AL­TO EN RES­TRIC­CIO­NES

el nue­vo es­tán­dar de la in­dus­tria ali­men­ta­ria en Chi­le

AmericaEconomia Chile - - Contenido - Por Cris­tián Yá­ñez y Juan To­ro, San­tia­go de Chi­le

El nue­vo es­tán­dar de la in­dus­tria de ali­men­tos de Chi­le, una ley ala­ba­da en el mun­do en­te­ro, ba­jo la lu­pa de los ex­per­tos.

La ley de eti­que­ta­do de ali­men­tos del país sud­ame­ri­cano ha cap­ta­do la aten­ción mun­dial por su se­ve­ri­dad, un es­tán­dar que 40 paí­ses han so­li­ci­ta­do co­no­cer de cer­ca. Pe­ro a ca­si dos años de su pues­ta en mar­cha, el em­pre­sa­ria­do con­ti­núa con sus re­pa­ros y los ex­per­tos lo­ca­les en aná­li­sis de mer­ca­do cues­tio­nan si los fa­mo­sos se­llos he­xa­go­na­les son los úni­cos res­pon­sa­bles de los cam­bios ocu­rri­dos en el con­su­mo.

Los pa­si­llos de los su­per­mer­ca­dos chi­le­nos se abren co­mo ave­ni­das in­ter­ve­ni­das por sig­nos pa­re. Ca­mi­la Pruz­zo (28 años) avan­za con su ca­rri­to a pa­so len­to y se de­tie­ne pa­ra re­vi­sar las ca­jas de ce­rea­les. Pe­ro las se­ña­les que le in­tere­san no son ro­jas, no par­pa­dean, ni son de trán­si­to. Son los se­llos he­xa­go­na­les al­bi­ne­gros que aler­tan a los chi­le­nos de que un pro­duc­to es ele­va­do en so­dio, azú­car, gra­sa o ca­lo­rías.

La ad­ver­ten­cia “Al­to en azú­car” es la que evi­ta con más fuer­za Ca­mi­la. Es una re­gla que cum­ple sin ex­cep­cio­nes desde 2016, cuan­do le fue diag­nos­ti­ca­da una re­sis­ten­cia a la in­su­li­na. Desde en­ton­ces, ha se­gui­do una die­ta es­tric­ta pa­ra sa­lir del so­bre­pe­so. Es­pe­ra no su­mar­se al 10% de los chi­le­nos que su­fre de dia­be­tes, un gru­po que ame­na­za con au­men­tar. Se­gún las ci­fras de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO) y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), 32,8% de las chi­le­nas so­bre los 18 años tie­ne obe­si­dad o so­bre­pe­so (en los hom­bres es el 24,8%), y se­gún un in­for­me con­jun­to de 2017, el país es­tá en el ter­cer lu­gar de obe­si­dad in­fan­til de Su­da­mé­ri­ca y el Ca­ri­be. Nú­me­ros que fue­ron el aci­ca­te pa­ra que en el país más neo­li­be­ral de Amé­ri­ca La­ti­na, con una dé­bil ley del con­su­mi­dor y un atá­vi­co pro­ble­ma de com­pe­ten­cia en su eco­no­mía, se im­ple­men­ta­ra una de las le­yes de eti­que­ta­do de ali­men­tos más se­ve­ras del mun­do.

La lla­ma­da Ley de Eti­que­ta­do co­men­zó a re­gir en Chi­le en ju­nio de 2016 y su prin­ci­pal im­pul­sor, el se­na­dor Gui­do Gi­rar­di, ha­bla de ella con or­gu­llo al re­sal­tar que la OMS o el dia­rio New York Ti­mes la des­ta­can co­mo una de las le­yes más im­por­tan­tes a ni­vel mun­dial en la ma­te­ria: “He re­ci­bi­do fe­li­ci­ta­cio­nes y lla­ma­dos de Ja­mie Oli­ver (el me­diá­ti­co chef in­glés) y la rei­na de Es­pa­ña. Es­ta úl­ti­ma se acer­có a de­cir­me que es­ta era la ley más im­por­tan­te que ha vis­to con­tra la obe­si­dad”, ase­gu­ra.

