On­co­lo­gía de pre­ci­sión, el nue­vo ca­mino en la lu­cha con­tra el cán­cer

AmericaEconomia Chile - - Hospitales / Houston - POR ANTONIETA CÁ­DIZ, HOUS­TON, TE­XAS

Es­te cam­po pro­me­te re­vo­lu­cio­nar la ma­ne­ra en que mé­di­cos, cien­tí­fi­cos y pa­cien­tes en­fren­tan la mor­tal en­fer­me­dad. Una ba­ta­lla uno a uno, don­de las nue­vas tec­no­lo­gías y el ma­ne­jo de una gran can­ti­dad in­for­ma­ción son las prin­ci­pa­les ar­mas.

as­ta sus 50 años el pa­cien­te 0 –cu­ya iden­ti­dad no fue di­fun­di­da por los cien­tí­fi­cos de MD An­der­son que pu­bli­ca­ron su ca­so– era sano. Pe­ro de pron­to un do­lor in­ter­mi­ten­te en la es­pal­da y una sen­sa­ción de in­co­mo­di­dad en el ab­do­men lo hi­cie­ron con­sul­tar con doc­to­res en agos­to de 2011.

Las ma­las no­ti­cias no tar­da­ron en lle­gar y el diag­nós­ti­co de cán­cer de pán­creas cam­bió su vi­da pa­ra siem­pre. El ve­re­dic­to no fue ajeno a su fa­mi­lia. Su her­ma­na ha­bía su­fri­do cán­cer de ma­ma y su pa­dre, cán­cer de prós­ta­ta.

El pa­cien­te fue ca­ta­lo­ga­do en el es­ta­dio IIA. Se­gún Ame­ri­can Can­cer So­ciety, so­lo un 7% de las per­so­nas con es­te diag­nós­ti­co lo­gran so­bre­vi­vir cin­co años. Ac­tual­men­te es­ta en­fer­me­dad es la ter­ce­ra cau­sa de muer­te por cán­cer en Es­ta­dos Uni­dos y el go­bierno es­ti­ma que as­cen­de­rá al se­gun­do lu­gar en 2020. En ge­ne­ral, in­ves­ti­ga­do­res y mé­di­cos se ma­ne­jan con una so­bre­vi­da de en­tre tres y seis me­ses desde el diag­nós­ti­co. El pa­cien­te 0 so­bre­vi­vió seis años desde que co­men­za­ron sus mo­les­tias y cua­tro desde que fue for­mal­men­te diag­nos­ti­ca­do.

Lo hi­zo co­mo un ca­so ex­cep­cio­nal que ame­ri­tó su pu­bli­ca­ción en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca On­co­tar­get. Su his­to­ria y tra­ta­mien­to rom­pió es­que­mas no so­lo por desafiar las es­ta­dís­ti­cas, sino por lo que lo­gró a su pa­so. El pa­cien­te y su fa­mi­lia ar­ma­ron un equipo de mé­di­cos y cien­tí­fi­cos pa­ra guiar su tra­ta­mien­to en bus­ca del desa­rro­llo de nue­vas te­ra­pias es­pe­cí­fi­cas pa­ra él y su tu­mor.

Ahí par­ti­ci­pa­ron ex­per­tos de MD An­der­son Can­cer Cen­ter, Hous­ton; Was­hing­ton Uni­ver­sity, St. Louis; Cold Spring Har­bor La­bo­ra­tory, New York; The Scripps Re­search Ins­ti­tu­te, Flo­ri­da; Uni­ver­sity of Mi­chi­gan Me­di­cal Cen­ter, Mi­chi­gan; Har­vard Uni­ver­sity y el Broad Ins­ti­tu­te, Cam­brid­ge; y el Ins­ti­tu­te for Ad­van­ced Study, Prin­ce­ton, New Jer­sey.

