GA­NAN­DO ES­PA­CIO

El co­wor­king al­bo­ro­ta los mer­ca­dos de real es­ta­te de Amé­ri­ca La­ti­na y se con­vier­te en uno de los aban­de­ra­dos de las nue­vas for­mas de tra­ba­jo.

AmericaEconomia Chile - - Negocios / Inmobiliario - POR LAU­RA VI­LLAHER­MO­SA, LI­MA

Er­nes­to, Pau­la y Mar­tín no­ta­ron que en sus res­pec­ti­vos paí­ses (Pe­rú, Chi­le y Ar­gen­ti­na) no exis­tían es­pa­cios de co­wor­king co­mo los que pro­li­fe­ra­ron en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos desde ha­ce más de una dé­ca­da, y vie­ron en es­ta fal­ta de ofer­ta una opor­tu­ni­dad pa­ra desa­rro­llar sus res­pec­ti­vos ne­go­cios. Los tres re­pre­sen­tan el ya co­mún as­cen­so del em­pren­de­dor de star­tup, pe­ro es­pe­cial­men­te son una mues­tra del des­pe­gue re­gio­nal que el ne­go­cio del co­wor­king ex­pe­ri­men­ta hoy en los mer­ca­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

“Sin du­da se tra­ta de un fe­nó­meno dis­rup­ti­vo en el mer­ca­do de real es­ta­te de los úl­ti­mos 15 años, por la can­ti­dad de me­tros que ocu­pa”, di­ce Lu­cas Luz­zi, di­rec­tor re­gio­nal de Pro­ject Ma­na­ge­ment, de la con­sul­to­ra Co­lliers In­ter­na­tio­nal.

El co­tra­ba­jo o co­wor­king re­vo­lu­cio­na hoy la for­ma en que las em­pre­sas tra­ba­jan, y ha pues­to en el te­rreno del real es­ta­te de bue­na par­te de las ca­pi­ta­les la­ti­noa­me­ri­ca­nas a nue­vos ju­ga­do­res, en­tre ellos Co­mu­nal (Pe­rú), Si­ner­gia (Chi­le) y La Maquinita (Ar­gen­ti­na), los em­pren­di­mien­tos de Er­nes­to de Ola­zá­bal, Pau­la Ál­va­rez y Mar­tín Orlando, res­pec­ti­va­men­te.

“Ha­ce cin­co años, cuan­do le ha­bla­bas a la gen­te de un co­work co­mo op­ción de tra­ba­jo, al­gu­nos no sa­bían lo que era y los po­cos que sí lo co­no­cían pen­sa­ban que era un lu­gar pa­ra free­lan­ces o jó­ve­nes de star­tups, con me­sas lar­gas y pufs en el pi­so”, di­ce Er­nes­to de Ola­zá­bal, CEO de Co­mu­nal.

Los pri­me­ros es­pa­cios de co­wor­king con­ju­ga­ron las nue­vas for­mas de tra­ba­jo de open spa­ces y áreas com­par­ti­das, con la ne­ce­si­dad de los pro­fe­sio­na­les in­de­pen­dien­tes y pe­que­ñas em­pre­sas de ofi­ci­nas tem­po­ra­les. Par­tie­ron del mo­de­lo que de al­gu­na for­ma ha que­do mar­ca­do en el ima­gi­na­rio so­bre el co­wor­king, muy vin­cu­la­do con em­pren­de­do­res. Se tra­ta de una apues­ta que se man­tie­ne hoy y se ha mul­ti­pli­ca­do en los úl­ti­mos años, pe­ro a la que se han su­ma­do nue­vos mo­de­los de ne­go­cio, en­tre ellos el que re­pre­sen­tan em­pre­sas co­mo Co­mu­nal, We­work o Spa­ces: una op­ción so­bre la me­sa tam­bién pa­ra las gran­des cor­po­ra­cio­nes.

