FA­REED ZA­KA­RIA:

“Mi sen­sa­ción es que no se de­be sub­es­ti­mar el gra­do en que Trump es un pro­tec­cio­nis­ta y cuán hos­til es fren­te al li­bre co­mer­cio”

AmericaEconomia Chile - - Entrevista / Política -

La reunión anual del World Eco­no­mic Fo­rum (WEF), que se rea­li­za en un pue­bli­to de mon­ta­ña en los Al­pes suizos, con­gre­ga ca­da año a la elite glo­bal, es de­cir, los CEO de las gran­des cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les, los di­rec­to­res de los or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les co­mo el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal o el Ban­co Mun­dial. El WEF se ha ga­na­do el mo­te de ser el sím­bo­lo de la glo­ba­li­za­ción. Es por es­to que ha si­do fre­cuen­te ver en las afue­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes anti glo­ba­li­za­ción, las cua­les hoy día no re­sul­tan po­si­bles de­bi­do al gran apa­ra­to de seguridad mon­ta­do por el go­bierno sui­zo. Y no po­dría ser de otra ma­ne­ra. Al Fo­ro asis­ten ha­bi­tual­men­te je­fes de Es­ta­do, ca­da uno con una gran de­le­ga­cion de mi­nis­tros y em­pre­sa­rios de sus re­pec­ti­vos paí­ses. Es­te año, por nom­brar unos po­cos, tu­vi­mos la pre­sen­cia de Án­ge­la Mer­kel, Em­ma­nuel Ma­cron, The­re­sa May, Jus­tin Tru­deau y Do­nald Trump. Es­pe­cial­men­te la pre­sen­cia del pre­si­den­te de EE.UU. cau­só gran re­vue­lo, no por­que él cau­se ad­mi­ra­ción, sino por la cu­rio­si­dad que des­pier­ta es­cu­char su dis­cur­so. Sien­do el lí­der de la anti glo­ba­li­za­cion y del ais­la­cio­nis­mo, ha­bía una gran ex­pec­ta­ti­va so­bre qué iba a de­cir cuan­do se di­ri­gie­ra a la elite glo­bal, tan de­nos­ta­da por sus más fie­les se­gui­do­res y por él mis­mo. Pe­ro su dis­cur­so fue muy cor­to y no gran co­sa. Lo que sí lla­mó la aten­ción fue la for­ma en que Trump fue re­ci­bi­do: una ban­da mi­li­tar to­có a su en­tra­da, en la gran sa­la de con­fe­ren­cias del Cen­tro de Con­ven­cio­nes de Da­vos, que al­ber­ga­ba ese día a apro­xi­ma­da­men­te tres mil per­so­nas. Sorpresa, por­que una de las co­sas que dis­tin­gue al WEF es su ho­ri­zon­ta­li­dad y es­pí­ri­tu de­mo­crá­ti­co, don­de ni si­quie­ra los re­yes son anun­cia­dos con la pom­po­si­dad con que fue re­ci­bi­do Trump. En ese con­tex­to, no po­día ser más opor­tuno mi en­cuen­tro con Fa­reed Za­ka­ria, el pres­ti­gio­so pe­rio­dis­ta y ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal de la CNN y co­lum­nis­ta de The Was­hing­ton Post, quien se­ma­na a se­ma­na en su pro­gra­ma te­le­vi­si­vo GPS ana­li­za la geo­po­lí­ti­ca mun­dial, a par­tir de los he­chos que mar­can al mun­do. Za­ka­ria ac­ce­dió a dar­me una en­tre­vis­ta so­bre el im­pac­to de Trump en el es­ce­na­rio la­ti­noa­me­ri­cano, y es­ta fue nues­tra con­ver­sa­ción.

