SU­PRE­MA­CIA CUÁN­TI­CA

Sin­te­ti­zar nue­vos com­pues­tos quí­mi­cos, la cu­ra del cán­cer, re­ver­tir el cam­bio cli­má­ti­co o en­con­trar nue­vos ma­te­ria­les, se po­dría al­can­zar si la Hu­ma­ni­dad con­si­gue ha­cer de la computación cuán­ti­ca una reali­dad. Una bús­que­da trans­ver­sal por re­ver­tir la frag

AmericaEconomia Chile - - Contenido - POR GWEN­DOLYN LED­GER, DESDE LAS VE­GAS Y SAN­TIA­GO DE CHI­LE.

La cu­ra del cán­cer, re­ver­tir el cam­bio cli­má­ti­co o en­con­trar nue­vos ma­te­ria­les, se po­dría lo­grar si los cien­tí­fi­cos lle­gan a do­mar a los frá­gi­les qu­bits.

La ex­po­si­to­ra pi­de “por fa­vor, le­van­ten la mano quie­nes en es­te au­di­to­rio han es­cu­cha­do ha­blar de computación cuán­ti­ca”, y ca­si la to­ta­li­dad de los tres mil asis­ten­tes ele­van su bra­zo. Lue­go pre­gun­ta “¿cuán­tos de us­te­des en­tien­den lo que real­men­te es computación cuán­ti­ca?”. In­me­dia­ta­men­te las manos des­apa­re­cen. “Bien, gra­cias por su ho­nes­ti­dad”, ríe.

Quien ha­ce la pre­gun­ta es Ta­lia Gers­hon, se­nior ma­na­ger de AI Cha­llen­ges and Quan­tum Ex­pe­rien­ces de IBM, du­ran­te la con­fe­ren­cia inau­gu­ral de THINK, la con­ven­ción anual de la fir­ma que es­te año se rea­li­za en Las Ve­gas, y don­de jun­to con los te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, la nu­be, block­chain y la en­crip­ta­ción Lat­ti­ce, apa­re­ce una real­men­te des­co­no­ci­da quan­tum com­pu­ting. Y a ella le bas­tan cin­co mi­nu­tos pa­ra jus­ti­fi­car aún más los bra­zos caí­dos de la au­dien­cia, por­que a su jui­cio la computación cuán­ti­ca es na­da me­nos que uno de los cin­co tó­pi­cos que cam­bia­rán el mun­do du­ran­te el pró­xi­mo lus­tro.

Dos días más tar­de, el te­ma tie­ne su pro­pio pa­nel, con­du­ci­do por Ar­vind Krish­na, vi­ce­pre­si­den­te se­nior de la com­pa­ñía, quien emer­ge de en­tre una nu­be de hie­lo se­co pa­ra in­di­car­le a la au­dien­cia que al­go que años atrás pa­re­cía cien­cia fic­ción, hoy es una reali­dad y que es­ta­mos pre­sen­cian­do un mo­men­to crí­ti­co. “El prin­ci­pio de una nue­va era”, sen­ten­cia.

¿De qué se tra­ta la computación cuán­ti­ca? Bá­si­ca­men­te, se re­fie­re a crear un compu­tador que fun­cio­ne ba­jo las re­glas o prin­ci­pios de la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca, y que sea ca­paz de pro­ce­sar gran­des can­ti­da­des de in­for­ma­ción -mucha más que Sun­way Taihu­light, el su­per­compu­tador chino más po­de­ro­so del mun­do-, ya que es­tos compu­tado­res po­drán pro­ce­sar so­lu­cio­nes si­mul­ta­neas pa­ra un mis­mo pro­ble­ma, en vez de ha­cer­lo de ma­ne­ra se­cuen­cial, co­mo se ha­ce hoy.