“Ha­ce años, las gran­des em­pre­sas em­pe­za­ron a sa­car ven­ta­ja de los ob­je­ti­vos del mo­de­lo de co­wor­king y a en­viar a sus em­plea­dos a es­pa­cios de co­work. Y a me­di­da que em­pie­zan a ga­nar ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra, to­man es­pa­cios más gran­des, ya no so­lo es­cri­to­rios, sino plan­tas en­te­ras. A las em­pre­sas les sir­ve, por­que de esa ma­ne­ra pue­den fle­xi­bi­li­zar sus com­pro­mi­sos, ya sean de cor­to o lar­go pla­zo”, ex­pli­ca Her­man Fai­gen­baum, di­rec­tor del pro­gra­ma de Real Es­ta­te Ma­na­ge­ment de la Uni­ver­si­dad Tor­cua­to di Te­lla.

Fle­xi­bi­li­dad co­mo ban­de­ra

Tras abrir sus dos pri­me­ras po­si­cio­nes fue­ra del ma­pa tra­di­cio­nal fi­nan­cie­ro li­me­ño, Co­mu­nal op­tó por desa­rro­llar un pro­yec­to en el dis­tri­to de San Isi­dro, jus­ta­men­te pa­ra de­mos­trar que su pro­pues­ta se adap­ta a to­do ti­po de clien­tes. El éxi­to de ocu­pa­ción de su plan­ta en es­te dis­tri­to, pa­ra Er­nes­to de Ola­zá­bal, evi­den­ció que el mo­de­lo fun­cio­na pa­ra ne­go­cios más tra­di­cio­na­les, y ya cuen­tan en­tre sus clien­tes con em­pre­sas de más de 100 tra­ba­ja­do­res. We­work, cu­yos pro­yec­tos se desa­rro­llan en edi­fi­cios en­te­ros, tie­ne co­mo in­qui­lino al Ban­co Santander, en Ciu­dad de Mé­xi­co, con 1.000 po­si­cio­nes to­ma­das.

“Pa­ra desa­rro­llar nues­tro mo­de­lo bus­ca­mos edi­fi­cios con más de 6.000 m2, que ten­gan bue­na lo­ca­li­za­ción y co­nec­ti­vi­dad”, di­ce Pa­tri­cio Fuks, CEO de We­work pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na. La com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se en su año y me­dio de operación re­gio­nal tie­ne ya 12 edi­fi­cios abier­tos en Mé­xi­co, Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Co­lom­bia, y su plan es dis­po­ner de 50 pa­ra fi­na­les de año, e in­cur­sio­nar en el Pe­rú y Chi­le. To­dos ellos cuen­tan con es­pa­cios com­par­ti­dos y ofi­ci­nas pri­va­das, ca­fe­te­ría, sa­las de reunión y con­fe­ren­cias, es de­cir, ofre­cen una pro­pues­ta mix­ta en­tre el co­wor­king ori­gi­nal y los cen­tros de ne­go­cios de ofi­ci­nas fle­xi­bles.

Es­te ti­po de es­pa­cios se ha con­ver­ti­do en una al­ter­na­ti­va a la com­pra o arrien­do de ofi­ci­nas en gris, sin nin­gún ti­po de equi­pa­mien­to. Y la fle­xi­bi­li­dad es una de las cla­ves de su avan­ce. “Las em­pre­sas hoy es­tán for­za­das a ser fle­xi­bles y di­ná­mi­cas y los con­tra­tos de arren­da­mien­to tra­di­cio­na­les no van a la par de esa ne­ce­si­dad. El uso de es­pa­cios fle­xi­bles co­mo los que ofre­ce el co­wor­king pue­de con­tri­buir a que las em­pre­sas ac­ce­dan a es­pa­cios de tra­ba­jo al­ta­men­te efi­cien­tes sin la ne­ce­si­dad de rea­li­zar in­ver­sio­nes al­tas, mi­ni­mi­zan­do de es­ta ma­ne­ra ries­gos y agi­li­zan­do las ope­ra­cio­nes”, di­ce Car­los Kol­mans, di­rec­tor de la uni­dad de Ser­vi­cios In­te­gra­dos de Por­ta­fo­lios de la con­sul­to­ra Jo­nes Lang La­sa­lle (JLL).