En los úl­ti­mos días se anun­ció que Di­di Chu­xing, la com­pa­ñía chi­na que com­pi­te glo­bal­men­te con Uber, es­ta­ba ofer­tan­do com­prar en US$ 900 mi­llo­nes a su si­mi­lar y lí­der en Bra­sil. Al mis­mo tiem­po, el can­ci­ller chino, en la reunión Ce­lac-chi­na, que con­gre­gó a los can­ci­lle­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos y de Chi­na, en San­tia­go de Chi­le, anun­ció que Amé­ri­ca La­ti­na se­ría par­te del One Belt-one Road, la gi­gan­tes­ca ini­cia­ti­va chi­na en in­fra­es­truc­tu­ra que in­clu­ye Asia, Áfri­ca y Eu­ro­pa. ¿Cree us­ted que es­to es una ame­na­za pa­ra los EE.UU., el po­der do­mi­nan­te en la re­gión por apro­xi­man­da­men­te 200 años?

Creo que la co­sa más im­por­tan­te a re­co­no­cer es que es­to es al­go muy bueno pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, y muy bueno pa­ra el mun­do en­te­ro. La na­tu­ra­le­za de es­te ti­po de in­ver­sio­nes siem­pre sig­ni­fi­ca más cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, más co­mer­cio y tam­bién un au­men­to en la con­cien­cia glo­bal. Lo que sig­ni­fi­ca a su vez que Chi­na ten­drá más in­te­rés en la es­ta­bi­li­dad y cre­ci­mien­to de Ame­ri­ca La­ti­na. Creo que se­ría un error mi­rar es­to con ojos del si­glo XIX, es de­cir, que si es bueno pa­ra Chi­na en­ton­ces es ma­lo pa­ra EE.UU. Si a Amé­ri­ca La­ti­na le va me­jor por el he­cho de co­mer­ciar con Chi­na, a la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se le pue­de ir muy bien tam­bién, y au­men­tar su co­mer­cio con una La­ti­noa­mé­ri­ca a la que le es­tá yen­do me­jor. De es­ta ma­ne­ra, to­dos los ac­to­res me­jo­ran su po­si­ción. Es un win-win por don­de se le mi­re.

Sí ten­go al­gu­nas preo­cu­pa­cio­nes res­pec­to de Chi­na y la for­ma en que se in­vo­lu­cra en el ex­tran­je­ro: cuan­do Chi­na in­vier­te di­ne­ro ha mos­tra­do una ten­den­cia a pro­mo­ver, to­le­rar y per­mi­tir una gran co­rrup­ción e irre­gu­la­ri­dad en el país don­de es­tá in­vir­tien­do. No pi­de que se aca­be con la co­rrup­ción, no de­man­da trans­pa­ren­cia. No pi­de una bue­na go­ber­nan­za. No pi­de el tér­mino de los abu­sos a los De­re­chos Hu­ma­nos. Es­tas son áreas don­de EE.UU. ha si­do, en dé­ca­das re­cien­tes, una fuer­za po­si­ti­va y pro­gre­si­va pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, Asia y Áfri­ca. Mi es­pe­ran­za es que Chi­na en­tien­da que tam­bién pue­de ju­gar ese rol y que iría en su pro­pio be­ne­fi­cio el crear un mun­do de ma­yor trans­pa­ren­cia, de ma­yor y me­jor es­ta­bi­li­dad y go­ber­nan­za.

-Con­cuer­do con us­ted, pe­ro no veo que a la Ad­mi­nis­tra­ción Trump le preo­cu­pen as­pec­tos co­mo los DD.HH. y otros que us­ted men­cio­na. Aun­que era una po­lí­ti­ca cla­ra en el pa­sa­do.

Us­ted apun­ta a una reali­dad bas­tan­te preo­cu­pan­te en EE.UU. y es­tá com­ple­ta­men­te en lo co­rrec­to en que eso pa­re­ce ser la in­cli­na­ción de Trump. Pe­ro yo soy re­nuen­te a de­cir que es la in­cli­na­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump, por­que no es­tá cla­ro que eso sea cier­to pa­ra el De­par­ta­men­to de Es­ta­do. No es cier­to que sea así pa­ra el Con­gre­so, tam­po­co. Re­cor­de­mos siem­pre que los EE.UU. son más gran­des que so­lo un hom­bre y un pre­si­den­te. Hay mu­chas ins­ti­tu­cio­nes en EE.UU. Hay mu­chas po­lí­ti­cas y pro­ce­di­mien­tos que son el re­sul­ta­do de un con­jun­to mu­cho ma­yor y más vie­jo de ins­ti­tu­cio­nes, mar­cos y nor­mas.

