LO­COS POR EL CA­FÉ

AmericaEconomia Chile - - Contenido - POR CRIS­TIÁN YÁ­ÑEZ W., SAN­TIA­GO DE CHI­LE

Con ca­fe­te­rías es­pe­cia­li­za­das, má­qui­nas de pods y ven­ta de ca­fé en grano, la lla­ma­da “ter­ce­ra ola” mun­dial del ca­fé irrum­pe con fuer­za en Chi­le

De la mano de las ca­fe­te­rías es­pe­cia­li­za­das, las má­qui­nas de pods y la ven­ta de ca­fé en grano, la lla­ma­da “ter­ce­ra ola” mun­dial del ca­fé irrum­pe con fuer­za en Chi­le, un país que por dé­ca­das le rin­dió un cul­to ex­clu­si­vo al té

on las 06:45 AM y en San­tia­go de Chi­le, co­mu­na de Las Con­des, el ter­mó­me­tro mar­ca -2 gra­dos ba­jo ce­ro. El frío oto­ño no im­pi­de que Ma­ría Jo­sé Ve­lar­de sea la pri­me­ra en lle­gar a su ca­fe­te­ría fa­vo­ri­ta, el Star­bucks Re­ser­ve. El lo­cal abre a las 07:00 AM y ella lle­ga 15 mi­nu­tos an­tes pa­ra ser la pri­me­ra en el mó­du­lo de aten­ción. Las puer­tas se abren y los em­plea­dos le son­ríen. Ya la co­no­cen: sa­ben que el ca­fé es su re­li­gión. Al en­trar, Ma­ría Jo­sé se ubi­ca en una de las me­sas ubi­ca­das al in­te­rior del lo­cal y “no mo­les­to. De­jo que ellos se or­ga­ni­cen y cuan­do ya veo que em­pie­zan a aten­der las ca­jas, me le­van­to y pi­do; o co­mo ya sa­ben qué voy a to­mar, ellos ya me tie­nen lis­ta la be­bi­da”, agra­de­ce.

Ve­lar­de no pue­de co­men­zar su día sin su ca­fé. Otros clien­tes la han ob­ser­va­do en la ru­ti­na. In­clu­so su ob­se­sión le ha he­cho me­re­ce­do­ra de un mo­te: la ob­se­si­va. Pe­ro su fer­vien­te re­la­ción con la ca­fe­te­ría se de­be a que desde ha­ce unos seis años so­lo con­su­me los lla­ma­dos “cafés pre­mium”, de ma­yor ca­li­dad, va­rie­dad y sa­bor. “A mí me gus­ta un buen ca­fé que no me cai­ga mal y que lo ha­gan bien, por­que en otros lu­ga­res te das cuen­ta del ca­fé que­ma­do… co­mo que una va creciendo y se va po­nien­do un po­qui­to más exi­gen­te y quie­re pro­duc­tos de me­jor ca­li­dad”, re­su­me.

Pe­ro Ve­lar­de no só­lo asis­te al lo­cal en día la­bo­ral. Los fi­nes de se­ma­na se acer­ca pa­ra par­ti­ci­par en ca­tas de ca­fé, co­no­ci­mien­to ex­tra que la ha­ce co­no­ce­do­ra de las bon­da­des de un “lat­te re­ser­ve” al que los ba­ris­tas le van cam­bian­do el ti­po de grano por ori­gen geo­grá­fi­co; o del ener­gi­zan­te “cold brew”, un ca­fé he­la­do que a ella le gus­ta con ni­tró­geno: “es co­mo ca­feí­na a la ve­na”, sen­ten­cia.