“So­mos un vehícu­lo que fa­ci­li­ta la en­tra­da de em­pre­sas y em­pre­sa­rios a los edi­fi­cios. Lo ha­ce­mos con es­tra­te­gias de ce­ro in­ver­sión, de eco­no­mías de es­ca­la. Al to­mar un es­pa­cio con no­so­tros, un clien­te ya tie­ne a su dis­po­si­ción sa­las de con­fe­ren­cias y jun­tas gran­des, y se las fa­ci­li­ta­mos a tra­vés de con­tra­tos fle­xi­bles”, di­ce Fe­de­ri­co Gar­cía Iza, CEO de Iza Business Cen­ters. La com­pa­ñía mexicana ofre­ce cen­tros de ne­go­cios con ofi­ci­nas fle­xi­bles desde 1994, y a lo lar­go de los años, se­gún Gar­cía Iza, ha ido in­clu­yen­do en es­tos áreas abier­tas pa­ra tra­ba­jar y sa­las ti­po loun­ge. Hoy cuen­ta con 34 ubi­ca­cio­nes en to­do Mé­xi­co y ase­gu­ra ser uno de los lí­de­res lo­ca­les en el ne­go­cio de co­wor­king.

Pa­ra Er­nes­to de Ola­zá­bal, si bien se ha­bla de co­wor­king, al­re­de­dor de es­tos nue­vos ne­go­cios es­tá el work­pla­ces as a ser­vi­ce, la ter­ce­ri­za­ción de to­do. “Eso so­mos no­so­tros: da­mos el es­pa­cio y los ser­vi­cios to­do en un pa­que­te y en una so­la fac­tu­ra”, di­ce el co­fun­da­dor de Co­mu­nal, quien con­ver­sa hoy con gran­des desa­rro­lla­do­res in­mo­bi­lia­rios lo­ca­les pa­ra es­ta­ble­cer alian­zas.

El mo­de­lo que han adop­ta­do em­pre­sas co­mo Co­mu­nal aña­de un com­po­nen­te más al ne­go­cio de ofi­ci­nas fle­xi­bles, re­pre­sen­ta­do por com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les co­mo Re­gus, de In­ter­na­tio­nal Work­pla­ces Group (IWG): la co­mu­ni­dad. De he­cho, el mis­mo IWG, con 3.200 cen­tros en 1.100 ciu­da­des, tie­ne en­tre sus mar­cas a Spa­ces, que con­ju­ga es­pa­cios abier­tos co­la­bo­ra­ti­vos con ofi­ci­nas pri­va­das.

“We­work no es una com­pa­ñía de co­wor­king, sino una com­pa­ñía que crea co­mu­ni­dad. Esa es la ma­yor ven­ta­ja de nues­tros miem­bros”, di­ce Pa­tri­cio Fuks. El ejecutivo ase­gu­ra que en sus es­pa­cios pro­mue­ven que los usua­rios se co­noz­can me­dian­te di­ver­sos even­tos y ac­ti­vi­da­des, lo que am­plía sus po­si­bi­li­da­des de ha­cer nue­vos ne­go­cios. “Te­ne­mos vi­nos de Ar­gen­ti­na ex­por­tán­do­se a Lon­dres por­que los ejecutivos de sus em­pre­sas se co­no­cie­ron a tra­vés de nues­tro chat”, re­cal­ca.

Mar­tín Orlando, CEO y fun­da­dor de la com­pa­ñía ar­gen­ti­na La Maquinita Co, di­fie­re, pues pa­ra él cuan­do el co­wor­king cuen­ta con to­rres de 12.000 m2, co­mo las de We­work en Bue­nos Ai­res, y tie­ne clien­tes con plan­tas en­te­ras, la ge­ne­ra­ción de una co­mu­ni­dad di­fe­ren­cia­da es di­fí­cil. “Desde nues­tra ex­pe­rien­cia se ge­ne­ran co­mu­ni­da­des cuan­do hay re­la­cio­nes de po­der o ta­ma­ño si­mi­la­res en­tre las em­pre­sas que tra­ba­jan en un mis­mo es­pa­cio”, di­ce.

Orlando ase­gu­ra que si bien We­work es lí­der hoy en co­wor­king y ha he­cho bien las co­sas, su pro­pues­ta y la de otras em­pre­sas si­mi­la­res no bus­ca cam­biar las for­mas de tra­ba­jar, sino que cam­bia el mo­de­lo de ne­go­cio de có­mo las em­pre­sas con­se­guían es­pa­cios. “Aho­ra al­qui­las una ofi­ci­na y ya es­tá lis­ta y eso te ge­ne­ra me­nos cos­to de en­tra­da y de sa­li­da, pe­ro la reali­dad es que el for­ma­to si­gue sien­do el mis­mo”, di­ce.