Una de las co­sas que to­dos es­ta­mos tra­tan­do de en­ten­der en los EE.UU. es cuán­to tie­ne Trump de abe­rra­ción tem­po­ral y cuán­to de nue­vo es­tán­dar. Mi pro­pia opi­nión es que, en mu­chas de es­tas áreas, Trump no po­drá cam­biar de for­ma per­ma­nen­te la tra­yec­to­ria de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se, que ha es­ta­do mo­vién­do­se por cua­tro dé­ca­das en la mis­ma di­rec­ción. Tien­do a ima­gi­nar, y cier­ta­men­te es­pe­ro, que lo que ve­mos aho­ra con Trump sea un re­tro­ce­so tem­po­ral, no per­ma­nen­te.

-Otro te­ma que preo­cu­pa en la re­gión, y par­ti­cu­lar­men­te en Mé­xi­co, es el fu­tu­ro del Nafta, el TLC en­tre EE.UU., Ca­na­dá y ese país. ¿Cree us­ted que so­bre­vi­vi­rá el Nafta?

No po­dría ha­cer nin­gu­na pro­yec­ción con cer­te­za, por­que has­ta cier­to pun­to lo que es­ta­mos ha­cien­do to­dos es tra­tar de leer­le la men­te a un hom­bre. No es co­mo te­ner en fren­te un con­jun­to de con­vin­cen­tes ar­gu­men­tos, que se pue­dan eva­luar en ba­se a su va­li­dez. Es real­men­te el es­ta­do de hu­mor, de áni­mo, de un so­lo hom­bre.

Mi sen­sa­ción es que no se de­be sub­es­ti­mar el gra­do en que Trump es un pro­tec­cio­nis­ta y cuán hos­til es fren­te al li­bre co­mer­cio. Esa es su creen­cia más cen­tral. Es­ta es una vi­sión que él ha te­ni­do desde que era desa­rro­lla­dor in­mo­bi­lia­rio

“EE.UU. es­tá pa­san­do por un de­cli­ve, tie­nes a un go­bierno que ca­si no cree en los va­lo­res li­be­ra­les, y a una Eu­ro­pa que se ha vuel­to inac­ti­va en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal. Eu­ro­pa es muy po­de­ro­sa eco­nó­mi­ca­men­te, tie­ne ca­si el mis­mo ta­ma­ño de EE.UU., pe­ro se ha vuel­to, en tér­mi­nos geo­po­lí­ti­cos, en un po­der va­cío”

en 1985. En ese en­ton­ces, su pri­mer avi­so en The New York Ti­mes, pro­cla­man­do sus ideas po­lí­ti­cas, de­cía bá­si­ca­men­te que los ja­po­ne­ses se es­ta­ban apro­ve­chan­do de EE.UU., a tra­vés del li­bre co­mer­cio. Así que me preo­cu­pa mu­cho. Creo que es bas­tan­te po­si­ble que pi­da una re­ne­go­cia­ción bien ra­di­cal del Nafta, en la que incluiría al­gu­nas de sus cláu­su­las más im­por­tan­tes, o bien que per­mi­ta que to­do co­lap­se. Yo creo que es más fac­ti­ble que sea la pri­me­ra op­ción, y que ha­ya una re­vi­sión ra­di­cal de al­gún ti­po, y que los me­xi­ca­nos y ca­na­dien­ses de­ci­dan que es me­jor te­ner al­go que na­da, y que a re­ga­ña­dien­tes la acep­ten.