El mer­ca­do del ca­fé se ha so­fis­ti­ca­do tan­to, que las ca­fe­te­rías cuen­tan ya con “ba­ris­tas”, sí­mil de los som­me­liers del mun­do del vino

Ex­pan­sión del con­su­mo

Ve­lar­de es par­te de los chi­le­nos de seg­men­tos me­dios y al­tos que, tal co­mo ocu­rrió ha­ce ca­si dos dé­ca­das con la so­fis­ti­ca­ción del con­su­mo de vino, han co­men­za­do no so­lo to­mar más ca­fé y a exi­gir su ma­yor ca­li­dad, sino a de­man­dar nue­vas va­rie­da­des, co­no­cer de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen, par­ti­ci­par de ca­tas for­ma­ti­vas, a com­prar má­qui­nas de ca­fé es­pe­cia­li­za­das pa­ra el ho­gar y a ex­pe­ri­men­tar nue­vos for­ma­tos y mez­clas -es­to pe­se a que aún Chi­le es, so­bre to­do, un país de con­su­mi­do­res de té: en 2017, se­gún Eu­ro­mo­ni­tor, el con­su­mo per cá­pi­ta pro­me­dio del chi­leno fue de 428 ta­zas por per­so­na al año.

Es­tas ac­cio­nes en torno al ca­fé tie­nen un co­rre­la­to en el con­su­mo de los chi­le­nos. Se­gún da­tos de Eu­ro­mo­ni­tor, el vo­lu­men tran­sa­do de ca­fé fue de US$279,6 mi­llo­nes en 2016, mien­tras en 2017 el vo­lu­men es­ca­ló a US$308,3 mi­llo­nes. Asi­mis­mo, se­gún da­tos de Niel­sen, a abril de 2018 (com­pa­ra­do con 2017), la to­ta­li­dad de ca­fé ven­di­do en ki­los cre­ció 9,4%, equi­va­len­te a un 8% más de ven­ta en uni­da­des, un al­za que es ra­ti­fi­ca­da por Brian Ha­rris, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Pro­fe­sio­na­les y Aman­tes del Ca­fé (Ana­pac) -aso­cia­ción sin fi­nes de lu­cro que fo­men­ta el con­su­mo de ca­fé en Chi­le-, quien afir­ma que el país, desde 2014, ha da­do se­ña­les cla­ras de es­tar ca­mino al cre­ci­mien­to. “El con­su­mo per cá­pi­ta anual, en 2013, es­tu­vo por de­ba­jo de los 700 gra­mos; pa­ra el 2018, Ana­pac es­pe­ra que su­pere el ki­lo. Es­to aún es­tá muy por de­ba­jo del pro­me­dio mun­dial y de lo que uno es­pe­ra­ría pa­ra un país con las con­di­cio­nes so­cio eco­nó­mi­cas de un país co­mo Chi­le, pe­ro es un avan­ce”, co­men­ta.

Sin em­bar­go, lo que tie­ne más con­ten­to a Ha­rris es que el au­men­to del con­su­mo de ca­fé en Chi­le se ha in­de­pen­di­za­do de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas del país, ya que “en 2015, por ejem­plo, el vo­lu­men del ca­fé im­por­ta­do subió más de 30% en una eco­no­mía cu­yo PIB cre­ció 1,3%. Es­to in­di­ca que el cre­ci­mien­to del con­su­mo del ca­fé ya no obe­de­ce al com­por­ta­mien­to de la eco­no­mía na­cio­nal”, re­la­cio­na.

Ca­li­dad no es si­nó­ni­mo de “ca­ro”

Pe­ro los al­tos pre­cios del ca­fé de al­gu­nas mar­cas pre­mium han cen­tra­do la fuer­za del con­su­mo en los sec­to­res más aco­mo­dos. Así lo ve, Da­niel Ru­bio, ma­na­ger de una tien­da de ca­fé y quien con­si­de­ra que com­prar es­te ca­fé (en tien­da es­pe­cia­li­za­da, su­per­mer­ca­dos o pods) es un “lu­ji­to”.