Mar­tín Orlando y sus so­cios abrie­ron la pri­me­ra Maquinita en 2016 y op­ta­ron por un sis­te­ma de fran­qui­cias que cuen­ta con nue­ve es­pa­cios en Ar­gen­ti­na, seis de ellos fran­qui­cia­dos, don­de tra­ba­jan em­pre­sas más o me­nos en la mis­ma eta­pa de desa­rro­llo, en nin­gún ca­so gran­des com­pa­ñías. Un pues­to en una de ellas ron­da los US$ 200 al mes. La in­ver­sión re­que­ri­da pa­ra re­pli­car su mo­de­lo es de US$ 500 por m2 y sus es­pa­cios os­ci­lan en­tre los 750 y 1.500 m2.

Pa­ra Orlando y otros fun­da­do­res de co­works en es­te ne­go­cio la es­ca­la es bá­si­ca, lo que ha lle­va­do a mu­chos de ellos a ex­pan­dir­se en sus paí­ses de ori­gen y tam­bién en la re­gión.

“Es­te es un ne­go­cio en el que el ser­vi­cio im­por­ta mu­cho y en tér­mi­nos fi­nan­cie­ros se ne­ce­si­ta cier­to ni­vel de es­ca­la”, di­ce Er­nes­to de Ola­zá­bal, de Co­mu­nal, que pre­pa­ra ya su sa­li­da re­gio­nal. La Maquinita Co, que ul­ti­ma ya la aper­tu­ra de un es­pa­cio fran­qui­cia­do en Bar­ce­lo­na, bus­ca tam­bién re­pre­sen­tan­tes re­gio­na­les pa­ra ex­pan­dir su mo­de­lo.

Mo­de­lo abier­to

Pa­ra Her­man Fai­gen­baum, de la Uni­ver­si­dad Tor­cua­to di Te­lla, en es­te ti­po de ne­go­cios, si bien la es­ca­la pue­de ayu­dar en tér­mi­nos de mar­ca, es­ta no es tan im­por­tan­te. El ca­te­drá­ti­co ve mu­chas opor­tu­ni­da­des en el tra­ba­jo de ni­cho, de en­ten­der un sub­mer­ca­do o una ne­ce­si­dad y crear un es­pa­cio es­pe­cí­fi­co pa­ra ello. “En las ofi­ci­nas cor­po­ra­ti­vas no hay mucha va­rie­dad. En cam­bio, en el co­wor­king es to­do lo con­tra­rio. En ca­da ubi­ca­ción hay ne­ce­si­da­des y opor­tu­ni­da­des di­fe­ren­tes”, di­ce.

Si bien en mer­ca­dos co­mo el es­ta­dou­ni­den­se es­te ne­go­cio avan­za ha­cia una es­pe­cia­li­za­ción, es­te acer­ca­mien­to to­da­vía es in­ci­pien­te en el mer­ca­do la­ti­noa­me­ri­cano.

Ma­tías Vázquez, fun­da­dor de la com­pa­ñía bra­si­le­ña Sha­ring E.C., ex­pli­ca que en Bra­sil ya exis­ten es­pa­cios so­lo pa­ra ar­qui­tec­tos y abo­ga­dos, pe­ro son po­cos. “Yo in­ten­té abrir un co­work pa­ra mu­je­res, pe­ro vi que los que lo ha­bían in­ten­ta­do abrían y ce­rra­ban. Los abo­ga­dos y ar­qui­tec­tos mis­mos se can­san y van a otros co­works por­que en­tre ellos no ha­cen ne­go­cio. Si los usua­rios no ha­cen ne­go­cio, no va­le la pe­na que es­tén en un co­work”, di­ce.

Vázquez ini­ció Sha­ring E.C. en 2012, con dos es­pa­cios en São Pau­lo, en un mo­men­to en que es­te mo­de­lo no es­ta­ba ex­ten­di­do en Bra­sil, lo que les per­mi­tía cre­cer en ven­tas 40% al año. Hoy, si bien siguen creciendo, el con­tex­to ha cam­bia­do enor­me­men­te y la com­pe­ten­cia se ha acre­cen­ta­do a ni­vel lo­cal. “En 2012 éra­mos 20 co­works en Bra­sil y en 2016 ya éra­mos 800. Aho­ra ya so­mos más de 1.000”, di­ce Vázquez, quien ase­gu­ra que la lle­ga­da de We­work pro­vo­có el cie­rre de mu­chos co­works pe­que­ños en el país.