Pues­to así sue­na di­fí­cil. Y real­men­te lo es. Pa­ra em­pe­zar, la cuán­ti­ca es la fí­si­ca de lo frío y lo pe­que­ño, de los elec­tro­nes y neu­tro­nes que no ve­mos, pe­ro que es­tán en cons­tan­te y fre­né­ti­co mo­vi­mien­to y don­de, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, nue­vas le­yes de la fí­si­ca se ma­ni­fies­tan. Por otro la­do, a di­fe­ren­cia de los bits de un compu­tador tra­di­cio­nal, un compu­tador cuán­ti­co fun­cio­na con qu­bits -apó­co­pe de quan­tum bits-, y desde ahí to­do se com­pli­ca aún más. “En un qu­bit la in­for­ma­ción tie­ne que se­guir las le­yes de la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca y eso cam­bia la for­ma en co­mo tra­tas la in­for­ma­ción”, ex­pli­ca Jerry Chow, in­ves­ti­ga­dor de IBM en computación cuán­ti­ca ex­pe­ri­men­tal. “Por una par­te, se guían por los prin­ci­pios de su­per­po­si­ción, en­tre­la­za­mien­to e in­ter­fe­ren­cia. Eso quie­re de­cir que, a di­fe­ren­cia de un bit que pue­de va­ler 0 o 1, un qu­bit pue­de es­tar en 0, en 1, en 1+0 o en 1-0, to­do al mis­mo tiem­po”, in­di­ca.

Ade­más, el es­ta­do de un compu­tador cuán­ti­co es ex­tre­ma­da­men­te frá­gil a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, de mo­do que de­be man­te­ner­se a -273 gra­dos Cel­cius, al­go que cla­ra­men­te con­fi­na to­da la ex­pe­ri­men­ta­ción en torno al tó­pi­co a la­bo­ra­to­rios al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­dos que pue­dan sus­ten­tar con­di­cio­nes crio­gé­ni­cas. En esa fra­gi­li­dad es­tri­ba el ma­yor pro­ble­ma, por­que aún no exis­te for­ma de con­tro­lar com­ple­ta­men­te es­tos qu­bits. “No es que los qu­bits sean ines­ta­bles por­que ne­ce­si­ten ser ines­ta­bles. Es una si­tua­ción in­ge­nie­ril”, acla­ra Bob Su­tor, in­ves­ti­ga­dor y vi­ce­pre­si­den­te de es­tra­te­gia cuán­ti­ca de IBM. “Es más co­rrec­to de­cir que so­lo pue­den ser usa­dos por un de­ter­mi­na­do pe­río­do de tiem­po y des­pués de eso em­pie­zan a de­gra­dar­se… Even­tual­men­te au­men­ta­re­mos los qu­bits y ten­dre­mos má­qui­nas más po­de­ro­sas”, ex­pli­ca.

Es­to, por­que agre­gar un qu­bit au­men­ta ex­po­nen­cial­men­te la ca­pa­ci­dad de un compu­tador cuán­ti­co. “(En to­do ca­so) Yo tra­to de ser cau­to en ali­men­tar gran­des ex­pec­ta­ti­vas… cree­mos que pa­ra el 2020 ve­re­mos al­gu­nas de las ven­ta­jas cuán­ti­cas”, ex­pre­sa rea­lis­ta Su­tor.

Su­pre­ma­cía

Y con ”ven­ta­jas”, Su­tor se re­fie­re a los usos ca­si fan­tás­ti­cos que po­drían te­ner es­tos compu­tado­res ca­pa­ces -en teo­ría- de cal­cu­lar el com­por­ta­mien­to de mo­lé­cu­las en una frac­ción del tiem­po que to­ma ese pro­ce­so en la ac­tua­li­dad, al­go que per­mi­ti­ría crear nue­vos me­di­ca­men­tos o com­pues­tos quí­mi­cos. O la ca­pa­ci­dad de fac­to­ri­zar nú­me­ros pri­mos que per­mi­tan en­crip­tar -o des­en­crip­tar- da­tos, pro­ce­sos, etc., a una ve­lo­ci­dad ca­si im­pen­sa­ble.

“Mu­chos de los pro­ce­sos ac­tua­les, co­mo la ge­ne­ra­ción de amo­nía­co pa­ra crear fer­ti­li­zan­tes, que re­sul­tan vi­ta­les pa­ra la in­dus­tria agrí­co­la, son al­ta­men­te in­ten­si­vos en ener­gía. Con un compu­tador cuán­ti­co se po­dría desa­rro­llar rá­pi­da­men­te un pro­ce­so de pro­duc­ción al­ter­na­ti­vo, me­nos con­ta­mi­nan­te e igual de útil”, ejem­pli­fi­ca la in­ves­ti­ga­do­ra de Har­vard, Jes­si­ca Poin­ting.