To­do el asun­to es una tra­ge­dia, por­que EE.UU., Ca­na­dá y Mé­xi­co ha­bían es­ta­do crean­do el mer­ca­do más di­ná­mi­co del mun­do des­pués de la Unión Eu­ro­pea. Si ese mer­ca­do se hu­bie­se am­plia­do, for­ta­le­ci­do y pro­fun­di­za­do, po­dría ha­ber­se vuel­to más im­por­tan­te que el de la UE, por­que, des­pués de to­do, hay un mer­ca­do in­creí­ble­men­te vi­tal y di­ná­mi­co en los EE.UU.; una na­ción in­creí­ble­men­te ri­ca en re­cur­sos na­tu­ra­les en Ca­na­dá; y una fuer­za la­bo­ral de ba­jo cos­to en Mé­xi­co. Es una com­bi­na­ción per­fec­ta pa­ra crear una so­la eco­no­mía de Nor­tea­mé­ri­ca que po­dría ha­ber­se ex­ten­di­do gra­dual­men­te ha­cia el sur.

-Pe­ro qui­zá hay lu­gar pa­ra cier­to op­ti­mis­mo. En 2017 hu­bo más au­tos ex­por­ta­dos ha­cia los EE.UU., desde Mé­xi­co, que en 2016, y hay com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses y ja­po­ne­sas in­vir­tien­do en la in­dus­tria au­to­mo­triz en Mé­xi­co. Por otra par­te, Trump es tan im­pre­de­ci­ble.

Lo que he lle­ga­do a con­cluir es que es­ta­mos vi­vien­do en un pe­rio­do -y nue­va­men­te es­pe­ro que sea tran­si­to­rio y no una nue­va era- en el que la evi­den­cia no es im­por­tan­te. Los he­chos no son im­por­tan­tes, la ló­gi­ca no es im­por­tan­te. Uno pue­de de­fen­der una cau­sa con prue­bas y evi­den­cia, pe­ro eso no ha­ce la di­fe­ren­cia. Lo que es­toy des­cu­brien­do -y creo que es al­go que to­dos de­be­mos apren­der a com­ba­tir- es que es­ta­mos en una épo­ca de re­torno a la po­lí­ti­ca de las emo­cio­nes, don­de es mu­cho más im­por­tan­te lle­gar a la gen­te con emo­cio­nes que con el in­te­lec­to, co­nec­tar­se más desde el co­ra­zón que desde la ca­be­za. Trump es muy há­bil pa­ra es­to y lo sa­be.

Yo no sé si el he­cho de te­ner nú­me­ros que prue­ben que el Nafta es un win-win ha­ga la di­fe­ren­cia. La reali­dad tan­gi­ble es que la mi­gra­ción desde Mé­xi­co a EE.UU. ha si­do ca­si ce­ro en los úl­ti­mos años, y sin em­bar­go Trump ha si­do ca­paz de crear es­te te­mor ha­cia los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos y la­ti­nos. Siem­pre es fá­cil asus­tar a la gen­te con el otro, con el fo­ras­te­ro, el ex­tran­je­ro, el out­si­der.

Pun­to de quie­bre

-Es­te año ten­dre­mos va­rias elec­cio­nes pre­si­den­cia­les cla­ve en Amé­ri­ca La­ti­na, en Co­lom­bia, Bra­sil, Mé­xi­co mis­mo. En es­te úl­ti­mo país en­ca­be­za las en­cues­tas An­drés Ma­nuel Lo­pez Obra­dor, co­no­ci­do co­mo AMLO. Se tra­ta de un po­pu­lis­ta y con una re­tó­ri­ca bas­tan­te anti EE.UU. ¿Cree us­ted que Trump o los EE.UU. es­tén pre­pa­ra­dos pa­ra li­diar con un pre­si­den­te me­xi­cano po­co

"Yo no sé si el he­cho de te­ner nú­me­ros que prue­ben que el Nafta es un win-win ha­ga la di­fe­ren­cia. La reali­dad tan­gi­ble es que la mi­gra­ción desde Mé­xi­co a EE.UU. ha si­do ca­si ce­ro en los úl­ti­mos años, y sin em­bar­go Trump ha si­do ca­paz de crear es­te te­mor ha­cia los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos y la­ti­nos."

“No he­mos vis­to ese ti­po de acer­ca­mien­to de par­te del go­bierno de Trump en nin­gu­na par­te del mun­do y no creo que lo vea­mos en el ca­so de Ve­ne­zue­la. Echar bra­va­tas, eso lo ha­ce muy bien Trump, pe­ro eso no va a pro­du­cir re­sul­ta­dos en Ve­ne­zue­la”

amis­to­so?