Los due­ños de co­works y es­pe­cia­lis­tas in­mo­bi­lia­rios in­sis­ten en que pa­ra el éxi­to de es­te ti­po de ne­go­cios ofre­cer un va­lor agre­ga­do que los di­fe­ren­cie es fun­da­men­tal. “An­tes quie­nes te­nían un es­pa­cio de 100 m2 que no se al­qui­la­ba pen­sa­ban que con unas me­sas lar­gas, unas si­llas bo­ni­tas e in­ter­net de ca­sa ya te­nían un ne­go­cio de co­work. Lue­go vie­ron que los nú­me­ros no les sa­lían. Yo me in­ten­to rein­ven­tar ca­da año. En uno de nues­tros es­pa­cios he crea­do una sa­la de brains­tor­ming, con ju­gue­tes y pufs”, di­ce Vázquez.

Ro­dri­go Ca­rri­llo, pre­si­den­te de la red de co­works Chi­le­co­work, ex­pli­ca que una pri­me­ra ca­pa del ne­go­cio tie­ne que ver con el ac­ce­so a in­fra­es­truc­tu­ra, dar un es­pa­cio có­mo­do, in­ter­net y sa­las de reunio­nes, pe­ro lue­go hay otra con una ga­ma de ser­vi­cios mu­cho más am­plia y ri­ca, que hoy se es­tá con­cen­tran­do en for­ma­ción, even­tos aso­cia­dos y co­ne­xión a re­des.

Ca­rri­llo ase­gu­ra que en re­gio­nes en Chi­le, es­tos es­pa­cios han te­ni­do que ir di­fe­ren­cián­do­se y ha­cer más so­fis­ti­ca­da su pro­pues­ta de va­lor pa­ra en­con­trar fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to que per­mi­tan

la sus­ten­ta­bi­li­dad de sus ne­go­cios, que apues­tan por po­ten­ciar los eco­sis­te­mas de em­pren­di­mien­to. De he­cho, se­gún el in­for­me “Ren­ta­bi­li­dad de es­pa­cios de co­wor­king” de la re­vis­ta ale­ma­na so­bre es­te ti­po de es­pa­cios, Desk­mag, el 36% de los in­gre­sos de es­tas em­pre­sas pro­ce­de del al­qui­ler de es­cri­to­rios, pe­ro un 8% pro­vie­ne ya de al­qui­ler de es­pa­cios pa­ra even­tos y ta­lle­res; y tam­bién ge­ne­ran in­gre­sos con pa­tro­ci­nios, tic­kets pa­ra even­tos in­ter­nos e in­clu­so ven­ta de be­bi­das y co­mi­da.

“Hoy día mu­chas em­pre­sas ofre­cen un es­cri­to­rio y wi­fi, em­pe­zan­do por un Star­bucks. Si nues­tra pro­pues­ta de va­lor no tie­ne mucha di­fe­ren­cia­ción, el em­pren­de­dor va a op­tar por ir­se a un work­ca­fé”, di­ce Ro­dri­go Ca­rri­llo, y men­cio­na, ade­más, los es­pa­cios de es­te ti­po des­ple­ga­dos por el Ban­co Santander en Chi­le, que pro­me­ten co­work, ca­fe­te­ría y ban­co to­do en uno. Ca­rri­llo ex­pli­ca que el es­pa­cio Brú­ju­la en la re­gión chi­le­na de La Se­re­na ha desa­rro­lla­do una red de men­to­res, mien­tras que Hou­se­no­vo Co­wor­king, en Vi­ña del Mar, ha ar­ma­do un pro­gra­ma que co­nec­ta a sus em­pren­de­do­res con po­ten­cia­les in­ver­sio­nis­tas.

