Zol­tan Ist­van: “Mi prin­ci­pal me­ta es que su­pe­re­mos la muer­te con cien­cia y tec­no­lo­gía”

AmericaEconomia Chile - - Ciencia / Innovación - Por Juan To­ro, San­tia­go de Chi­le

El fun­da­dor del par­ti­do Trans­hu­ma­nis­ta y ex can­di­da­to a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos ha­bló con Amé­ri­cae­co­no­mía del efec­to fu­tu­ro de la cien­cia so­bre la vi­da hu­ma­na, y la mi­ra­da que de­be­rían te­ner los cre­yen­tes an­te la po­si­bi­li­dad de ex­ten­der a vo­lun­tad el ci­clo de vi­da.

En tér­mi­nos de in­no­va­ción, ¿cuál cree que se­rá la más im­por­tan­te pa­ra los pró­xi­mos cin­co años en cuan­to al cui­da­do de la sa­lud? -Hay un avan­ce que so­bre­sa­le y es la edi­ción ge­né­ti­ca o la tec­no­lo­gía CRISPR9. So­lo lle­va­mos dos años desde que real­men­te em­pe­zó a uti­li­zar­se y ya es­tá re­vo­lu­cio­nan­do la me­di­ci­na y la cien­cia. Creo que la edi­ción ge­né­ti­ca va a ser qui­zás tan gran­de co­mo in­ter­net, en tér­mi­nos de su efec­to. Pien­sa en in­ter­net; lo es to­do, lo cam­bió to­do. Creo que la edi­ción ge­né­ti­ca nos per­mi­ti­rá ha­cer co­sas que nun­ca so­ña­mos.

Ten­go ami­gos, y aun­que no van a triun­far ne­ce­sa­ria­men­te, es­tán in­ten­tan­do to­mar el ADN de las plan­tas y po­ner­lo en sus pro­pios cuer­pos pa­ra po­der ha­cer fo­to­sín­te­sis del sol y no te­ner que com­prar co­mi­da nun­ca. Es­ta es una idea loca, pe­ro aun así es al­go que aho­ra no se

tra­ta so­lo de mis ami­gos, por­que al­gu­nas uni­ver­si­da­des lo han pen­sa­do y es­tán in­ten­tán­do­lo. Así de le­jos pue­de ir la edi­ción ge­né­ti­ca. Pue­des cam­biar la te­la del ser hu­mano.

-Y en cuan­to a los avan­ces cien­tí­fi­cos, ¿cuál cree que se­rá su im­pac­to fi­nal en la vi­da hu­ma­na?

-Creo que, fun­da­men­tal­men­te, en los pró­xi­mos 30 años vas a ver nue­vas es­pe­cies. Al me­nos, si ves aho­ra la for­ma en que se di­vi­den las es­pe­cies, al­guien que tie­ne 50% par­te sin­té­ti­ca, cy­borg o de má­qui­na, real­men­te ya no es un ser hu­mano. Po­drá pen­sar co­mo hu­mano, pe­ro su ce­re­bro es­ta­rá co­nec­ta­do a in­ter­net y po­dría cal­cu­lar cual­quier co­sa. Su in­te­li­gen­cia, su coe­fi­cien­te in­te­lec­tual… sa­ca­ría so­lo As (ca­li­fi­ca­cio­nes má­xi­mas) en cual­quier uni­ver­si­dad. Ten­drá ac­ce­so a to­da la in­for­ma­ción por sus im­plan­tes; eso no es un hu­mano ya, es un sú­per

hu­mano. Un trans­hu­mano… Y creo que en 30 años ahí es don­de es­ta­re­mos. Es­pe­cial­men­te los ri­cos que po­drán pa­gar al­go así, lo que es un pro­ble­ma, por­que se con­ver­ti­rán en una es­pe­cie de dio­ses… Son cam­bios muy dramáticos.

