FÚT­BOL Y TEC­NO­LO­GÍA: ¿LOS PAR­TI­DOS SÓ­LO SE GA­NAN DEN­TRO DE LA CAN­CHA?

Un lec­tor de emo­cio­nes que de­tec­ta si un ar­que­ro es­tá es­tre­sa­do en la vís­pe­ra de un par­ti­do cla­ve, o un soft­wa­re de aná­li­sis que me­dian­te big­da­ta ha­ce más efi­cien­te la co­mu­ni­ca­ción en­tre en­tre­na­dor y ju­ga­do­res, son ejem­plos del in­gre­so de la in­no­va­ción te

AmericaEconomia Chile - - Entrevista / Negocios - Por Gas­tón Me­za Acu­ña, San­tia­go de Chi­le

Rodolfo De Ro­sa du­dó al prin­ci­pio. Pe­ro tras ata­jar la ex­pe­rien­cia, que­dó ano­na­da­do… El ar­que­ro del Club Atlé­ti­co Atlas, el mis­mo equi­po que pro­ta­go­ni­zó el do­cu­rea­lity del ca­nal Fox De­por­tes, “Atlas, la otra pa­sión”, usó en su ca­be­za un lec­tor de emo­cio­nes du­ran­te un en­tre­na­mien­to. A tra­vés de una se­rie de pa­rá­me­tros, co­mo ni­vel de es­trés, con­cen­tra­ción o re­la­jo, bus­ca­ban de­ter­mi­nar en qué es­ta­do men­tal se en­con­tra­ba el guar­da­me­ta, de ca­ra a un cam­peo­na­to de al­ta exi­gen­cia. “Du­dé de su apor­te, pe­ro des­pués de char­lar con la gen­te que desa­rro­lló el sis­te­ma, y usar­lo y ver to­da la in­for­ma­ción que me mos­tra­ban, co­mo el ni­vel de es­trés o con­cen­tra­ción an­tes, du­ran­te y des­pués de ha­cer un ejer­ci­cio, que­dé im­pre­sio­na­do”, re­cal­ca, jun­to con agre­gar que “to­mé con­cien­cia de có­mo la ca­be­za de uno pue­de ayu­dar­te a ma­ne­jar las emo­cio­nes du­ran­te un par­ti­do de fút­bol. Quie­ro de­cir: es di­fí­cil es­tar con­cen­tra­do al 100% los 90 mi­nu­tos en mi rol de ar­que­ro, pe­ro la idea aho­ra es in­ten­tar fo­ca­li­zar­me y ma­ne­jar la con­cen­tra­ción, el es­trés y la pre­sión. Cla­ra­men­te el lec­tor de emo­cio­nes me ayu­dó a co­no­cer­me me­jor den­tro de la can­cha”, ad­mi­te el me­diá­ti­co goal­kee­per.

