San­tia­go re­nue­va sus hue­sos

La in­te­li­gen­cia ur­ba­na de la ca­pi­tal chi­le­na no se ve, pe­ro ac­túa en lo más pro­fun­do: su in­fra­es­truc­tu­ra. Sin es­tri­den­cias, San­tia­go no anun­cia cuán in­te­li­gen­te es, sino que de­ja que sus pro­yec­tos ha­blen por sí mis­mos.

AmericaEconomia Chile - - Especial Ciudades -

La ca­pi­tal chi­le­na es una ciu­dad sin gran­des so­bre­sal­tos. No tie­ne preo­cu­pan­tes ni­ve­les de in­se­gu­ri­dad, res­pec­to de las gran­des ur­bes la­ti­noa­me­ri­ca­nas. Ni tam­po­co los tacos o tran­co­nes vehi­cu­la­res tie­nen las di­men­sio­nes pan­ta­grué­li­cas de otras ca­pi­ta­les. Tie­ne otros pro­ble­mas: es­ca­sez de agua, una ener­gía ca­ra y se­gre­ga­da. Pe­ro es una ciu­dad que fun­cio­na con nor­ma­li­dad.

Tal vez es­to siem­pre ha si­do así pa­ra la ca­pi­tal del país del “fin del mun­do”, o tal vez es con­se­cuen­cia de una si­len­cio­sa, pe­ro po­ten­te po­lí­ti­ca que pre­ten­de ha­cer de San­tia­go una ciu­dad in­te­li­gen­te.

“Cree­mos que la tec­no­lo­gía es óp­ti­ma cuan­do es in­vi­si­ble”. Lo di­jo Ap­ple cuan­do pre­sen­tó su ipad 3, pe­ro bien po­dría ser el man­tra de Clau­dio Orre­go, el sa­lien­te in­ten­den­te me­tro­po­li­tano, quien ha es­ta­do a la ca­be­za del Plan San­tia­go Hu­mano y Re­si­lien­te, de bue­na aco­gi­da ini­cial por par­te de la ad­mi­nis­tra­ción en­tran­te del pre­si­den­te Se­bas­tián Piñera.

Se tra­ta de un plan “in­vi­si­ble”, que no to­ca di­rec­ta­men­te a los san­tia­gui­nos me­dian­te apps en sus ce­lu­la­res, pe­ro sí en su bie­nes­tar co­ti­diano, sin que ne­ce­sa­ria­men­te lo se­pan. El Plan, que ha con­cen­tra­do el 10% del pre­su­pues­to anual de la in­ten­den­cia me­tro­po­li­ta­na, apun­ta a la re­no­va­ción y crea­ción de in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca, tec­no­ló­gi­ca e ins­ti­tu­cio­nal de la ca­pi­tal chi­le­na, pa­ra so­lu­cio­nar sus pro­ble­mas de mo­vi­li­dad ur­ba­na, me­dio am­bien­te, seguridad, ges­tión de ries­gos, desa­rro­llo eco­nó­mi­co y equi­dad so­cial. “He­mos he­cho mu­chas co­sas que la gen­te no ve. Pe­ro desde el pun­to de vis­ta de la com­pe­ti­ti­vi­dad, seguridad o de la in­fra­es­truc­tu­ra de mo­vi­li­dad o di­gi­tal, San­tia­go hoy de­bie­ra ser uno de los lu­ga­res más atrac­ti­vos de la re­gión pa­ra po­der in­ver­tir”, cal­cu­la Orre­go.

Uno de los ca­sos más re­le­van­tes aso­cia­dos al plan es la re­no­va­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra tec­no­ló­gi­ca del sis­te­ma de agua po­ta­ble y tra­ta­mien­to de aguas servidas. San­tia­go tie­ne 100% de co­ber­tu­ra desde ha­ce va­rios años, pe­ro ca­da vez llue­ve me­nos, por lo que es crí­ti­co cui­dar el agua que hay. Pa­ra ello, la ciu­dad se pro­pu­so con­ver­tir­se en la ur­be con me­nos fu­gas de agua en red, lo­gran­do lle­gar al 31%, mien­tras en el res­to del país el pro­me­dio es de 33,7%, y el la­ti­noa­me­ri­cano bor­dea el 40%, se­gún Suez En­vi­ron­ment.

La an­te­rior ini­cia­ti­va se reali­zó me­dian­te el uso in­ten­si­vo de tec­no­lo­gía por par­te de la mul­ti­na­cio­nal fran­ce­sa, a tra­vés de su es­tra­te­gia de efi­cien­cia hi­dráu­li­ca, cu­yo diseño e im­ple­men­ta­ción con­tó con el apo­yo de la in­ten­den­cia me­tro­po­li­ta­na. En­tre sus so­lu­cio­nes es­tá el mo­ni­to­reo y con­trol del sis­te­ma de aguas a dis­tan­cia, a tra­vés de IOT. Al mis­mo tiem­po, la em­pre­sa uti­li­za dro­nes di­se­ña­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra ins­pec­cio­nar y ma­ni­pu­lar es­pa­cios con­fi­na­dos y de di­fí­cil ac­ce­so.

San­tia­go tam­bién es una de las po­cas ciu­da­des de la re­gión en tra­tar el 100% de las aguas ne­gras y tra­ba­jar en la bio­di­ver­si­dad co­mo par­te del plan es­tra­té­gi­co

de sus­ten­ta­bi­li­dad, eli­mi­nan­do, por de­pu­ra­ción anae­ró­bi­ca, tó­xi­cos de los efluen­tes y ob­te­nien­do, a la vez, bio­gás y bio­só­li­dos co­mo fuen­tes de ener­gías re­no­va­bles que abas­te­cen has­ta 30.000 ho­ga­res ale­da­ños a la operación. Es­ta se com­ple­men­ta con una la­gu­na ar­ti­fi­cial que hoy al­ber­ga a va­rias es­pe­cies de aves na­ti­vas.