Pa­ra Trump, tan­to per­so­nal co­mo po­lí­ti­ca­men­te es una co­sa bue­na, por­que él ha re­tra­ta­do a Mé­xi­co en una cier­ta for­ma, co­mo una fuer­za ne­ga­ti­va, co­mo un so­cio di­fí­cil, co­mo un pro­ble­ma, ca­si co­mo un enemi­go. Y si AMLO lle­ga al po­der, esa predicción, de al­gu­na for­ma se ha­rá reali­dad. La tris­te reali­dad es que AMLO tie­ne mu­cho de pro­duc­to de Trump; si bien siem­pre ha si­do un fac­tor po­lí­ti­co po­de­ro­so y ca­si ga­nó un par de ve­ces, nun­ca ha ga­na­do. Eso ha cam­bia­do en el úl­ti­mo año, con los ata­ques de Trump a Mé­xi­co, cuan­do mi­ró en me­nos al pre­si­den­te de Mé­xi­co, lo aver­gon­zó. En­ton­ces, los nú­me­ros de AMLO en las en­cues­tas subie­ron y subie­ron. La lle­ga­da de AMLO tie­ne mu­cho que ver con la lle­ga­da de Trump.

Su elec­ción se­ría un desas­tre pa­ra Mé­xi­co, pe­ro tam­bién ten­dría re­per­cu­sio­nes más pro­fun­das: Amé­ri­ca La­ti­na se ha es­ta­do mo­vien­do en la di­rec­ción co­rrec­ta en las úl­ti­mas dé­ca­das, y es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos años. Si mi­ras a Amé­ri­ca La­ti­na, que en mu­chas for­mas es la cu­na del po­pu­lis­mo, lo que ves en Mé­xi­co, Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, es a po­lí­ti­cos muy lis­tos, prác­ti­cos, prag­má­ti­cos, ami­gos del mer­ca­do y el li­bre co­mer­cio, asu­mien­do el po­der. Es­pe­ro que la as­cen­sión de AMLO, si es que lle­ga a ga­nar, no mar­que un pun­to de quie­bre y que em­pe­ce­mos a ver un re­gre­so al te­rri­ble ti­po de po­pu­lis­mo que le ha he­cho tan­to da­ño a Amé­ri­ca La­ti­na.

-En Ve­ne­zue­la, Maduro ha es­ta­ble­ci­do una real dic­ta­du­ra que pa­re­ce só­li­da. Aho­ra ha lla­ma­do a elec­cio­nes to­tal­men­te frau­du­len­tas y anti de­mo­crá­ti­cas. ¿Có­mo cree que va a li­diar Trump con Ve­ne­zue­la?

Es una gran tra­ge­dia pen­sar que Ve­ne­zue­la fue al­gu­na vez el país más prós­pe­ro de Amé­ri­ca La­ti­na y ver lo que han he­cho con él. Creo que el pro­ble­ma no es tan­to que Trump no sea du­ro. Él es­tá fe­liz de ser du­ro con Ve­ne­zue­la. En Ve­ne­zue­la creo que se re­quie­re una po­lí­ti­ca bien so­fis­ti­ca­da por­que, tal co­mo us­ted di­ce, es una dic­ta­du­ra fir­me­men­te es­ta­ble­ci­da y que tie­ne al­go de res­pal­do po­pu­lar. Hay un pe­li­gro de gue­rra ci­vil. Es una si­tua­ción muy ex­plo­si­va. Lo que se re­quie­re es una mez­cla de pre­sión y ne­go­cia­ción. Tie­nes que ser ca­paz de tra­ba­jar con otros paí­ses de la re­gión y tra­tar de crear las cir­cuns­tan­cias pa­ra una tran­si­ción po­lí­ti­ca.

To­do su­gie­re que lo que se ne­ce­si­ta es una di­plo­ma­cia muy ac­ti­va y so­fis­ti­ca­da. No he­mos vis­to ese ti­po de acer­ca­mien­to de par­te del go­bierno de Trump en nin­gu­na par­te del mun­do y no creo que lo vea­mos en el ca­so de Ve­ne­zue­la. Echar bra­va­tas, eso lo ha­ce muy bien Trump, pe­ro eso no va a pro­du­cir re­sul­ta­dos en Ve­ne­zue­la.