Mar­co Bau­tis­ta di­fie­re de la con­clu­sión de Ru­bio. El ana­lis­ta es­pe­cia­li­za­do de Niel­sen con­si­de­ra que com­prar un pro­duc­to más pre­mium no ne­ce­sa­ria­men­te se re­la­cio­na con pa­gar más. Se­ña­la que las lla­ma­das “mar­cas pro­pias” de los su­per­mer­ca­dos tie­nen un pre­cio ba­jo y muy bue­na ca­li­dad. “Hoy día esa aso­cia­ción de mar­ca pro­pia-pre­cio ba­jo, y ma­la ca­li­dad, es­tá des­apa­re­cien­do, por­que la mar­ca pro­pia ya es­tá com­pi­tien­do con muy bue­nos pro­duc­tos y el con­su­mi­dor es­tá em­pe­zan­do a per­ci­bir eso… por ejem­plo, el ca­fé de mar­ca pro­pia es lio­fi­li­za­do (pro­ce­so que pro­du­ce des­hi­dra­ta­ción, eli­mi­nan­do to­da hu­me­dad), que es lo que lo ha­ce más pre­mium”, co­men­ta Bau­tis­ta.

Un seg­men­to don­de el ca­fé pre­mium ha en­con­tra­do un pú­bli­co dis­pues­to a ex­pe­ri­men­tar es el de los jó­ve­nes, que bus­can nue­vos for­ma­tos, tien­das y sa­bo­res, ade­más de es­ta­tus so­cial me­dian­te un con­su­mo más so­fis­ti­ca­do en ca­fe­te­rías es­pe­cia­li­za­das. Esa sed por pro­bar co­sas nue­vas, Bau­tis­ta la ad­vier­te tam­bién en otras ca­te­go­rías: “Es­tán bus­can­do pro­duc­tos más sa­lu­da­bles, más ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te, y quieren ca­li­dad y tam­bién pro­bar co­sas nue­vas. El con­su­mi­dor chi­leno que hoy tie­ne en­tre 40 a 60 años, es más con­ser­va­dor, no prue­ba tan­to”, con­clu­ye.

La bohe­mia del bar

Pe­ro ¿qué es lo es­pe­cial del Star­bucks Re­ser­ve, el lo­cal pre­fe­ri­do de Ma­ría Jo­sé Ve­lar­de, ade­más del buen ca­fé? En 2017, se abrió es­te no­ve­do­so lo­cal en Chi­le (pri­me­ro de la mar­ca en La­ti­noa­mé­ri­ca), que bus­ca ge­ne­rar un es­pa­cio si­mi­lar al de un bar, pe­ro só­lo con pro­duc­tos re­la­cio­na­dos al ca­fé y a otras be­bi­das ca­lien­tes. El es­pa­cio cuen­ta con me­sas y có­mo­dos si­llo­nes, me­so­nes lar­gos y es­pa­cios am­plios que des­ta­can por el uso de la ma­de­ra y el már­mol. In­clu­so cuen­ta con una sa­la de reunio­nes y ac­ce­so­rios a la ven­ta, co­mo ta­zas, pren­sas, ter­mos, etc. To­do con un to­que ele­gan­te y es­tan­do ahí se sien­te esa bri­sa de ma­yor es­ta­tus.

Juan Pa­blo Ri­ve­ros, ge­ren­te de Mar­ke­ting de Star­bucks Chi­le, ex­pli­ca que la lle­ga­da de es­te lo­cal de es­pe­cia­li­dad “res­pon­de a te­ner un lu­gar don­de se pue­den des­cu­brir al­gu­nos de los cafés más exclusivos del mun­do, ofre­ci­dos por tiem­po li­mi­ta­do. Los orí­ge­nes de nues­tros

La “se­gun­da ola” del ca­fé se asen­tó en el mun­do con la aper­tu­ra de ca­de­nas co­mo Star­bucks, en la dé­ca­da de 1970

cafés in­clu­yen lu­ga­res co­mo Co­lom­bia, Ni­ca­ra­gua La Ro­ca, Cos­ta Ri­ca, Rwan­da Mu­sa­sa, Ken­ya Kan­gu­nu y Pa­pua New Gui­nea Luo­ka”. Qui­zás esa ca­rac­te­rís­ti­ca de ser una ven­ta­na al mun­do es lo que ha pro­vo­ca­do el gran re­ci­bi­mien­to del pú­bli­co. “Vi­sua­li­zar la pro­fe­sio­na­li­za­ción que ha­bi­li­ta­mos en Re­ser­ve, con los di­fe­ren­tes mé­to­dos de fil­tra­do y el có­mo­do e in­no­va­dor diseño en la tien­da es, sin du­da, un di­fe­ren­cia­dor ab­so­lu­to a lo que ofre­ce el res­to del mer­ca­do en Chi­le”, jus­ti­fi­ca Ri­ve­ros.