-¿Dón­de es­tán los lí­mi­tes éti­cos? -No hay nin­gún lí­mi­te o no de­be­ría ha­ber lí­mi­tes. So­lo ten­go una re­gla: si ha­ces una tec­no­lo­gía que da­ña a otro, no de­be­rías ha­cer­la. Pue­des ha­cer lo que quie­ras, po­ner lo que quie­ras en tu cuer­po, pe­ro si tu tec­no­lo­gía da­ña di­rec­ta­men­te a otro hu­mano, no de­be­ría per­mi­tir­se. Ne­ce­si­ta­mos le­yes con­tra eso. Lla­ma­mos a eso el “prin­ci­pio de no agre­sión”. Sig­ni­fi­ca que pue­des ha­cer lo que quie­ras, pe­ro no pue­des pa­sar a lle­var a otra per­so­na o su pro­pie­dad. Eso da al cy­bor­gism o trans­hu­ma­nis­mo un po­ten­cial ili­mi­ta­do, por­que no es­ta­mos ha­blan­do de da­ñar, sino de ayu­dar vi­das

con es­ta tec­no­lo­gía. Es­ta­mos eli­mi­nan­do en­fer­me­da­des, ex­ten­dien­do la vi­da.

El pun­to de la his­to­ria es que lle­ga­re­mos a una era en que to­das es­tas co­sas son po­si­bles y son muy bue­nas pa­ra la Hu­ma­ni­dad… La gen­te ve al trans­hu­ma­nis­mo y to­das es­tas co­sas de las que ha­blo co­mo al­go ma­ligno o un po­co os­cu­ro, pe­ro des­pués di­rán que fue al­go muy po­si­ti­vo: “Hi­zo que to­dos fue­ran fuer­tes, que los cie­gos vie­ran, que los cua­dra­plé­ji­cos se pa­ra­ran de las si­llas de rue­das”. De eso se tra­ta el trans­hu­ma­nis­mo, de que to­dos es­tén sa­nos y lue­go de ex­ten­der sus ca­pa­ci­da­des.

He­rra­mien­tas que el crea­dor nos per­mi­tió te­ner

-Pe­ro la gen­te tie­ne en men­te his­to­rias co­mo las de la se­rie Black Mi­rror dan­do vuel­tas. O sea, un fu­tu­ro os­cu­ro y re­tor­ci­do.

-Es te­rri­ble. Si ha­ces un Black Mi­rror que no es os­cu­ro, no sa­brías el nom­bre de la pe­lí­cu­la, por­que no se­ría di­ver­ti­do ver­la. Pe­ro si ana­li­zas lo que la tec­no­lo­gía ha he­cho a la ra­za hu­ma­na, in­clu­so la tec­no­lo­gía loca, siem­pre es por ayu­dar a la gen­te, me­jo­rar­la. His­tó­ri­ca­men­te, la ra­zón por la que vi­vi­mos más que nun­ca, y me­jor que nun­ca, con más pros­pe­ri­dad que nun­ca, es ca­si com­ple­ta­men­te por la cien­cia y tec­no­lo­gía. Pe­ro eso no ven­de una pe­lí­cu­la, por­que so­lo se­ría una his­to­ria lin­da y fe­liz. A na­die le im­por­ta una his­to­ria fe­liz. La gen­te ha­bla de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IA) y pien­san en Ter­mi­na­tor. Ol­vi­dan que la IA tam­bién po­dría ser agra­da­ble, útil, ayu­dan­do a re­sol­ver pro­ble­mas me­dioam­bien­ta­les, en­fer­me­da­des y otros di­le­mas que te­ne­mos.

-¿Cuál se­rá el im­pac­to de los avan­ces en la po­bla­ción?