Ven­cer en las ur­nas

-Va­mos aho­ra a su pro­pio país. ¿Qué es­pe­ra que su­ce­da en las elec­cio­nes de me­dio pe­rio­do en no­viem­bre pró­xi­mo?

Mi­re, his­tó­ri­ca­men­te, el par­ti­do en el po­der siem­pre ha per­di­do asien­tos en las elec­cio­nes que ocu­rren a mi­tad del man­da­to pre­si­den­cial. Así que es una muy

bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra los de­mó­cra­tas. El pro­ble­ma es, creo, que la reali­dad es que a los EE.UU. le es­tá yen­do... ¿Sa­be?, es­ta­mos lle­gan­do a es­ta elec­ción en paz y pros­pe­ri­dad. Y esa du­pla de paz y pros­pe­ri­dad es una bue­na fór­mu­la pa­ra el par­ti­do go­ber­nan­te. Ade­más de eso, Trump es un po­lí­ti­co mu­cho más há­bil de lo que la gen­te cree. Así que va a tra­tar de ha­cer de es­ta elec­ción una es­pe­cie de re­fe­rén­dum so­bre tó­pi­cos co­mo in­mi­gra­ción y te­mas cul­tu­ra­les. Y la ver­dad del ca­so es que, en esos te­mas, él tie­ne mu­cho apo­yo de par­te de la ciu­da­da­nía.

-¿Y las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la tra­ma ru­sa, po­drían cam­biar es­to?

Bueno, eso de­fi­ni­ti­va­men­te po­dría cam­biar el jue­go, de­pen­dien­do de lo que en­cuen­tre (el fis­cal es­pe­cial del ca­so) Ro­bert Mue­ller. Si hay evi­den­cia real de co­lu­sión o de que los ru­sos ten­gan in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra so­bre Trump, o que Trump tie­ne obli­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras con raí­ces en el go­bierno ru­so, to­dos esos he­chos sí po­drían cam­biar de­fi­ni­ti­va­men­te el jue­go.

Pe­ro creo que el asun­to más am­plio es­tá en es­to: Trump re­pre­sen­ta al­go nue­vo en EE.UU. Y pien­so que la me­jor ma­ne­ra de en­fren­tar­lo es de­rro­tán­do­lo con vo­tos en una elec­ción. No se pue­de es­pe­rar una so­lu­ción má­gi­ca que pro­ven­ga de Ro­bert Mue­ller o de los tri­bu­na­les. Creo que esas co­sas pue­den des­acre­di­tar a Trump, pe­ro en úl­ti­mo tér­mino no es po­si­ti­vo pa­ra el pro­ce­so po­lí­ti­co que Trump sea re­mo­vi­do. Por­que uno sa­be que los de­fen­so­res de Trump van a ale­gar que fue un gol­pe ju­di­cial en su con­tra. Creo que hay que ga­nar­le en las ur­nas.

-Más allá de Trump, mucha gen­te pien­sa que el li­de­raz­go de Oc­ci­den­te se es­tá de­bi­li­tan­do, mien­tras Chi­na in­cre­men­ta su li­de­raz­go glo­bal. ¿Coin­ci­de en que los EE.UU. es­tán en un pro­ce­so de de­cli­ve?

Hay un ele­men­to del de­cli­ve es­ta­dou­ni­den­se que es real y es­truc­tu­ral. Es una reali­dad del mun­do emer­gen­te, sim­ple­men­te. Los mer­ca­dos emer­gen­tes eran el 5% del PIB glo­bal ha­ce 25 años. Hoy son el 45%. Ha­ce 25 años, Chi­na era el 1% del PIB glo­bal, hoy es el 14%. Es­tos cam­bios eco­nó­mi­cos por su­pues­to que tie­nen con­se­cuen­cias geo­po­lí­ti­cas y por eso la ca­pa­ci­dad de EE.UU. de ca­si do­mi­nar sin con­tra­pe­so al mun­do se ha vis­to dis­mi­nui­da. No creo que eso sea al­go ma­lo, en la me­di­da que aún per­mi­ta el ti­po de es­truc­tu­ra de un or­den ba­sa­do en re­glas, de eco­no­mía abier­ta y pro DD.HH. que los EE.UU. han pro­mo­vi­do. Mien­tras esas fuer­zas con­ti­núen sien­do fir­mes, creo que es­ta­re­mos bien.