Juan Echa­gue, di­rec­tor I+D de Prac­tia Glo­bal, em­pre­sa ar­gen­ti­na que es­tá de­trás del desa­rro­llo de es­te me­di­dor de es­trés, lla­ma­do Emo­tiv, y que es­tu­vo a car­go de su im­ple­men­ta­ción en la pre­tem­po­ra­da del Club Atlé­ti­co Atlas, ex­pli­ca que el ins­tru­men­to es co­mo ha­cer­se un elec­tro­en­ce­fa- lo­gra­ma, pe­ro en ver­sión mó­vil e inalám­bri­ca. En­vía los re­gis­tros de la in­for­ma­ción emi­ti­da por el ju­ga­dor a una compu­tado­ra, mien­tras es­te rea­li­za sus ejer­ci­cios de en­tre­na­mien­to. “Lo que nos pro­pu­si­mos fue desa­rro­llar una he­rra­mien­ta con la que el en­tre­na­dor pue­da ver co­mo si vie­ra cuán­to pe­sa un ju­ga­dor o su ca­pa­ci­dad de ace­le­ra­ción, cuán­do el ju­ga­dor es­tá can­sa­do men­tal­men­te o dis­traí­do”, as­pec­to no me­nor pa­ra el eje­cu­ti­vo de Prac­tia. “El he­cho de que no mi­da­mos los ni­ve­les de es­trés o aten­ción de un ju­ga­dor, es al­go que ha po­si­bi­li­ta­do que no pres­te­mos ma­yor re­le­van­cia a esos as­pec­tos, pe­ro aho­ra que sa­be­mos me­dir­los y re­gis­trar­los, po­de­mos de­cir, ‘no, tal ju­ga­dor se sa­bía de an­tes del par­ti­do que es­ta­ba muy es­tre­sa­do, ten­go los re­gis­tros, mi­rá’”. Echa­gue agre­ga que siem­pre se di­ce si un ju­ga­dor dur­mió mal, va a ju­gar mal; “des­de aho­ra va­mos a de­cir, es­te ti­po an­da es­tre­sa­do, por eso ju­gó mal. Pien­so que den­tro de unos años es­ta cla­se de me­di­cio­nes y sus re­sul­ta­dos nos van a pa­re­cer al­go muy nor­mal”.

Me­jo­rar los aná­li­sis tác­ti­cos

Ra­zón tie­ne Echa­gue pa­ra ela­bo­rar la pro­yec­ción. Su lec­tor de emo­cio­nes, jun­to a otras he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas, co­mien­zan a aso­mar­se en la co­ci­na de los equi­pos de fút­bol pro­fe­sio­nal co­mo ejem­plos del in­gre­so sin re­torno de la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca a la tras­tien­da del de­por­te más po­pu­lar del mun­do. Es el ca­so de un soft­wa­re de aná­li­sis que, me­dian­te big da­ta, otor­ga la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar un pro­ce­so de aná­li­sis sim­ple, fá­cil y rá­pi­do de un par­ti­do de fút­bol, es­ca­neo que in­clu­ye la cap­tu­ra de ju­ga­das o pa­tro­nes de jue­go -co­mo sis­te­mas de ata­que or­ga­ni­za­do o de de­fen­sa de con­tra­ta­ques- que el cuer­po téc­ni­co bus­ca co­mo si se tra­ta­ra de una ge­ma pre­cio­sa. En cor­to, uso de big da­ta al

ser­vi­cio del fút­bol.

Bruno Dag­nino, uno de los crea­do­res de Mé­tri­ca Sports, em­pre­sa desa­rro­lla­do­ra de Foot­map, un ser­vi­cio que ac­tual­men­te ocu­pa los clu­bes Vi­lla­rreal, Bar­ce­lo­na de Es­pa­ña, Seattle Soun­ders y la se­lec­ción de EE.UU., co­men­ta a Amé­ri­cae­co­no­mía, des­de Ho­lan­da, que el soft­wa­re apun­ta a iden­ti­fi­car qué se hi­zo mal (o bien) du­ran­te un par­ti­do en po­co tiem­po, y a ayu­dar al en­tre­na­dor a co­mu­ni­car­lo a los ju­ga­do­res de una ma­ne­ra di­dác­ti­ca y cla­ra du­ran­te la se­ma­na de en­tre­na­mien­to, ha­cien­do más efi­cien­te el uso del tiem­po com­par­ti­do.

