Los be­ne­fi­cios pa­ra el pa­cien­te

AmericaEconomia Chile - - Hospitales / Houston -

La uti­li­za­ción de nue­vos dis­po­si­ti­vos pa­ra la de­tec­ción de pa­tó­ge­nos con en­fo­que sin­dró­mi­co, co­mo el dis­po­si­ti­vo Fil­ma­rray de Bio­fi­re, re­pre­sen­tan evi­den­tes be­ne­fi­cios pa­ra el tra­ba­jo de un hos­pi­tal y me­jo­ras en su pro­duc­ti­vi­dad. Pe­ro tie­ne efec­tos que tam­bién son po­si­ti­vos pa­ra la sa­lud y la ex­pe­rien­cia del pa­cien­te.

Wa­de Ste­ven­son, ase­gu­ra que los be­ne­fi­cios del dis­po­si­ti­vo han lle­va­do a que su adop­ción sea ca­da vez ma­yor en Amé­ri­ca La­ti­na: “Los hos­pi­ta­les que adop­tan Bio­fi­re Fil­ma­rray a me­nu­do in­for­man me­jo­ras dra­má­ti­cas en el tiem­po de res­pues­ta de las prue­bas, la pre­ci­sión del diag­nós­ti­co, la sa­tis­fac­ción del mé­di­co y la aten­ción del pa­cien­te”.

El en­fo­que sin­dró­mi­co del dis­po­si­ti­vo, per­mi­te que en un so­lo exa­men, su bus­quen di­fe­ren­tes po­si­bles cau­san­tes de la en­fer­me­dad del pa­cien­te. Es­to acor­ta el tiem­po de es­pe­ra de las per­so­nas, al­go cru­cial, so­bre to­do si se en­cuen­tran hos­pi­ta­li­za­dos. Un pa­cien­te ba­jo un mé­to­do con­ven­cio­nal, pue­de es­pe­rar has­ta 72 ho­ras por sus re­sul­ta­dos de exa­men, ex­ten­dien­do en oca­sio­nes su es­ta­día en el hos­pi­tal.

Al de­mo­rar tan so­lo cer­ca de una ho­ra, la prue­ba Fil­ma­rray, per­mi­te que los me­di­cos pue­dan es­pe­rar has­ta sa­ber qué an­ti­bió­ti­co es­pe­cí­fi­co de­ben dar pa­ra la in­fec­ción de sus pa­cien­tes. Sin es­to, el pro­ce­di­mien­to re­gu­lar im­pli­ca que los mé­di­cos for­mu­len me­di­ca­men­tos que abor­dan mu­chos sín­to­mas o cau­sas probables. Lue­go el mé­di­co pue­de ne­ce­si­tar fár­ma­cos ex­tra, al re­ci­bir los re­sul­ta­dos del exa­men, lo que pue­de traer efec­tos se­cun­da­rios co­mo pro­ble­mas gás­tri­cos o in­clu­so, en otros ca­sos, se pue­de des­cu­brir que el mé­di­co dio al pa­cien­te me­di­ca­men­tos sin ser ne­ce­sa­rio. Es­to úl­ti­mo, sue­le ser co­mún en pa­cien­tes con as­ma que re­ci­ben an­ti­bió­ti­cos que no ha­cían fal­ta.

Los pa­cien­tes tam­bién se be­ne­fi­cian de un sis­te­ma con en­fo­que sin­dró­mi­co, por la me­nor in­ges­ta de me­di­ca­men­tos. Por la ve­lo­ci­dad de los re­sul­ta­dos, se pue­de es­pe­rar por ellos pa­ra ad­mi­nis­trar el me­di­ca­men­to es­pe­cí­fi­co ne­ce­sa­rio. Es­to ayu­da a evi­tar que la per­so­na ge­ne­re una re­sis­ten­cia a los an­ti­bió­ti­cos, un pro­ble­ma cre­cien­te día a día y real­men­te preo­cu­pan­te si se con­si­de­ra que exis­te un nú­me­ro li­mi­ta­do de an­ti­bió­ti­cos que se pue­den con­su­mir en el mun­do.

Tam­bién los pa­cien­tes tie­nen la ven­ta­ja, con el uso de es­tos dis­po­si­ti­vos, que los cos­tos de su aten­ción pue­den dis­mi­nuir: El me­nor tiem­po hos­pi­ta­li­za­do y la po­si­bi­li­dad de pa­gar por me­nos me­di­ca­men­to im­pli­can un me­nor gas­to, pe­ro tam­bién la re­duc­ción de su re­sis­ten­cia a los an­ti­bió­ti­cos im­pli­can me­no­res gas­tos en tra­ta­mien­tos a fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.