LI­NEA DI­REC­TA

AmericaEconomia Chile - - Contenido - POR GWEN­DOLYN LED­GER, SAN JO­SÉ DE COS­TA RI­CA

Pu­ra Vi­da” es la fra­se que re­pre­sen­ta al cos­ta­rri­cen­se. Se la usa en vez de bue­nos días, bue­nas tar­des, bue­nas no­ches, có­mo es­tá, gra­cias o adiós. Se di­ce que es la for­ma pa­ra des­cri­bir la ale­gría y op­ti­mis­mo im­pe­ran­tes en el país.

“¿Us­ted es chi­le­na? ¿Es cier­to que allá pe­lean por edu­ca­ción gra­tui­ta?”, me pre­gun­ta Ma­nuel, el con­duc­tor, rum­bo al ho­tel.

Mi mi­sión es in­ten­tar com­pren­der qué fac­to­res ex­pli­can que Cos­ta Ri­ca sea des­ta­ca­da por la ONU en su In­for­me Mun­dial de la Fe­li­ci­dad co­mo la un­dé­ci­ma nación más di­cho­sa del glo­bo, y la pri­me­ra de La­ti­noa­mé­ri­ca.

“Así es. As­pi­ra­mos a ser co­mo us­te­des, que tie­nen ac­ce­so a la edu­ca­ción es­co­lar y uni­ver­si­ta­ria”, le con­tes­to, re­cor­dan­do la enu­me­ra­ción de lo­gros que se des­cri­ben en in­ter­net so­bre el país: edu­ca­ción y sa­lud gra­tui­tas, pro­tec­ción am­bien­tal, la abo­li­ción de sus fuer­zas ar­ma­das y una his­to­ria post­co­lo­nial sin eli­tes dominantes que con­cen­tra­ran el po­der eco­nó­mi­co, per­mi­tien­do la exis­ten­cia de una gran cla­se me­dia ilus­tra­da.

“No es la me­jor op­ción… las es­ta­ta­les ofre­cen ca­rre­ras más cor­tas y no tie­nen pro­yec­ción. Es pre­fe­ri­ble ha­cer­lo en una de las pa­ga­das”, con­fie­sa Ma­nuel. “Y así pue­des ir­te del país a bus­car me­jor sa­la­rio”, agre­ga co­mo un ex­per­to, ya que mu­chos pro­fe­sio­na­les lo­ca­les op­tan por mi­grar a Es­ta­dos Uni­dos.

Me dis­pon­go co­no­cer al­go de San Jo­sé en un tour de seis ho­ras por el cas­co his­tó­ri­co de la ciu­dad. Si bien Ser­gio Llu­ve­re, el guía, se ve tí­mi­do des­de le­jos, de cer­ca es un ver­da­de­ro tor­be­llino que ex­pli­ca lo mis­mo en in­glés que en cas­te­llano. “El tu­ris­mo es el pri­mer in­gre­so de mu­cha gen­te en Cos­ta Rree­ca”, di­ce con el acen­to de la ca­pi­tal -don­de la erre no sue­na es­pa­ño­la, sino grin­ga- y don­de la gen­te no usa di­rec­cio­nes pa­ra guiar­se, sino que des­cri­be una ubi­ca­ción se­gún los hi­tos cer­ca­nos.

El re­co­rri­do se ini­cia con una vi­si­ta al Es­ta­dio Na­cio­nal, en me­dio del par­que La Sa­ba­na. Des­de la cla­si­fi­ca­ción al mun­dial de Ru­sia, el en­tu­sias­mo por el fút­bol en el país ha ido en au­men­to; no así con las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de fe­bre­ro, con na­da me­nos que 13 can­di­da­tos. Al­go que pa­ra el em­pren­de­dor Gil­bert Co­rra­les se vin­cu­la di­rec­ta­men­te con el des­con­ten­to que ge­ne­ró el fa­mo­so “ce­men­ta­zo”, un es­cán­da­lo po­lí­ti­co de so­bor­nos que in­vo­lu­cra­ron a un em­pre­sa­rio con par­la­men­ta­rios, mi­nis­tros y jue­ces. “Pa­ra peor, los can­di­da­tos que no ga­nen, de to­dos mo­dos ter­mi­na­rán en el Con­gre­so, lo que frus­tra más a los des­con­ten­tos”, re­sal­ta.

