EDITORIAL

AMLO ha si­do ca­ri­ca­tu­ri­za­do por sus opo­si­to­res co­mo un lí­der me­siá­ni­co. No lo es. No es da­do a los vo­ci­fe­ran­tes dis­cur­sos co­mo los de Ni­co­lás Maduro, ni tam­po­co a los tui­teos des­tem­pla­dos, co­mo los de Do­nald Trump. Su ex­pe­rien­cia en la al­cal­día de Ciu­dad

AmericaEconomia Chile - - Contenido -

Ana­die ha sor­pren­di­do el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes en Mé­xi­co, pe­ro lo que de­ci­die­ron los me­xi­ca­nos el 1 de ju­lio es un his­tó­ri­co y de­ci­si­vo sal­to ha­cia ade­lan­te en lo po­lí­ti­co, que en lo eco­nó­mi­co des­pier­ta du­das y po­dría ter­mi­nar sien­do un sal­to ha­cia atrás.

El iz­quier­dis­ta mo­de­ra­do An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor (AMLO), del Mo­vi­mien­to de Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal (Mo­re­na) só­lo ne­ce­si­ta­ba te­ner más vo­tos que sus con­ten­do­res pa­ra ser ele­gi­do pre­si­den­te. Lo­gró mu­cho más: el 53% de los su­fra­gios le ha sig­ni­fi­ca­do ma­yo­ría ab­so­lu­ta y a una dis­tan­cia de 31 pun­tos del can­di­da­to que lle­gó se­gun­do, Ri­car­do Ana­ya del PAN. Y el go­ber­nan­te PRI, que ha es­ta­do en el po­der con so­lo dos in­te­rrup­cio­nes desde ha­ce ca­si un si­glo, con­si­guió ape­nas el 16%.

AMLO no só­lo ga­nó la elec­ción pre­si­den­cial. To­da­vía no se sa­ben los re­sul­ta­dos fi­na­les de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas y es­ta­ta­les, pe­ro se pue­de ade­lan­tar que la coa­li­ción del nue­vo pre­si­den­te ten­drá ma­yo­ría en el Con­gre­so y tam­bién el go­bierno de Ciu­dad de Mé­xi­co, de la cual AMLO fue al­cal­de. La de­rro­ta del PRI ha si­do tan gran­de que se es­pe­ra que se man­ten­ga en el go­bierno de só­lo 12 de los 32 es­ta­dos del país.

La de­rro­ta del PRI es una bue­na no­ti­cia pa­ra Mé­xi­co. El PRI se ba­te en re­ti­ra­da de una for­ma con­tun­den­te que po­dría ser de­fi­ni­ti­va. Su acei­ta­da ma­qui­na­ria de po­der, co­rrup­ción y fa­vo­res po­lí­ti­cos que mu­chos lla­ma­ban “la dic­ta­du­ra per­fec­ta”, re­tro­ce­dió en par­te el año 2000, fe­cha en que el PRI per­dió las pre­si­den­cia­les lue­go de 71 años de te­ner la pre­si­den­cia. El PAN, otro par­ti­do tra­di­cio­nal, tu­vo dos pre­si­den­tes con­se­cu­ti­vos e ini­ció una gue­rra con­tra las dro­gas que ha ter­mi­na­do au­men­tan­do la vio­len­cia. En 2012 el PRI hi­zo un re­torno que fue pro­mi­so­rio con el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to al co­mien­zo, pe­ro que ha ter­mi­na­do sien­do el can­to del cis­ne.

La co­rrup­ción y la vio­len­cia en el úl­ti­mo go­bierno del PRI fue­ron la prin­ci­pal ra­zón de su fra­ca­so en las ur­nas. Los me­xi­ca­nos cre­ye­ron la pro­me­sa de AMLO de que va a ter­mi­nar con la co­rrup­te­la por­que es afue­rino: su par­ti­do fue fun­da­do en 2014 y su coa­li­ción, Jun­tos Ha­re­mos His­to­ria, es un aba­ni­co de gru­pos y mo­vi­mien­tos ca­si sin his­to­ria. No han si­do ten­ta­dos por la co­rrup­ción por­que no han es­ta­do nun­ca en el po­der.

La his­tó­ri­ca de­rro­ta del PRI a ni­vel es­ta­tal y lo­cal da a los ga­na­do­res la opor­tu­ni­dad de ha­cer fren­te a la co­rrup­ción y la vio­len­cia de la úni­ca for­ma en que ese em­pe­ño pue­de te­ner éxi­to: com­ba­tién­do­la si­mul­tá­nea­men­te en to­dos los ni­ve­les del go­bierno.