¿Se­ría lo mis­mo sin la ayu­da de Foot­map? Dag­nino cree que no. Des­ta­ca que la ca­pa­ci­dad del soft­wa­re pa­ra iden­ti­fi­car au­to­má­ti­ca­men­te qué sa­lió mal en un par­ti­do, aho­rra ho­ras de aná­li­sis a los cuer­pos técnicos de los equi­pos. “Mu­chos clu­bes en la ac­tua­li­dad ana­li­zan su desem­pe­ño vien­do ho­ras y ho­ras y ho­ras de vi­deos, y ca­da vez que cla­si­fi­can al­go que sa­lió mal, lo mar­can ma­nual­men­te en el vi­deo”, mien­tras que esa fun­ción es­tá in­cor­po­ra­da au­to­má­ti­ca­men­te en el ser­vi­cio de Foot­map, des­ta­ca Dag­nino. Otra ven­ta­ja del soft­wa­re pa­ra es­te cien­tí­fi­co es sa­ber si el error en cues­tión se es­tá re­pi­tien­do, par­ti­cu­lar­men­te en el desem­pe­ño de los ju­ga­do­res. Por­que lo im­por­tan­te es po­der com­pa­rar es­ta­dís­ti­ca­men­te di­fe­ren­tes par­ti­dos, ju­ga­do­res y equi­pos, pa­ra sa­ber có­mo va la evo­lu­ción de esos erro­res. “Eso es al­go que mu­chos equi­pos hoy no pue­den ha­cer por­que no tie­nen las he­rra­mien­tas o bien pier­den mu­chí­si­mo tiem­po por­que tie­nen que apren­der he­rra­mien­tas nue­vas pa­ra ha­cer­lo. Y eso tam­bién es­tá in­clui­do au­to­má­ti­ca­men­te en nues­tra pla­ta­for­ma, lo que te per­mi­te ver in­me­dia­ta­men­te en qué con­tex­to es­tá ese error y, fi­nal­men­te, co­mu­ni­car su co­rrec­ción de ma­ne­ra efi­cien­te. Por ejem­plo, te­ne­mos in­di­ca­cio­nes en el vi­deo de cuán­do un cen­tral es­tá ale­ja­do del otro cen­tral más de lo desea­do, por tan­to, en­tre­gan­do es­pa­cios al ri­val en la can­cha; o bien sa­ber la ve­lo­ci­dad en la que de­be­rían re­gre­sar los la­te­ra­les del equi­po si se en­cuen­tran en cam­po ri­val cuan­do uno de los de­lan­te­ros pier­de el ba­lón y se pro­du­ce un con­tra­gol­pe”, ejem­pli­fi­ca.

Ca­da equi­po tie­ne sus pro­pios pa­tro­nes pa­ra ju­gar y eva­luar su desem­pe­ño. Por ejem­plo, un equi­po pue­de con­si­de­rar que la dis­tan­cia co­rrec­ta en­tre sus cen­tra­les es 15 me­tros; pa­ra otros pue­den ser 20 me­tros y pa­ra otros diez. Res­pec­to a los la­te­ra­les, pa­ra al­gu­nos equi­pos pue­de ser muy im­por­tan­te la ve­lo­ci­dad con que ba­jen a su po­si­ción lue­go de un ata­que, sin em­bar­go, otros equi­pos po­nen su prio­ri­dad en có­mo se po­si­cio­nan los me­dio­cam­pis­tas en ata­que. “La di­ver­si­dad de tác­ti­cas es aco­gi­da por Foot­map, y esa es su gran for­ta­le­za”, des­ta­ca Dag­nino.

Ven­ta­jas, ¿tam­bién vic­to­rias?

En el mar­co de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos que ayu­dan a la pre­pa­ra­ción de los equi­pos de fút­bol, ¿su uso ase­gu­ra vic­to­rias, al­can­zar la an­sia­da co­pa del fi­nal de un cam­peo­na­to? Eduardo Man­ga­re­lli, di­rec­tor de Tec­no­lo­gía den­tro del seg­men­to de desa­rro­lla­do­res y pla­ta­for­mas (DPE) pa­ra Mi­cro­soft La­ti­noa­mé­ri­ca, cree que las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas ayu­dan a me­jo­rar la per­for­man­ce de los equi­pos y en­tre­gan una gran ven­ta­ja a los equi­pos que sí las em­plean. “Así co­mo es­tá su­ce­dien­do en to­das las in­dus­trias, en to­dos los sec­to­res en que la tec­no­lo­gía es un agen­te de trans­for­ma­ción y un agen­te cla­ve de di­fe­ren­cia­ción, lo mis­mo apli­ca pa­ra el es­ce­na­rio de de­por­tes”, don­de el fút­bol no es la ex­cep­ción, a juicio de Man­ga­re­lli. Pa­ra el eje­cu­ti­vo de Mi­cro­soft el prin­ci­pal apor­te del uso de las tec­no­lo­gías en el fút­bol es que se ha de­ja­do de dar es­pa­cio a las in­tui­cio­nes. “To­do aquel que sea ca­paz de te­ner y ana­li­zar es­te ti­po de in­for­ma­ción, va a te­ner una ven­ta­ja sig­ni­fi­ca­ti­va so­bre el que no la tie­ne”, sen­ten­cia.