¿Pe­ro qué ha­ce tan des­ta­ca­ble a es­ta ley? Ade­más de obli­gar a los pro­duc­to­res e im­por­ta­do­res de ali­men­tos a pe­gar se­llos oc­ta­go­na­les ne­gros ad­he­si­vos en la cu­bier­ta de los pro­duc­tos, que ad­vier­ten el con­te­ni­do al­to en al­gún com­po­nen­te, prohi­bió el uso de ele­men­tos pu­bli­ci­ta­rios di­ri­gi­dos a ni­ños en los en­va­ses de los ali­men­tos con se­llos, la ven­ta de esos pro­duc­tos en co­le­gios, las com­pras pú­bli­cas de es­tos y su pu­bli­ci­dad en pro­gra­mas de te­le­vi­sión di­ri­gi­dos al pú­bli­co in­fan­til.

¿De­ma­sia­da res­tric­ción? Pa­ra Gi­rar­di no. Se­gún sus cálcu­los, en Chi­le los ni­ños veían 4.800 spots te­le­vi­si­vos de “co­mi­da chatarra” al año, al­go que con­si­de­ra co­mo una vio­la­ción a los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les so­bre sus de­re­chos, “por­que abu­sa de la cre­du­li­dad”.

En 2007, du­ran­te el pri­mer man­da­to de la ex pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, fue ve­ta­da por la in­dus­tria una ley que ini­cial­men­te con­tem­pla­ba un se­má­fo­ro que ad­ver­tía de los con­te­ni­dos de los pro­duc­tos a tra­vés de sus lu­ces (ver­de, ama­ri­llo, ro­jo), tras lo cual se im­ple­men­tó el ac­tual sis­te­ma: “En­ton­ces, nos di­mos cuen­ta que los ni­ños de seis años pre­fe­rían los se­llos, y si los en­ten­dían ellos, lo en­ten­día cual­quie­ra”, ex­pli­ca el par­la­men­ta­rio. La de­ci­sión, pa­ra Gi­rar­di, se ra­ti­fi­có a la se­ma­na si­guien­te de su lan­za­mien­to, cuan­do re­pre­sen­tan­tes de la in­dus­tria, arre­pen­ti­dos, lo con­tac­ta­ron pa­ra vol­ver a te­ner el se­má­fo­ro en vez de los se­llos: “Esa fue la con­fir­ma­ción de que los ni­ños te­nían la ra­zón”, re­su­me or­gu­llo­so.

Sen­ta­do en una sa­la de la se­de de San­tia­go de Chi­le del Se­na­do, Gi­rar­di co­men­ta a Amé­ri­cae­co­no­mía otros as­pec­tos de la ley mien­tras uno de sus ase­so­res de pren­sa le en­tre­ga dos ca­jas de ce­rea­les, la evi­den­cia del an­tes y el des­pués: una an­ti­gua, aún con un sim­pá­ti­co oso blan­co de­co­ran­do el fren­te, pre­via a la ley, y una nue­va don­de los se­llos ne­gros ad­vier­ten del al­to con­te­ni­do de azú­car y ca­lo­rías del pro­duc­to, pe­ro sin el al­bo per­so­na­je in­fan­til pe­lu­do, ya ex­tin­to. Al ser con­sul­ta­do so­bre la efec­ti­vi­dad de los se­llos en com­pa­ra­ción con la li­mi­ta­ción pu­bli­ci­ta­ria y en pun­tos de ven­ta, ase­gu­ra que se tra­ta de me­di­das com­ple­men­ta­rias. “El se­llo es el de­re­cho a sa­ber, ge­ne­ra si­me­tría en el con­su­mi­dor. Es que es un de­re­cho sa­ber lo que con­su­mes y no te prohí­be com­prar”, acla­ra.