“Es el ca­so in­sig­ne de lo que pue­de lo­grar la me­di­ci­na de pre­ci­sión. Por pri­me­ra vez múl­ti­ples gru­pos de dis­tin­tas áreas en el tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer unie­ron lo más avan­za­do de sus he­rra­mien­tas clí­ni­cas y de in­ves­ti­ga­ción pa­ra co­la­bo­rar en es­te ca­so”, ase­gu­ra Héc­tor Ál­va­rez, ex­per­to en me­di­ci­na de pre­ci­sión de MD An­der­son y uno de los au­to­res prin­ci­pa­les de la pu­bli­ca­ción. “La me­di­ci­na de pre­ci­sión es el nue­vo pa­ra­dig­ma del cui­da­do de sa­lud en el fu­tu­ro. En la pró­xi­ma dé­ca­da to­dos los tra­ta­mien­tos van a ser per­so­na­li­za­dos, ba­sa­do en el per­fil ge­né­ti­co, me­ta­bó­li­co, so­cio­eco­nó­mi­co, in­clu­so del ti­po de bac­te­rias que co­exis­ten en un in­di­vi­duo”, agre­ga.

La pro­me­sa de la me­di­ci­na de pre­ci­sión ha cam­bia­do el per­fil del tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer en Es­ta­dos Uni­dos, lo que hoy se conoce co­mo “on­co­lo­gía de pre­ci­sión”. Se­gún lo ex­pli­can los Ins­ti­tu­tos Na­cio­na­les de Sa­lud (NIH), “de­bi­do a que ca­da per­so­na con cán­cer tie­ne un per­fil ge­né­ti­co di­fe­ren­te y es­te a su vez cam­bia con el tiem­po, más pa­cien­tes se be­ne­fi­cia­rán con las op­cio­nes te­ra­péu­ti­cas que pue­dan ser di­se­ña­das so­lo pa­ra ellos, lo que eva­de la idea de que un ti­po de tra­ta­mien­to es bueno pa­ra to­dos”. En es­te nue­vo es­ce­na­rio, Hous­ton se ha con­ver­ti­do en un eje geo­grá­fi­co cen­tral pa­ra es­ta área de la me­di­ci­na. La ciu­dad con­cen­tra una se­rie de hos­pi­ta­les lí­de­res en el cam­po, con la ca­pa­ci­dad de com­bi­nar nue­vas he­rra­mien­tas diag­nós­ti­cas, de in­ves­ti­ga­ción y tra­ta­mien­to clí­ni­co, que han aca­ba­do con el es­que­ma clásico de qui­mio­te­ra­pia y ra­dio­te­ra­pia ge­ne­ra­li­za­da.

Un enemi­go in­te­li­gen­te

El cán­cer es un ase­sino si­len­cio­so e in­te­li­gen­te. No afec­ta a to­das las per­so­nas de la mis­ma ma­ne­ra y tie­ne la ca­pa­ci­dad de evo­lu­cio­nar pa­ra so­bre­vi­vir. Es una lu­cha uno a uno y no gru­pal. Ese es el pre­cep­to bá­si­co que ha guia­do el desa­rro­llo de la on­co­lo­gía de pre­ci­sión.

“Es­te es un cam­po nue­vo y en evo­lu­ción, pro­ba­ble­men­te en rá­pi­da evo­lu-

ción. Ac­tual­men­te los ti­pos de cán­cer don­de más se ocu­pa son pul­món, co­lon, leu­ce­mia y cán­cer de ma­ma”, co­men­ta el doc­tor Kent Os­bor­ne, di­rec­tor de Dan L. Dun­can Can­cer Cen­ter de Bay­lor Co­lle­ge of Me­di­ci­ne, que tra­ba­ja en aso­cia­ción con Bay­lor St. Lu­ke’s Me­di­cal Cen­ter.

Exis­ten dos ca­na­les de ac­ción pa­ra­le­los don­de ope­ra la on­co­lo­gía de pre­ci­sión. Uno es­tu­dia la ge­né­ti­ca del pa­cien­te, en bus­ca de una mu­ta­ción he­re­di­ta­ria que cau­se sus­cep­ti­bi­li­dad a cier­tas for­mas de cán­cer.

Otro es­tu­dia el tu­mor es­pe­cí­fi­co de ca­da per­so­na. Hay cer­ca de 24.000 ge­nes en ca­da cé­lu­la del cuer­po, pe­ro so­lo unos cien­tos pue­den cau­sar cán­cer, si al­te­ran su fun­cio­na­mien­to. Exis­ten di­ver­sas com­bi­na­cio­nes de al­te­ra­cio­nes ge­né­ti­cas que pue­den ori­gi­nar cán­cer y es por eso que un tu­mor del mis­mo ti­po en un pa­cien­te, pue­de com­por­tar­se de ma­ne­ra di­fe­ren­te en otro.