Juan Ig­na­cio Pe­lle­gri­ni, fun­da­dor de Efoot­ball, tam­bién cree que hay fac­to­res tec­no­ló­gi­cos que pue­den ha­cer ex­plo­tar los ren­di­mien­tos de los equi­pos y ha­cer­los ga­nar cam­peo­na­tos por aña­di­du­ra. “Hoy te que­das atrás si no tie­nes la úl­ti­ma tec­no­lo­gía. Hay tec­no­lo­gías que si­mu­lan si­tua­cio­nes reales pa­ra ver si el ju­ga­dor de fút­bol es­tá a la al­tu­ra y no tie­nes que con­fiar mu­cho en tu ins­tin­to co­mo se ha­cía an­ti­gua­men­te. El es­pa­cio pa­ra el azar ca­da vez es me­nor y ahí es­tá la diferencia en­tre los más y los me­nos pre­pa­ra­dos”, afir­ma ca­te­gó­ri­co el hi­jo del mun­dial­men­te co­no­ci­do en­tre­na­dor chi­leno, hoy en la li­ga chi­na, al man­do del Shan­dong Lu­neng.

Quien ma­ti­za la pa­na­cea tec­no­ló­gi­ca es Ce­sar Vac­cia, ex en­tre­na­dor de la se­lec­ción de fút­bol de Chi­le y del equi­po Uni­ver­si­dad de Chi­le. Es­ti­ma que es con­cre­ta su con­tri­bu­ción al de­por­te rey, co­mo fac­tor im­por­tan­te a la ho­ra de me­jo­rar el ren­di­mien­to de­por­ti­vo de un equi­po, pe­ro ello no im­pli­ca que ga­ran­ti­ce re­sul­ta­dos. “Es un fac­tor que te ayu­da a to­mar mejores de­ci­sio­nes co­mo téc­ni­co, por­que fi­nal­men­te te per­mi­te ac­ce­der a mu­chos más da­tos pa­ra te­ner me­jor pre­pa­ra­do a tu equi­po pa­ra el par­ti­do y co­no­cer aún más al ri­val que vas a en­fren­tar. Tú pue­des ver eso y an­ti­ci­par con ca­da ju­ga­dor las ca­rac­te­rís­ti­cas del ri­val, con sus for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des”. Pe­ro a su juicio, ju­gar un par­ti­do de fút­bol es un mo­men­to úni­co que lle­va una se­rie de con­di­cio­nes fí­si­cas, tác­ti­cas, psi­co­ló­gi­cas y re­gla­men­ta­rias que ha­ce di­fí­cil que, por muy bien que se ha­ya pre­pa­ra­do el par­ti­do, no exis­tan im­pon­de­ra­bles al mi­nu­to del jue­go.

