ELEC­CIO­NES A LA MEXICANA

Alian­zas con­tra na­tu­ra, se­ña­la­mien­tos de co­rrup­ción, mie­dos in­fun­da­dos. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos me­xi­ca­nos res­pon­den con to­do su ar­se­nal an­te un pa­no­ra­ma elec­to­ral lleno de in­cer­ti­dum­bres y con un in­có­mo­do lí­der en las en­cues­tas.

AmericaEconomia Chile - - Debate / México - POR CA­MI­LO OLAR­TE, CIU­DAD DE MÉ­XI­CO

Mé­xi­co se en­fren­ta a las elec­cio­nes más com­ple­jas de los úl­ti­mos años. El pri­me­ro de ju­lio se dispu­tarán 3.400 car­gos: pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, con­gre­sos fe­de­ra­les y lo­ca­les, nue­ve gu­ber­na­tu­ras y ca­si to­das las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les.

El pro­ce­so elec­to­ral arran­ca con un país en aprie­tos: un TLCAN a pun­to de hun­dir­se an­te las ma­las re­la­cio­nes con el lí­der del ve­cino del nor­te; los es­cán­da­los de co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad que abar­can to­do el aba­ni­co po­lí­ti­co; y la vio­len­cia que en 2017 mos­tró los peo­res in­di­ca­do­res de su his­to­ria.

La im­por­tan­cia de es­tas elec­cio­nes es­tá am­pli­fi­ca­da por los te­mo­res que des­pier­ta quien pun­tea en to­das las en­cues­tas pre­si­den­cia­les: An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor (AMLO). El cur­ti­do can­di­da­to de iz­quier­da, de­rro­ta­do en las dos úl­ti­mas elec­cio­nes por es­tre­chos már­ge­nes, se per­fi­la co­mo el si­guien­te pre­si­den­te me­xi­cano, an­te la cri­sis del PRI y su can­di­da­to Jo­sé Antonio Mea­de, y el avan­ce tí­mi­do pe­ro con­sis­ten­te de Ri­car­do Ana­ya, que lo po­ne en un sor­pre­si­vo se­gun­do lu­gar. Es­te can­di­da­to, con ape­nas 39 años, re­pre­sen­ta una ex­tra­ña coa­li­ción en­tre el con­ser­va­dor Par­ti­do de Ac­ción Na­cio­nal (PAN) y dos par­ti­dos de iz­quier­da (Par­ti­do de la Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca, PRD, y Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano, MC).

En un am­bien­te en­ra­re­ci­do por las alian­zas im­pen­sa­bles, se­ña­la­mien­tos de co­rrup­ción, los cam­bios de dis­cur­so, AMLO pa­re­ce no de­te­ner­se en su ca­rre­ra ha­cia Los Pi­nos mien­tras sur­gen al­gu­nas preguntas de có­mo go­ber­na­ría: ¿Es­tán las reformas es­truc­tu­ra­les del go­bierno de Pe­ña Nie­to en pe­li­gro? ¿Qué tan in­fun­da­dos son los te­mo­res de mu­chos em­pre­sa­rios y con­trin­can­tes que ven en el can­di­da­to una ame­na­za a la li­bre em­pre­sa?

AMLO y los de­más

AMLO o el Pe­je, co­mo lo lla­man, re­pre­sen­ta a la coa­li­ción Jun­tos Ha­re­mos His­to­ria (MO­RE­NA-PES-PT). Es el opo­si­tor por an­to­no­ma­sia, el hom­bre de iz­quier­da que des­pués de dos de­rro­tas muy ce­rra­das –a las que se­ña­ló co­mo frau­du­len­tas– pa­re­ce ha­ber apren­di­do cier­tas lec­cio­nes.

Ha apa­ci­gua­do su po­si­ción na­cio­na­lis­ta y pro­tec­cio­nis­ta. Sus ata­ques a las reformas de Pe­ña Nie­to se han re­du­ci­do y en al­gu­nas oca­sio­nes han des­apa­re­ci­do. “Pa­ra un 80% del sec­tor em­pre­sa­rial, Ló­pez Obra­dor ya no ge­ne­ra mie­do”, di­ce Al­fon­so Ro­mo, em­pre­sa­rio re­gio­mon­tano, ase­sor y ar­ti­cu­la­dor de sus re­la­cio­nes con el mun­do em­pre­sa­rial.

