JUAN ORLANDO HERÑANDEZ

“Es ne­ce­sa­rio lle­gar a acuer­dos pa­ra crear nue­vas re­glas elec­to­ra­les”

AmericaEconomia Chile - - Entrevista / Política - POR GAS­TÓN ME­ZA ACU­ÑA, SAN­TIA­GO DE CHI­LE

Tras su cues­tio­na­da elec­ción pa­ra un se­gun­do pe­río­do pre­si­den­cial, re­sul­ta­do que de­ri­vó en ma­si­vas pro­tes­tas y en­fren­ta­mien­tos que de­ja­ron más de 20 víc­ti­mas fa­ta­les, el pre­si­den­te hon­du­re­ño vi­si­tó Chi­le el pa­sa­do 11 de mar­zo, pa­ra asis­tir al cam­bio de man­do en­tre la sa­lien­te pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let y el elec­to Se­bas­tián Piñera. Arri­bo que Amé­ri­cae­co­no­mía apro­ve­chó pa­ra te­ner un diá­lo­go ex­clu­si­vo con el abo­ga­do de 49 años, li­ga­do al Par­ti­do Na­cio­nal de Hon­du­ras, y quien li­de­ra­rá la na­ción has­ta 2022. Con me­su­ra y cui­da­do en sus pa­la­bras, Her­nán­dez se re­fi­rió a su cues­tio­na­da re­elec­ción, que in­clu­yó una so­li­ci­tud pa­ra re­pe­tir las elec­cio­nes por par­te del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Luis Al­ma­gro, así co­mo la de­nun­cia de po­si­bles irre­gu­la­ri­da­des en el con­teo de vo­tos, una ob­ser­va­ción que el mis­mo or­ga­nis­mo lue­go re­ti­ró, otor­gan­do un vis­to bueno al pro­ce­so. Her­nán­dez quie­re dar vuelta la pá­gi­na del úl­ti­mo epi­so­dio elec­to­ral, aun­que la es­tre­cha ven­ta­ja de 50.000 vo­tos que lo hi­zo ga­nar la re­elec­ción, por so­bre su con­ten­dor Sal­va­dor Nas­ra­lla, hoy lo obli­gan a es­ta­ble­cer puen­tes con la, sin am­ba­ges y en su ho­nor, Alian­za de Opo­si­ción Con­tra la Dic­ta­du­ra. Po­seer un elo­cuen­te 1,7% más de su­fra­gios que su con­trin­can­te, es su­fi­cien­te pa­ra no te­ner otra al­ter­na­ti­va sen­sa­ta que la cons­truc­ción de una me­sa de diá­lo­go que lo­gre gran­des acuer­dos na­cio­na­les. Por eso Her­nán­dez ini­cia su se­gun­do man­da­to cen­tran­do la mi­ra­da en una re­for­ma al sis­te­ma elec­to­ral, así co­mo en la aten­ción a la cla­se me­dia, a tra­vés de un nue­vo sis­te­ma de fi­nan­cia­mien­to de vi­vien­da, y una re­for­ma agre­si­va al sis­te­ma edu­ca­ti­vo, en bús­que­da de una ma­yor ca­li­dad.

La asun­ción de su se­gun­do man­da­to fue en me­dio de acu­sa­cio­nes de la opo­si­ción de ro­bo de las elec­cio­nes de no­viem­bre y lla­ma­dos a re­do­blar la lu­cha a su go­bierno en las ca­lles, amén de nu­me­ro­sas pro­tes­tas que de­ja­ron víc­ti­mas fa­ta­les. Mu­chas in­for­ma­cio­nes coin­ci­den en que la mi­tad de la po­bla­ción hon­du­re­ña no lo quie­re. ¿Qué ha­rá al res­pec­to?, ¿pien­sa acer­car­se a la opo­si­ción?

Co­mo cual­quier país que va a un pro­ce­so elec­to­ral con un re­sul­ta­do bas­tan­te es­tre­cho, es que he­mos plan­tea­do la ne­ce­si­dad de una re­for­ma al sis­te­ma elec­to­ral del país, que ha si­do la prin­ci­pal so­li­ci­tud de la opo­si­ción. Se ins­ta­la­rán a la bre­ve­dad las pri­me­ras me­sas téc­ni­cas de diá­lo­go pa­ra tra­tar ese te­ma.

