LÍ­NEA DI­REC­TA

Y LA PRE­SEN­CIA DE ÁL­VA­RO URI­BE Y PA­BLO ES­CO­BAR

AmericaEconomia Chile - - Contenido -

“Esa es la fin­ca de Ja­mes Ro­drí­guez. Esa ama­ri­lla fue la ca­sa del fa­mo­so ‘doc­tor de los po­bres’, y más allá es­tá La Ma­nue­la, una de las re­si­den­cias de Pa­blo Es­co­bar”. El guía no al­can­za a ter­mi­nar la fra­se y su pe­que­ña au­dien­cia pre­gun­ta si es ahí don­de es­tán los hi­po­pó­ta­mos. “No, eso es en la zo­na de Do­ra­dal, más ha­cia el cen­tro del país, en la ha­cien­da Ná­po­les”, acla­ra se­co. Y sin más, la co­mi­ti­va de diez mu­je­res pe­rio­dis­tas in­vi­ta­das al re­cién inau­gu­ra­do ho­tel Ma­rriot de Me­de­llín, pa­ra co­no­cer ade­más los atrac­ti­vos de An­tio­quia, se mue­ve rá­pi­do ha­cia la tien­da de sou­ve­nirs.

Allí so­mos bien­ve­ni­das por gran­des fo­tos se­pia y a co­lo­res del an­ti­guo Gua­ta­pé, el pue­blo que fue par­cial­men­te inun­da­do a fi­na­les de la dé­ca­da de 1970 pa­ra crear el ho­mó­ni­mo em­bal­se, y que aho­ra re­pro­du­ce lo que fue su cas­co his­tó­ri­co a es­ca­la, en un pe­que­ño hi­to de­no­mi­na­do La Ré­pli­ca, desde don­de sa­len los pa­seos en ca­ta­ma­rán y ka­yak por el enor­me la­go ar­ti­fi­cial. En una es­qui­na del ne­go­cio hay ca­mi­se­tas con la ca­ra son­rien­te de Pa­blo Es­co­bar y has­ta una mar­ca de ca­fé lla­ma­da co­mo la se­rie de te­le­vi­sión, “Pa­trón del Mal”. Quié­ra­lo o no, ca­si to­da la his­to­ria re­cien­te del de­par­ta­men­to co­lom­biano de An­tio­quia es­tá mar­ca­da por la vi­da y obra del que fue­ra el in­fa­me lí­der

del Car­tel de Me­de­llín, aun­que par­te de su po­bla­ción pre­fe­ri­ría ol­vi­dar­lo. Los mis­mos que quieren de­jar atrás el do­lor y el mie­do de los días en que la gue­rri­lla y los pa­ra­mi­li­ta­res se re­par­tían el te­rri­to­rio, cen­trán­do­se en el tu­ris­mo bo­yan­te que hoy im­pul­sa su eco­no­mía y her­mo­sea el en­torno.

Pe­ro tam­bién el tu­ris­mo revive ca­da cier­to tiem­po la figura de Es­co­bar, por­que aún lle­gan ex­tran­je­ros bus­can­do ves­ti­gios de su his­to­ria. Las agen­cias de tu­ris­mo, en­ton­ces, se ven en la dis­yun­ti­va de bo­rrar ese pa­sa­do o ren­dir­se an­te la mor­bo­sa de­man­da. “La gen­te bus­ca el mor­bo y es un círcu­lo vi­cio­so”, re­fle­xio­na Mau­ri­cio, el guía. “Y es­to, a pe­sar de que no es mu­cho lo que que­da de él. So­lo las rui­nas de La Ma­nue­la, lla­ma­da así en ho­nor a su hi­ja, el lu­gar don­de par­quea­ban las avio­ne­tas, la pis­ci­na, los bi­lla­res y los ár­bo­les, con es­pe­cies de mu­chas par­tes del mun­do. Es la pe­lí­cu­la (se re­fie­re a la se­rie “Nar­cos”, de Net­flix) que trae es­te tu­ris­mo. Pe­ro afor­tu­na­da­men­te ca­da vez más los tours se re­fie­ren a es­to de ma­ne­ra ca­sual, ha­cien­do én­fa­sis en las fin­cas her­mo­sas que hay aho­ra, co­mo la de Ja­mes”.

Desde ahí to­ma­mos el ca­mino ha­cia el ma­yor hi­to del ve­cino Pe­ñol, dos es­ca­le­ras de ce­men­to ta­lla­das en un mo­no­li­to de 220 me­tros de al­tu­ra, pro­pie­dad de la fa­mi­lia Vi­lle­gas. Son 740 es­ca­lo­nes que de­man­dan, en pro­me­dio y con ins­pi­ra­ción, 45 mi­nu­tos de es­ca­la­da has­ta la cum­bre. A me­dio ca­mino, un mi­ra­dor con dos es­ta­tuas de la vir­gen pro­me­te un ben­di­to as­cen­so has­ta la pun­ta, don­de es­pe­ran ne­go­cios con to­do ti­po de vian­das. Una ru­ta que, asom­bra sa­ber, rea­li­zan dos ve­ces por día sus lo­ca­ta­rios y con las mer­can­cías al hom­bro.

La su­bi­da a La Pie­dra es pa­ra­da obli­ga­da pa­ra el tu­ris­ta, ge­ne­ran­do mi­les de dó­la­res anua­les a sus pro­pie­ta­rios, quie­nes has­ta se dan el lu­jo de cons­truir una ca­rre­te­ra pri­va­da pa­ra po­der re­ci­bir más es­ca­la­do­res oca­sio­na­les.

