HAM­BRE VE­NE­ZO­LA­NA

En Ve­ne­zue­la, el país pe­tro­le­ro con las ma­yo­res re­ser­vas de cru­do del mun­do, la fal­ta de ali­men­tos ha ele­va­do la con­flic­ti­vi­dad a tal ni­vel, que en los pri­me­ros 45 días de 2018 se re­gis­tra­ron 164 sa­queos a su­per­mer­ca­dos y co­mer­cios, 64 sa­queos a ca­mio­nes

AmericaEconomia Chile - - Contenido - POR GIAN­NI AMA­DOR, VE­NE­ZUE­LA

A pe­sar de te­ner las ma­yo­res re­ser­vas de pe­tró­leo en el mun­do, el país ca­ri­be­ño es­tá su­mer­gi­do en una es­ca­sez de ali­men­tos que ha dis­pa­ra­do los con­flic­tos so­cia­les en los úl­ti­mos me­ses.

Con la piel tos­ta­da por el sol y los pies en­ca­lle­ci­dos, Mer­ce­des Quin­te­ro se le­van­ta ca­da ma­ña­na con la es­pe­ran­za vi­va. A sus 60 años de edad es la res­pon­sa­ble de con­se­guir lo que se co­me en ca­sa, hoy un pe­so ca­si in­so­por­ta­ble en Ve­ne­zue­la, país con una hi­per­in­fla­ción que pul­ve­ri­za los sa­la­rios y una es­ca­sez que ha va­cia­do ca­si por com­ple­to los anaque­les. “La vi­da nos ha cam­bia­do a to­dos”, re­su­me Mar­ce­des a las afue­ras de un lo­cal de una de las prin­ci­pa­les ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos de Ma­ra­cay, aque­lla ciu­dad ubi­ca­da a 60 mi­nu­tos de Ca­ra­cas y don­de el fa­lle­ci­do

pre­si­den­te Hu­go Chá­vez dio ini­cio a la lla­ma­da re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na que go­bier­na el país desde ha­ce 19 años.

Mer­ce­des es uno más de los ve­ne­zo­la­nos que su­fren el es­ta­tus de la nue­va vi­da, esa pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca que no tie­ne pre­ce­den­te en el país pe­tro­le­ro con las ma­yo­res re­ser­vas de cru­do del mun­do. “Sen­tir ham­bre y no te­ner qué co­mer es al­go que nun­ca pen­sé que ten­dría que vi­vir”, la­men­ta y con­fie­sa es­ta ma­ra­ca­ye­ra que to­dos los días sa­le a “ca­zar” ali­men­tos pa­ra su hi­ja y sus dos nie­tos. Aun­que el gru­po fa­mi­liar ba­jo su car­go es re­du­ci­do, ga­ran­ti­zar el sus­ten­to no es una ta­rea fá­cil. Ella es la úni­ca con in­gre­sos fi­jos en su ho­gar, una pen­sión de 347.000 bo­lí­va­res, equi­va­len­tes a unos US$14, un mon­to con el que no pue­de si­quie­ra cu­brir una cuar­ta par­te de la ca­nas­ta ali­men­ta­ria, es­ti­ma­da al cie­rre de 2017 en Bs 16.501.362 o US$660, se­gún el Cen­tro de Do­cu­men­ta­ción y Aná­li­sis So­cial (Cen­das).

Mer­ce­des es­tá a la es­pe­ra de que el su­per­mer­ca­do abra sus puer­tas. La no­che an­te­rior le in­for­mó una fuen­te que lle­ga­ría un car­ga­men­to con al­gu­nos pro­duc­tos y cree que po­dría com­prar al­go. “No sa­be­mos qué es lo que van a ven­der, pe­ro lo que sea que lle­gue, es bueno”, re­sal­ta, con la mis­ma fe que la de cien­tos de per­so­nas que tam­bién co­mo ella per­ma­ne­cen apos­ta­das a las afue­ras del es­ta­ble­ci­mien­to co­mer­cial, ce­rra­do y res­guar­da­do por efec­ti­vos de la Guardia Na­cio­nal (GN), la uni­dad mi­li­tar que el go­bierno ha dis­pues­to pa­ra cui­dar los su­per­mer­ca­dos por la cre­cien­te ola de sa­queos.