Apren­di­za­je pa­ra hin­chas

El GPS desa­rro­lla­do por Mi­cro­soft, ocu­pa­do por una se­rie de clu­bes al­re­de­dor del mun­do, par­tien­do por el Real Ma­drid, bus­ca ir más allá de me­dir la ve­lo­ci­dad y la per­for­man­ce fí­si­ca de un ju­ga­dor. Eduardo Man­ga­re­lli sos­tie­ne que el apa­ra­to por­tá­til, en­tre otras fun­cio­nes, apun­ta a as­pec­tos muy es­pe­cí­fi­cos, co­mo me­dir ni­ve­les de es­trés des­de un pun­to de vis­ta fí­si­co o bien po­si­bles mo­vi­mien­tos que el ju­ga­dor de­ba co­rre­gir, con el ob­je­ti­vo -en am­bos ca­sos- de pre­ve­nir le­sio­nes. “Es un GPS que in­cor­po­ra ace­le­ró­me­tro, rit­mo car­día­co, es­ta­do de la piel”, en­tre otros ele­men­tos, co­men­ta el eje­cu­ti­vo de Mi­cro­soft. “Y el desafío es jus­ta­men­te que ese enor­me vo­lu­men de in­for­ma­ción

que ge­ne­ra un ju­ga­dor de fút­bol, en 45 mi­nu­tos, se ana­li­ce de ma­ne­ra real­men­te efec­ti­va, co­mo in­te­li­gen­cia real y no un me­ro re­por­te”, agre­ga. Por ejem­plo, a tra­vés del GPS se pue­de de­ter­mi­nar el te­cho de ren­di­mien­to fí­si­co del ju­ga­dor o cuá­les son los sec­to­res de la can­cha don­de es­te se mue­ve me­jor.

Pe­ro co­mo la com­pe­tit­vi­dad del fút­bol pro­fe­sio­nal no so­lo de­pen­de de lo que su­ce­de den­tro del rec­tán­gu­lo de jue­go, una ini­cia­ti­va bus­ca com­par­tir y desa­rro­llar co­no­ci­mien­tos de los hin­chas en torno al fút­bol. Es Efoot­ball, pla­ta­for­ma de aná­li­sis téc­ni­co y tác­ti­co que, a tra­vés de va­ria­dos vi­deos so­bre dis­tin­tos as­pec­tos -co­mo tác­ti­ca fi­ja en ata­que, tác­ti­ca fi­ja en de­fen­sa o pres­sing-, bus­ca di­fun­dir los co­no­ci­mien­tos de dis­tin­tos en­tre­na­do­res pro­fe­sio­na­les, par­tien­do, cla­ro es­tá, por Ma­nuel Pe­lle­gri­ni. “La idea es que la ma­yor can­ti­dad de gen­te apren­da de fút­bol al me­nor cos­to po­si­ble. Si com­pras el ser­vi­cio, ac­ce­des a to­dos los en­tre­na­do­res… si quie­res es­tu­diar a (Ma­nuel) Pe­lle­gri­ni, ahí es­tá; si quie­res a (Pa­blo) Gue­de, es­tu­dias a Gue­de”, ex­pli­ca Juan Ig­na­cio, jun­to con des­ta­car que ca­da téc­ni­co tie­ne su en­fo­que: mien­tras a Ma­nuel Pe­lle­gri­ni le gus­tan las char­las al plan­tel, Pa­blo Gue­de se en­fo­ca mu­cho más en el tra­ba­jo so­bre as­pec­tos técnicos.

Pe­ro la idea no es que­dar so­lo ahí. Du­ran­te 2018, Efoot­ball bus­ca­rá ser una com­bi­na­ción de Net­flix con Wi­ki­pe­dia, un mix que lo trans­for­me en una com­ple­ta pla­ta­for­ma don­de se en­tre­gue una se­rie de co­no­ci­mien­tos re­la­cio­na­dos a me­di­ci­na, ki­ne­sio­lo­gía, de­re­cho o ad­mi­nis­tra­ción de clu­bes de fút­bol. El ob­je­ti­vo es apun­tar a una com­ple­ta vi­sión del hin­cha so­bre la ac­ti­vi­dad. “Es co­mo te­ner una pe­lo­ta de fút­bol y que sus dis­tin­tos cas­cos sean una fuen­te de in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­to que en­tre­ga a los usua­rios, en la su­ma, un con­cep­to ho­lís­ti­co de la ac­ti­vi­dad”, re­su­me Juan Ig­na­cio Pe­lle­gri­ni.