Tras la es­ca­la­da y un des­can­so re­po­ne­dor, via­ja­mos a Gua­ta­pé. “Es un pue­blo muy tran­qui­lo, sin men­di­ci­dad, lleno de co­lo­ri­do, don­de to­dos se co­no­cen”, ex­pli­ca do­ña Ma­ría, due­ña del res­tau­ran­te Tie­rra Aden­tro, mien­tras atien­de a tu­ris­tas y pa­rro­quia­nos que le piden la tri­gé­si­ma ban­de­ja pai­sa del día, un na­da liviano pla­to tí­pi­co an­tio­que­ño que os­ten­ta fri­jo­les, arroz blan­co, chi­cha­rrón, car­ne en pol­vo, cho­ri­zo, hue­vo fri­to, plá­tano maduro, agua­ca­te y are­pa.

La tar­de de pa­seo es tam­bién el cuar­to día desde que se reali­zó la pri­me­ra vuelta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Co­lom­bia, y la po­si­bi­li­dad de que ga­ne el can­di­da­to so­cia­lis­ta Gus­ta­vo Pe­tro es al­go que ho­rro­ri­za a do­ña Ma­ría, tal co­mo a otros co­mer­cian­tes del sec­tor que apues­tan por la tran­qui­li­dad de se­guir ade­lan­te con el pro­yec­to de­re­chis­ta que em­pe­zó, en 2002, el ex pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be. “Los que vi­vi­mos ese tiem­po de vio­len­cia en que li­te­ral­men­te es­tá­ba­mos se­cues­tra­dos en nues­tras ca­sas, con las ‘pes­cas mi­la­gro­sas’ (se­cues­tros ex­prés) y los ase­si­na­tos, no que­re­mos vol­ver atrás. Uri­be fue el de la mano du­ra que nos per­mi­tió em­pe­zar de nue­vo. Sin él, no ten­dría­mos el tu­ris­mo desa­rro­lla­do” re­cuer­da la mi­cro­em­pre­sa­ria.

Mien­tras de­gus­ta­mos el ca­fé or­gá­ni­co de la zo­na, lle­ga una flo­ti­lla de “mo­to­chi­vas” que nos lle­va­rá a re­co­rrer la co­lo­ri­da co­mu­na que se ha he­cho fa­mo­sa por sus ar­tís­ti­cos zó­ca­los. Es­tas mo­tos en­chu­la­das, con ca­pa­ci­dad pa­ra un con­duc­tor y dos pa­sa­je­ros (al es­ti­lo de los tuk-tuk asiá­ti­cos), son el ho­me­na­je gua­ta­pe­ño a los tra­di­cio­na­les bu­ses “chi­va” que po­de­mos ver en Co­lom­bia, Ecua­dor o Pa­na­má, en oca­sio­nes re­ves­ti­dos con ma­de­ra pintada de lla­ma­ti­vos co­lo­res. En el pe­que­ño pue­blo de diez mil ha­bi­tan­tes y 70 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, no so­lo agra­de­cen la idea de Hum­ber­to Ar­ci­la pa­ra in­cen­ti­var el tu­ris­mo. Tam­bién usan las “mo­to­chi­vas” a dia­rio pa­ra tras­la­dar­se den­tro y fue­ra del área ur­ba­na, an­te la fal­ta de otro me­dio de trans­por­te.

El re­co­rri­do por la par­te más co­lo­ri­da del lla­ma­do "Pa­raí­so tu­rís­ti­co de An­tio­quia" y "Pue­blo de Zó­ca­los" es ver­ti­gi­no­so, y en pos de ex­pli­car el sig­ni­fi­ca­do de ca­da di­bu­jo pin­ta­do en los mu­ros de la zo­na, no siem­pre el con­duc­tor mi­ra el ca­mino. Ca­da ca­sa par­ti­cu­lar o ne­go­cio tie­ne una re­pre­sen­ta­ción so­bre re­lie­ve en su fa­cha­da que ex­pli­ca el ofi­cio de su due­ño o el área a la que se de­di­ca, co­mo la ad­mi­nis­tra­ción de un bar o una far­ma­cia, has­ta la ven­ta de pro­duc­tos co­mo ac­ce­so­rios pa­ra ce­lu­la­res. Es ese as­pec­to naif de pue­blo de cuen­tos lo que atrae a tu­ris­tas de to­do el glo­bo a Gua­ta­pé, que con sus com­pras ge­ne­ran em­pleos e in­gre­sos al mu­ni­ci­pio, lo que ha re­dun­da­do en que una ca­sa ahí sea más ca­ra que un de­par­ta­men­to pro­me­dio en Me­de­llín.

Mien­tras re­co­rre­mos el res­to de Gua­ta­pé a la ca­za de sou­ve­nirs es­pe­cia­les, cae la tar­de y es ho­ra de em­pren­der los 69 ki­ló­me­tros de re­gre­so que nos se­pa­ran del ho­tel, si­tua­do en el ba­rrio de El Po­bla­do. Con los úl­ti­mos mo­men­tos de luz re­cuer­do la vis­ta desde lo al­to del Pe­ñol. En­tre los co­lo­ri­dos ca­ta­ma­ra­nes, la gen­te que prac­ti­ca jet ski, las fin­cas de los ri­cos y fa­mo­sos que se in­te­gran al pai­sa­je y los de­más via­je­ros, ya ca­si no se ve La Ma­nue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.