LA BAN­CA RE­GIO­NAL EN LA MI­RA DE LOS CI­BER­SOL­DA­DOS

AmericaEconomia Chile - - Memo - Lino So­lís de Ovando G. Edi­tor ge­ne­ral lso­lis­deo­van­[email protected]­ri­cae­co­no­mia.com

La Re­dac­ción In­ter­na­cio­nal In­te­gra­da de Amé­ri­cae­co­no­mía, una zo­na don­de con­ver­gen pe­rio­dis­tas del área de con­te­ni­dos di­gi­ta­les y de las dis­tin­tas edi­cio­nes de nues­tra re­vis­ta, fue en bus­ca de una gran his­to­ria: los ci­be­ra­ta­ques en con­tra de la ban­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na, y nos en­con­tra­mos con ha­llaz­gos con­si­de­ra­bles, lue­go de un re­por­teo acu­cio­so y glo­bal. Los ban­cos es­tán en la mi­ra de ave­za­dos gru­pos, al­gu­nos sub­ven­cio­na­dos por Es­ta­dos, aso­cia­cio­nes ilí­ci­tas que no es­ca­ti­man en re­cur­sos tec­no­ló­gi­cos pa­ra ana­li­zar, ata­car y ro­bar. Mien­tras la an- sia­da trans­for­ma­ción di­gi­tal les abre bre­chas de seguridad a los hac­kers, la in­dus­tria re­gio­nal co­mien­za a po­ner el ace­le­ra­dor en reformas que ca­re­cían has­ta ha­ce muy po­co de la ur­gen­cia ac­tual, un set de me­di­das que bus­ca­rán ro­bus­te­cer los sis­te­mas de seguridad, pe­ro es­ta vez, en diá­lo­go cons­tan­te con los or­ga­nis­mos del Es­ta­do, in­clui­dos los es­ta­men­tos de la defensa na­cio­nal. ¿Un mo­de­lo a re­pli­car pa­ra la re­gión? La re­si­lien­cia de la UE aso­ma co­mo ru­ta a se­guir.

El equipo de Amé­ri­cae­co­no­mía In­te­lli­gen­ce lanza en es­ta edi­ción su ya tra­di­cio­nal ran­king de las Me­jo­res Uni­ver­si­da­des de Chi­le, una me­di­ción que, en­tre otros as­pec­tos, des­cu­brió el es­tan­ca­mien­to de las ca­sas de es­tu­dio chi­le­nas en cuan­to al ac­ce­so que dan a las mu­je­res a sus al­tos man­dos. En al­gu­nos ca­sos, in­clu­so, su par­ti­ci­pa­ción dis­mi­nu­ye, agre­gan­do pe­so a la teo­ría del “te­cho de cris­tal” en el plano aca­dé­mi­co.

El pe­rio­dis­ta Juan To­ro via­jó has­ta Var­so­via, Po­lo­nia, pa­ra asis­tir a un par­ti­cu­lar con­gre­so, uno don­de evi­den­cia­mos la re­si­lien­cia de las ta­ba­ca­le­ras, un im­pe­rio que con­tra­ata­ca de la mano de los e-ci­ga­ret­tes, dis­po­si­ti­vos que po­drían ayu­dar­las a re­du­cir la ma­la fa­ma ga­na­da con los ci­ga­rri­llos. Pe­ro es­tá por ver­se el po­der de la nue­va pro­me­sa, “el ries­go re­du­ci­do”, an­te con­su­mi­do­res mi­llen­nials que po­drían no ol­vi­dar su pron­tua­rio.

La ma­yor com­pa­ñía de de­por­tes y en­tre­te­ni­mien­tos de ar­tes mar­cia­les mix­tas del mun­do, Ul­ti­ma­te Figh­ting Cham­pions­hip (UFC), ini­ció su des­em­bar­có y con­quis­ta de­fi­ni­ti­va del mer­ca­do la­ti­noa­me­ri­cano. Tras bue­nos re­sul­ta­dos en Mé­xi­co y un mer­ca­do ge­ne­ro­so y es­ta­ble en Bra­sil, eli­gió a Chi­le pa­ra el co­mien­zo de la nue­va ex­pan­sión que in­ten­ta­rá pro­crear una nue­va ge­ne­ra­ción de pe­lea­do­res con acen­to la­tino y fun­dir su mo­de­lo de ne­go­cios con la iden­ti­dad cul­tu­ral de la re­gión. El pe­rio­dis­ta Cris­tian Arán­guiz se su­mer­gió en la fie­bre mun­dial por la UFC, un de­por­te que ya tie­ne sus hi­tos: 354 mi­llo­nes de ho­ga­res tie­nen cer­ca­nía con es­ta dis­ci­pli­na; es vis­ta en al­gún ti­po de for­ma­to te­le­vi­si­vo en más de 150 paí­ses y te­rri­to­rios, y trans­mi­ti­da en 22 idio­mas. Se ex­hi­be in­clu­so en Chi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.