Hoy, con más de un año de desem­pe­ño de la ley de eti­que­ta­do en Chi­le, Gi­rar­di di­ce con pon­de­ra­ción que no to­do fue obs­tácu­los. Re­cuer­da que, lue­go de la pri­me­ra im­pre­sión, em­pre­sas co­mo Co­ca-co­la y So­pro­le (es­pe­cia­li­za­da en lác­teos) han si­do mu­cho más abier­tas a re­for­mu­lar sus pro­duc­tos pa­ra evi­tar te­ner que co­lo­car se­llos y man­te­ner su pu­bli­ci­dad. “Va­lo­ro que ha­ya una par­te de la in­dus­tria ali­men­ta­ria que quie­re ven­der sa­lud; no quie­re en­ga­ñar ni abu­sar co­mo Nestlé, Ca­roz­zi o Ever­crisp, que no tie­nen nin­gu­na con­si­de­ra­ción por los ni­ños ni la po­bla­ción”, sen­ten­cia.

Uru­guay, Bra­sil, Ecua­dor, Ar­gen­ti­na, Pe­rú, Mé­xi­co, Ni­ca­ra­gua, Gua­te­ma­la, Pa­na­má, El Sal­va­dor, Hon­du­ras, Is­rael, Ca­na­dá, Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­dia, ade­más de la Co­mu­ni­dad del Ca­ri­be, han ma­ni­fes­ta­do in­te­rés en la ley chi­le­na

El se­llo en el mun­do

La ini­cia­ti­va chi­le­na ha atra­ve­sa­do fron­te­ras. Ya en agos­to de 2017, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de Chi­le or­ga­ni­zó un en­cuen­tro en el que ex­pli­có los de­ta­lles de la nue­va ley, co­mo res­pues­ta a las más de 40 so­li­ci­tu­des re­ci­bi­das pa­ra co­no­cer el pro­ce­so desde di­fe­ren­tes paí­ses.

Uru­guay, Bra­sil, Ecua­dor, Ar­gen­ti­na, Pe­rú, Mé­xi­co, Ni­ca­ra­gua, Gua­te­ma­la, Pa­na­má, El Sal­va­dor, Hon­du­ras, Is­rael, Ca­na­dá, Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­dia, ade­más de la Co­mu­ni­dad del Ca­ri­be (Ca­ri­com), han ma­ni­fes­ta­do in­te­rés en la ley chi­le­na pa­ra in­cluir­la en sus pro­pias re­gu­la­cio­nes, se­gún un in­for­me de la Di­vi­sión de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas Sa­lu­da­bles del Minsal, pu­bli­ca­do en mar­zo de es­te año.

Pe­rú, que ha­bía co­men­za­do el pro­ce­so con la idea de apli­car los se­llos oc­ta­go­na­les chi­le­nos, pe­ro en co­lor ro­jo, aho­ra pla­nea uti­li­zar el sis­te­ma del se­má­fo­ro, me­di­da ya im­ple­men­ta­da por Ecua­dor desde 2014. Car­los Cis­ne­ros, sub­se­cre­ta­rio Na­cio­nal de Pro­mo­ción de la Sa­lud e Igual­dad del Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca del Ecua­dor, de­fien­de el mo­de­lo del se­má­fo­ro, se­ña­lan­do que “res­pon­de cul­tu­ral­men­te a Ecua­dor y se vio con es­tu­dios que era la for­ma más efec­ti­va pa­ra ge­ne­rar cam­bios en los há­bi­tos de con­su­mo”.

Más al nor­te, el in­ten­to me­xi­cano y ca­na­dien­se po­dría ver­se trun­ca­dos por el tra­ta­do de li­bre co­mer­cio con Es­ta­dos Uni­dos, país que ya se ha pro­nun­cia­do en con­tra del sis­te­ma chi­leno.

