Re­di­se­ñan­do el DF

En 2016, Ciu­dad de Mé­xi­co cum­plió un hi­to en la his­to­ria ur­ba­na la­ti­noa­me­ri­ca­na al do­tar­se de una Cons­ti­tu­ción y un or­den ins­ti­tu­cio­nal que le die­ra cohe­ren­cia co­mo la me­ga­ló­po­lis que es. Si bien eso aún no lle­va al an­tes lla­ma­do DF a ser una ciu­dad in­tel

AmericaEconomia Chile - - Especial Ciudades -

Es di­fí­cil ima­gi­nar a un go­ber­na­dor me­xi­cano co­mo un early adop­ter, pe­ro si go­bier­na al­go con un nom­bre tan co­ol co­mo CDMX, ya no es tan com­pli­ca­do. Desde que la ca­pi­tal de Mé­xi­co cam­bió de Dis­tri­to Fe­de­ral (co­no­ci­do co­mo el DF) a Ciu­dad de Mé­xi­co (ese es el sig­ni­fi­ca­do de la si­gla CDMX, por cier­to), sus au­to­ri­da­des tie­nen más au­to­no­mía, pe­ro a la vez más res­pon­sa­bi­li­da­des ha­cia sus ciu­da­da­nos. Y una de ellas es ha­cer in­te­li­gen­te a la ca­pi­tal mexicana, de mo­do que se me­rez­ca el ca­li­fi­ca­ti­vo high tech.

La nue­va cons­ti­tu­ción de CDMX con­si­de­ra a la cien­cia y tec­no­lo­gía co­mo un “de­re­cho universal y ele­men­to fun­da­men­tal pa­ra el bie­nes­tar in­di­vi­dual y so­cial” y de­ter­mi­na que no se le pue­de asig­nar me­nos del 2% del pre­su­pues­to ge­ne­ral del Es­ta­do. Un buen ini­cio, pe­ro mu­chos ex­per­tos con­si­de­ran que es­ta vi­sio­na­ria de­cla­ra­ción ne­ce­si­ta de ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra ase­gu­rar que no sea le­tra muer­ta.

“Pa­ra ser una ciu­dad in­te­li­gen­te es­ta­mos con­so­li­dan­do nor­ma­ti­vas y re­cau­dan­do da­tos pa­ra rea­li­zar una po­lí­ti­ca pú­bli­ca ba­sa­da en evi­den­cia”, ex­pli­ca Da­nie­la Her­nán­dez, di­rec­to­ra de Ser­vi­cios Di­gi­ta­les de la Se­cre­ta­ría de Cien­cia, Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Es de­cir, se es­tán sen­tan­do las ba­ses pa­ra di­se­ñar una com­ple­ta trans­for­ma­ción de la ca­pi­tal mexicana.

En cuan­to al rol de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca ba­sa­da en evi­den­cia, es­ta se ci­men­ta so­bre el big data re­co­gi­do por el City Per­for­man­ce Tool (CYPT) de Sie­mens. Es­ta he­rra­mien­ta mi­dió 73 va­ria­bles de la vi­da ur­ba­na de CDMX a par­tir del cual creó un mo­de­lo mul­ti­va­ria­ble que si­mu­la los re­sul­ta­dos de la to­ma de dis­tin­tas de­ci­sio­nes tec­no­ló­gi­cas y gu­ber­na­men­ta­les que es­tán en car­pe­ta. De es­ta ma­ne­ra, CDMX cuen­ta con una he­rra­mien­ta im­par­cial pa­ra eva­luar las in­ver­sio­nes que ne­ce­si­ta rea­li­zar pa­ra así op­ti­mi­zar pro­yec­tos en ma­te­ria de ener­gía, trans­por­te pú­bli­co y pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na.

En el pri­mer ejer­ci­cio de CYPT, Sie­mens pro­pu­so 40 so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas pa­ra el trans­por­te pú­bli­co y pri­va­do de la ca­pi­tal, te­nien­do en cuen­ta, ade­más, sus im­pac­tos eco­nó­mi­cos y am­bien­ta­les. Se­gún la mul­ti­na­cio­nal ale­ma­na, si la ciu­dad im­ple­men­ta es­tas tec­no­lo­gías, po­dría dis­mi­nuir las emi­sio­nes anua­les de CO2 en un 70% y crear más de 1,3 mi­llo­nes de

Sie­mens pro­pu­so 40 so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas pa­ra el trans­por­te pú­bli­co y pri­va­do de la ca­pi­tal, te­nien­do en cuen­ta, ade­más, sus im­pac­tos eco­nó­mi­cos y am­bien­ta­les.

em­pleos ha­cia el 2050.

“Nues­tra he­rra­mien­ta es­tá to­tal­men­te vol­ca­da a com­pren­der el ca­so es­pe­cí­fi­co de ca­da ciu­dad, con­for­me sus ob­je­ti­vos es­pe­cí­fi­cos, por lo que no se pue­de ha­cer un copy/pas­te de un ca­so exi­to­so”, di­ce Ca­mi­lo Cer­da, ge­ren­te de Mo­bi­lity de Sie­mens Chi­le.