Las ho­ras pa­san, los áni­mos se cal­dean, la gen­te gri­ta que abran las puer­tas, que tie­nen ham­bre. Y la GN se blin­da pa­ra con­te­ner lo que ya co­no­cen de so­bra, esa fuer­za in­con­te­ni­ble, por­que “un pue­blo con ham­bre es ca­paz de cual­quier co­sa”, ad­vier­te Mer­ce­des, mien­tras to­ma dis­tan­cia de la en­tra­da del su­per­mer­ca­do, por­que sa­be que las pro­tes­tas ter­mi­nan ma­yor­men­te con re­pre­sión.

La ten­sión mu­ta cuan­do un en­car­ga­do del su­per­mer­ca­do in­for­ma a la mul­ti­tud que el car­ga­men­to es­pe­ra­do no lle­ga­rá. Fue “re­te­ni­do” por una co­mu­ni­dad en el tra­yec­to, sa­quea­do an­tes de lle­gar a su des­tino. Así, del es­trés se pa­sa a la de­s­es­pe­ran­za en el lu­gar. Y Mer­ce­des, co­mo los cien­tos que aguar­da­ban desde la ma­dru­ga­da, de­be ini­ciar la re­ti­ra­da con rum­bo a otro es­ta­ble­ci­mien­to, al­guno ubi­ca­do in­clu­so fue­ra de la ciu­dad, un pe­re­gri­na­je con una im­pro­ba­ble mi­sión, con­se­guir al­go que co­mer.

Des­truc­ción ma­si­va

El es­ce­na­rio que pro­ta­go­ni­za Mer­ce­des es el mis­mo que le to­ca vi­vir a la ma­yo­ría de los ve­ne­zo­la­nos desde que ha­ce cua­tro años una po­lí­ti­ca de ma­yor con­trol de pre­cios, im­ple­men­ta­da por el pre­si­den­te Ni­co­lás Maduro, acom­pa­ña­da de fa­lli­dos me­ca­nis­mos de asig­na­ción de di­vi­sas, ace­le­ró la des­truc­ción del apa­ra­to pro­duc­ti­vo y co­mer­cial del país. El pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Cá­ma­ras y Aso­cia­cio­nes de Co­mer­cio y Pro­duc­ción de Ve­ne­zue­la (Fe­de­cá­ma­ras), Car­los La­rra­zá­bal, ha­bla in­clu­so de una “des­truc­ción ma­si­va” al re­fe­rir­se al pa­no­ra­ma ac­tual del sec­tor co­mer­cial y em­pre­sa­rial ve­ne­zo­lano, im­pe­di­do de cu­brir la de­man­da de los ciu­da­da­nos. “El país atra­vie­sa uno de los peo­res mo­men­tos de su his­to­ria”, sen­ten­cia La­rra­zá­bal.

“No te­ne­mos ma­te­ria pri­ma pa­ra pro­du­cir, ni in­ven­ta­rios, y las po­si­bi­li­da­des de re­po­ner­los son ca­si im­po­si­bles”, agre­ga el lí­der gre­mial, ha­cien­do re­fe­ren­cia a las di­fi­cul­ta­des que en­fren­tan las po­cas em­pre­sas que se man­tie­nen ope­ra­ti­vas en el país. Has­ta fi­na­les de enero, el go­bierno de Ve­ne­zue­la man­tu­vo sus­pen­di­do por un lap­so de cin­co me­ses la asig­na­ción de di­vi­sas. El sis­te­ma Di­com, im­ple­men­ta­do pa­ra que me­dian­te subas­tas se otor­ga­rán los dó­la­res pa­ra la com­pra de in­su­mos o ma­te­rias pri­mas, no fun­cio­nó, y fue so­me­ti­do en­ton­ces a un nue­vo pro­ce­so de cam­bio que co­men­zó a ope­rar for­mal­men­te en fe­bre­ro.