“Es­ta­mos po­ten­cian­do la ca­pa­ci­ta­ción de em­pren­de­do­res y las re­des con otros co­works pa­ra for­ta­le­cer el ne­go­cio”, di­ce Pau­la Ál­va­rez, di­rec­to­ra y fun­da­do­ra de Si­ner­gia Co­wor­king, cu­yo ne­go­cio, un es­pa­cio de 320 m2, fue el pri­mer co­work en la re­gión chi­le­na de Ay­sén. Los usua­rios de Si­ner­gia y los otros 14 ne­go­cios de Chi­le­co­work pue­den tra­ba­jar en otros es­pa­cios de la red por la mis­ma mem­bre­sía, que en su ca­so son 70.000 pe­sos men­sua­les, es de­cir, al­re­de­dor de US$ 117.

Desde el la­do de los gran­des ju­ga­do­res, We­work se ha alia­do con in­cu­ba­do­ras y ace­le­ra­do­ras lo­ca­les y desa­rro­lla­do la­bo­ra­to­rios que jus­ta­men­te pro­veen de for­ma­ción, co­ne­xio­nes y tu­to­rías a em­pren­de­do­res.

Adiós, tra­ba­jo tra­di­cio­nal

Bue­na par­te de las com­pa­ñías de co­wor­king en Amé­ri­ca La­ti­na es­tán hoy en fa­se de desa­rro­llo, por lo que su prin­ci­pal desafío es lo­grar que es­ta ten­den­cia se con­so­li­de y ge­ne­re un ne­go­cio ren­ta­ble a me­diano y lar­go pla­zo, se­gún Lu­cas Luz­zi, de Co­lliers In­ter­na­tio­nal. “La es­ta­bi­li­za­ción del ne­go­cio y la ren­ta­bi­li­dad real lle­ga­rán aún en el fu­tu­ro. Es­tas com­pa­ñías es­tán to­da­vía en fa­se de in­ver­sión y de es­truc­tu­ra­ción del ne­go­cio”, di­ce.

De he­cho, Co­mu­nal, que re­cien­te­men­te in­cor­po­ró en su ac­cio­na­ria­do al pe­ruano Gru­po Wie­se, aun­que ya ha pa­sa­do el pun­to de break even, in­vier­te las uti­li­da­des que ge­ne­ra y lo mis­mo su­ce­de con la ar­gen­ti­na La Maquinita Co. “Aho­ra es­ta­mos abrien­do una nue­va ron­da de in­ver­sión bas­tan­te im­por­tan­te, por­que la idea es cre­cer y más rá­pi­do, y mu­chas ve­ces el ne­go­cio, aun con break even y to­do, no te per­mi­te cre­cer a la ve­lo­ci­dad que uno pre­ten­de”, di­ce su CEO Mar­tín Orlando.

La pro­li­fe­ra­ción de co­works y que em­pre­sas de la ta­lla de We­work, va­lo­ra­da en US$ 20.000 mi­llo­nes, im­pul­sen es­te mo­de­lo pa­ra es­te ti­po de com­pa­ñías, aun­que in­cre­men­ta la com­pe­ten­cia, ayu­da a dar a co­no­cer es­ta mo­da­li­dad de tra­ba­jo y, en con­se­cuen­cia, a ani­mar a que más em­pre­sas y pro­fe­sio­na­les la es­co­jan.

“Pa­ra nue­vas ca­te­go­rías lo me­jor que pue­de pa­sar es que exis­tan bue­nos ju­ga­do­res, por­que nues­tro ob­je­ti­vo es que la tor­ta crez­ca y dar a co­no­cer la ca­te­go­ría”, di­ce Er­nes­to de Ola­zá­bal. El ejecutivo, co­mo Mar­tín Orlando, sin em­bar­go, es un con­ven­ci­do de que el co­wor­king es la mo­da­li­dad de tra­ba­jo del fu­tu­ro. “Las per­so­nas vie­nen acá, in­ter­ac­túan con otra gen­te, ven gen­te nue­va to­dos los días. Na­die quie­re vol­ver a la ofi­ci­na tra­di­cio­nal. Es­to lle­va a que las em­pre­sas quie­ran re­te­ner a la gen­te y ven­gan don­de su gen­te es­té me­jor”, di­ce Pa­tri­cio Fuks, de We­work.

Las for­mas de tra­ba­jo pro­si­guen en su trans­for­ma­ción en Amé­ri­ca La­ti­na y cuen­tan hoy con un fuer­te im­pul­sor, ca­da vez con más me­tros cua­dra­dos.

Pa­tri­cio Fuks, CEO de We Work pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.