Es­to es pro­yec­ta­ble a una se­rie de cam­pos tec­no­ló­gi­cos ac­tua­les que im­pac­tan y real­men­te per­mi­ten so­ñar con un mun­do me­jor. Pe­ro pri­me­ro es ne­ce­sa­rio al­can­zar la su­pre­ma­cía cuán­ti­ca que so­lo ocu­rri­rá cuan­do un compu­tador cuán­ti­co ha­ga un cálcu­lo que no ten­ga ri­val en­tre las compu­tado­ras tra­di­cio­na­les. “Eso re­pre­sen­ta un pro­ble­ma enor­me, por­que to­da la elec­tró­ni­ca ac­tual es­tá ba­sa­da en

in­ver­sio­nes gi­gan­tes­cas e in­ves­ti­ga­cio­nes que han to­ma­do 70 años. Lo­grar que un compu­tador sin to­da esa in­ver­sión y con un es­que­ma de fun­cio­na­mien­to no tra­di­cio­nal le ga­ne al su­per­compu­tador más avan­za­do pro­ba­ría la su­pre­ma­cía y se­ria un pa­so ade­lan­te, pe­ro hay que ser cau­to, pues pro­ba­ble­men­te no vea­mos una prue­ba de ello has­ta en cin­co años más”, afir­ma el pro­fe­sor Luis Foa, in­ves­ti­ga­dor y aca­dé­mi­co del de­par­ta­men­to de Fí­si­ca de la Fa­cul­tad de Cien­cias Fí­si­cas y Ma­te­má­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Chi­le.

Y a pe­sar de ello, la su­pre­ma­cía cuán­ti­ca no sig­ni­fi­ca­ría ne­ce­sa­ria­men­te dar­le el me­jor uso. “Pue­de ha­ber un tiem­po lar­go en­tre ese hi­to y el mo­men­to en que sea más apli­ca­ble”, agre­ga Foa.

Qu­bits to­po­ló­gi­cos

De to­dos mo­dos, la ca­rre­ra es­tá en mar­cha y de for­ma fre­né­ti­ca, co­mo lo de­mues­tran los tra­ba­jos de di­fe­ren­tes fir­mas in­for­má­ti­cas y uni­ver­si­da­des, que en­sa­yan la for­ma de con­tro­lar a los re­bel­des qu­bits con dis­tin­tos me­ca­nis­mos, desde fo­to­nes e io­nes “atra­pa­dos”, has­ta dia­man­tes.

Desde ha­ce do­ce años, Mi­cro­soft tie­ne un equipo mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que tra­ba­ja el te­ma cuán­ti­co en va­rios la­bo­ra­to­rios en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, con la me­ta de crear hard­wa­re y soft­wa­re cuán­ti­co que sea es­ca­la­ble. La apues­ta de Mi­cro­soft se cen­tra en crear qu­bits to­po­ló­gi­cos, (ma­te­ria­les in­creí­ble­men­te es­ta­bles) pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de “fra­gi­li­dad” que pre­sen­tan ac­tual­men­te los bits cuán­ti­cos.

“Un compu­tador cuán­ti­co es mu­cho más que qu­bits: in­clu­ye to­do el hard­wa­re clásico, in­ter­fa­ces y co­ne­xio­nes con el mun­do ex­te­rior”, enu­me­ra en ex­clu­si­va pa­ra Amé­ri­cae­co­no­mía Ju­lie Lo­ve, di­rec­to­ra de desa­rro­llo em­pre­sa­rial en computación cuán­ti­ca de Mi­cro­soft. “Es por eso que es­ta­mos tra­ba­jan­do con ex­per­tos en to­dos los ám­bi­tos: computación, de­sa-

Las no­ti­cias aso­cia­das a nue­vos pro­yec­tos de desa­rro­llo y des­cu­bri­mien­tos vin­cu­la­dos a computación cuán­ti­ca no se de­tie­nen. En enero, Goo­gle da­ba a co­no­cer su chip cuán­ti­co, lla­ma­do Bristle­co­ne, que su­po­ne otro avan­ce en es­ta ca­rre­ra por la su­pre­ma­cía.

rro­llo de ma­te­ria­les, de equi­pos, eléc­tri­ca cuán­ti­ca y elec­tró­ni­ca tác­ti­ca”, de­ta­lla.