Ro­mo no es el úni­co em­pre­sa­rio que apo­ya a Ló­pez Obra­dor. AMLO 3.0 lle­ga con vie­jas y nue­vas alian­zas en es­te sec­tor que pa­re­ce per­der­le el mie­do. En­tre es­tos otros des­ta­can Mi­guel To­rru­co, em­pre­sa­rio de tu­ris­mo y muy cer­cano a Car­los Slim, Es­te­ban Moc­te­zu­ma Barragán, cer­cano a Ri­car­do Sa­li­nas Plie­go (de TV Az­te­ca); Mar­cos Fastlicht, sue­gro de Emi­lio Az­cá­rra­ga (Te­le­vi­sa); Su­sa­na Harp, so­bri­na de Al­fre­do Harp He­lú (de Ba­na­mex); y Ja­vier Ji­mé­nez Es­priú, cu­ña­do de Pas­cual Gu­tié­rrez Sal­dí­var (del Gru­po Ide­sa).

Otras alian­zas me­nos gla­mo­ro­sas han pues­to de re­lie­ve la es­tra­te­gia de AMLO de su­mar apo­yos sin im­por­tar mu­cho de don­de ven­gan. En­tre esas hay unas muy con­tra­dic­to­rias ideo­ló­gi­ca­men­te, co­mo

AMLO o el Pe­je, co­mo lo lla­man, re­pre­sen­ta a la coa­li­ción Jun­tos Ha­re­mos His­to­ria (MO­RE­NA-PES-PT). Es el opo­si­tor por an­to­no­ma­sia, el hom­bre de iz­quier­da que des­pués de dos de­rro­tas muy ce­rra­das –a las que se­ña­ló co­mo frau­du­len­tas– pa­re­ce ha­ber apren­di­do cier­tas lec­cio­nes.

la que se hi­zo con el Par­ti­do En­cuen­tro So­cial, un par­ti­do evan­ge­lis­ta y esen­cial­men­te con­ser­va­dor; y otras ver­gon­zan­tes co­mo los re­cien­tes apo­yos de la fa­mi­lia de El­ba Est­her Gor­di­llo –lí­der sin­di­cal de la edu­ca­ción de­te­ni­da por el go­bierno de Pe­ña Nie­to–, o la no­mi­na­ción del ex­lí­der mi­ne­ro, Na­po­león Gó­mez Urru­tia, exi­lia­do por sos­pe­chas de co­rrup­ción, co­mo can­di­da­to plu­ri­no­mi­nal al Se­na­do de la Re­pú­bli­ca. “Ten­go con­vic­ción de que ca­da uno de ellos res­ta ve­ra­ci­dad so­bre el com­pro­mi­so que AMLO di­ce sos­te­ner con res­pec­to a la lu­cha con­tra la co­rrup­ción”, ex­pli­ca el ana­lis­ta Ri­car­do Rap­hael.

“Me­siá­ni­co y de pen­sa­mien­to úni­co”, lo des­cri­be el his­to­ria­dor En­ri­que Krau­ze. “Sen­ci­llo, sen­si­ble, in­te­li­gen­te y muy cul­to”, di­ce so­bre él Al­fon­so Ro­mo, su ase­sor. “El lí­der que el país ne­ce­si­ta”, di­ce Ger­mán Mar­tí­nez, uno de sus más fie­ros con­tra­dic­to­res ha­ce unos años y que hoy es can­di­da­to a se­na­dor plu­ri­no­mi­nal por Mo­re­na, el par­ti­do fun­da­do por Ló­pez Obra­dor.

AMLO, for­ma­do y ex­pul­sa­do en el PRI, pue­de es­tar aca­ban­do con los úl­ti­mos re­duc­tos de su an­ti­guo par­ti­do. La cam­pa­ña de Jo­sé Antonio Mea­de, el tec­nó­cra­ta que na­ve­gó sin ban­de­ra en los úl­ti­mos go­bier­nos, el ex­se­cre­ta­rio de ha­cien­da de Pe­ña, y don­de apun­ta el “de­da­zo” –co­mo se lla­ma en Mé­xi­co a la ma­ne­ra de de­sig­nar a su su­ce­sor sin se­guir nin­gún pro­ce­so pú­bli­co– del pre­si­den­te me­xi­cano, no des­pe­gó nun­ca. Pa­ra me­dios co­mo The Eco­no­mist o el Fi­nan­cial Ti­mes, el can­di­da­to ya es­tá fue­ra de la ca­rre­ra. Mea­de no se ha po­di­do des­pe­gar de la ima­gen del go­bierno, que tie­ne un ín­di­ce de des­apro­ba­ción por en­ci­ma de 75%, ni de los es­cán­da­los de co­rrup­ción que ha pro­ta­go­ni­za­do su par­ti­do.

