CO­NE­XIÓN EN LAS AL­TU­RAS

Aun­que ya exis­ten sis­te­mas de co­ne­xión a in­ter­net a bor­do, que fun­cio­nan co­mo una ex­ten­sión del roa­ming, lo que per­mi­ti­rá la ma­si­fi­ca­ción de un wi­fi a ni­vel glo­bal es el ser­vi­cio sa­te­li­tal. Un cam­bio tec­no­ló­gi­co que crea­rá un mer­ca­do de US$130 mil mi­llo­ne

AmericaEconomia Chile - - Contenido - Por Héc­tor Can­cino, Cris­tian Arán­guiz y Gian­ni Ama­dor, San­tia­go de Chi­le

In­ves­ti­ga­mos la ma­si­fi­ca­ción de un wi­fi glo­bal an­cla­do a los mo­der­nos avio­nes, un cam­bio tec­no­ló­gi­co que crea­rá un mer­ca­do de US$ 130 mil mi­llo­nes.

El Air­bus A350 lu­ce im­po­nen­te so­bre la pis­ta. Bor­dea­do por una de­ce­na de ae­ro­na­ves, nin­gu­na le com­pi­te en ta­ma­ño du­ran­te la mues­tra aé­rea más im­por­tan­te de Amé­ri­ca La­ti­na, la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Ai­re y el Es­pa­cio (Fi­dae), en San­tia­go de Chi­le. Tam­po­co en aten­ción. Los pe­rio­dis­tas ha­cen fi­la pa­ra re­co­rrer el avión, guia­dos por un ex­per­to de la mul­ti­na­cio­nal fran­ce­sa que, no con­ten­to con lo evidente, enu­me­ra lo in­vi­si­ble: “Es el avión más mo­derno del mun­do”, tam­bién el más liviano de su ca­te­go­ría y con mo­to­res que con­su­men 25% me­nos com­bus­ti­ble, ha­cién­do­lo más efi­cien­te y me­nos con­ta­mi­nan­te.

La cla­se business tam­bién se ro­ba las mi­ra­das por esos asien­tos que tie­nen sa­li­da di­rec­ta al pa­si­llo pa­ra ca­da pa­sa­je­ro y que pue­den con­ver­tir­se en es­ti­lo­sas ca­mas. Mien­tras que la cla­se eco­nó­mi­ca cuen­ta con una pul­ga­da más de es­pa­cio que en cual­quier otra ae­ro­na­ve. Sin em­bar­go, nin­guno de to­dos es­tos de­ta­lles lle­ga­rá a ser tan ape­te­ci­do co­mo el no­ve­do­so sis­te­ma tec­no­ló­gi­co de ban­da an­cha del A350. El mis­mo que per­mi­ti­rá que to­dos sus pa­sa­je­ros se co­nec­ten con to­tal li­ber­tad a in­ter­net a tra­vés de sus dis­po­si­ti­vos, y pue­dan na­ve­gar tal co­mo lo ha­cen du­ran­te su dia­rio vi­vir so­bre la Tie­rra. Un gui­ño evidente a una so­cie­dad glo­bal que hoy es­tá in­mer­sa -pa­ra al­gu­nos atra­pa­daen una co­nec­ti­vi­dad di­gi­tal cons­tan­te. Y si has­ta aho­ra eran los vue­los co­mer­cia­les una de las po­cas ins­tan­cias que se man­te­nían blin­da­das con­tra esa con­di­ción, con la tec­no­lo­gía den­tro de la jo­ro­ba del Air­bus A350 los avio­nes nos co­mien­zan a anun­ciar que ya que­da­ron atrás las ho­ras de obli­ga­to­rio ayuno di­gi­tal.

Pa­ra la om­ni­co­nec­ti­vi­dad, la in­dus­tria ya se pre­pa­ra. Air­bus, co­mo uno de los ma­yo­res fa­bri­can­tes de ae­ro­na­ves del mun­do, es­tá cons­cien­te de la ne­ce­si­dad de man­te­ner co­nec­ta­dos a los pa­sa­je­ros mien­tras es­tán vo­lan­do, así que “to­dos nues­tros avio­nes vie­nen desde aho­ra equi­pa­dos o se pue­den equi­par con la tec­no­lo­gía pa­ra ofre­cer la po­si­bi­li­dad de co­ne­xión”, di­ce el pre­si­den­te de Air­bus pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, Rafael Alon­so, quien ex­pli­ca que “si el pa­sa­je­ro lo es­tá pi­dien­do, las com­pa­ñías aé­reas tie­nen que dar ese ser­vi­cio”.