El Te­xas Chil­dren Hos­pi­tal, lí­der en cán­cer pe­diá­tri­co en Es­ta­dos Uni­dos, tie­ne un sis­te­ma que ope­ra en ba­se a on­co­lo­gía de pre­ci­sión. “He­mos desa­rro­lla­do un test de mu­ta­cio­nes de DNA y otro de ARN pa­ra ge­nes de fu­sión muy es­pe­cí­fi­co res­pec­to a cán­cer pe­diá­tri­co. En mu­chos lu­ga­res hay pa­ne­les y exá­me­nes que son bue­nos pa­ra cán­cer en adul­tos, pe­ro que no son muy úti­les en cán­ce­res pe­diá­tri­cos, que tie­nen mu­ta­cio­nes con un per­fil di­fe­ren­te”, di­ce Sa­ma­ra Pot­ter, MD, pe­dia­tra on­có­lo­ga del cen­tro.

“Si es­tos pa­ne­les no iden­ti­fi­can nin­guno de los cam­bios ge­nó­mi­cos más fre­cuen­tes, tam­bién po­de­mos ha­cer una se­cuen­cia­ción más ex­ten­sa a tra­vés de nues­tro cen­tro ge­nó­mi­co, don­de in­clu­so se­cuen­cia­mos to­do el ge­no­ma que co­di­fi­ca los ge­nes que dan ori­gen a las pro­teí­nas”, aña­de.

La on­co­lo­gía de pre­ci­sión uti­li­za di­ver­sas téc­ni­cas de se­cuen­cia­ción ge­né­ti­ca y tests de diag­nós­ti­co mo­le­cu­lar en mues­tras de te­ji­do o “biop­sias con­ven­cio­na­les”, pe­ro tam­bién más re­cien­te­men­te en biop­sias lí­qui­das.

Es­ta úl­ti­ma es un test diag­nós­ti­co que se rea­li­za en una mues­tra de san­gre pa­ra bus­car cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas (o pro­duc­tos de es­tas) que cir­cu­lan en el to­rren­te san­guí­neo.

Tie­ne la ca­pa­ci­dad de iden­ti­fi­car bio­mar­ca­do­res, co­mo, por ejem­plo, el ADN li­bre cir­cu­lan­te o cell-free DNA, que pro­vie­ne de cé­lu­las tu­mo­ra­les muer­tas que li­be­ran su con­te­ni­do nu­clear frag­men­ta­do en pe­que­ñas uni­da­des den­tro de la san­gre. Asi­mis­mo, pue­de ras­trear cé­lu­las tu­mo­ra­les cir­cu­lan­tes que pro­vie­nen del tu­mor o de sus me­tás­ta­sis.

“Las biop­sias lí­qui­das es­tán trans­for­man­do el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer en to­do el mun­do. Re­du­cen sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los ries­gos de los pa­cien­tes y am­pli­fi­can la ca­pa­ci­dad de mé­di­cos e in­ves­ti­ga­do­res pa­ra ga­nar la ba­ta­lla con­tra el cán­cer”, ex­pli­ca Ál­va­rez, de MD An­der­son.

Así co­mo ocu­rrió en el ca­so del pa­cien­te 0, la on­co­lo­gía de pre­ci­sión par­te de un pilar fun­da­men­tal de co­la­bo­ra­ción, don­de se re­quie­re un tra­ba­jo mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que com­bi­na el tra­ba­jo de mé­di­cos e in­ves­ti­ga­do­res.

Cuan­do los re­sul­ta­dos del aná­li­sis ge­né­ti­co del pa­cien­te y el tu­mor su­gie­ren una al­te­ra­ción ge­né­ti­ca es­pe­cí­fi­ca, el si­guien­te pa­so en la on­co­lo­gía de pre­ci­sión son las te­ra­pias di­ri­gi­das. El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Cán­cer las de­fi­ne co­mo dro­gas y otras sus­tan­cias que “bloquean el cre­ci­mien­to y di­se­mi­na­ción del cán­cer in­ter­fi­rien­do con mo­lé­cu­las es­pe­cí­fi­cas que es­tán en­vuel­tas en su pro­gre­sión”.

Di­ver­sas te­ra­pias di­ri­gi­das han si­do apro­ba­das por la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Dro­gas de Es­ta­dos Uni­dos (FDA). En el úl­ti­mo Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial en Da­vos, Sui­za, se des­ta­có que el 42% de to­das las dro­gas en desa­rro­llo y 73% de las que se con­cen­tran en on­co­lo­gía son te­ra­pias di­ri­gi­das. Las com­pa­ñías far­ma­co­ló­gi­cas han do­bla­do la in­ver­sión en es­te cam­po en los úl­ti­mos cin­co años.