Em­pre­sa­ria­do in­con­for­me

La his­to­ria con­ta­da por el se­na­dor Gi­rar­di di­fie­re com­ple­ta­men­te desde la otra trin­che­ra lo­cal. Y aun­que la ley es ala­ba­da por al­gu­nas em­pre­sas, desde la mul­ti­na­cio­nal chi­le­na Ca­roz­zi, que agru­pa a mar­cas co­mo Cos­ta en cho­co­la­tes y ga­lle­tas; Sprim en ju­gos o Am­bro­so­li en ca­ra­me­los, re­sal­tan que la ac­tual le­gis­la­ción es úni­ca en el mun­do, y si bien ha si­do se­gui­da con aten­ción por va­rios paí­ses, la im­ple­men­ta­ción de su re­gla­men­to ha ge­ne­ra­do una se­rie de pro­ble­mas que son me­nos co­no­ci­dos y muy preo­cu­pan­tes. Se­bas­tián Gar­cía, ge­ren­te ge­ne­ral de la com­pa­ñía, afir­ma que la nor­ma “di­fi­cul­ta el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, ge­ne­ran­do ba­rre­ras pa­ra­aran­ce­la­rias que en­tor­pe­cen o ha­cen in­via­ble la im­por­ta­ción de cier­tas mar­cas ex­tran­je­ras y, a la vez, di­fi­cul­tan la ex­por­ta­ción de pro­duc­tos a di­fe­ren­tes mer­ca­dos de La­ti­noa­mé­ri­ca, pues hay que pro­du­cir tres o más em­pa­ques dis­tin­tos por ca­da pro­duc­to”.

Gar­cía agre­ga a su ma­les­tar que el re­gla­men­to im­pi­de el uso de al­gu­nas mar­cas y sus pro­per­ties co­mer­cia­les, y ha­ce muy di­fí­cil el desa­rro­llo de nue­vas mar­cas por la prohi­bi­ción de ha­cer pu­bli­ci­dad. “Mi­ra­mos con preo­cu­pa­ción que en la me­di­da que más paí­ses desa­rro­llen su pro­pio sis­te­ma de eti­que­ta­do, el pro­ble­ma se­rá ca­da vez peor. En su­ma, es­ta re­gu­la­ción va en di­rec­ción con­tra­ria a la es­tra­te­gia país de te­ner puer­tas abier­tas al mun­do, y en la prác­ti­ca se ha trans­for­ma­do en una me­di­da pro­tec­cio­nis­ta que tam­po­co cum­pli­rá con el ob­je­ti­vo de mi­ti­gar la obe­si­dad”, ad­vier­te.

El cri­te­rio que mo­ti­va las pa­la­bras del

ge­ren­te ge­ne­ral de Ca­roz­zi no es nue­vo. Em­pre­sas que han re­sis­ti­do la re­gu­la­ción se han des­ta­ca­do a tra­vés de AB Chi­le, aso­cia­ción que a tra­vés de su cam­pa­ña de fi­nes de 2016, ti­tu­la­da “Ha­gá­mos­lo bien”, pro­pu­so va­rios ele­men­tos pa­ra me­jo­rar la Ley de Eti­que­ta­do de Ali­men­tos. Una de las prin­ci­pa­les, es­ta­ble­cer lí­mi­tes de nu­trien­tes por por­cio­nes y no por 100 g ó 100 ml. A jui­cio de Gar­cía, es­to “ge­ne­ra dis­tor­sio­nes gra­ví­si­mas, per­mi­tien­do que una se­rie de pro­duc­tos cu­ya por­ción real de con­su­mo es ma­yor a 100 g o 100 ml, que­den li­bres de se­llos, mien­tras que otros pro­duc­tos cu­ya por­ción real re­pre­sen­ta un ba­jo apor­te de nu­trien­tes crí­ti­cos (me­di­do co­mo % del va­lor dia­rio recomendado), que­dan con se­llo”.