Des­pués de vi­si­tar el Mu­seo de Arte Con­tem­po­rá­neo y en ca­mino ha­cia la ca­te­dral, se ubi­can los hos­pi­ta­les de ni­ños y adul­tos. Son dos edi­fi­cios ca­si con­ti­guos y ma­ci­zos, uno de ellos con una fi­la de per­so­nas que da la vuel­ta a la man­za­na. Re­cuer­do que la sa­lud gra­tui­ta es otro de los ba­luar­tes del país. Sin em­bar­go, me ex­pli­can que las lis­tas de es­pe­ra pue­den re­tra­sar una ope­ra­ción va­rios me­ses y por eso los hos­pi­ta­les pri­va­dos es­tán ga­nan­do pro­ta­go­nis­mo. Adi­cio­nal­men­te, el co­le­gio de psi­có­lo­gos

lle­va una pe­lea de años pa­ra que se in­cor­po­re la sa­lud men­tal en los Equi­pos Bá­si­cos de Aten­ción In­te­gral en Sa­lud (EBAIS) , el nom­bre que se da a la aten­ción pri­ma­ria.

Al vi­si­tar el Tea­tro Na­cio­nal, por pri­me­ra vez apre­cio un cho­que en­tre dos mun­dos. Jun­to al prin­ci­pal tes­ti­go mo­nu­men­tal de la ri­que­za ca­fe­ta­le­ra de an­ta­ño, se pue­den ver inmigrantes so­cia­li­zan­do y bus­can­do tra­ba­jo. La es­ta­bi­li­dad de Cos­ta Ri­ca ha­ce que sea un im­por­tan­te des­tino de mi­gran­tes y re­fu­gia­dos de Cen­troa­mé­ri­ca. Los ni­ca­ra­güen­ses li­de­ran los arri­bos, con ca­si 300 mil per­so­nas, pe­ro tam­bién hay mu­chos co­lom­bia­nos y pa­na­me­ños, se­gún ci­fras del Con­se­jo Na­cio­nal de Mi­gra­ción. To­dos ellos y es­pe­cial­men­te las mu­je­res, se ex­po­nen a la pre­ca­rie­dad la­bo­ral, un desafío cons­tan­te pa­ra las ofi­ci­nas de se­gu­ri­dad so­cial y de sa­lud del país. Pe­ro ellas son in­clu­so vul­ne­ra­bles al aco­so y el abu­so se­xual, se­gún des­ta­ca el más re­cien­te do­cu­men­to de po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria cos­ta­rri­cen­se. “En 2016, hu­bo 17 mil ni­ñas vio­la­das que fue­ron obli­ga­das a ser ma­dres”, la­men­ta Eduardo Mu­ñoz, ex di­rec­ti­vo de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal (or­ga­nis­mo que de­jó Cos­ta Ri­ca en el 2000), quien re­sal­ta que las ci­fras so­bre de­li­tos se­xua­les y de vio­len­cia con­tra la mu­jer son alar­man­tes, al tiem­po que los gru­pos con­ser­va­do­res y pro familia abo­gan jun­to a par­la­men­ta­rios cris­tia­nos por de­ro­gar los pro­gra­mas de edu­ca­ción se­xual, de­re­chos re­pro­duc­ti­vos e igual­dad de género.

El país tie­ne una ta­sa de 11 ho­mi­ci­dios por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes. “Cier­ta­men­te no es tan gra­ve co­mo la si­tua­ción de Gua­te­ma­la, Hon­du­ras o El Sal­va­dor, pe­ro el cri­men or­ga­ni­za­do, el nar­co­trá­fi­co y los fe­mi­ci­dios van en au­men­to”, la­men­ta Mu­ñoz.