“Nos en­con­tra­mos en un pun­to de in­fle­xión en es­te mo­men­to. Aho­ra es­ta­mos de­fi­nien­do có­mo es­tas tec­no­lo­gías se­rán re­gu­la­das”, ase­gu­ra el co­mi­sio­na­do de la FDA, Scott Gottlieb, en Da­vos, al ha­blar de la me­di­ci­na de pre­ci­sión.

El lu­gar pa­ra va­li­dar las te­ra­pias di­ri­gi­das son los en­sa­yos clí­ni­cos. Uno de los más gran­des en Es­ta­dos Uni­dos es el NCI-MATCH (“Mo­le­cu­lar Analy­sis for The­rapy Choi­ce”), ad­mi­nis­tra­do por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Cán­cer, don­de se se­lec­cio­nan tra­ta­mien­tos ba­sa­dos en los fac­to­res ge­né­ti­cos de los pa­cien­tes y no en la his­to­lo­gía tra­di­cio­nal de los tu­mo­res. NCI-MATCH asig­na a los pa­cien­tes en una de los más de 30 op­cio­nes de tra­ta­mien­to ba­sa­do en su per­fil es­pe­cí­fi­co de mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas. La te­sis ge­ne­ral que sos­tie­ne es­te en­sa­yo clí­ni­co es que en­fo­car­se en una al­te­ra­ción ge­né­ti­ca que tie­ne un tra­ta­mien­to de­ter­mi­na­do es más efi­caz que no ha­cer­lo.

“En NCI-MATCH es­ta­mos tra­tan­do de ha­cer una co­rre­la­ción en­tre los pa­cien­tes con cier­to ti­po de mu­ta­cio­nes en su tu­mor y las nue­vas dro­gas a las que nor­mal­men­te no ten­drían ac­ce­so”, ex­pli­ca Pot­ter, del Te­xas Chil­dren Hos­pi­tal.

Big data

Otro pilar en la on­co­lo­gía de pre­ci­sión es el aná­li­sis, in­ter­pre­ta­ción y ma­ne­jo de in­for­ma­ción. Las tec­no­lo­gías de se­cuen­cia­ción arro­jan mi­llo­nes de da­tos res­pec­to al per­fil ge­né­ti­co del pa­cien­te y su tu­mor. La cla­ve es­tá en to­mar esos da­tos e iden­ti­fi­car las mu­ta­cio­nes es­pe­cí­fi­cas que per­mi­tan ele­gir una te­ra­pia di­ri­gi­da ade­cua­da pa­ra el pa­cien­te en es­tu­dio. “Si mides las mu­ta­cio­nes en un cán­cer, al­gu­nas ve­ces hay cien­tos o mi­les de mu­ta­cio­nes en un so­lo tu­mor. De­ter­mi­nar cuál mu­ta­ción es la im­por­tan­te, la que cau­sa que el tu­mor crez­ca, eso es muy desafian­te. ¿Có­mo sa­bes en cuál en­fo­car­te pa­ra tra­ta­mien­to?”, di­ce Os­bor­ne.

“Una de las ma­ne­ras co­mo lo es­ta­mos ha­cien­do es ver el im­pac­to fun­cio­nal en las pro­teí­nas. Es­tas son los pro­duc­tos fi­na­les de los ge­nes. Si po­de­mos ver qué pro­teí­nas se es­tán pro­du­cien­do y co­nec­tar cam­bios en su fun­cio­na­mien­to con aque­llos que ocu­rren en los ge­nes que han mu­ta­do, eso se­rá una gran ayu­da pa­ra de­ci­dir qué mu­ta­cio­nes son las crí­ti­cas en un tu­mor en par­ti­cu­lar (pro­teo­ge­nó­mi­ca)”, agre­gó.

El éxi­to en la on­co­lo­gía de pre­ci­sión de­pen­de del ac­ce­so a da­tos ge­né­ti­cos y mo­le­cu­la­res de al­ta ca­li­dad, pro­ve­nien­tes de cohor­tes gran­des de pa­cien­tes que aco­plan mues­tras bio­ló­gi­cas con da­tos clí­ni­cos in­te­gra­les.