Su me­ta es po­der in­ci­dir, una vez desa­rro­lla­do un compu­tador cuán­ti­co que sea co­mer­cial­men­te re­le­van­te -y su co­rres­pon­dien­te soft­wa­re-, en la crea­ción de nue­vos ma­te­ria­les quí­mi­cos, op­ti­mi­za­ción de los es­pa­cios y has­ta mo­di­fi­car el cam­bio cli­má­ti­co me­dian­te la crea­ción de un ca­ta­li­za­dor que pu­die­ra eli­mi­nar el dió­xi­do de car­bono del ai­re. “Tam­bién cree­mos que un compu­tador cuán­ti­co po­dría ser un apor­te pa­ra cu­rar el cán­cer, al­go que es to­tal­men­te ins­pi­ra­dor y que te obli­ga a ser hu­mil­de, tam­bién, al sen­tir­te par­te de al­go tan re­vo­lu­cio­na­rio”, aña­de ani­ma­da la doc­to­ra Lo­ve.

¿Pe­ro có­mo se pue­de sa­ber to­do lo que ha­rá un compu­tador cuán­ti­co si es que aún no se ha crea­do uno que fun­cio­ne? To­do se tra­ta de los al­go­rit­mos, los que pue­den ser desa­rro­lla­dos sin te­ner un compu­tador cuán­ti­co. “Te­ne­mos a los más avan­za­dos desa­rro­lla­do­res de al­go­rit­mos cuán­ti­cos del mun­do”, afir­ma Lo­ve, “y eso nos per­mi­te en­ten­der hoy el po­ten­cial de esos compu­tado­res”.

Cuán­ti­ca en la nu­be

En el ca­so de IBM, la em­pre­sa tie­ne una apues­ta do­ble de hard­wa­re y soft­wa­re, acom­pa­ña­da de una fuer­te cam­pa­ña de re­la­cio­nes pú­bli­cas, cons­trui­da so­bre la ba­se de la par­ti­ci­pa­ción de una co­mu­ni­dad de pro­fe­sio­na­les, cien­tí­fi­cos, pro­gra­ma­do­res y has­ta ni­ños in­tere­sa­dos en la si­mu­la­ción cuán­ti­ca. “En IBM he­mos cons­trui­do un su­per­con­duc­tor que se co­nec­ta en sus­tra­tos de si­li­cio”, cuen­ta Jerry Chow, quien ex­pli­ca que la co­la­bo­ra­ción en­tre la cien­cia y la in­ge­nie­ría ha per­mi­ti­do en po­cos años avan­zar más que en los úl­ti­mos 20 o 30 pa­ra ha­cer los sis­te­mas más ro­bus­tos y es­ta­bles. La fir­ma tie­ne uno de los pro­ce­sa­do­res más in­tere­san­tes y po­de­ro­sos del es­pec­tro, com­pues­to por 50 qu­bits, aun­que to­da­vía sus in­ves­ti­ga­do­res de­ben ser ca­pa­ces de con­tro­lar el pro­ble­ma del frío con el que de­ben pro­te­ger la in­te­gri­dad de su nú­cleo.

