Bue­nos App-ires

La gran apues­ta de la ca­pi­tal ar­gen­ti­na ca­be en la pal­ma de la mano. Los dis­tin­tos es­fuer­zos de in­te­li­gen­cia ur­ba­na apues­tan por ofre­cer, a tra­vés del smartp­ho­ne, in­for­ma­ción re­le­van­te jun­to a ser­vi­cios pú­bli­cos di­gi­ta­li­za­dos y per­so­na­li­za­dos.

AmericaEconomia Chile - - Especial Ciudades -

Por la ma­ña­na vas a tra­ba­jar con las apli­ca­cio­nes BA Ta­xi o BA Có­mo lle­go. Mien­tras es­pe­ras en los se­má­fo­ros, pa­gas tus cuen­tas e im­pues­tos, sa­cas un turno de sa­lud o es­co­ges un pa­no­ra­ma pa­ra el fin de se­ma­na, usan­do Mi BA; o tal vez subes una fo­to de los úl­ti­mos da­ños de la ca­lle de en­fren­te a tu ca­sa, em­plean­do BA 147 pa­ra pe­dir que los re­pa­ren. Tra­ba­jas to­do el día. Lue­go, cer­ca de la ofi­ci­na vas a una ca­fe­te­ría y lees tu pren­sa pre­fe­ri­da en tu mó­vil co­nec­ta­do a BA Wi­fi, y fi­nal­men­te vuel­ves a tu ca­sa en una de las bi­ci­cle­tas pú­bli­cas de BA Ecobi­ci.

Es­te es un día per­fec­ta­men­te po­si­ble pa­ra un por­te­ño quien, jun­to a otros 3 mi­llo­nes de ve­ci­nos, vi­ve en una Ca­pi­tal Fe­de­ral con al­tos gra­dos de co­ne­xión mó­vil, ofre­ci­da por el Go­bierno de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res. Un pro­yec­to exi­to­so, si se con­si­de­ra que la app BA Có­mo Lle­go tie­ne 1,4 mi­llo­nes de des­car­gas, com­pi­tien­do mano a mano con Goo­gle Maps, a tra­vés de la en­tre­ga de in­for­ma­ción más pre­ci­sa y per­so­na­li­za­da.

“Que­re­mos que los ve­ci­nos dis­fru­ten más, es­tén más co­nec­ta­dos, se­gu­ros y pro­duc­ti­vos. Por eso en­tre­ga­mos un ser­vi­cio pú­bli­co in­ter­per­so­nal, sim­pli­fi­ca­do y di­gi­ta­li­za­do”, di­ce Mar­ce­lo Funes, el sub­se­cre­ta­rio de In­no­va­ción y Ciu­dad In­te­li­gen­te de Bue­nos Ai­res. Su en­ti­dad es la res­pon­sa­ble de los pro­yec­tos de cien­cia, tec­no­lo­gía e in­fra­es­truc­tu­ra in­te­li­gen­te, y de la Di­rec­ción Di­gi­tal, el ór­gano res­pon­sa­ble en ma­te­ria de apli­ca­cio­nes web y mó­vil. “Aho­ra el desafío es te­ner ca­da vez me­nos apli­ca­cio­nes, pe­ro con más fun­cio­na­li­da­des”, pro­yec­ta Funes.

Pe­ro no so­lo se tra­ta de ofre­cer apli­ca­cio­nes es­pe­cia­li­za­das pa­ra la po­bla­ción más pu­dien­te de la ca­pi­tal ar­gen­ti­na (las apps BA no fun­cio­nan to­da la ciu­dad, pues no lle­gan a aque­llos ba­rrios per­te­ne­cien­tes a la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res). Las apps BA tam­bién apues­tan por abrir múl­ti­ples opor­tu­ni­da­des de em­pren­di­mien­to, al me­nos en Ca­pi­tal Fe­de­ral.