La cre­cien­te ne­ce­si­dad de aná­li­sis e in­ter­pre­ta­ción de da­tos de­ri­va­da de la on­co­lo­gía de pre­ci­sión ha mo­ti­va­do la crea­ción y el desa­rro­llo de di­ver­sas em­pre­sas pri­va­das es­pe­cia­li­za­das en el ma­ne­jo bio­in­for­má­ti­co. “Mu­chos mé­di­cos tie­nen la creen­cia de que en­via­rán un exa­men y eso les da­rá una res­pues­ta res­pec­to a si el pa­cien­te tie­ne una mu­ta­ción o no, y pien­san que si lo en­vían a cual­quier hos­pi­tal ob­ten­drán los mis­mos re­sul­ta­dos. Pe­ro no es así. De­pen­de del aná­li­sis, de quién es­tá in­ter­pre­tan­do el exa­men. Es una de esas co­sas que es de­fi­ni­ti­va­men­te un es­fuer­zo gru­pal”, reconoce Pot­ter.

“Con­ta­mos con un gru­po de per­so­nas que re­vi­sa los da­tos, so­bre to­do cuan­do te­ne­mos ca­sos es­pe­cial­men­te desafian­tes. Al fi­nal de ca­da mes rea­li­za­mos un co­mi­té de tu­mo­res o “tu­mor board” don­de dis­cu­ti­mos los ca­sos y las in­ter­pre­ta­cio­nes de los re­sul­ta­dos. Dis­cu­ti­mos có­mo de­be­mos ha­blar a los clí­ni­cos y dar­les re­co­men­da­cio­nes. Nor­mal­men­te par­ti­ci­pan pa­tó­lo­gos mo­le­cu­la­res, ge­ne­tis­tas, on­có­lo­gos, en­tre otros. Es una ex­ce­len­te ma­ne­ra pa­ra dis­cer­nir qué es lo real­men­te im­por­tan­te pa­ra el pa­cien­te”, agre­ga.

Hos­pi­ta­les co­mo Hous­ton Met­ho­dist creen que la in­te­gra­ción de los da­tos de­be ha­cer­se a to­do ni­vel, no so­lo los que re­sul­tan del aná­li­sis ge­nó­mi­co. “Desa­rro­lla­mos un pro­gra­ma que in­te­gra da­tos de pa­cien­te a ni­vel ad­mi­nis­tra­ti­vo y clí­ni­co, a tra­vés de nues­tro sis­te­ma de hos­pi­ta­les, que se con­cen­tra en un so­lo al­ma­cén de da­tos elec­tró­ni­co com­ple­to y de al­ta ca­li­dad con apli­ca­cio­nes y he­rra­mien­tas de aná­li­sis”, di­ce Step­hen T. Wong, PH.D. di­rec­tor del de­par­ta­men­to de bio­in­ge­nie­ría de Hous­ton Met­ho­dist Re­search Ins­ti­tu­te.

En esencia, el pro­gra­ma apli­ca mé­to­dos de re­co­pi­la­ción y aná­li­sis de da­tos e in­cor­po­ra el uso in­te­li­gen­te de ellos pa­ra los ser­vi­cios clí­ni­cos y de pa­cien­tes. Es par­te de un con­sor­cio na­cio­nal de 13 ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas con ca­pa­ci­da­des ana­lí­ti­cas y de al­ma­ce­na­mien­to de da­tos in­te­gra­dos si­mi­la­res, pa­ra res­pal­dar es­tu­dios clí­ni­cos de ma­yor es­ca­la en to­do el país.

“Tal ca­pa­ci­dad de in­te­gra­ción de da­tos clí­ni­cos y dis­tin­tas for­mas de aná­li­sis va más allá de la ficha mé­di­ca elec­tró­ni­ca (Elec­tro­nic health re­cord) y es esen­cial pa­ra la im­ple­men­ta­ción y eje­cu­ción de la me­di­ci­na de pre­ci­sión”, ase­gu­ra Wong.

La cre­cien­te ne­ce­si­dad de aná­li­sis e in­ter­pre­ta­ción de da­tos de­ri­va­da de la on­co­lo­gía de pre­ci­sión ha mo­ti­va­do la crea­ción y desa­rro­llo de di­ver­sas em­pre­sas pri­va­das es­pe­cia­li­za­das en el ma­ne­jo bio­in­for­má­ti­co.