¿Me­nos ma­gia?

Así co­mo en el mun­do del tra­ba­jo los avan­ces tec­no­ló­gi­cos ge­ne­ran te­mor por la ola de des­pi­dos que trae­ría la ro­bó­ti- ca, en el am­bien­te del fút­bol es­te mie­do se re­pli­ca de la mano del fantasma de la au­to­ma­ti­za­ción de la ac­ti­vi­dad. ¿Es tan así? No, res­pon­de Bruno Dag­nino: “Hay mu­chos ju­ga­do­res en la can­cha y una se­rie de si­tua­cio­nes que pue­den su­ce­der y fren­te a una mis­ma si­tua­ción hay 20 de­ci­sio­nes po­si­bles… creo que el fút­bol tie­ne un com­po­nen­te de ma­gia, pi­car­día e im­pro­vi­sa­ción que no se per­de­rá nun­ca, por­que es un te­ma muy di­fí­cil de con­tro­lar al 100%. Hoy qui­zás hay la sen­sa­ción de que el fút­bol es­tá más me­ca­ni­za­do, más ar­ma­do, sis­te­ma­ti­za­do, pe­ro creo que tie­nes un gran com­po­nen­te de im­pro­vi­sa­ción y crea­ti­vi­dad que no se per­de­rá”.

Mien­tras, Juan Echa­gue sos­tie­ne que en los pró­xi­mos años va a se­guir la in­no­va­ción en el fút­bol co­mo una for­ma de cap­tar in­for­ma­ción y pro­ce­sar­la pa­ra to­mar mejores de­ci­sio­nes y “los equi­pos van a pa­sar por una eta­pa de trans­for­ma­ción di­gi­tal muy com­ple­ja, co­mo es­tá ocu­rrien­do en to­das las or­ga­ni­za­cio­nes y em­pre­sas. Pe­ro el fút­bol no va a per­der su ma­gia: el hin­cha va a se­guir sien­do hin­cha, el ha­bi­li­do­so va a se­guir sien­do ha­bi­li­do­so, el tra­ba­ja­dor va a se­guir sien­do tra­ba­ja­dor en la can­cha. Por más in­for­ma­ción que ten­ga­mos pa­ra bus­car to­mar las mejores de­ci­sio­nes, el fút­bol va a se­guir te­nien­do su en­can­to. Pe­ro va­mos a ma­ne­jar­lo me­jor, eso sí, con más ren­di­mien­to. No hay que asus­tar­se de po­ner­le tec­no­lo­gía; no va a per­der su alma por eso. Po­de­mos me­jo­rar la for­ma en que jue­gan los ju­ga­do­res, me­jo­rar la for­ma en có­mo la gen­te dis­fru­ta el de­por­te, prac­ti­cán­do­lo o vién­do­lo… Va­mos a se­guir te­nien­do ma­gia en el cam­po de jue­go”, con­clu­ye.

Prac­tia Pa­ra Juan Echa­gue, el uso del Emo­tiv, en la fo­to­gra­fía, es co­mo ha­cer­se un en­ce­fa­lo­gra­ma, pe­ro en ver­sión mó­vil e inalám­bri­ca.

Mi­cro­soft

Ca­da ju­ga­dor tie­ne un dis­po­si­ti­vo GPS pa­ra re­gis­trar su ren­di­mien­to dia­rio y ana­li­zar­lo pos­te­rior­men­te des­de una compu­tado­ra con pro­gra­mas co­mo Po­wer BI.

Efoot­ball

El em­pren­di­mien­to del hi­jo del mun­dial­men­te co­no­ci­do di­rec­tor téc­ni­co Ma­nuel Pe­lle­gri­ni, as­pi­ra a lle­gar a los hin­chas del de­por­te más po­pu­lar del or­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.