Pa­ra Gar­cía lo peor es que es­tos li­mi­tes de nu­trien­tes por por­cio­nes ge­ne­ras una fal­sa per­cep­ción de ali­men­tos sa­lu­da­bles, ya que el con­su­mi­dor cree que la au­sen­cia de se­llos “im­pli­ca un ali­men­to con me­nos azú­car o gra­sa que uno que tie­ne el se­llo, lo cual no siem­pre es el ca­so. De he­cho, hay pro­duc­tos sin se­llos que tie­nen has­ta seis ve­ces más azú­car en su en­va­se in­di­vi­dual que otros que sí es­tán obli­ga­dos a lle­var se­llos”, re­sal­ta.

Gar­cía fi­nal­men­te re­sal­ta que, a pe­sar de ha­ber sen­ti­do un im­pac­to ini­cial por la im­ple­men­ta­ción del re­gla­men­to, ya que las per­so­nas de­cla­ra­ban pre­fe­rir ali­men­tos con me­nos se­llos y las ven­tas de pro­duc­tos sin se­llos au­men­ta­ron por so­bre los que no lo tie­nen, la ten­den­cia se ha re­ver­ti­do en el úl­ti­mo año, de­mos­tran­do a su jui­cio que “los se­llos pue­den per­der efec­ti­vi­dad en el tiem­po y que no son la pa­na­cea”.

Pe­ro a pe­sar de la ne­ga­ti­va ini­cial de la or­ga­ni­za­ción, pa­ra Ro­dri­go Ál­va­rez, vo­ce­ro de AB Chi­le, “la in­dus­tria de ali­men­tos se ha ca­rac­te­ri­za­do por el pleno cum­pli­mien­to” de la ley de eti­que­ta­do. For­ma­da en 2014, des­pués de la apro­ba­ción de la nor­ma­ti­va, AB Chi­le ha te­ni­do den­tro de sus ro­les prin­ci­pa­les dis­cu­tir y cri­ti­car la re­gla­men­ta­ción. Y aun­que la ma­yo­ría de las em­pre­sas se ade­lan­ta­ron a la ley, im­ple­men­tan­do el sis­te­ma de ro­tu­la­do GDA, que per­mi­te co­no­cer el apor­te nu­tri­cio­nal de una por­ción en los pro­duc­tos, Ál­va­rez di­ce que en la agru­pa­ción tie­nen el con­ven­ci­mien­to “que el re­gla­men­to ac­tual no ayu­da a que se cum­pla es­te ob­je­ti­vo, ya que va­rias de las de­fi­ni­cio­nes téc­ni­cas que ahí se adop­ta­ron no apor­tan a la se­lec­ción ade­cua­da de ali­men­tos por par­te de los con­su­mi­do­res. Desde el diseño del se­llo ne­gro, has­ta los pa­rá­me­tros de me­di­ción de los nu­trien­tes, han si­do de­ci­sio­nes que no com­par­ti­mos y que se lo hi­ci­mos ver a las au­to­ri­da­des”.

No obs­tan­te, al igual que el se­na­dor Gi­rar­di, desde el Ins­ti­tu­to de Nu­tri­ción y Tec­no­lo­gía de los Ali­men­tos (INTA) de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, des­ta­can que hay em­pre­sas que han res­pon­di­do bien a la ley re­for­mu­lan­do una pro­por­ción im­por­tan­te de sus pro­duc­tos, co­mo “el ca­so de lo que ha re­por­ta­do Co­ca-co­la, in­clu­so en los

me­dios, o So­pro­le, que in­clu­so ha usa­do co­mo es­tra­te­gia de márketing el he­cho de no te­ner se­llos en nin­guno de sus pro­duc­tos”.