Pa­ra mu­chos el úni­co can­di­da­to que to­da­vía tie­nen po­si­bi­li­da­des de al­can­zar a AMLO es Ri­car­do Ana­ya. Un am­bi­cio­so po­lí­ti­co que tra­ta con re­la­ti­vo éxi­to de po­si­cio­nar­se co­mo una op­ción a lo que él lla­ma “las vie­jas ideas atra­pa­das en el pa­sa­do” que re­pre­sen­ta Ló­pez Obra­dor. Ana­ya se mon­tó a tiem­po en el com­ba­te a la co­rrup­ción, pe­ro no tan opor­tu­na­men­te co­mo su ad­ver­sa­rio di­rec­to y, ade­más, unos re­cien­tes se­ña­la­mien­tos de la­va­do de di­ne­ro han de­te­ni­do su mar­cha.

Las elec­cio­nes 2018 tie­nen otro in­gre­dien­te nue­vo, las can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes que, aun­que no tie­nen ma­yor opor­tu­ni­dad de ga­nar, mar­can un hi­to en la po­lí­ti­ca mexicana y se­gu­ra­men­te se con­ver­ti­rán en ac­to­res im­por­tan­tes en un fu­tu­ro cer­cano.

AMLO 3.0

An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y su par­ti­do, Mo­re­na, fue desde un prin­ci­pio un so­li­ta­rio opo­si­tor a la ma­yo­ría de las reformas es­truc­tu­ra­les. El PAN y el PRI hi­cie­ron par­te del pac­to por Mé­xi­co, el acuer­do po­lí­ti­co na­cio­nal pa­ra im­pul­sar las reformas le­gis­la­ti­vas (ener­gé­ti­ca, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, edu­ca­ti­va, fis­cal).

Ana­ya ha tra­ta­do de dis­tan­ciar­se de su par­ti­ci­pa­ción en es­tas, cri­ti­cán­do­las, al­gu­nas du­ra­men­te, pe­ro ni el ni Mea­de tie­nen mu­cho mar­gen de mo­vi­mien­to pa­ra re­fe­rir­se ne­ga­ti­va­men­te a es­tas. AMLO ha de­ci­di­do to­mar otro ca­mino y desde el ini­cio de su cam­pa­ña pa­re­ce que su vi­sión acer­ca de es­tos te­mas ha cam­bia­do en­vian­do se­ña­les con­tra­dic­to­rias.

Uno de los cam­bios más sig­ni­fi­ca­ti­vos tie­ne que ver con su po­si­ción acer­ca de la re­for­ma ener­gé­ti­ca. Dos años des­pués de pro­me­ter cancelar las reformas del sec­tor pe­tro­le­ro de 2013,

Mea­de no se ha po­di­do des­pe­gar de la ima­gen del go­bierno, que tie­ne un ín­di­ce de des­apro­ba­ción por en­ci­ma de 75%, ni de los es­cán­da­los de co­rrup­ción que ha pro­ta­go­ni­za­do su par­ti­do.

que abrie­ron el sec­tor ener­gé­ti­co del país a la in­ver­sión pri­va­da, Ló­pez Obra­dor se des­di­jo a tra­vés de su ase­sor, Al­fon­so Ro­mo. Es­te ase­gu­ra que el can­di­da­to cree que las li­ci­ta­cio­nes pe­tro­le­ras be­ne­fi­cio­sas pa­ra Mé­xi­co. “Lo que he­mos vis­to en el pro­ce­so de li­ci­ta­ción es que son muy bue­nas pa­ra el país, es­tán bien he­chas y has­ta hoy no te­ne­mos que­jas”.

Ape­nas el pa­sa­do 5 de fe­bre­ro, el can­di­da­to de Mo­re­na ha­bía di­cho res­pec­to a los con­tra­tos pe­tro­le­ros lo si­guien­te: “Va­mos a re­vi­sar to­dos esos con­tra­tos. No va­mos a per­mi­tir que el pe­tró­leo, que es del pue­blo y de la na­ción, vuel­va a manos de ex­tran­je­ros”.

El cam­bio de po­si­ción pa­re­ce ha­ber tran­qui­li­za­do a mu­chos em­pre­sa­rios e in­ver­sio­nis­tas in­ter­na­cio­na­les que veían en su hi­po­té­ti­co go­bierno un re­tro­ce­so a los tiem­pos del pro­tec­cio­nis­mo, di­ce Ma­rio Mal­do­na­do, co­lum­nis­ta del dia­rio El Universal.