Pa­ra La­rra­zá­bal, se tra­ta de un ini­cio de año “muy com­ple­jo”. La fal­ta de mer­can­cía y de ma­te­ria pri­ma lle­vó al 40% del sec­tor a per­ma­ne­cer ce­rra­do has­ta me­dia­dos de fe­bre­ro. “No ha­bían po­di­do abrir por­que no te­nían na­da que ofre­cer”, jus­ti­fi­ca.

Tam­bién la pre­si­den­ta del Con­se­jo Na­cio­nal del Co­mer­cio y los Ser­vi­cios (Con­se­co­mer­cio), Ma­ría Ca­ro­li­na Uz­cá­te­gui, con­si­de­ra que se tra­ta de un ini­cio de año “com­pli­ca­do” pa­ra el país. “Los te­mo­res por los fo­cos de vio­len­cia que pue­den

“El país atra­vie­sa uno de los peo­res mo­men­tos de su his­to­ria”, sen­ten­cia La­rra­zá­bal.

ter­mi­nar en sa­queos hi­zo que mu­chos co­mer­cios ex­ten­die­ran sus va­ca­cio­nes co­lec­ti­vas de fin de año, has­ta el se­gun­do mes”, ex­pli­ca la re­pre­sen­tan­te del gre­mio co­mer­cial. Pe­ro el cie­rre pro­lon­ga­do de em­pre­sas y co­mer­cios acre­cen­tó aún más los al­tos ni­ve­les de es­ca­sez que pa­de­ce el país. Un 80% pa­ra ser exac­to, cal­cu­la Uz­cá­te­gui, al re­fe­rir­se al por­cen­ta­je de des­abas­te­ci­mien­to al que se en­fren­tan los ve­ne­zo­la­nos, un déficit iló­gi­co pa­ra un país que al­can­zó in­gre­sos pe­tro­le­ros por en­ci­ma de los US$920.000 mi­llo­nes has­ta el 2016, se­gún da­tos di­vul­ga­dos por el je­fe de la Co­mi­sión de Fi­nan­zas de la Asam­blea Na­cio­nal, Jo­sé Gue­rra.

“Los ni­ve­les de es­ca­sez que ex­hi­ben hoy los su­per­mer­ca­dos son ver­da­de­ra­men­te crí­ti­cos”, es­ti­ma Uz­cá­te­gui, quien ex­pli­ca la inopia por una me­di­da que po­ten­ció las inexis­ten­cias en los anaque­les: “Los co­mer­cios y su­per­mer­ca­dos se que­da­ron va­cíos, a prin­ci­pios de enero, lue­go de que el go­bierno or­de­na­ra re­ba­jar los pre­cios de más de 100 pro­duc­tos”. La me­di­da, en un país con una hi­per­in­fla­ción de 4.068%, se­gún ci­fras de la Asam­blea Na­cio­nal, a jui­cio de Uz­cá­te­gui de­bi­li­tó aún más al gol­pea­do sec­tor, que en cues­tión de ho­ras se que­dó sin po­si­bi­li­dad de re­po­ner mer­can­cía. No que­dó ca­si na­da.

Mé­to­do de so­bre­vi­ven­cia

Su­per­mer­ca­dos sin mer­can­cías o con muy po­co qué ofre­cer. Mer­ce­des Quin­te­ro los conoce de so­bra. “Re­co­rrer los pa­si­llos y ver los anaque­les va­cíos o mu­chas ve­ces ocu­pa­dos so­lo con cien­tos de bo­te­llas de agua, es frus­tran­te”, con­fie­sa.

An­te la fal­ta de in­ven­ta­rios pa­ra re­po­ner los pro­duc­tos, los es­ta­ble­ci­mien­tos han te­ni­do que ocu­par los es­tan­tes con lo po­co que que­da, o lo que va­ya lle­gan­do. Es usual en­con­trar pa­si­llos en­te­ros, don­de an­tes se ofre­cían va­rie­da­des de ali­men­tos, so­lo con agua mi­ne­ral, de­ter­gen­te lí­qui­do o mar­ga­ri­na pa­ra re­pos­te­ría. “A ve­ces el mer­ca­do se ve full del mis­mo pro­duc­to, pe­ro na­da de co­mi­da, na­da que se pue­da com­prar pa­ra co­mer”, con­fir­ma Mer­ce­des. “Hay días que re­co­rro has­ta diez su­per­mer­ca­dos, a ver qué en­cuen­tro. Ten­go que sa­lir de Ma­ra­cay y con suer­te con­si­go al­go, por­que lo que no tie­ne uno, po­si­ble­men­te se con­si­ga en otro”, aña­de so­bre su mé­to­do de so­bre­vi­ven­cia. To­do es cues­tión de suer­te. To­do es cues­tión de fe.