Uno de los cam­bios más co­mu­nes es el re­em­pla­zo de azú­car por en­dul­zan­tes (ele­men­tos que no es­tán re­gu­la­dos en la ley), aun­que es­to po­dría ge­ne­rar un pro­ble­ma a fu­tu­ro. ¿Por qué? De­bi­do a que los en­dul­zan­tes po­drían te­ner con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud, lo que in­clu­so mo­ti­vó que el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de­ci­die­ra in­ves­ti­gar, a me­dia­dos de 2017, el efec­to de es­tos por el au­men­to de su con­su­mo. Sin em­bar­go, aún no exis­ten cer­te­zas de su pe­li­gro. En 2016, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Cán­cer de EE.UU. in­di­có que re­sul­ta­dos de es­tu­dios de car­ci­no­ge­nia (que exa­mi­nan si una sus­tan­cia pue­de o no cau­sar cán­cer) de cier­tos edul­co­ran­tes no pro­por­cio­na­ron una evi­den­cia cla­ra que in­di­que una re­la­ción con el cán­cer en los se­res hu­ma­nos.

Ca­mi­la Cor­va­lán, pro­fe­sor asis­ten­te del INTA, in­di­ca que el re­em­pla­zo de azú­ca­res por en­dul­zan­tes no ca­ló­ri­cos es una de las ac­cio­nes es­pe­ra­bles desde los pro­duc­to­res pa­ra ba­jar el con­te­ni­do de ener­gía y de azú­ca­res de los pro­duc­tos ali­men­ti­cios. “Exis­te una su­ge­ren­cia de que el uso de en­dul­zan­tes no ca­ló­ri­cos po­dría en el lar­go pla­zo pre­dis­po­ner a una ma­yor pre­fe­ren­cia de ali­men­tos dul­ces y de con­su­mo de ener­gía, es­pe­cial­men­te en ni­ños, pe­ro es­ta evi­den­cia aún de­be ser con­fir­ma­da”, reconoce. Por es­to agre­ga Cor­va­lán que, da­da es­ta evi­den­cia, “de­be­ría to­mar­se una po­si­ción de cau­te­la, y agre­gar al re­gla­men­to sa­ni­ta­rio la obli­ga­to­rie­dad de de­cla­ra­ción de la pre­sen­cia y can­ti­dad de edul­co­ran­te en ca­ra fron­tal de los pro­duc­tos”.

Efec­to en el mer­ca­do

Don­de los cam­bios de la ley pue­den ver­se más tan­gi­bles es en los su­per­mer­ca­dos. Y Mó­ni­ca Es­pe­jo, In­dustry Lea­der pa­ra ali­men­tos, en la con­sul­to­ra Niel­sen, en Chi­le, es rá­pi­da en ase­gu­rar que la ley sí ha afec­ta­do el mer­ca­do en el país. “Uno de los re­sul­ta­dos más con­tun­den­tes que he­mos en­con­tra­do es que los gru­pos so­cio­eco­nó­mi­cos al­tos tie­nen un ma­yor co­no­ci­mien­to de la re­gu­la­ción y su de­ci­sión sí se ve afec­ta­da por­que los ali­men­tos ten­gan se­llos”, ase­gu­ra Es­pe­jo, y agre­ga que desde la ins­tau­ra­ción de la ley es­tos seg­men­tos han co­men­za­do a com­prar más pro­duc­tos sin se­llos.

De acuer­do a los da­tos de Niel­sen,

an­tes de la ley (en­tre ju­lio 2015 y ju­nio de 2016), en una ca­nas­ta de 28 ca­te­go­rías de pro­duc­tos, se veía un cre­ci­mien­to de ven­tas del 5,7%. Lue­go de la ley (en­tre ju­lio de 2016 y ju­lio de 2017), los pro­duc­tos con se­llo de la mis­ma ca­nas­ta cre­cie­ron 2,8%, con­tra el 8,7% de los sin se­llos.