Con res­pec­to a los otros te­mas -eco­nó­mi­cos y so­cia­les-, ya he­mos ve­ni­do tra­ba­jan­do y ya es­tán las me­sas téc­ni­cas pro­du­cien­do re­sul­ta­dos. El sis­te­ma nue­vo de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros es­pe­cia­les pa­ra vi­vien­das de cla­se me­dia es par­te de los pri­me­ros fru­tos del diá­lo­go; la re­vi­sión al sis­te­ma tri­bu­ta­rio en su pri­me­ra eta­pa con el sec­tor pri­va­do tam­bién es par­te de los re­sul­ta­dos. De tal ma­ne­ra, que te­ne­mos el diá­lo­go en pro­ce­so.

Es­to (si­tua­ción de Hon­du­ras pos elec­cio­nes) es pa­re­ci­do a lo que pa­só al­gu­na vez en Mé­xi­co, en que un sec­tor de la opo­si­ción se que­dó ar­gu­men­tan­do en el tiem­po que el pro­ce­so elec­to­ral no ha­bía si­do lo me­jor pa­ra ellos, pe­ro creo que a me­di­da que ha avan­za­do el tiem­po, la si­tua­ción en el país se ha ido nor­ma­li­zan­do, sin des­co­no­cer –re­mar­ca­que es ne­ce­sa­rio lle­gar a acuer­dos pa­ra crear esas nue­vas re­glas elec­to­ra­les, y pa­ra eso se sen­ta­rán to­dos los par­ti­dos, y no­so­tros co­mo go­bierno es­ta­re­mos pre­sen­tes en la ins­tan­cia.

-¿Pa­ra us­ted es ne­ce­sa­rio te­ner una apro­xi­ma­ción po­lí­ti­ca con­cre­ta a la opo­si­ción? Es­to se lo plan­teo por las du­ras acu­sa­cio­nes que ese sec­tor ha lan­za­do en su con­tra y en que se per­ci­be un gran dis­tan­cia­mien­to.

Yo di­ría que es par­te de to­do pre­si­den­te, al­cal­de, go­ber­na­dor, tra­ba­jar con la opo­si­ción. Ha­brá al­gu­nos mo­men­tos en que no se coin­ci­da y en otros mo­men­tos que sí. Por ejem­plo, el te­ma de la re­for­ma tri­bu­ta­ria va al Con­gre­so en mar­zo y ahí te­ne­mos que tra­ba­jar con la opo­si­ción. Es bueno ex­pli­car que he­mos te­ni­do una con­ver­sa­ción cons­tan­te con la opo­si­ción -tal vez no for­mal ni pú­bli­ca-, pe­ro sí bus­can­do cons­tan­te­men­te qué te­mas po­de­mos lle­var a la me­sa de diá­lo­go y que a ellos les in­tere­se. Así las co­sas, exis­te una agen­da en tér­mi­nos de sus as­pi­ra­cio­nes y de lo que es­pe­ran de es­te diá­lo­go. Soy op­ti­mis­ta de la si­tua­ción.

-¿Y có­mo cree que pue­de arre­glar el des­con­ten­to?

Lle­gan­do a acuer­dos. Hay al­go in­tere­san­te de las plá­ti­cas que he­mos te­ni­do. El res­to de los sec­to­res no po­lí­ti­cos -co­mo sec­to­res de la eco­no­mía so­cial, coope­ra­ti­vis­tas, la em­pre­sa pri­va­da, las igle­sias, or­ga­ni­za­cio­nes aca­dé­mi­cas u or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les-, to­dos quieren ser par­te del diá­lo­go, por­que di­cen que aun­que sean te­mas elec­to­ra­les, son tan de­li­ca­dos, que no hay que de­jar­los en manos so­lo de sec­to­res po­lí­ti­cos. En­ton­ces, es más bien un reavi­va­mien­to de par­ti­ci­pa­ción ciudadana lo que ha es­ta­do ocu­rrien­do en Hon­du­ras, y eso es al­go muy po­si­ti­vo.

-¿Hay al­gún pla­zo es­pe­cí­fi­co pa­ra lo­grar ese acer­ca­mien­to?