Lim­piar CDMX

Pe­se a que el fu­tu­ro smart ideal del CDMX es­tá más bien en una fa­se de diag­nós­ti­co, hay co­sas que no pue­den es­pe­rar. Con 22 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, la ur­be arras­tra con se­rios pro­ble­mas de con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca, que re­dun­dan en ca­si 10 mil muer­tes anua­les, se­gún re­co­no­cen las pro­pias au­to­ri­da­des de sa­lud.

Aun­que las ini­cia­ti­vas en es­ta ma­te­ria no res­pon­den a un plan tec­no­ló­gi­co maes­tro, se en­cua­dran en una efi­cien­te po­lí­ti­ca pú­bli­ca. To­do se ar­ti­cu­la en torno al pro­gra­ma de ges­tión Proai­re, el que ha fo­men­ta­do, por ejem­plo, la crea­ción, ex­ten­sión y me­jo­ra­mien­to de Me­tro­bús, un sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co de sie­te lí­neas que re­du­jo la con­ta­mi­na­ción al in­tro­du­cir vehícu­los me­nos con­ta­mi­nan­tes con fre­cuen­cias efi­cien­tes. Su ca­li­dad ha si­do tal que ha in­hi­bi­do el uso del au­to­mó­vil.

De ma­ne­ra com­ple­men­ta­ria, el CDMX lan­zó Ecobi­ci, un exi­to­so sis­te­ma de bi­ci­cle­tas com­par­ti­das que apun­ta a re­du­cir has­ta un 11% la emi­sión de CO2 de la ciu­dad ha­cia el 2050. Desde su crea­ción, en 2010, la au­to­ri­dad es­ti­ma que ha in­hi­bi­do la emi­sión de más de 3.000 to­ne­la­das de CO2 a tra­vés de 41 mi­llo­nes de via­jes que no se hi­cie­ron en au­to­mó­vil. Tam­bién CDMX creó el año pa­sa­do Eco­tag, un dis­po­si­ti­vo que pre­mia con ta­ri­fas re­du­ci­das en au­to­pis­tas a au­to­mó­vi­les eco­díe­sel o eléc­tri­cos.

Si bien el prin­ci­pal pro­ble­ma de me­dioam­bien­te del CDMX es la con­ta­mi­na­ción del ai­re, los pro­ble­mas de agua no de­jan de ser acu­cian­tes. En el Va­lle de Mé­xi­co se so­bre­ex­plo­tan los acuí­fe­ros y has­ta el 40% de aguas pu­ri­fi­ca­das se pier­den en la ve­tus­ta red de dis­tri­bu­ción. Fren­te a es­to, la em­pre­sa sa­ni­ta­ria fran­ce­sa Suez im­ple­men­tó su po­lí­ti­ca de eco­no­mía cir­cu­lar, op­ti­mi­zan­do el flu­jo en la dis­tri­bu­ción hí­dri­ca a tra­vés de sen­so­res, y me­jo­ran­do la re­uti­li­za­ción del agua, me­dian­te pro­ce­sos de sa­nea­mien­to de aguas servidas, las que hoy ali­men­tan na­pas sub­te­rrá­neas y que rie­gan el bos­que de Cha­pul­te­pec.

“Bus­ca­mos que los re­si­duos sean la ma­te­ria pri­ma del si­guien­te re­cur­so”, ex­pli­ca Ana Gi­ros, di­rec­to­ra ge­ne­ral pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na de Suez.

Otro pro­ble­ma acu­cian­te es la seguridad. Y si bien tam­po­co hay un plan tec­no­ló­gi­co maes­tro, hay ini­cia­ti­vas que pue­den ser su ba­se. Es el ca­so de la tec­no­lo­gía Me­ra­ki, de Cis­co, la cual ofre­ce al Metro de la ca­pi­tal un sis­te­ma de Wi­fi gra­tui­to muy pa­re­ci­do al de Bue­nos Ai­res, pe­ro cu­yos da­tos se usan pa­ra la predicción y pre­ven­ción de de­li­tos en es­te trans­por­te pú­bli­co. Pa­ra es­te pro­pó­si­to, ade­más, Me­ra­ki usa In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi- cial pa­ra el aná­li­sis de mi­les de ho­ras de gra­ba­ción de cá­ma­ras de seguridad.

“En el ca­so de Ciu­dad de Mé­xi­co, con­se­gui­mos con­so­li­dar el pro­yec­to de seguridad de Metro on board más gran­de del mun­do”, co­men­ta Ni­co­lás Chiap­pa­ra, res­pon­sa­ble de Smart Ci­ties pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca de Cis­co.

“Pa­ra ser una ciu­dad in­te­li­gen­te es­ta­mos con­so­li­dan­do nor­ma­ti­vas y re­cau­dan­do da­tos pa­ra rea­li­zar una po­lí­ti­ca pú­bli­ca ba­sa­da en evi­den­cia”, ex­pli­ca Da­nie­la Her­nán­dez, di­rec­to­ra de Ser­vi­cios Di­gi­ta­les de la Se­cre­ta­ría de Cien­cia, Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.