Las per­so­nas aún com­pran los pro­duc­tos con se­llo, se­gún Es­pe­jo, pe­ro no tan­to: “Cuan­do le ha­ce­mos la pre­gun­ta a los ho­ga­res de por qué cae la com­pra de los pro­duc­tos con se­llo, lo que más te di­cen los com­pra­do­res es que los com­pran, pe­ro en me­nos can­ti­dad. Hay un aprie­te de con­su­mo en re­la­ción a las ca­te­go­rías más cas­ti­ga­das”, re­su­me.

La es­pe­cia­lis­ta en con­su­mo de ali­men­tos agre­ga que hay un efec­to cla­ro con­tra un pro­duc­to cuan­do se su­man se­llos en su en­va­se, tres ad­ver­ten­cias ne­gras que pro­vo­can que su ven­ta cai­ga con­si­de­ra­ble­men­te; y al su­mar cua­tro se­llos he­xa­go­na­les, se de­rrum­ban las ven­tas en pro­me­dio 58%. Ade­más, ex­pli­ca Es­pe­jo, los dos se­llos más cas­ti­ga­dos son el de “al­to en so­dio” y “al­to en azú­car”, cas­ti­ga­dos con más del 60% de las ven­tas. Una li­mi­ta­ción de los con­su­mi­do­res que po­dría es­tar re­la­cio­na­da con el au­to­cui­da­do y las al­tas ci­fras de hi­per­ten­sión (3.600.000 per­so­nas, se­gún la úl­ti­ma En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud) y dia­be­tes que hay en Chi­le.

Pe­ro las gón­do­las de los su­per­mer­ca­dos tie­nen com­por­ta­mien­tos sor­pren­den­tes. Es­pe­jo ex­pli­ca que al­gu­nos pro­duc­tos que so­lían con­si­de­rar­se com­pe­ti­do­res pe­que­ños han ga­na­do es­pa­cio tras la ley. “La ley ha obli­ga­do al mer­ca­do a reac­cio­nar, a ha­cer pro­duc­tos con me­nos can­ti­da­des no­ci­vas de es­tos cua­tro ele­men­tos (so­dio, azú­car, gra­sa y ca­lo­rías), prin­ci­pal­men­te a tra­vés de la re­for­mu­la­ción y la in­te­gra­ción de ingredientes que se con­si­de­ran más sa­nos”, co­men­ta.

A pe­sar de to­do, los com­pra­do­res siguen ha­cien­do a ve­ces la vis­ta gor­da. Es­pe­jo ex­pli­ca que exis­ten ali­men­tos “in­dul­gen­tes”, co­mo los cho­co­la­tes, don­de los se­llos se con­vier­ten en un Su­per­man afec­ta­do por la crip­to­ni­ta. Por eso, siguen mar­can­do su po­der de ven­ta, co­mo lo evi­den­cian “las ci­fras de la Pas­cua -hue­vos de cho­co­la­te- de es­te año. Son sú­per al­tas aún. Vas al pun­to de ven­ta y no hay co­ne­ji­tos en la zo­na de cho­co­la­tes”, gra­fi­ca.

Fren­te a los cam­bios normativos, Es­pe­jo con­si­de­ra que las gran­des trans­na­cio­na­les son las que más han su­fri­do, ya que los com­pe­ti­do­res lo­ca­les son ca­pa­ces de reac­cio­nar con más ve­lo­ci­dad y, en es­te ca­so, po­der re­for­mu­lar sus pro­duc­tos en me­nos tiem­po. Aun­que la se­ve­ri­dad chi­le­na de­be­ría ser­vir co­mo un en­tre­na­mien­to pa­ra las mul­ti­na­cio­na­les, ya que se­gún es­tu­dios de Niel­sen al­re­de­dor del mun­do, la ten­den­cia es que los com­pra­do­res se ha­gan más cer­ca­nos al con­cep­to de sa­lud. “Creo que se­rá así y, aun­que es­to es una opi­nión, lo que es­tá pa­san­do en Chi­le es al­go que ve­re­mos en los mer­ca­dos ad­ya­cen­tes tam­bién”, ase­gu­ra Es­pe­jo.