Lo que des­cri­be Mer­ce­des lo com­ple­men­ta un re­pre­sen­tan­te de la Aso­cia­ción de Su­per­mer­ca­dos que pi­dió a Amé­ri­cae­co­no­mía res­guar­dar su iden­ti­dad por te­mor a re­pre­sa­lias desde el go­bierno. “An­te la fal­ta de in­ven­ta­rios, los su­per­mer­ca­dos es­tán ex­hi­bien­do so­lo pro­duc­tos de ba­ja ro­ta­ción”, re­ve­la, y ase­gu­ra que tras la me­di­da de re­ba­jar los pre­cios, or­de­na­da por el Ejecutivo, al­gu­nas ca­de­nas co­mer­cia­les de­ci­die­ron no re­ci­bir más mer­can­cía pa­ra re­po­ner sus in­ven­ta­rios, por te­mor a re­gis­trar pér­di­das que afec­ta­ran aún más su es­ta­bi­li­dad.

“Por la hi­per­in­fla­ción que es­ta­mos vi­vien­do, los pro­vee­do­res es­ta­ban des­pa­chan­do con la me­to­do­lo­gía de can­cé­la­me (pa­gar) por ade­lan­ta­do el pe­di­do so­li­ci­ta­do, pe­ro aho­ra los co­mer­cian­tes no quieren co­rrer el ries­go de re­po­ner el in­ven­ta­rio a un pre­cio, pa­ra que lue­go

el go­bierno vuel­va a ba­jar­lo”, ex­pli­ca el re­pre­sen­tan­te.

La re­po­si­ción de in­ven­ta­rio en enero era re­gu­lar­men­te len­ta, pro­pio del re­ce­so pos­te­rior al Año Nue­vo, aña­de la fuen­te del gre­mio de su­per­mer­ca­dos. Pe­ro aho­ra el des­pa­cho de mer­can­cía es ca­da vez me­nor, por­que “los pro­vee­do­res no es­tán tra­yen­do ca­si na­da; los su­per­mer­ca­dos se es­tán que­dan­do sin stock”, afir­ma.

Es­ta dis­mi­nu­ción con­si­de­ra­ble en la re­po­si­ción de mer­can­cía es con­se­cuen­cia tam­bién de la caí­da -ca­da vez más po­ten­te­del apa­ra­to pro­duc­ti­vo del país. “En lo que va de año, va­rias lí­neas de pro­duc­ción de em­pre­sas de ali­men­tos han si­do pa­ra­li­za­das por la fal­ta de in­su­mos o ma­te­rias pri­mas, lo que ha­ce que pa­ra al­gu­nos sec­to­res sea más com­pli­ca­do la po­si­bi­li­dad de abas­te­cer­se”, ex­pli­ca el pre­si­den­te de Fe­de­cá­ma­ras. Se­gún de­ta­lla La­rra­zá­bal, Ve­ne­zue­la con­ta­ba con un par­que in­dus­trial de más de 12.000 em­pre­sas, y en la ac­tua­li­dad so­lo se con­ta­bi­li­zan cer­ca de 3.500. “Lo que su­ce­de no tie­ne pre­ce­den­te; es la des­truc­ción ma­si­va del apa­ra­to pro­duc­ti­vo de to­do un país”, in­sis­te.

Por si fue­ra po­co, el gol­pea­do sec­tor in­dus­trial se en­fren­ta tam­bién a la fal­ta de man­ten­ción de sus equi­pos, a tra­vés de pie­zas me­cá­ni­cas que ma­yor­men­te son im­por­ta­das por las mis­mas em­pre­sas. Has­ta me­dia­dos de fe­bre­ro, la ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va del apa­ra­to in­dus­trial del país ape­nas al­can­za­ba el 25%.

