CO­LUM­NA DI­DIER SAINT-GEOR­GE

AmericaEconomia Chile - - Contenido - Di­dier Saint-geor­ges Ma­na­ging di­rec­tor y miem­bro del co­mi­té de in­ver­sio­nes de Car­mig­nac

Mu­chos de los eco­no­mis­tas más res­pe­ta­dos del mun­do sue­len sa­lir muy mal pa­ra­dos de sus in­ten­tos de pre­de­cir los ti­pos de cam­bio que el dó­lar pro­yec­ta. No es un tra­ba­jo sim­ple ni pre­ci­so. In­ter­vie­nen tan­tos pa­rá­me­tros (to­dos ellos ines­ta­bles, in­ter­co­nec­ta­dos y con im­por­tan­cia va­ria­ble) en el pre­cio de equi­li­brio de las di­vi­sas, que el ejer­ci­cio de predicción, en es­te sen­ti­do, cons­ti­tu­ye una mag­ní­fi­ca cu­ra de hu­mil­dad re­ci­bi­da una y tan­tas ve­ces.

Sin em­bar­go, y pe­se a es­ta di­fi­cul­tad en la predicción, es vá­li­do el in­ten­to de com­pren­der qué ha pa­sa­do con el dó­lar, es­pe­cial­men­te hoy día, cuan­do las ten­den­cias de 2017 pa­re­cen em­pe­ñar­se en per­ma­ne­cer o ex­ten­der­se du­ran­te es­tos me­ses del año.

Pri­me­ra pis­ta: el efec­to bú­me­ran. 2016 se con­ci­bió co­mo un año pre­cur­sor de to­dos los pe­li­gros pa­ra la zo­na del eu­ro. Al fi­nal, no pa­só na­da, y la muer­te anun­cia­da del eu­ro re­sul­tó ser de­ma­sia­do exa­ge­ra­da.

Se­gun­da pis­ta: el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. No so­lo se des­va­ne­ció el ries­go po­lí­ti­co de la zo­na del eu­ro, sino que la me­jo­ra de su eco­no­mía lle­gó a sor­pren­der in­clu­so a los más op­ti­mis­tas. De he­cho, por pri­me­ra vez desde 2008, el cre­ci­mien­to de la zo­na del eu­ro su­peró li­ge­ra­men­te al de Es­ta­dos Uni­dos en 2017.

Ter­ce­ra pis­ta: los ti­pos de cam­bio. Ló­gi­ca­men­te, el va­lor de una di­vi­sa se ve in­fluen­cia­do por la ba­lan­za co­mer­cial de un país. Así, la zo­na del eu­ro, prin­ci­pal­men­te gra­cias a Ale­ma­nia, re­gis­tra un su­pe­rá­vit por cuen­ta co­rrien­te de más del 3%, mien­tras que Es­ta­dos Uni­dos presenta un déficit de más del 2%. No obs­tan­te, ca­be des­ta­car que es­ta si­tua­ción no es nue­va, y que no im­pi­dió que el eu­ro se de­pre­cia­ra de 2014 a 2016. Es­ta di­ná­mi­ca cons­ti­tu­ye me­ra­men­te un fac­tor de apo­yo pa­ra la di­vi­sa úni­ca, da­do que lo más im­por­tan­te pro­ba­ble­men­te re­si­da en otro ele­men­to: el “es­ta­tus” mis­mo de la di­vi­sa.

La fi­nal y cuar­ta pis­ta es di­fí­cil­men­te cuan­ti­fi­ca­ble, pe­ro de­ci­si­va. En los años pos­te­rio­res a la crea­ción del eu­ro, el cre­cien­te re­co­no­ci­mien­to de su cre­di­bi­li­dad co­mo nue­va di­vi­sa de re­ser­va in­ter­na­cio­nal to­có fon­do de for­ma ines­pe­ra­da en 2008, con mo­ti­vo de la gran cri­sis fi­nan­cie­ra. Desde en­ton­ces, la en­ver­ga­du­ra de la zo­na del eu­ro, aún frá­gil, y de su di­vi­sa, no ha­bía po­di­do ha­cer fren­te a la de Es­ta­dos Uni­dos, so­bre to­do cuan­do la re­gión eu­ro­pea se apro­xi­mó al bor­de del abis­mo eco­nó­mi­co en 2010-2011 y, des­pués, en el plano po­lí­ti­co en 2016.

Du­ran­te ese lar­go y com­pli­ca­do pe­rio­do, la pro­por­ción que los gran­des ban­cos cen­tra­les del mun­do de­di­can al eu­ro en sus re­ser­vas de di­vi­sas se de­rrum­bó de for­ma inexo­ra­ble, has­ta caer al ni­vel del que ha­bía par­ti­do cuan­do se creó el eu­ro, co­mo la di­vi­sa úni­ca ha­ce 18 años. Lo mis­mo su­ce­dió con la asig­na­ción de es­ta mo­ne­da en las gran­des ges­to­ras de ac­ti­vos in­ter­na­cio­na­les. To­da­vía, al día de hoy, es­tas úl­ti­mas se pre­gun­tan so­bre las pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to po­lí­ti­co-eco­nó­mi­co del nue­vo eje fran­co-ale­mán. Pe­se a to­do, aún no han re­no­va­do su con­fian­za a lar­go pla­zo en el eu­ro. Sin em­bar­go, es­ta pers­pec­ti­va pro­gre­sa y tie­ne tan­to po­ten­cial que la al­ter­na­ti­va es­ta­dou­ni­den­se em­pie­za a ge­ne­rar du­das.

El des­cen­so de­li­be­ra­do del com­pro­mi­so eco­nó­mi­co y geo­po­lí­ti­co mun­dial de Es­ta­dos Uni­dos (desde el Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca has­ta el Acuer­do de París so­bre el cam­bio cli­má­ti­co, pa­san­do por las ame­na­zas so­bre el TCLAN y el acuer­do nu­clear ira­ní) mer­ma el es­ta­tus mun­dial del dó­lar. En­ton­ces, es­te de­te­rio­ro re­sul­ta ser su­ma­men­te com­pa­ti­ble con las prio­ri­da­des eco­nó­mi­cas de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump, que po­drían apo­yar­se en una di­vi­sa más dé­bil pa­ra ali­viar el tan es­gri­mi­do “pro­ble­ma” de una ba­lan­za ex­te­rior muy ne­ga­ti­va.

Entendiendo to­do es­to, y a mo­do de con­clu­sión, re­sul­ta­ría ló­gi­co que la ten­den­cia de de­pre­cia­ción del dó­lar se in­ten­si­fi­ca­ra aún más –aun­que el bi­lle­te ver­de no se da­rá por ven­ci­do fá­cil­men­te– y, en es­te ca­so, el eu­ro se­rá una de las pri­me­ras di­vi­sas en be­ne­fi­ciar­se de la si­tua­ción si la di­ná­mi­ca eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca lo­gra­ra con­fir­mar su re­na­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.