Ac­ce­si­bi­li­dad y mer­ca­do

En cuan­to al ni­vel de ac­ce­so pa­ra pa­cien­tes, la on­co­lo­gía de pre­ci­sión es­tá le­jos de con­ver­tir­se en la te­ra­pia es­tán­dar pa­ra el tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer en Es­ta­dos Uni­dos, so­bre to­do si se tra­ta de co­ber­tu­ra por par­te de com­pa­ñías de se­gu­ros de sa­lud. Has­ta aho­ra no exis­te un código de re­em­bol­so pa­ra la me­di­ci­na de pre­ci­sión en­tre las com­pa­ñías ase­gu­ra­do­ras.

Ac­tual­men­te los pa­cien­tes tie­nen ac­ce­so a la on­co­lo­gía de pre­ci­sión prin­ci­pal­men­te a tra­vés de los en­sa­yos clí­ni­cos y de ma­ne­ra pri­va­da –si pue­den fi­nan­ciar­lo–. Los cos­tos en ge­ne­ral no es­tán cubiertos por el se­gu­ro mé­di­co.

Se­gún el re­por­te anual 2017 so­bre me­di­ci­na de pre­ci­sión de la com­pa­ñía No­var­tis, exis­ten pro­ble­mas im­por­tan­tes pa­ra dar co­ber­tu­ra a los exá­me­nes ge­nó­mi­cos. Se­gún el do­cu­men­to hay im­por­tan­tes desafíos que su­pe­rar, co­mo: “la exis­ten­cia de da­tos cos­to-efec­ti­vi­dad que apo­yen el uso de test ge­nó­mi­cos, pa­ra diag­nós­ti­co, pro­nós­ti­co y pre­ven­ción del cán­cer”.

Otro obs­tácu­lo es la ne­ce­si­dad de ma­yor evi­den­cia pa­ra apo­yar la no­ción de que la me­di­ci­na de pre­ci­sión pue­de au­men­tar la ca­li­dad de la sa­lud y so­bre­vi­da de los pa­cien­tes, mien­tras dis­mi­nu­ye los cos­tos.

Asi­mis­mo, ase­gu­ran que es ne­ce­sa­rio edu­car tan­to a pa­cien­tes co­mo mé­di­cos res­pec­to a es­ta área en ge­ne­ral. Ac­tual­men­te pa­ra ac­ce­der a on­co­lo­gía de pre­ci­sión los pa­cien­tes de­ben de­mos­trar a las com­pa­ñías de se­gu­ro que exis­te una ne­ce­si­dad mé­di­ca pa­ra rea­li­zar los exá­me­nes y que ellos arro­ja­rán un diag­nós­ti­co más exac­to que las he­rra­mien­tas con­ven­cio­na­les. Lo mis­mo ocu­rre en el área de las te­ra­pias di­ri­gi­das. Los pa­cien­tes de­ben de­mos­trar efec­ti­vi­dad en so­bre­vi­da y cos­tos, por so­bre los tra­ta­mien­tos de ru­ti­na.

“El ac­ce­so to­da­vía es un desafío. La ma­yo­ría de las tec­no­lo­gías son ca­ras, pe­ro se es­tán vol­vien­do más ba­ra­tas a lo lar­go del tiem­po. Si pue­des jus­ti­fi­car un uso clí­ni­co, los se­gu­ros lo cu­bri­rán, pe­ro si es con­si­de­ra­do in­ves­ti­ga­ción, no”, ex­pli­ca Kent Os­bor­ne, del Dan L. Dun­can Can­cer Cen­ter de Bay­lor Co­lle­ge of Me­di­ci­ne.

“La co­ber­tu­ra de los se­gu­ros tam­bién es­tá evo­lu­cio­nan­do y cam­bian­do en pa­ra­le­lo con la on­co­lo­gía de pre­ci­sión. Otros gru­pos es­tán tra­tan­do de ha­cer los exá­me­nes más ba­ra­tos. En eso es­ta­mos tra­ba­jan­do en nues­tro cen­tro de cán­cer. Si po­de­mos ha­cer que los tests sean más es­pe­cí­fi­cos pa­ra un ti­po de cán­cer de­ter­mi­na­do y más ba­ra­to, en­ton­ces se­rá más ac­ce­si­ble y ser­vi­rá pa­ra se­guir a los pa­cien­tes a lo lar­go del tiem­po. Lo que usa­mos aho­ra in­clu­ye la to­mo­gra­fía axial compu­tari­za­da y los exá­me­nes de me­di­ci­na nu­clear, que son muy cos­to­sos. En al­gu­nos pa­cien­tes los re­pe­ti­mos ca­da tres me­ses”, agre­ga.