Ló­pez Obra­dor tam­bién ha­bía si­do un fie­ro opo­si­tor de la re­for­ma edu­ca­ti­va, y afir­mó en di­fe­ren­tes es­ce­na­rios que la can­ce­la­ría in­me­dia­ta­men­te des­pués de lle­gar a la pre­si­den­cia. De la mis­ma ma­ne­ra, uno de sus ase­so­res, Es­te­ban Moc­te­zu­ma, lo des­di­jo. Afir­mó a di­fe­ren­tes me­dios que “la re­for­ma edu­ca­ti­va se so­me­te­rá a con­sul­ta de maes­tros, pa­dres y alum­nos pa­ra mo­di­fi­car sus as­pec­tos ne­ga­ti­vos.” Su equipo tam­bién con­fir­mó que su di­cho se li­mi­ta a una ini­cia­ti­va de ley en la que se vo­te una nue­va Ley Ge­ne­ral de Ser­vi­cio Pro­fe­sio­nal Do­cen­te (LGSPD) y que la can­ce­la­ción so­lo se pue­de ha­cer por la vía del Con­gre­so de la Unión.

Otro de los cam­bios en sus pro­me­sas tie­ne que ver con la cons­truc­ción del nue­vo ae­ro­puer­to de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Ló­pez Obra­dor ha­bía ma­ni­fes­ta­do que la obra de in­fra­es­truc­tu­ra más gran­de en las úl­ti­mas dé­ca­das se­ría can­ce­la­da por ser de­ma­sia­do cos­to­sa. Otra vez uno de sus alle­ga­dos, Abel Hi­bert, con­se­je­ro eco­nó­mi­co, de­cla­ró que se es­tá evaluando qué tan cos­to­so se­ría cancelar la obra.

La can­ce­la­ción im­pli­ca­ría, se­gún Ma­rio Mal­do­na­do, arries­gar su re­la­ción con dos de los em­pre­sa­rios con los que ha man­te­ni­do una bue­na re­la­ción y que tie­nen fuer­tes in­tere­ses en es­ta me­ga­obra: Car­los Slim y Ole­ga­rio Vázquez Al­dir.

En cuan­to al TLCAN, otro de los te­mas más vi­li­pen­dia­dos por AMLO, Gra­cie­la Már­quez, ele­gi­da pa­ra con­ver­tir­se en se­cre­ta­ria de Eco­no­mía en ca­so de una vic­to­ria, sor­pren­dió cuan­do di­jo al dia­rio El Fi­nan­cie­ro que “el TLCAN es un mo­tor de cre­ci­mien­to la­bo­ral y ha fo­men­ta­do la aper­tu­ra de la eco­no­mía de Mé­xi­co a las fuer­zas glo­ba­les. Ló­pez Obra­dor quie­re desa­rro­llar el mer­ca­do in­terno de Mé­xi­co y re­du­cir la de­sigual­dad sin re­cu­rrir al pro­tec­cio­nis­mo”. Otra po­si­ción muy di­fe­ren­te a la aren­ga lo­pe­zo­bra­do­ris­ta de ha­ce unos años.

“Los em­pre­sa­rios es­tán res­pi­ran­do tran­qui­los, por lo me­nos mu­cho más que las elec­cio­nes pa­sa­das”, ex­pli­ca Car­los de León, un pe­que­ño em­pre­sa­rio de la in­dus­tria de las au­to­par­tes que vo­ta­rá por pri­me­ra vez por un can­di­da­to de iz­quier­da. “Los em­pre­sa­rios que es­tán em­pe­zan­do a ro­dear al can­di­da­to me dan con­fian­za de que el mo­de­lo del Pe­je no es un clásico mo­de­lo la­ti­noa­me­ri­cano y que no co­rre­mos esos ries­gos co­mo Ve­ne­zue­la.”

Ló­pez Obra­dor tam­bién ha­bía si­do un fie­ro opo­si­tor de la re­for­ma edu­ca­ti­va, y afir­mó que la can­ce­la­ría des­pués de lle­gar a la pre­si­den­cia. De la mis­ma ma­ne­ra, uno de sus ase­so­res, Es­te­ban Moc­te­zu­ma, lo des­di­jo. Afir­mó a di­fe­ren­tes me­dios que “la re­for­ma edu­ca­ti­va se so­me­te­rá a con­sul­ta de maes­tros, pa­dres y alum­nos pa­ra mo­di­fi­car sus as­pec­tos ne­ga­ti­vos.”

An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor (AMLO) es el can­di­da­to de iz­quier­da fa­vo­ri­to pa­ra ga­nar las elec­cio­nes me­xi­ca­nas.

Jo­sé Antonio Mea­de, can­di­da­to del PRI.

Ri­car­do Ana­ya Cor­tez, can­di­da­to de la coa­li­ción Por Mé­xi­co al Fren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.