-Es­ta es una pre­gun­ta re­cu­rren­te, por­que mi prin­ci­pal me­ta es que su­pe­re­mos la muer­te con cien­cia y tec­no­lo­gía. To­dos di­cen cla­ro, es una bue­na me­ta, pe­ro qué pa­sa cuan­do ten­ga­mos 20 mil mi­llo­nes de per­so­nas. Pe­ro si su­pie­ras que vas a vi­vir mil años, te pre­gun­ta­rías, bueno, ¿quie­ro te­ner hi­jos? Si voy a vi­vir 1.000 años, qui­zás es­pe­res 100 años o 200. Te­ne­mos hi­jos a los 20 y 30, por­que sa­be­mos que va­mos a mo­rir y to­ma 20 años criar­los. Esa no se­rá la reali­dad que va­mos a en­fren­tar; es un pa­ra­dig­ma di­fe­ren­te. Creo que la gen­te no que­rrá te­ner hi­jos, por­que di­rán ten­dré hi­jos des­pués, en al­gún otro mo­men­to. Los trans­hu­ma­nos no creo que ten­gan hi­jos, y si los tie­nen, se­rán más tar­díos.

-Cuan­do us­ted ha­bla de su­pe­rar la muer­te, ¿se re­fie­re a una me­ta real o el ca­mino a se­guir?

-Creo que de­be­mos ha­cer­lo nues­tra prio­ri­dad nú­me­ro uno: su­pe­rar la muer­te. Aun­que es egoís­ta, creo que de­be­ría­mos. Por­que al fi­nal, si eres co­mo yo y no crees en una vi­da des­pués de la muer­te, es­tás lu­chan­do to­dos los días por ha­cer una di­fe­ren­cia. Es­cri­bí un li­bro que se lla­ma The Trans­hu­ma­nist Wa­ger, so­bre el que cons­truí mi ca­rre­ra, y se tra­ta del he- cho que so­mos una bom­ba de tiem­po. En al­gún mo­men­to es­te cuer­po muere y eso es to­do. Si crees eso, co­mo yo, en­ton­ces te das cuen­ta que de­bes de­di­car ca­da día a pre­ser­var es­to y no so­lo ha­cer­lo sano, sino te­ner un am­bien­te en que po­da­mos en­con­trar la tec­no­lo­gía pa­ra su­pe­rar el en­ve­je­ci­mien­to y la muer­te. Creo que esa es la prio­ri­dad, aun­que sue­ne egoís­ta. No creo que ha­ya al­go más im­por­tan­te.

-Es­ta me­ta cho­ca con­tra la re­li­gión y las creen­cias de al­gu­nas per­so­nas.

-Bueno, el trans­hu­ma­nis­mo y el ca­to­li­cis­mo son co­mo ca­si com­ple­ta­men­te opues­tos, pe­ro no tie­nen por qué ser­lo. Yo di­go es­to, aun­que no soy re­li­gio­so; de­be­ría­mos ver el trans­hu­ma­nis­mo co­mo un re­ga­lo de Dios. Dios nos dio he­rra­mien­tas pa­ra usar y de­be­ría­mos tra­tar de ha­cer­lo. No veo por qué de­be­ría ser un con­flic­to. Si vie­ra al Pa­pa ma­ña­na, le di­ría: mi­ra las he­rra­mien­tas pa­ra re­ver­tir el en­ve­je­ci­mien­to, pa­ra usar la cien­cia, pa­ra te­ner chips y co­ra­zo­nes bió­ni­cos, son co­sas que el Crea­dor nos per­mi­tió te­ner.

“Pe­ro si su­pie­ras que vas a vi­vir mil años, te pre­gun­ta­rías, bueno, ¿quie­ro te­ner hi­jos? Si voy a vi­vir 1.000 años, qui­zás es­pe­res 100 años o 200. Te­ne­mos hi­jos a los 20 y 30, por­que sa­be­mos que va­mos a mo­rir y to­ma 20 años criar­los. Esa no se­rá la reali­dad que va­mos a en­fren­tar; es un pa­ra­dig­ma di­fe­ren­te.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.