Gan­do­las en pe­li­gro

El ham­bre, de la que ha­bla Mer­ce­des, ha si­do la chis­pa que ha de­to­na­do los sa­queos, ac­tos que se han in­cre­men­ta­do en el país. Una ac­ción van­dá­li­ca que no so­lo va di­ri­gi­da a los es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les, sino aho­ra tam­bién a los ca­mio­nes que trans­por­tan los car­ga­men­tos. “Enero fue ho­rro­ro­so. Mi hi­ja no que­ría que sa­lie­ra a re­co­rrer los mer­ca­dos por­que es­ta­ban sa­quean­do en to­das par­tes. La gen­te se lle­va­ba lo que con­se­guía en su ca­mino; una ver­da­de­ra anar­quía”, gra­fi­ca Mer­ce­des.

So­lo las pri­me­ras tres se­ma­nas de enero se re­gis­tra­ron 110 sa­queos a su­per­mer­ca­dos o co­mer­cios en el país, una ci­fra cin­co ve­ces ma­yor si se com­pa­ra con el re­gis­tro de enero de 2017, cuan­do se con­ta­bi­li­za­ron po­co más de 20, se­gún los da­tos del Ob­ser­va­to­rio Ve­ne­zo­lano de Con­flic­ti­vi­dad So­cial. “La gen­te se ol­vi­da de quién es. Se con­vier­ten en unos de­lin­cuen­tes sin dar­se cuen­ta; aho­ra has­ta se­cues­tran gan­do­las (vehícu­los de car­ga) car­ga­das de co­mi­da y las va­cían por com­ple­to. Un pue­blo sin ley es es­te país”, aña­de Mer­ce­des.

La Con­sul­to­ra ORC, que desde agos­to de 2016 rea­li­za un mi­nu­cio­so se­gui­mien­to a la con­flic­ti­vi­dad en el país -re­gis­tra ca­da pro­tes­ta o in­ci­den­te que im­pli­que ac­cio­nes de vio­len­cia-, con­ta­bi­li­zó has­ta

el 15 de fe­bre­ro de 2018 un to­tal de 164 sa­queos, 44 in­ten­tos de sa­queos y 139 pro­tes­tas por co­mi­da. De to­das esas ma­ni­fes­ta­cio­nes, al me­nos el 34% fue­ron re­pri­mi­das por los or­ga­nis­mos de seguridad.

Es­te se­gui­mien­to in­clu­ye el fe­nó­meno que co­men­ta Mer­ce­des, des­co­no­ci­do a me­dia­dos del año pa­sa­do: el sa­queo a los ca­mio­nes que des­pa­chan la mer­can­cía so­li­ci­ta­da por los su­per­mer­ca­dos. Se­gún un re­por­te di­vul­ga­do por la Cá­ma­ra de Trans­por­te del es­ta­do Var­gas, en el cen­tro nor­te del país, en­tre los me­ses de di­ciem­bre y enero se re­por­ta­ron al me­nos cua­tro in­ci­den­tes dia­rios con trans­por­tis­tas que fue­ron asal­ta­dos y sa­quea­dos en las ca­rre­te­ras. Y es que en la me­di­da que avan­za el ham­bre y la es­ca­sez, au­men­ta tam­bién la vul­ne­ra­bi­li­dad pa­ra quie­nes trans­por­tan ali­men­tos, ex­pli­ca Os­wal­do Ra­mí­rez, di­rec­tor ge­ne­ral de ORC. En la con­sul­to­ra que di­ri­ge, los re­gis­tros son elo­cuen­tes: 46 sa­queos a ca­mio­nes con­ta­bi­li­za­dos en los pri­me­ros 45 días del año.

Ra­mí­rez des­cri­be el mo­do en que se rea­li­zan los sa­queos: las per­so­nas in­vo­lu­cra­das ac­túan co­mo par­te de una mis­ma co­mu­ni­dad y se mue­ven en ma­sa. “Son co­mo una es­pe­cie de Robin Hood”, sen­ten­cia Ra­mí­rez, por­que to­man la car­ga del vehícu­lo y lue­go la re­par­ten en­tre ellos. “Es el mo­dus ope­ran­di que más se re­pi­te”.