Pe­ro acá es­tá el desafío: al mis­mo tiem­po que los EE.UU. es­tán pa­san­do por es­te de­cli­ve, tie­nes a un go­bierno que ca­si no cree en es­tos va­lo­res li­be­ra­les, que no cree en esa idea de un sis­te­ma in­ter­na­cio­nal con ba­se en los EE.UU. Y lue­go una Eu­ro­pa que se ha vuel­to esen­cial­men­te inac­ti­va en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal. Eu­ro­pa es muy po­de­ro­sa. Eco­nó­mi­ca­men­te tie­ne el mis­mo ta­ma­ño que los EE.UU., pe­ro se ha con­ver­ti­do, en tér­mi­nos geo­po­lí­ti­cos, en un po­der va­cío, es to­tal­men­te inac­ti­va. Y eso es el 50% del PIB glo­bal y el 80% del gas­to en Defensa.

Y lo que se es­tá vien­do aho­ra, en me­dio de es­tos va­cíos y es­tas re­ti­ra­das de la es­ce­na glo­bal, es la lle­ga­da de nue­vos po­de­res. Creo que al­gu­nos de ellos es­tán bien. Chi­na es un país ri­co y gran­de, de­be­ría te­ner un rol ma­yor y no me pa­re­ce que sea muy des­es­ta­bi­li­za­dor. Los chi­nos tie­nen un in­te­rés en el sis­te­ma. Des­afor­tu­na­da­men­te Ru­sia no. Ru­sia es un spoi­ler (na­ción con una po­lí­ti­ca des­es­ta­bi­li­za­do­ra). Irán es un spoi­ler. Ve­ne­zue­la es un spoi­ler. Has­ta Ara­bia Sau­di­ta, a su mo­do, es un spoi­ler. Así que lo que me preo­cu­pa son los dis­tin­tos po­de­res re­gio­na­les que se han vuel­to más agre­si­vos y más osa­dos, y que tie­nen una ten­den­cia no li­be­ral y, en cier­to sen­ti­do, des­es­ta­bi­li­za­do­ra en el glo­bo. Y lo que so­lía ayu­dar a re­te­ner­los, unos EE.UU. ac­ti­vos e in­vo­lu­cra­dos, no es­tán pre­sen­tes hoy en el mun­do. Así que pa­ra mí ese es el gran pe­li­gro. Los EE.UU. es­tán, sí, es­truc­tu­ral­men­te en de­cli­ve, pe­ro es­ta­ban aún ac­ti­vos, com­pro­me­ti­dos en man­te­ner el or­den, eco­no­mía abier­ta, va­lo­res li­be­ra­les, de­re­chos hu­ma­nos. Y si EE.UU. no jue­ga ese rol, y si Eu­ro­pa es in­ca­paz de ju­gar ese rol, bueno, pue­de es­tar se­gu­ro de que Chi­na no lo va a ju­gar y Ru­sia tam­po­co. Y len­ta­men­te es­te or­den mun­dial se ero­sio­na­rá. Ese es el real pe­li­gro.

“Chi­na es un país ri­co y gran­de y de­be­ría ju­gar un rol ma­yor en la es­ce­na mun­dial, lo que se­ría es­ta­bi­li­za­dor. Ru­sia es un spoi­ler, Irán es un spoi­ler, Ara­bia Sau­di­ta lo es tam­bién. ve­ne­zue­la es tam­bién un spoi­ler. Lo que me preo­cu­pa es que es­tos dis­tin­tos po­de­res re­gio­na­les se han vuel­to más agre­si­vos y osa­dos, y re­pre­sen­tan una ten­den­cia des­es­ta­bi­li­za­do­ra”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.