LÍ­NEA DI­REC­TA

AmericaEconomia Chile - - Contenido - POR JUAN TO­RO, SAN­TIA­GO DE CHI­LE

Las aguas ca­fé del río Mapocho cru­zan San­tia­go de Chi­le, de cor­di­lle­ra a mar, sin de­ten­ción, un par de me­tros ba­jo el ni­vel de la ca­lle. Sin se­má­fo­ros que lo de­ten­gan, sin vías que lo cru­cen, así avan­za el río y tam­bién se ex­tien­de la ci­clo­vía que hoy lo acom­pa­ña en par­te de su re­co­rri­do.

Aun­que a di­fe­ren­cia del Se­na, en París, o el Hud­son, en Nue­va York -ríos que en el mun­do son atrac­ción tu­rís­ti­ca y te­lón de fon­do de in­con­ta­bles fo­to­gra­fías y pe­lí­cu­las-, el Mapocho avan­za con ver­güen­za por la ca­pi­tal chi­le­na. Por años la ri­be­ra del río olió mal. Eso, has­ta que en 2010 se con­cre­tó el pro­yec­to “Mapocho Ur­bano Lim­pio”, gra­cias al cual fue­ron ce­rra­das 21 des­car­gas de aguas servidas que lle­ga­ban al cau­ce. Eran 4.500 li­tros por se­gun­do de agua su­cia que in­gre­sa­ban al río y gra­ba­ban en la me­mo­ria sen­si­ti­va del san­tia­guino: “el Mapocho hue­le a ca­ca”.

Pe­ro hoy no es así. Pe­da­leo ba­jo el sol del ve­rano, me des­li­zo a un cos­ta­do del río a tra­vés de la ci­clo­vía “Mapocho Pe­da­lea­ble Pro­vi­so­rio”, y no per­ci­bo un mal olor. A ra­tos hue­lo tie­rra mo­ja­da du­ran­te mi des­cen­so, pe­ro sí to­do el tiem­po es­cu­cho la co­rrien­te co­mo si mi tra­yec­to en dos rue­das fue­se una ilu­sa com­pe­ten­cia pa­ra zan­jar quién avan­za más rá­pi­do.

Al ba­jar al río por una ram­pa me­tá­li­ca ubi­ca­da a la al­tu­ra de la es­ta­ción del Metro Sal­va­dor, en la co­mu­na de Pro­vi­den­cia, se lle­ga a la ci­clo­vía que se ex­tien­de por cer­ca de tres ki­ló­me­tros has­ta la ve­ci­na co­mu­na de Re­co­le­ta, un sen­de­ro den­tro de los mu­ros que en­cau­san el río, en su ma­yo­ría cubiertos con gra­fi­tis o por de­ses­pe­ra­das en­re­da­de­ras que caen has­ta el le­cho, en bus­ca de agua.

Qui­sie­ra ra­ti­fi­car que las co­sas han cam­bia­do to­tal­men­te pa­ra el Mapocho, pe­ro mi en­tu­sias­mo se di­si­pa con la apa­ri­ción de una si­lla des­ar­ma­da que cor­ta el agua en me­dio de la co­rrien­te. Un obs­tácu­lo de plás­ti­co que des­ta­ca en los pri­me­ros 100 me­tros de avan­ce ci­clís­ti­co ha­cia el po­nien­te, un ice­berg ver­gon­zo­so que ha­ce jue­go con un cú­mu­lo de ba­su­ra re­par­ti­da a un cos­ta­do de la ci­clo­vía. Son los ves­ti­gios de un río se­mi aban­do­na­do.

Pe­ro la ru­ta po­dría me­jo­rar. Es la ex­pec­ta­ti­va que ge­ne­ra el re­cién apro­ba­do pro­yec­to pa­ra la cons­truc­ción de un tra­mo que co­nec­ta­rá el río a la al­tu­ra del mall Cos­ta­ne­ra Cen­ter, con la co­mu­na de Re­co­le­ta. Cer­ca de cin­co ki­ló­me­tros que ten­drán una in­ver­sión de US$ 9,9 mi­llo­nes.

Has­ta la fa­mo­sa Pla­za Ita­lia, la ci­clo­vía es­tá en su ma­yo­ría as­fal­ta­da, y so­lo en al­gu­nos pun­tos es re­em­pla­za­da por im­pro­vi­sa­dos pa­ne­les de ma­de­ra que dan al pe­da­leo una ma­yor es­ta­bi­li­dad. Pe­ro al cru­zar el puen­te Pío Nono, ya en te­rri­to­rio de la co­mu­na de San­tia­go, la ci­clo­vía cam­bia su pe­la­je por un irre­gu­lar as­fal­to da­ña­do por mi­les de agu­je­ros, una ame­na­zan­te ca­pa has­ta pa­ra el más du­cho de los ci­clis­tas, co­mo la piel las­ti­ma­da de una víc­ti­ma de va­ri­ce­la.

So­lo un par de me­tros más ade­lan­te las co­sas em­peo­ran. Sien­to ver­güen­za. Al lle­gar al puen­te Pa­tro­na­to veo dos ‘ca­le­tas’ (cons­truc­cio­nes im­pro­vi­sa­das de ma­te­rial li­ge­ro) le­van­ta­das en ca­da ex­tre­mo, jun­to a ro­pa hú­me­da que cuel­ga so­bre un alam­bre y un par tam­bo­res de pin­tu­ra trans­for­ma­dos en asien­tos. Son se­res hu­ma­nos que so­bre­vi­ven mien­tras yo ob­ser­vo las de­fi­cien­tes con­di­cio­nes de in­fra­es­truc­tu­ra de una ci­clo­vía, un sun­tua­rio in­con­ve­nien­te de pri­mer mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.