Una de las apli­ca­cio­nes esen­cia­les en la di­gi­ta­li­za­ción de Bue­nos Ai­res es el por­tal BA Data, una ini­cia­ti­va de da­tos pú­bli­cos y de trans­pa­ren­cia gu­ber­na­men­tal crea­da en 2012 pa­ra ofre­cer ac­ce­so abier­to, cons­tan­te y ac­tua­li­za­do a 209 da­ta­sets, o pa­que­tes de in­for­ma­ción de to­dos los mi­nis­te­rios de la ciu­dad, en ma­te­rias co­mo ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y nor­ma­ti­va, me­dio am­bien­te, mo­vi­li­dad y trans­por­te, edu­ca­ción, cul­tu­ra y tu­ris­mo. El por­tal no pre­ten­de ser una ven­ta­na de mo­ni­to­reo pa­ra es­pe­cia­lis­tas, sino que una he­rra­mien­ta de fá­cil uso pa­ra que los por­te­ños in­ves­ti­guen, di­se­ñen e in­vier­tan en ne­go­cios ba­sa­dos en evi­den­cia con­cre­ta.

Con es­ta fi­lo­so­fía en men­te, la sub­se­cre­ta­ría de In­no­va­ción y Ciu­dad In­te­li­gen­te desa­rro­lló el Ma­pa de Opor­tu­ni­da­des Co­mer­cia­les, una apli­ca­ción web que per­mi­te geo­lo­ca­li­zar y pre­de­cir ries­gos y opor­tu­ni­da­des de un ne­go­cio. La apli­ca­ción se en­tien­de a sí mis­ma co­mo “una pla­ta­for­ma de big data de­di­ca­da al ciu­da­dano”, di­ce Funes. De tal mo­do, los em­pren­de­do­res ac­ce­den a in­for­ma­ción

es­tra­té­gi­ca -da­tos de­mo­grá­fi­cos, in­di­ca­do­res in­mo­bi­lia­rios y pa­tro­nes de mo­vi­li­dad­de una zo­na es­pe­cí­fi­ca de la ciu­dad, con­for­me la ofer­ta co­mer­cial que quie­re desa­rro­llar, co­mo pue­de ser una he­la­de­ría, una ve­te­ri­na­ria o una fe­rre­te­ría, pu­dien­do in­clu­so iden­ti­fi­car las ve­ces que al­guien em­pe­zó o ce­só ahí el ti­po de ne­go­cio en que es­tá in­tere­sa­do.

Si bien las apli­ca­cio­nes exis­ten en abun­dan­cia, no se con­di­ce con la ba­ja can­ti­dad de ciu­da­da­nos que pue­den ac­ce­der a ellas. Pa­ra sub­sa­nar­lo, exis­ten 150 lu­ga­res con in­ter­net pú­bli­co y gra­tui­to, y se es­pe­ra que en 2018 lle­guen a ser 261 a lo lar­go de to­da la Ca­pi­tal Fe­de­ral.

Uno de esos es­pa­cios es el Sub­te, el tren sub­te­rrá­neo de la ciu­dad. Ahí, Cis­co ofre­ce sus Ac­cess Points, los cua­les no so­lo tie­nen Wi­fi gra­tui­to pa­ra los pa­sa­je­ros y más de 200 li­bros pa­ra ser des­car­ga­dos en sus te­lé­fo­nos mó­vi­les, sino que tam­bién pro­por­cio­nan a la em­pre­sa de trans­por­tes un sis­te­ma de mo­ni­to­reo de mo­vi­li­dad que ana­li­za el com­por­ta­mien­to de sus pa­sa­je­ros, lo­gran­do así de­ter­mi­nar cuán­tos in­gre­san ca­da ho­ra, o cuán­tos eva­den pa­gar la ta­ri­fa, a tra­vés del uso con­sen­ti­do de da­tos de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les co­nec­ta­dos al Wi­fi.

Mil sen­so­res

La uto­pía mó­vil di­gi­tal de Bue­nos Ai­res tie­ne asi­de­ro, ya que la ciu­dad cuen­ta con 635 ki­ló­me­tros de fi­bra óp­ti­ca y Lo­ra, una red di­gi­tal que co­nec­ta gran­des nú­me­ros de sen­so­res de ba­jo con­su­mo de ba­te­ría, per­mi­tien­do el desa­rro­llo de tec­no­lo­gías de In­ter­net of Things (IOT).