En lo po­lí­ti­co, es­ta­mos de­jan­do que la opo­si­ción, jun­to a la ONU, ins­ta­len la me­sa de diá­lo­go (ini­cia­da el 12 de mar­zo). Bá­si­ca­men­te, ca­da quién tie­ne su agen­da, pe­ro de­seo re­mar­car que an­tes de la ins­ta­la­ción he­mos con­ver­sa­do, días y ho­ras, con la opo­si­ción. De los diá­lo­gos eco­nó­mi­cos, ya te­ne­mos fru­tos, co­mo el acuer­do de ele­men­tos de un sis­te­ma fi­nan­cie­ro pa­ra la ad­qui­si­ción de vi­vien­das por par­te de la cla­se me­dia.

-¿Es­tá tran­qui­lo con la si­tua­ción de Hon­du­ras?

Sin du­das, es­toy muy tran­qui­lo, y es­to lo di­go tam­bién por el te­ma po­lí­ti­co. El Con­gre­so hon­du­re­ño ele­gi­rá pró­xi­ma­men­te al Pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca. Ten­go la im­pre­sión de que exis­te acuer­do en­tre dos o tres par­ti­dos pa­ra ha­cer los nú­me­ros su­fi­cien­tes… eso es par­te del diá­lo­go po­lí­ti­co y ese se­rá un mo­men­to pa­ra afian­zar la ca­pa­ci­dad de diá­lo­go que es­toy se­gu­ro que exis­te en Hon­du­ras.

“Es bueno ex­pli­car que he­mos te­ni­do una con­ver­sa­ción cons­tan­te con la opo­si­ción -tal vez no for­mal ni pú­bli­ca-, pe­ro sí bus­can­do cons­tan­te­men­te qué te­mas po­de­mos lle­var a la me­sa de diá­lo­go y que a ellos les in­tere­se”

Pla­nes eco­nó­mi­cos

-Es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, atrac­ción de in­ver­sio­nes, un plan pa­ra con­ti­nuar avan­zan­do en el cam­po de la cer­te­za ju­rí­di­ca pa­ra la atrac­ción de di­chas in­ver­sio­nes, son al­gu­nos de los ele­men­tos que us­ted men­cio­na co­mo cre­den­cia­les de la eco­no­mía hon­du­re­ña. ¿Qué di­fe­ren­cia a Hon­du­ras pa­ra in­ver­tir, del res­to de Cen­troa­mé­ri­ca?

Hon­du­ras tie­ne una es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca que es pro­ba­ble­men­te la nú­me­ro uno de la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na, apar­te de Pa­na­má. Te­ne­mos las me­jo­res ca­li­fi­ca­cio­nes de ries­go cre­di­ti­cio de nues­tra his­to­ria. Con­ta­mos con efec­tos con­cre­tos en nues­tro plan de atrac­ción de in­ver­sio­nes que se re­fle­jan en el 4,8% de cre­ci­mien­to que tu­vi­mos en 2017. Pe­ro de igual ma­ne­ra, la pro­mo­ción agre­si­va del país, la vi­sión de cons­truir un cen­tro lo­gís­ti­co

con el desa­rro­llo de puer­tos, ae­ro­puer­tos y ca­rre­te­ras pa­ra co­nec­tar a Cen­troa­mé­ri­ca, no es una vi­sión me­ra­men­te in­ter­na pa­ra nues­tro país, sino pa­ra co­nec­tar a la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na y eso nos per­mi­te de­cir­les a in­ver­sio­nis­tas, asiá­ti­cos o eu­ro­peos, que a me­nos de 400 ki­ló­me­tros us­ted pue­de ir desde Puer­to Cor­tés (Océano Atlán­ti­co), al puer­to de San Lo­ren­zo (Océano Pa­cí­fi­co) y con la po­si­bi­li­dad de ter­mi­nar en po­cos me­ses una au­to­pis­ta que per­mi­ti­rá mo­ver car­ga de un océano a otro. Tal vez, en tér­mi­nos de vo­lu­men pue­de que no sea­mos más com­pe­ti­ti­vos que Pa­na­má, pe­ro sí en tér­mi­nos de tiem­pos so­mos más com­pe­ti­ti­vos. Por eso va­rias em­pre­sas asiá­ti­cas ya es­tán ha­cien­do un plan­tea­mien­to for­mal pa­ra ela­bo­rar los pri­me­ros es­tu­dios de un fe­rro­ca­rril que una el Pa­cí­fi­co con el Atlán­ti­co hon­du­re­ño, por­que so­mos una de las dis­tan­cias más cor­tas den­tro del ist­mo cen­troa­me­ri­cano.