En el plano pu­ra­men­te po­lí­ti­co, el triun­fo de AMLO re­afir­ma la de­mo­cra­cia en Mé­xi­co, trae una efec­ti­va al­ter­nan­cia en el po­der y abre la es­pe­ran­za de un nue­vo es­ti­lo de go­ber­nar, con más in­te­gri­dad y me­nos mor­di­da.

La la­bor que AMLO tie­ne por de­lan­te es ti­tá­ni­ca. La can­ti­dad de pro­ble­mas que he­re­da es in­men­sa y las pro­me­sas he­chas du­ran­te la cam­pa­ña lo son más. El pre­si­den­te elec­to y su equipo de­ben de­fi­nir una lis­ta de prio­ri­da­des y po­ner en mar­cha un plan pa­ra con­cre­tar ac­cio­nes en lo que sea po­si­ble de ha­cer en los seis años que tie­ne por de­lan­te. Al mis­mo tiem­po, de­be ser

rea­lis­ta con sus par­ti­da­rios y ba­jar sus ex­pec­ta­ti­vas a fin de que no cun­da rá­pi­da­men­te la frus­tra­ción en­tre la gen­te. De­be lu­char tam­bién con­tra su pro­pio vo­lun­ta­ris­mo me­siá­ni­co y asu­mir que la vo­lun­tad no es to­do­po­de­ro­sa.

En el plano eco­nó­mi­co, sin em­bar­go, el pre­si­den­te elec­to des­pier­ta du­das. A lo lar­go de su ca­rre­ra, Ló­pez Obra­dor se ha mos­tra­do co­mo un hom­bre de iz­quier­da tra­di­cio­nal, in­ter­ven­cio­nis­ta, es­ta­tis­ta y na­cio­na­lis­ta, que des­cree de los mer­ca­dos, el li­bre co­mer­cio y los em­pre­sa­rios.

Co­mo can­di­da­to, ha anun­cia­do que con­ge­la­rá los pre­cios de la gasolina y la elec­tri­ci­dad. Al co­mien­zo de la cam­pa­ña, di­jo que re­ver­ti­ría la aper­tu­ra del sec­tor pe­tro­le­ro a la in­ver­sión pri­va­da y ex­tran­je­ra. Cam­bió de opi­nión ha­ce al­gu­nas se­ma­nas atrás, pe­ro si­gue ha­blan­do de im­po­ner nue­vos sub­si­dios agrí­co­las. Sus tres gran­des pro­yec­tos pa­ra im­pul­sar la eco­no­mía y ge­ne­rar em­pleo son a) la cons­truc­ción de un tren de Can­cún a los tem­plos ma­yas del sur de Yu­ca­tán, a fin de au­men­tar el tu­ris­mo ha­cia el in­te­rior del país. b) La cons­truc­ción de otro tren, del Ca­ri­be al Pa­cí­fi­co, y c) un me­ga­pro­yec­to de siem­bra de ár­bo­les fru­ta­les en zo­na de­pri­mi­das del país.

Si esos pro­yec­tos sue­nan a ini­cia­ti­vas ce­pa­lia­nas de me­dia­dos del si­glo XX, es por­que lo son. AMLO ha lle­ga­do a ha­blar de vol­ver a po­ner en mar­cha la Alian­za pa­ra el Pro­gre­so, una añeja ini­cia­ti­va es­ta­dou­ni­den­se lan­za­da en 1962 por el pre­si­den­te John F. Ken­nedy, des­ti­na­da cen­tral­men­te al desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra y las in­dus­trias ex­trac­ti­vas en Amé­ri­ca La­ti­na.

Los me­ga­pro­yec­tos anun­cia­dos por AMLO au­men­ta­rán el gas­to, pe­ro el pre­si­den­te elec­to ha di­cho que no cre­ce­rá el déficit ni la deu­da pú­bli­ca. En un gui­ño a los em­pre­sa­rios, pro­me­tió tam­bién que no su­birá los im­pues­tos, agre­gan­do que la car­ga fis­cal se re­du­ci­rá por obra y gracia de re­cor­tes sa­la­ria­les en la abul­ta­da bu­ro­cra­cia del es­ta­do.