La si­guien­te pa­ra­da es el tra­di­cio­nal Mer­ca­do Na­cio­nal de Ar­te­sa­nías, don­de el tu­ris­ta pue­de sur­tir­se de ca­rre­ti­llas pin­ta­das -el re­cuer­do tí­pi­co-, y por su­pues­to, de un mon­tón de ar­ti­lu­gios pa­ra to­mar ca­fé, el pro­duc­to pre­mium de Cos­ta Ri­ca por dos si­glos que, se­gún al­gu­nos, ven­dría en caí­da des­de ha­ce 20 años, coin­ci­den­te con las re­for­mas neo­li­be­ra­les que es­ta­rían echan­do por tie­rra el exi­to­so mo­de­lo que per­mi­tió una me­jor dis­tri­bu­ción de la ri­que­za. Aun así, el ín­di­ce de po­bre­za en Cos­ta Ri­ca se ubi­có es­te año en 20%, una re­duc­ción de 0,5% con res­pec­to al año an­te­rior, se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Cen­sos (INEC).

No es el ca­so de los con­flic­tos so­cio­am­bien­ta­les que, se­gún Mau­ri­cio Álvarez, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Eco­lo­gis­ta (Fe­con), es­tán au­men­tan­do. “Es­pe­cial­men­te en­tre co­mu­ni­da­des cam­pe­si­nas e in­dí­ge­nas, por el agua que aca­pa­ran las hi­dro­eléc­tri­cas y el mo­no­cul­ti­vo de la pi­ña”, des­ta­ca el di­ri­gen­te.

El tu­ris­mo tam­bién es sin­di­ca­do co­mo un ge­ne­ra­dor de de­sigual­da­des. “En Gua­na­cas­te y Pun­ta Are­nas no hay en­ca­de­na­mien­to pro­duc­ti­vo: no cho­rrea ha­cia las co­mu­ni­da­des, por en­de, no hay va­lor agre­ga­do y, al re­vés, se pier­de te­rreno. Hay un in­ci­pien­te tu­ris­mo ru­ral co­mu­ni­ta­rio que es más de­mo­crá­ti­co, pe­ro no cuen­ta con el apo­yo es­ta­tal que sí tie­ne el tu­ris­mo de pla­ya o resort”, de­nun­cia Álvarez.

Una de las úl­ti­mas pa­ra­das es en el Mo­nu­men­to Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca, que sim­bo­li­za la lu­cha de las na­cio­nes de Cen­troa­mé­ri­ca con­tra el in­ten­to de in­va­sión del es­ta­dou­ni­den­se Wi­lliam Wal­ker. Ya no hay pe­li­gro de una in­va­sión yan­kee, aun­que sí se han ins­ta­la­do mu­chas trans­na­cio­na­les en el te­rri­to­rio. “Lo bueno de es­to es que hay más em­pleo. Lo ma­lo es que aho­ra Cos­ta Ri­ca es ca­ro, y eso se ve en el pre­cio de los ca­rros y de los de­par­ta­men­tos”, di­ce Gil­bert Co­rra­les.

Pe­ro los “ti­cos” se adap­tan. Ejem­plo es que an­te el pro­ble­ma de “las pre­sas” (em­bo­te­lla­mien­tos), en vez de construir vías al­ter­nas, el go­bierno cam­bió el ho­ra­rio de in­gre­so de sus fun­cio­na­rios pa­ra las 6 AM.

El cos­ta­rri­cen­se es op­ti­mis­ta por na­tu­ra­le­za, no por un estilo de vi­da es­pe­cial, re­fle­xio­na Adrian García. “Pla­ya y car­na­val es al­go de Pa­na­má o Co­lom­bia; no­so­tros te­ne­mos me­nos fe­ria­dos que el res­to del con­ti­nen­te. Aun así, no nos es­tre­sa­mos”, re­pa­ra.

El tour fi­na­li­za a las 17 ho­ras, cuan­do em­pie­za a ano­che­cer. La idea es evi­tar “las pre­sas”, por­que la ca­rre­te­ra que une al cen­tro his­tó­ri­co con los ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos -co­mo Ala­zue­la, San­ta Ana, He­re­dia o Es­ca­zú- es ca­si la úni­ca vía de tras­la­do.

“Chao”, les di­go en chi­leno a mis an­fi­trio­nes. “¡Pu­ra Vi­da!”, con­tes­tan, con una úl­ti­ma gran son­ri­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.