Se­gún Step­hen T. Wong, del Hous­ton Met­ho­dist Re­search Ins­ti­tu­te, el ac­ce­so ac­tual a la on­co­lo­gía de pre­ci­sión to­da­vía per­te­ne­ce a una éli­te. “La me­di­ci­na de pre­ci­sión hoy en día es­tá li­mi­ta­da a cen­tros mé­di­cos aca­dé­mi­cos o gran­des sis­te­mas de sa­lud. Es­ta área con­ti­núa sien­do cos­to­sa, aun­que muy pro­me­te­do­ra”, di­ce.

Se­gún el ex­per­to, el sec­tor de la me­di­ci­na de pre­ci­sión que sí es ac­ce­si­ble aho­ra es uti­li­zar la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble en los re­gis­tros mé­di­cos elec­tró­ni­cos, sis­te­mas de co­mu­ni­ca­cio­nes y da­tos dis­po­ni­bles del pa­cien­te, pa­ra ajus­tar de­ci­sio­nes mé­di­cas. “Eso es lo que ha­ce­mos en Hous­ton Met­ho­dist. Por ejem­plo, te­ne­mos apli­ca­cio­nes de so­lu­ción clí­ni­ca pa­ra apo­yar la aten­ción coor­di­na­da de so­bre­vi­vien­tes de cán­cer y pa­cien­tes con sus equi­pos mé­di­cos en tiem­po real. Tam­bién desa­rro­lla­mos apli­ca­cio­nes ba­sa­das en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra pre­de­cir el ries­go de read­mi­sión y re­caí­das en gru­pos de pa­cien­tes de al­to ries­go”, di­ce.

Pe­ro pa­ra per­so­nas que no pue­den fi­nan­ciar ni si­quie­ra un pe­que­ño mar­gen de los cos­tos aso­cia­dos a la on­co­lo­gía de pre­ci­sión, la me­jor op­ción son los en­sa­yos clí­ni­cos. “Es­ta­mos a pun­to de em­pe­zar un en­sa­yo clí­ni­co, don­de es­ta­re­mos ins­cri­bien­do pa­cien­tes pa­ra ob­te­ner es­tos exá­me­nes gra­tis en el mar­co del es­tu­dio y ni si­quie­ra ten­drán que li­diar con el te­ma del re­em­bol­so”, co­men­tó Pot­ter.

Se­gún el re­por­te so­bre el Aná­li­sis y pro­nós­ti­co 2017-2026 en me­di­ci­na de pre­ci­sión de BIS Re­search, a ni­vel glo­bal es­te mer­ca­do al­can­zó US$ 43.000 mi­llo­nes en 2016 y es­ti­man que lle­ga­rá a US$ 141.000 mi­llo­nes en 2026. Las ex­pec­ta­ti­vas son que el mer­ca­do ten­ga un pro­me­dio de cre­ci­mien­to anual de 11,23% a tra­vés de la adop­ción de “diag­nós­ti­co tem­prano, al­ta pre­va­len­cia de en­fer­me­da­des cró­ni­cas, avan­ces en la cien­cia ge­né­ti­ca, en­tre otros”. On­co­lo­gía es el área más fuer­te en el pro­nós­ti­co fi­nan­cie­ro. Una ba­ta­lla uno a uno, que re­cién ha co­men­za­do su ca­mino.

Se­gún Step­hen T.wong, del Hous­ton Met­ho­dist Re­search Ins­ti­tu­te, el ac­ce­so ac­tual a la on­co­lo­gía de pre­ci­sión to­da­vía per­te­ne­ce a una éli­te.“la me­di­ci­na de pre­ci­sión hoy en día es­tá li­mi­ta­da a cen­tros mé­di­cos aca­dé­mi­cos o gran­des sis­te­mas de sa­lud. Es­ta área con­ti­núa sien­do cos­to­sa, aun­que muy pro­me­te­do­ra”, di­ce.

Héc­tor Ál­va­rez: “Las biop­sias lí­qui­das es­tán trans­for­man­do el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer en to­do el mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.