En pa­ra­le­lo, ha sa­bi­do crear una co­mu­ni­dad de ca­si 80 mil per­so­nas en to­do el glo­bo de­no­mi­na­da IBM Q-ex­pe­rien­ce, en la que me­dian­te la nu­be es po­si­ble co­nec­tar­se a dos compu­tado­res cuán­ti­cos, uno de 5 y otro de 20 qu­bits pa­ra eje­cu­tar al­go­rit­mos y ex­pe­ri­men­tos, ex­plo­ran­do con tu­to­ria­les y si­mu­la­cio­nes lo que se po­dría ha­cer con es­ta tec­no­lo­gía. “Se­rán compu­tado­res ac­ce­si­bles a tra­vés de in­ter­net, en la nu­be. Bas­ta con que el compu­tador fí­si­co es­té en al­gún lu­gar re­fri­ge­ra­do a la tem­pe­ra­tu­ra que ha­ga fal­ta, pa­ra ac­ce­der. Ade­más, es­to pue­de es­tar

em­be­bi­do en las es­truc­tu­ras que tie­nen las em­pre­sas hoy. Por ejem­plo, en IBM a tra­vés de Wat­son”, elu­cu­bra Foa. Así, el im­pac­to ha si­do ma­yor al es­pe­ran­do, con­ta­bi­li­zan­do usua­rios has­ta en los po­los. Por aho­ra, el in­te­rés que des­pier­ta es­ta re­vo­lu­ción de qu­bits se pue­de me­dir en los tres mi­llo­nes de ex­pe­ri­men­tos y 60 pa­pers pu­bli­ca­dos en torno a la ini­cia­ti­va.

En­tre­la­za­mien­to con­tro­la­do

Las no­ti­cias aso­cia­das a nue­vos pro­yec­tos de desa­rro­llo y des­cu­bri­mien­tos vin­cu­la­dos a computación cuán­ti­ca no se de­tie­nen. En enero, Goo­gle da­ba a co­no­cer su chip cuán­ti­co, lla­ma­do Bristle­co­ne, que su­po­ne otro avan­ce en es­ta ca­rre­ra por la su­pre­ma­cía.

“Pa­ra que un pro­ce­sa­dor cuán­ti­co sea ca­paz de eje­cu­tar al­go­rit­mos, más allá del al­can­ce de las si­mu­la­cio­nes clá­si­cas, re­quie­re no so­lo de una gran can­ti­dad de qu­bits, sino que tam­bién de­be te­ner ba­jas ta­sas de erro­res en ope­ra­cio­nes ló­gi­cas y lec­tu­ras de sa­li­da”, ex­pli­ca Ju­lian Kelly, in­ves­ti­ga­dor cien­tí­fi­co del la­bo­ra­to­rio de AI de Goo­gle.

Mien­tras, el aca­dé­mi­co es­pa­ñol Fer­nan­do González-zal­ba tra­ba­ja ha­ce seis años co­mo cien­tí­fi­co de in­ves­ti­ga­ción se­nior en el la­bo­ra­to­rio de Hi­ta­chi, una ini­cia­ti­va con­jun­ta del la­bo­ra­to­rio Ca­ven­dish de Fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge jun­to a la fir­ma ja­po­ne­sa de su­per­con­duc­to­res. El ob­je­ti­vo de su equipo, con­for­ma­do por otras diez per­so­nas en­tre To­kio y Reino Unido, es el desa­rro­llo de hard­wa­re pa­ra con­tro­lar sis­te­mas cuán­ti­cos que per­mi­tan ha­cer cálcu­los avan­za­dos.

To­do co­men­zó en 2005, con la apues­ta de Hi­ta­chi por la “tec­no­lo­gía del si­li­cio” -ba­se de la elec­tró­ni­ca di­gi­tal- y más re­cien­te­men­te, por el uso del spin de un so­lo elec­trón co­mo qu­bit. “Esa mag­ni­tud cuán­ti­ca, aso­cia­da a la ro­ta­ción de elec­tro­nes, es es­ta­ble por más tiem­po que cual­quier otros sis­te­ma de es­ta­do só­li­do, lo que ha­ce de es­te ma­te­rial un buen can­di­da­to pa­ra cons­truir una ‘me­mo­ria cuán­ti­ca’ pa­ra el or­de­na­dor cuán­ti­co del fu­tu­ro”, ex­pli­ca desde su la­bo­ra­to­rio a Amé­ri­cae­co­no­mía.