“La re­si­lien­cia de la ciu­dad no se lo­gra so­lo ma­ne­jan­do el ci­clo del agua, sino tam­bién pre­pa­rán­do­la pa­ra una cri­sis hí­dri­ca an­te otros si­nies­tros, co­mo un sismo, al­go que es muy fre­cuen­te en Chi­le”, ex­pre­sa Ana Gi­ros, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Suez pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na.

Es­que­le­to di­gi­tal

Suez no ha­bría po­di­do des­ple­gar sus apues­tas en IOT sin una im­por­tan­te in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra di­gi­tal pre­via.

Ini­cia­da por la Agen­da Di­gi­tal 2020 del go­bierno cen­tral, Chi­le des­ple­gó 63 ac­cio­nes pa­ra cum­plir 5 ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos que se ex­pre­san hoy en la pro­vi­sión ma­si­va y equi­ta­ti­va de ban­da an­cha, 4G, fi­bra óp­ti­ca y cloud (con una in­ver­sión anual de US$ 2.000 mi­llo­nes en los úl­ti­mos cin­co años). Ese pa­que­te de me­di­das ha ge­ne­ra­do que Chi­le sea el país la­ti­noa­me­ri­cano con ma­yor pe­ne­tra­ción de tec­no­lo­gías de in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción, se­gún el Ín­di­ce Glo­bal de Co­nec­ti­vi­dad de Huawei.

Es­ta in­fra­es­truc­tu­ra di­gi­tal no so­lo ha si­do apro­ve­cha­da por Suez, sino tam­bién por otras em­pre­sas de ser­vi­cios bá­si­cos co­mo la dis­tri­bui­do­ra Enel, que ins­ta­ló 50.000 me­di­do­res di­gi­ta­li­za­dos de con­su­mo eléc­tri­co que per­mi­ten me­dir con exac­ti­tud los pa­tro­nes de con­su­mo de elec­tri­ci­dad de sus clien­tes y ofre­cer un ser­vi­cio per­so­na­li­za­do, con más in­for­ma­ción.

Otro ca­so aso­cia­do a es­ta in­fra­es­truc­tu­ra di­gi­tal co­rres­pon­de a la pro­pia in­ten­den­cia me­tro­po­li­ta­na, que es­tá lle­van­do a ca­bo el plan de Te­le­pro­tec­ción In­te­gra­da, en ba­se a 5.000 cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia in­ter­co­nec­ta­das y dis­po­ni­bles pa­ra las en­ti­da­des pú­bli­cas y pri­va­das res­pon­sa­bles de la seguridad pú­bli­ca, co­mo au­to­pis­tas con­ce­sio­na­das o Ca­ra­bi­ne­ros. A fu­tu­ro se es­pe­ra que el sis­te­ma com­ple­to in­te­gre in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y big data pa­ra de­tec­tar si­tua­cio­nes de ries­go y des­per­tar aler­tas tem­pra­nas, al­go que ya su­ce­de en el Metro de San­tia­go con la co­la­bo­ra­ción de Mi­cro­soft.

En ma­te­ria de tec­no­lo­gía y mo­vi­li­dad, hay una gran ta­rea pen­dien­te con los san­tia­gui­nos, quie­nes pa­de­cie­ron uno de los ex­pe­ri­men­tos más frus­tran­tes: el Tran­san­tia­go, un plan de trans­por­tes ur­bano que in­te­gró bu­ses pri­va­dos y el Metro a tra­vés de un no­ve­do­so mé­to­do de pa­go, pe­ro que no cum­plió con es­tán­da­res mí­ni­mos de co­ber­tu­ra, fre­cuen­cia y de nue­va in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na, al­te­ran­do la ca­li­dad del ser­vi­cio y los tiem­pos de des­pla­za­mien­to. Es­to lle­vó a gra­dos al­tí­si­mos de eva­sión y a un cos­to en sub­si­dio que lle­ga­rá en 2018 a US$ 862 mi­llo­nes (pe­se a que el pa­sa­je cues­ta más de US $1 en pro­me­dio y ca­da año au­men­ta).

Pe­se a ello, San­tia­go no es una ciu­dad tan ato­cha­da co­mo otras gran­des ca­pi­ta­les la­ti­noa­me­ri­ca­nas. Es­to, gra­cias al sis­te­ma de au­to­pis­tas ur­ba­nas con­ce­sio­na­das más ex­ten­so del mun­do, que cuen­ta con un sen­ci­llo mé­to­do de pa­go elec­tró­ni­co, y -aquí es­tá la no­ve­dad­gra­cias a más de 3.000 se­má­fo­ros co­nec­ta­dos que son res­pon­sa­bi­li­dad de la Uni­dad Ope­ra­ti­va de Con­trol de Trán­si­to del Mi­nis­te­rio de Trans­por­tes, y ma­ne­ja­dos a tra­vés del Sis­te­ma Adap­ta­ti­vo de Trá­fi­co de Sie­mens, que per­mi­te un con­trol re­mo­to y la au­to­ma­ti­za­ción de los prin­ci­pa­les cru­ces de la ciu­dad.

“He­mos he­cho mu­chas co­sas que la gen­te no ve. Pe­ro desde el pun­to de vis­ta de la com­pe­ti­ti­vi­dad, seguridad o de la in­fra­es­truc­tu­ra de mo­vi­li­dad o di­gi­tal” di­ce el In­ten­den­te Clau­dio Orre­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.