“Hoy es­ta­mos en con­di­cio­nes de in­no­var y sa­lir a la ca­lle, por­que el tra­ba­jo más gran­de ya lo hi­ci­mos: ga­ran­ti­za­mos una in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca y di­gi­tal muy es­ta­ble”, ase­gu­ra Funes. Y li­te­ral­men­te el go­bierno de la ciu­dad es­tá en la ca­lle, pues 1.000 sen­so­res mi­den 100 va­ria­bles am­bien­ta­les y de com­por­ta­mien­to hu­mano, co­mo la con­ta­mi­na­ción del ai­re y la acús­ti­ca, la tem­pe­ra­tu­ra y la ra­dia­ción del sol o el flu­jo de per­so­nas y de vehícu­los.

Los da­tos ge­ne­ra­dos por es­tos sen­so­res se trans­mi­ten por la nu­be y se vi­sua­li­zan en tiem­po real en el City Dash­board, di­se­ña­do por He­xac­ta, una em­pre­sa ar­gen­ti­na que es par­te del eco­sis­te­ma mun­dial de más de un mi­llón de part­ners de Mi­cro­soft que, a tra­vés de su pro­yec­to City Next, ofre­ce so­lu­cio­nes per­so­na­li­za­das y lo­ca­les a las dis­tin­tas ciu­da­des. “Acom­pa­ña­mos a las gran­des y pe­que­ñas ciu­da­des en los desafíos pa­ra cons­truir su si­guien­te ver­sión”, ex­pli­ca Wil­son Pais, di­rec­tor de Tec­no­lo­gías e In­no­va­ción de Mi­cro­soft Chi­le, y quien tie­ne una di­la­ta­da ex­pe­rien­cia re­gio­nal en la ma­te­ria.

Con el City Dash­board se abren múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des de ac­ción: las au­to­ri­da­des de sa­lud, por ejem­plo, pue­den pre­de­cir cuán­do se ges­ta­rá la lar­va del den­gue al me­dir la tem­pe­ra­tu­ra y la llu­via, mien­tras que los res­pon­sa­bles del trá­fi­co de la ciu­dad ya de­fi­nen los flu­jos de trán­si­to y coor­di­nan los se­má­fo­ros de ma­ne­ra in­te­li­gen­te.

Pe­ro no son so­lo las au­to­ri­da­des quie­nes apro­ve­chan es­ta in­fra­es­truc­tu­ra. Phi­lips Ligh­ting, por ejem­plo, desa­rro­lló City Touch, un pro­yec­to que des­plie­ga 100.000 fo­cos LED que, de ma­ne­ra au­to­ma­ti­za­da, ilu­mi­nan la ciu­dad con­for­me las múl­ti­ples con­di­cio­nes lu­mí­ni­cas de ca­da zo­na y mo­men­to del día, re­gu­lan­do la in­ten­si­dad e in­clu­so el co­lor de la luz. Sin la red de fi­bra óp­ti­ca, sim­ple­men­te no po­drían ha­cer­lo a es­ta me­ga es­ca­la, pues es el pro­yec­to de ilu­mi­na­ción LED más gran­de del mun­do. “Con es­to la ciu­dad pue­de re­du­cir has­ta 60% el con­su­mo ener­gé­ti­co de la ilu­mi­na­ción”, cal­cu­la Ser­gio Vi­lla­lón, vi­ce­pre­si­den­te de Phi­lips Ligh­ting pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca.

“Que­re­mos que los ve­ci­nos dis­fru­ten más, es­tén más co­nec­ta­dos, se­gu­ros y pro­duc­ti­vos. Por eso en­tre­ga­mos un ser­vi­cio pú­bli­co in­ter­per­so­nal, sim­pli­fi­ca­do y di­gi­ta­li­za­do”, di­ce Mar­ce­lo Funes, el sub­se­cre­ta­rio de In­no­va­ción y Ciu­dad In­te­li­gen­te de Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.