­ton­ces, sí, el pre­si­den­te es -en mu­chos sen­ti­dos- el hom­bre más po­de­ro­so del mun­do, pe­ro en mu­chas otras for­mas es­tá li­mi­ta­do, co­mo de­bie­ra ser.

¿Ha si­do du­ro te­ner el ape­lli­do Cous­teau?

Ha­bía mu­cha ex­pec­ta­ti­va cuan­do es­ta­ba cre­cien­do. Mi pa­dre mu­rió an­tes de que yo na­cie­ra y me crié con mi ma­dre. Yo nun­ca creí que po­dría lle­nar esos za­pa­tos. Mi abue­lo in­ven­tó el bu­ceo con ai­re com­pri­mi­do en los años 40 y fue el pri­me­ro en fil­mar el fon­do ma­rino. ¡No pue­des in­ven­tar eso de nue­vo! Lo úni­co que tra­to de ha­cer es hon­rar su le­ga­do y ha­cer un tra­ba­jo que, me ima­gino, lo enor­gu­lle­ce­ría.

En un mun­do ideal to­do el en­torno de­be­ría es­tar pro­te­gi­do, pe­ro no vi­vi­mos en un mun­do así, afir­ma Cous­teau.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.