Me­nos ex­po­si­ción

Pe­ro no to­dos tie­nen una vi­sión tan op­ti­mis­ta. Jor­ge Ar­ce, ana­lis­ta de In­ves­ti­ga­ción en Eu­ro­mo­ni­tor In­ter­na­tio­nal, trans­pa­ren­ta que es­ta le­gis­la­ción “más que

“El eti­que­ta­do chi­leno, al re­sal­tar atri­bu­tos ne­ga­ti­vos, ha mermado las ven­tas de pro­duc­tos con al­tos con­te­ni­dos de so­dio, azú­car, gra­sa o ca­lo­ría”, afir­ma Jor­ge Ar­ce, ana­lis­ta de Eu­ro­mo­ni­tor In­ter­na­tio­nal

ge­ne­rar há­bi­tos de con­su­mo sa­lu­da­bles, ha mo­di­fi­ca­do drás­ti­ca­men­te la dis­tri­bu­ción de los pro­duc­tos afec­ta­dos por los se­llos, sa­cán­do­los del al­can­ce de los ni­ños a tra­vés de su prohi­bi­ción de ven­ta en co­le­gios y la li­mi­ta­ción de la pu­bli­ci­dad. Por eso su efec­to ha si­do más no­to­rio en pro­duc­tos y ca­te­go­rías re­la­cio­na­das con el con­su­mo in­fan­til. Por lo tan­to, es mu­cho más di­fí­cil re­pli­car es­te efec­to en pro­duc­tos de con­su­mo adul­to”.

Ar­ce agre­ga otra li­mi­ta­ción: “El eti­que­ta­do chi­leno, al re­sal­tar atri­bu­tos ne­ga­ti­vos, ha mermado las ven­tas de pro­duc­tos con al­tos con­te­ni­dos de so­dio, azú­car, gra­sa o ca­lo­rías; aun­que no ne­ce­sa­ria­men­te en to­das las ca­te­go­rías, sino que so­lo en aque­llas don­de las cre­den­cia­les nu­tri­cio­na­les son im­por­tan­tes”. De ahí que el ex­per­to crea que en cam­bio, si se re­sal­ta­ran atri­bu­tos po­si­ti­vos, co­mo por ejem­plo “só­lo ingredientes de ori­gen na­tu­ral”, “sa­lu­da­ble”, etc., “po­dría ser una bue­na tác­ti­ca pa­ra po­ten­ciar el con­su­mo de cier­tos ingredientes o pro­duc­tos”.

Ya sea por se­llos o res­tric­cio­nes, el he­cho es que una ac­ti­vi­dad tan ru­ti­na­ria co­mo ir al su­per­mer­ca­do ha cam­bia­do en el país sud­ame­ri­cano. Los en­va­ses y co­lo­res de los pro­duc­tos ya no son los mis­mos, y han emer­gi­do nue­vas mar­cas de ali­men­tos y be­bi­das “más sa­lu­da­bles”, que trans­for­ma­ron la re­la­ción pro­duc­tor-con­su­mi­dor.

Que ir de com­pras pue­de ser un po­co más len­to aho­ra que los chi­le­nos se fi­jan en los se­llos, es al­go de lo que no du­da Ca­mi­la Pruz­zo, que con su ca­rri­to de su­per­mer­ca­do avan­za con cau­te­la por las gón­do­las, pa­ra ad­ver­tir el cam­po mi­na­do. Una re­sis­ten­te a la in­su­li­na agra­de­ce es­te ti­po de ad­ver­ten­cias he­xa­go­na­les. “De otra for­ma, se­ría di­fí­cil se­pa­rar­se de la pu­bli­ci­dad y bus­car ali­men­tos un po­co más sa­nos”, fi­na­li­za.

Se­bas­tián Gar­cía, ge­ren­te ge­ne­ral de Ca­roz­zi

Jor­ge Ar­ce, ana­lis­ta de Eu­ro­mo­ni­tor In­ter­na­tio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.