Y aun­que el diag­nós­ti­co de la an­sio­sa ne­ce­si­dad es trans­ver­sal en­tre los dis­tin­tos ac­to­res de la in­dus­tria, en Ho­ney­well Ae­ros­pa­ce, una de las com­pa­ñías re­fe­ren­tes en la ins­ta­la­ción de sis­te­mas de co­ne­xión pa­ra las ae­ro­na­ves, po­nen una cuo­ta de cau­te­la an­te el de­seo glo­bal: “Los pa­sa­je­ros es­tán de­man­dan­do más que nun­ca un wi­fi en vue­lo que sea con­fia­ble, de al­ta ve­lo­ci­dad y glo­bal, pe­ro los sis­te­mas ac­tua­les no pue­den en­tre­gar la ex­pe­rien­cia que ellos quieren”. Es­to, por­que la ma­yo­ría de los ser­vi­cio de co­ne­xión que hoy se ofre­cen en los vue­los son bas­tan­te li­mi­ta­dos y no brin­dan una ex­pe­rien­cia sa­tis­fac­to­ria.

Por eso son las so­lu­cio­nes sa­te­li­ta­les las lla­ma­das a erra­di­car es­ta ba­rre­ra, desa­rro­llos que es­tán más ade­lan­ta­dos de lo que po­dría­mos pen­sar. Ray­mun­do Vi­llar, di­rec­tor re­gio­nal de In­mar­sat Avia­tion, em­pre­sa orien­ta­da a las co­mu­ni­ca­cio­nes sa­te­li­ta­les, ex­pli­ca pre­ci­sa­men­te que a raíz de que la co­nec­ti­vi­dad se ha vuel­to cla­ve pa­ra los pa­sa­je­ros, de­bie­ron ha­cer una in­ver­sión pa­ra que su “cons­te­la­ción ac­tual de sa­té­li­tes” (co­mo la com­pa­ñía de­fi­nió a su sis­te­ma de sa­té­li­tes) pue­da brin­dar ban­da an­cha y los usua­rios pue­dan co­nec­tar­se a in­ter­net a una gran ve­lo­ci­dad, tal co­mo es­tán acos­tum­bra­dos. “El sa­té­li­te tie­ne que aten­der los re­que­ri­mien­tos de va­rios avio­nes. Por eso, In­mar­sat hi­zo una in­ver­sión de al­re­de­dor de US$2.000 mi­llo­nes en la úl­ti­ma cons­te­la­ción de sa­té­li­tes que te­ne­mos en el es­pa­cio”, re­ve­la. Hoy esa red cons­ta de cua­tro sa­té­li­tes que brin­dan ser­vi­cio, pe­se a que, con so­lo tres, to­do el pla­ne­ta que­da cu­bier­to.

“Pa­ra la ma­yo­ría de los via­je­ros de hoy, la co­nec­ti­vi­dad es una preo­cu­pa­ción fun­da­men­tal”, re­afir­man desde Emi­ra­tes, la ae­ro­lí­nea con se­de en Du­bai, a lo que agre­gan: “Con pa­sa­je­ros en­ten­di­dos en re­des so­cia­les, siem­pre hay una ne­ce­si­dad, don­de sea que es­tén, de man­te­ner­se co­nec­ta­dos a in­ter­net y de man­te­ner­se in­for­ma­dos”. Los re­sul­ta­dos de la en­cues­ta In-flight Con­nec­ti­vity Sur­vey, de In­mar­sat, rea­li­za­da en 2016, lo con­fir­man. Se­gún es­te son­deo, un 61% de los pa­sa­je­ros de ae­ro­lí­neas di­jo pre­fe­rir te­ner co­nec­ti­vi­dad a bor­do que ali­men­tos. La in­ves­ti­ga­ción, rea­li­za­da en con­jun­to con la fir­ma de in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­dos

Los re­sul­ta­dos de la en­cues­ta In-flight Con­nec­ti­vity Sur­vey, de In­mar­sat, de 2016, son elo­cuen­tes: un 61% de los pa­sa­je­ros de ae­ro­lí­neas di­jo pre­fe­rir co­nec­ti­vi­dad a bor­do que ali­men­tos.

Rafael Alon­so, pre­si­den­te de Air­bus pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.