-Esa es una bue­na lla­ve de desa­rro­llo eco­nó­mi­co pa­ra su país…

Sin du­da.

-¿Y us­ted lo ve co­mo un plan fac­ti­ble?

Si us­ted ve la ca­pa­ci­dad de trans­por­tar car­ga de un océano a otro por el Ca­nal de Pa­na­má, se da­rá cuen­ta que hay un 20% de car­ga que, por mu­cho que quie­ra Pa­na­má, no va a po­der cu­brir. Eso abre opor­tu­ni­da­des pa­ra otros paí­ses en Cen­troa­mé­ri­ca que te­ne­mos esas con­di­cio­nes, pe­ro el he­cho de ha­ber cons­trui­do nues­tro eje ca­rre­te­ro unien­do un océano con el otro, a cor­ta dis­tan­cia, ya nos per­mi­te ofre­cer al mun­do esa opor­tu­ni­dad. Y co­mo le di­go, es­ta se­ma­na ya se for­ma­li­zó el pro­ce­so pa­ra co­men­zar con es­tu­dios de fac­ti­bi­li­dad de par­te de em­pre­sas asiá­ti­cas.

-Us­ted des­ta­ca sus pla­nes de atrac­ción de in­ver­sio­nes pa­ra la eco­no­mía hon­du­re­ña y da re­le­van­cia a las in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra. En ese mar­co, ¿qué pa­pel tie­nen las alian­zas pú­bli­co pri­va­das?

Las alian­zas pú­bli­co pri­va­das han si­do un pa­so agre­si­vo. Ha­brá que re­vi­sar al­gu­nas co­sas, por­que so­mos re­cien­tes en el mun­do de es­tas alian­zas. Nos he­mos en­fo­ca­do en au­to­pis­tas, puer­tos, ae­ro­puer­tos y se es­tá con­si­de­ran­do es­ta op­ción pa­ra el nue­vo sis­te­ma de pre­vi­sión so­cial de

nues­tro país, co­mo desa­rro­llo de hos­pi­ta­les y otro ti­po de ser­vi­cios. Y los mu­ni­ci­pios tam­bién es­tán con­tem­plan­do pe­que­ñas aso­cia­cio­nes pú­bli­co pri­va­das en áreas co­mu­ni­ta­rias. A ve­ces, la co­mu­ni­dad es due­ña de un pre­dio y pue­de in­vi­tar a in­ver­sio­nis­tas a desa­rro­llar, por ejem­plo, un com­ple­jo tu­rís­ti­co o pres­ta­ción de ser­vi­cios de agua po­ta­ble. Pe­ro sí, hay que re­co­no­cer que el te­ma de las alian­zas pú­bli­co pri­va­das nos ha ayu­da­do a atraer in­ver­sio­nes que an­tes no te­nía­mos en el país; te­ne­mos una eva­lua­ción po­si­ti­va.

-¿Hay al­gún pen­dien­te o desafío?

Sí, hay desafíos en tér­mi­nos de ser más pre­ci­sos en es­tu­dios de flu­jos de vehícu­los que tran­si­tan por una au­to­pis­ta, pa­ra po­der ha­cer el re­pa­go y cuál es la ga­ran­tía del Es­ta­do en tér­mi­nos de si no se com­ple­ta el mí­ni­mo re­que­ri­do. Son ajus­tes pro­pios de to­dos los paí­ses que han co­men­za­do con el desa­rro­llo de es­te ti­po de alian­zas. Chi­le fue un buen re­fe­ren­te pa­ra co­no­cer cuá­les eran los desafíos que el país ha­bía en­fren­ta­do en la ma­te­ria, y es bá­si­ca­men­te lo que es­ta­mos vien­do no­so­tros ac­tual­men­te.

El pre­si­den­te de Hon­du­ras, Juan Orlando Her­nán­dez, y el edi­tor de Amé­ri­cae­co­no­mía, Gas­tón Me­za, du­ran­te su con­ver­sa­ción en el Sa­lón Luz, del Ho­tel In­ter­con­ti­nen­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.