Es­te pa­no­ra­ma so­cial ha lle­va­do a las em­pre­sas a to­mar me­di­das pa­ra ga­ran­ti­zar la en­tre­ga de la mer­can­cía, pe­ro so­bre to­do la vi­da de sus tra­ba­ja­do­res. Se­gún aña­de Ra­mí­rez, mu­chas com­pa­ñías han op­ta­do por con­tra­tar es­col­tas o so­li­ci­tan apo­yo a los or­ga­nis­mos de seguridad del Es­ta­do, co­mo la Guardia Na­cio­nal o la Po­li­cía Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na. “Pe­ro esa ayu­da no siem­pre se da o a ve­ces no le pres­tan el apo­yo a to­das las em­pre­sas; en­ton­ces, de­ben con­tra­tar seguridad pri­va­da que tam­po­co es una ga­ran­tía, por­que no les es­tá per­mi­ti­do ac­tuar con­tra quie­nes ame­na­zan con sa­quear”, co­men­ta.

Otra es­tra­te­gia que es­tán apli­can­do las em­pre­sas es en­viar sus ca­mio­nes jun­to a las de otras com­pa­ñías, una es­pe­cie de ca­ra­va­na que su­ma apo­yos. Y en el ca­so de los vehícu­los de car­ga que lo­gran re­par­tir la mer­can­cía, a su re­gre­so es­tos de­ben cir­cu­lar con la com­puer­ta tra­se­ra abier­ta o sin nin­gún ti­po de co­ber­tu­ra (tol­do que pro­te­ja la zo­na de car­ga), pa­ra de­mos­trar en su tra­yec­to que no lle­van nin­gún car­ga­men­to y así evi­tar ser ob­je­to de un asal­to en la vía.

Año de con­flic­to

El ni­vel de con­flic­ti­vi­dad que es­tá ac­tuan­do co­mo de­to­nan­te de los sa­queos, se man­ten­drá a lo lar­go del año, o al me­nos así lo es­ti­ma Ra­mí­rez. “El Es­ta­do no tie­ne ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra pa­ra im­por­tar. Con la caí­da es­truc­tu­ral de to­dos los ser­vi­cios y los ni­ve­les de pro­duc­ción, las pro­tes­tas y los es­ce­na­rios de con­flic­ti­vi­dad se man­ten­drán”, pro­yec­ta, y aña­de lo peor: una vez pa­sa­das las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les -fi­nal­men­te fi­ja­das pa­ra el 20 de ma­yo- el go­bierno de Ni­co­lás Maduro no po­drá dar­le con­ti­nui­dad a su po­lí­ti­ca de re­par­tir di­ne­ro inor­gá­ni­co a tra­vés de bo­nos, co­mo un in­ten­to de pa­lia­ti­vo an­te la cri­sis. En­ton­ces, el ma­les­tar co­lec­ti­vo ga­na­rá ca­da vez más es­pa­cio, cal­cu­la Ra­mí­rez.

“Si no pro­du­ces, por­que no hay ma­te­ria pri­ma, ni im­por­tas, por­que no tie­nes di­ne­ro, la úni­ca pers­pec­ti­va que se pue­de pre­ver a cor­to pla­zo es más con­flic­to y, en con­se­cuen­cia, más re­pre­sión”, re­la­cio­na el es­pe­cia­lis­ta. Un es­ce­na­rio de ham­bre ge­ne­ral en el país pe­tro­le­ro con las ma­yo­res re­ser­vas de cru­do del mun­do, an­te el que so­lo que­da la fe y la es­pe­ran­za de la que ha­bla Mer­ce­des Quin­te­ros. Por­que… “al­go tie­ne que pa­sar”.

“El Es­ta­do no tie­ne ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra pa­ra im­por­tar (...) las pro­tes­tas y los es­ce­na­rios de con­flic­ti­vi­dad se man­ten­drán”, pro­yec­ta Ra­mí­rez.

El pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Cá­ma­ras y Aso­cia­cio­nes de Co­mer­cio y Pro­duc­ción de Ve­ne­zue­la, Car­los La­rra­zá­bal.

Os­wal­do Ra­mí­rez, di­rec­tor ge­ne­ral de ORC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.