“Los cir­cui­tos cuán­ti­cos de spin elec­tró­ni­co que los in­ves­ti­ga­do­res so­mos ca­pa­ces de pro­du­cir, has­ta aho­ra no lle­gan a más de 1 o -2 qu­bits, lo cual es in­su­fi­cien­te pa­ra rea­li­zar cálcu­los de in­te­rés. Es­to es in­fe­rior al nú­me­ro de qu­bits que la tec­no­lo­gía de su­per­con­duc­to­res pue­de pro­du­cir, que son de 40 a 50, pe­ro co­mo los qu­bits de spin en si­li­cio pue­den fbri­car­se con la mis­ma tec­no­lo­gía que los cir­cui­tos di­gi­ta­les, los con­vier­te en me­jo­res can­di­da­tos pa­ra

¿De qué se tra­ta la computación cuán­ti­ca? Bá­si­ca­men­te, se re­fie­re a crear un compu­tador que fun­cio­ne ba­jo las re­glas o prin­ci­pios de la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca, y que sea ca­paz de pro­ce­sar gran­des can­ti­da­des de in­for­ma­ción, mucha más que Sun­way Taihu­light, el su­per­compu­tador chino más po­de­ro­so del mun­do.

cons­truir un or­de­na­dor cuán­ti­co de gran es­ca­la”, co­men­ta el in­ves­ti­ga­dor.

Sin em­bar­go, una de las no­ti­cias más re­cien­tes es la que se co­no­ció a me­dia­dos de abril, cuan­do un equipo de in­ves­ti­ga­ción aus­tria­co anun­ció que ha­bía lo­gra­do un en­tre­la­za­mien­to con­tro­la­do de va­rias par­tí­cu­las en un sis­te­ma de 20 qu­bits, el ma­yor re­gis­tro cuán­ti­co en­tre­la­za­do de sis­te­mas con­tro­la­bles de for­ma in­di­vi­dual has­ta la fe­cha.

“Nues­tro ob­je­ti­vo en el me­diano pla­zo son 50 par­tí­cu­las”, di­jo el prin­ci­pal in­ves­ti­ga­dor del pro­yec­to, Rai­ner Blatt, del Ins­ti­tu­to de In­for­ma­ción y Óp­ti­ca Cuán­ti­ca de la Aca­de­mia de Cien­cias de Austria.

To­do ello has­ta que la su­pre­ma­cía se al­can­ce. “Lue­go, lo más pro­ba­ble es que se pro­duz­ca un ‘si­len­cio cien­tí­fi­co’ pa­ra pa­sar a la fa­se in­dus­trial, don­de lo re­le­van­te se­rá po­der pa­ten­tar la tec­no­lo­gía”, ad­vier­te el pro­fe­sor Foa.

Rol de los go­bier­nos

Pa­ra al­gu­nos es­ta ca­rre­ra cuán­ti­ca se ase­me­ja mu­cho a lo que al­gu­na vez fue la ca­rre­ra es­pa­cial o la ca­rre­ra por desa­rro­llar una bom­ba ató­mi­ca. So­lo que en­ton­ces eran go­bier­nos y no cor­po­ra­cio­nes los que com­pe­tían.

La no­ta dis­tin­ta es el ca­so chino. Con un sa­té­li­te de co­mu­ni­ca­ción cuán­ti­ca en ór­bi­ta desde 2016, la na­ción asiá­ti­ca apun­ta a po­si­bi­li­tar la crea­ción de un in­ter­net cuán­ti­co en el es­pa­cio, y de pa­so pro­te­ger­se me­jor de ata­ques ci­ber­né­ti­cos. Po­co se sa­be de su desa­rro­llo in­terno en computación cuán­ti­ca, ex­cep­to que tra­ba­jan en co­la­bo­ra­ción con la­bo­ra­to­rios aus­tria­cos y bri­tá­ni­cos.