Al lan­zar su cam­pa­ña, AMLO cri­ti­có al Nafta por­que no be­ne­fi­cia lo su­fi­cien­te a Mé­xi­co. Más tar­de cam­bió de opi­nión y aho­ra di­ce que re­ne­go­cia­rá el acuer­do de li­bre co­mer­cio con EE.UU. y Ca­na­dá de la me­jor for­ma po­si­ble. Pe­ro Do­nald Trump quie­re un Nafta que be­ne­fi­cie más a Es­ta­dos Uni­dos y AMLO has­ta ha­ce po­co de­cía que el Nafta ya be­ne­fi­cia en ex­ce­so a Es­ta­dos Uni­dos.

AMLO ha si­do ca­ri­ca­tu­ri­za­do por sus opo­si­to­res co­mo un lí­der me­siá­ni­co. No lo es. No es da­do a los vo­ci­fe­ran­tes dis­cur­sos co­mo los que da Ni­co­lás Maduro, ni tam­po­co a los tui­teos des­tem­pla­dos, co­mo los que en­vía ca­si a dia­rio Do­nald Trump. Su ex­pe­rien­cia en la al­cal­día de Ciu­dad de Mé­xi­co le da ade­más una vi­sión prác­ti­ca de lo que es la real­po­li­tik.

Su dis­cur­so iz­quier­dis­ta se ha ido mo­de­ran­do a me­di­da que el triun­fo elec­to­ral se ha­cía más pal­pa­ble. Y en su pri­mer dis­cur­so tras la vic­to­ria se mos­tró con­ci­lia­dor y ra­zo­na­ble, ga­ran­ti­zan­do la in­de­pen­den­cia del Ban­co de Mé­xi­co (Ban­co Cen­tral) y la dis­ci­pli­na fi­nan­cie­ra y fis­cal, agre­gan­do que “se re­co­no­ce­rán los com­pro­mi­sos con­traí­dos con em­pre­sas y ban­cos na­cio­na­les y ex­tran­je­ros”. Y aun­que reite­ró que se re­vi­sa­rán los con­tra­tos pe­tro­le­ros fir­ma­dos con el sec­tor pri­va­do du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción Pe­ña Nie­to, agre­gó que eso se ha­rá pa­ra che­quear que no ha­ya ha­bi­do co­rrup­ción o ile­ga­li­dad.

Al día si­guien­te de la elec­ción, AMLO mos­tró ha­bi­li­dad y es­pí­ri­tu prác­ti­co. Miem­bros de su equipo lla­ma­ron a ban­cos de in­ver­sión, co­rre­do­res de bol­sa e in­ver­sio­nis­tas ins­ti­tu­cio­na­les en Wall Street y Ciu­dad de Mé­xi­co, ase­gu­rán­do­les con­ti­nui­dad de po­lí­ti­cas de in­ver­sión, com­pro­mi­so con el li­bre co­mer­cio, es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria y dis­ci­pli­na fi­nan­cie­ra. No lo­gra­ron fre­nar el ner­vio­sis­mo de los mer­ca­dos: pe­ro amor­ti­gua­ron lo que pu­do ser una caí­da mu­cho más pro­fun­da. Tan­to la Bol­sa Mexicana de Va­lo­res co­mo el pe­so per­die­ron po­co más de un 1%, mien­tras en Wall Street el ma­yor fon­do de pa­pe­les me­xi­ca­nos per­día po­co más 3%. No exac­ta­men­te pa­ra des­cor­char cham­pa­ña, pe­ro tam­po­co co­mo pa­ra po­ner­se a llo­rar.

Ló­pez Obra­dor tie­ne has­ta el 1° de di­ciem­bre, día en que asu­me la pre­si­den­cia, pa­ra or­ga­ni­zar su go­bierno. El he­cho de que al día si­guien­te de la elec­ción se ha­ya preo­cu­pa­do de tran­qui­li­zar a los mer­ca­dos es una muy bue­na se­ñal.

Tie­ne así cin­co me­ses pa­ra de­ci­dir nom­bra­mien­tos y afi­nar po­lí­ti­cas, tác­ti­cas y es­tra­te­gias. Por de­lan­te lo es­pe­ra una ta­rea que re­quie­re ins­pi­ra­ción y trans­pi­ra­ción. Es de es­pe­rar que En­ri­que Pe­ña Nie­to le alla­ne la ta­rea y le cuen­te que el ca­mino del in­fierno es­tá pla­ga­do de bue­nas in­ten­cio­nes. Ya ten­drá seis años más pa­ra des­cu­brir que el dia­blo es­tá en los de­ta­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.