La apues­ta de la Unión Eu­ro­pea, en tan­to, es apor­tar un bi­llón de eu­ros (cer­ca de US1.214 mi­llo­nes) en una dé­ca­da, pa­ra fi­nan­ciar pro­yec­tos de computación cuán­ti­ca, tan­to de in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca co­mo de desa­rro­llo de tec­no­lo­gías en las áreas de co­mu­ni­ca­cio­nes, computación, si­mu­la­ción y me­te­reo­lo­gía. El ob­je­ti­vo es tri­ple: con­so­li­dar un li­de­raz­go eu­ro­peo en la ma­te­ria, desa­rro­llar for­ta­le­zas tec­no­ló­gi­cas y la­bo­ra­les, ade­más de atraer in­ver­sio­nes a su te­rri­to­rio. Y aun­que la per­cep­ción ge­ne­ral es que la le­gis­la­ción siem­pre va unos pa­sos más atrás que la tec­no­lo­gía, al me­nos en Reino Unido ya exis­te la ini­cia­ti­va NQIT, que bus­ca y pro­mue­ve la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca res­pon­sa­ble en torno a las tec­no­lo­gías cuán­ti­cas.

De la mis­ma for­ma, di­ver­sos go­bier­nos de­be­rán crear nor­ma­ti­vas pa­ra fo­men­tar el desa­rro­llo de una nue­va ge­ne­ra­ción de en­crip­ta­ción, “fo­ca­li­za­dos en que sean a prue­ba de compu­tado­res cuán­ti­cos, los que, mal usa­dos, po­drían in­ci­dir en las vo­ta­cio­nes o, aún peor, vul­ne­rar to­da la in­for­ma­ción con­fi­den­cial de un go­bierno e im­pac­tar en los sis­te­mas fi­nan­cie­ros y eco­nó­mi­cos”, aler­ta An­kur Pra­kash, vi­ce­pre­si­den­te de Ma­nu­fac­to­ring SBU & Ibe­ro-ame­ri­ca.

En pa­ra­le­lo a la seguridad, los ma­yo­res desafíos ven­drán desde el cam­po la­bo­ral. “Al au­men­tar la ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to y de computación, se im­pac­ta­rá de ma­ne­ra di­rec­ta en la ro­bó­ti­ca y en sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, los cua­les a su vez in­flui­rán en el ám­bi­to del tra­ba­jo cam­bian­do la for­ma en la que se desa­rro­llan los ofi­cios, pro­fe­sio­nes e in­clu­so las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les que ac­tual­men­te co­no­ce­mos”, ex­pli­ca Pra­kash.

“Las em­pre­sas en­tien­den que la ca­rre­ra en la que es­tán los ex­ce­de. Y la for­ma en que es­tán fun­cio­nan­do no es con­ven­cio­nal: no so­la­men­te es­tán bus­can­do una tec­no­lo­gía re­vo­lu­cio­na­ria pa­ra pa­ten­tar, sino que tam­bién es­tán fi­nan­cian­do in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca de ma­ne­ra di­rec­ta, por­que sa­ben el im­pac­to que va a sig­ni­fi­car, y eso es re­le­van­te. Al fi­nan­ciar in­ves­ti­ga­ción de ba­se se es­tán com­por­tan­do más cer­ca de lo que es el rol de un Es­ta­do”, fi­na­li­za el pro­fe­sor Foa.

“Nues­tro ob­je­ti­vo en el me­diano pla­zo son 50 par­tí­cu­las”, di­jo el prin­ci­pal in­ves­ti­ga­dor del pro­yec­to, Rai­ner Blatt, del Ins­ti­tu­to de In­for­ma­ción y Óp­ti­ca Cuán­ti­ca de la Aca­de­mia de Cien­cias de Austria.

“No es que los qu­bits sean ines­ta­bles por­que ne­ce­si­ten ser ines­ta­bles. Es una si­tua­ción in­ge­nie­ril”, acla­ra Bob Su­tor, in­ves­ti­ga­dor y vi­ce­pre­si­den­te de es­tra­te­gia cuán­ti­ca de IBM.

El compu­tador cuán­ti­co de 50 qu­bits de IBM se ro­bó las mi­ra­das en Las Ve­gas

Luis Foa, in­ves­ti­ga­dor y aca­dé­mi­co del de­par­ta­men­to de Fí­si­ca de la FCFM de la Uni­ver­si­dad de Chi­le.

Ju­lie Lo­ve, di­rec­to­ra de desa­rro­llo em­pre­sa­rial en computación cuán­ti­ca de Mi­cro­soft.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.