Ca­fe­te­rías de es­pe­cia­li­dad en au­ge

Desde Eu­ro­mo­ni­tor ex­pli­can que el ca­fé ha te­ni­do hi­tos de desa­rro­llo que han mar­ca­do a la in­dus­tria mun­dial. Uno de aque­llos es la lla­ma­da “se­gun­da ola” -la “pri­me­ra ola” ocu­rrió al fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do na­ce la ofer­ta de ca­fé so­lu­ble- que se asen­tó en el mun­do con la aper­tu­ra de ca­de­nas co­mo Star­bucks en la dé­ca­da de 1970, “dan­do ini­cio a la ma­si­fi­ca­ción de mar­cas y la in­te­gra­ción de la ca­li­dad en el pro­duc­to”, una com­pa­ñía que arri­bó en 2002 a la re­gión, abrien­do tien­das en Mé­xi­co pri­me­ro, y lue­go en Pe­rú y Chi­le.

Hoy, se­gún Eu­ro­mo­ni­tor, la in­dus­tria ha subido un es­ca­lón en su desa­rro­llo y vi­ve la “ter­ce­ra ola del ca­fé”, ola que ya lle­gó a la re­gión, un mo­men­to en que la pe­ne­tra­ción de mer­ca­do es más ma­du­ra y el con­su­mi­dor bus­ca “emo­cio­nar­se”. Fe­li­pe González, business exe­cu­ti­ve of­fi­cer Cof­fee & Con­fec­tio­nary, de Nestlé Chi­le, coin­ci­de con la bús­que­da que mue­ve a es­ta “pre­miu­mi­za­ción” y des­ta­ca el he­cho que la ten­den­cia ha lle­ga­do con fuer­za al país: “El con­su­mi­dor ya no só­lo bus­ca to­mar­se un ca­fé ni só­lo un ti­po de ca­fé. Hoy bus­can dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia, un ca­fé per­fec­to, dis­tin­to se­gún la oca­sión, y

es­tán dis­pues­tos a pa­gar por ello. Lo más im­por­tan­te: sa­be qué exi­gir­le a ca­da ta­za: es­pu­ma, sa­bor, aro­ma”, afir­ma ta­xa­ti­vo.

En es­te nue­vo es­ta­dio de la in­dus­tria in­ter­vie­nen tres ejes im­por­tan­tes: el ne­go­cio de las má­qui­nas de pods (do­sis cua­li­fi­ca­da de ca­fé en bol­si­ta o cápsula), el ca­fé fres­co em­pa­ca­do, pe­ro so­bre to­do las ca­fe­te­rías de es­pe­cia­li­dad que, se­gún la con­sul­to­ra de mer­ca­do, en los úl­ti­mos cin­co años han au­men­ta­do en más de 1.400 su nú­me­ro en La­ti­noa­mé­ri­ca, lo que equi­va­le a un in­cre­men­to de 21%. Los paí­ses que tie­nen ma­yor pro­ta­go­nis­mo en es­te in­cre­men­to son pre­ci­sa­men­te Chi­le y Pe­rú, don­de las gran­des ca­de­nas es­tán em­pu­jan­do es­te cre­ci­mien­to con más más del 70% del au­men­to de las ca­fe­te­rías de es­pe­cia­li­dad, mien­tras que las pe­que­ñas so­lo lle­gan al 30% -so­lo en Co­lom­bia las ca­fe­te­rías más pe­que­ñas cre­cen más que las gran­des.

Juan Pa­blo Ri­ve­ros des­ta­ca que Star­bucks ha cre­ci­do bas­tan­te. “Es­te año cum­pli­mos 15 años desde que lle­ga­mos con nues­tra pri­me­ra tien­da, y hoy es­ta­mos pró­xi­mos a inau­gu­rar nues­tra tien­da N° 111. Ac­tual­men­te, es­ta­mos pre­sen­tes en San­tia­go, La Se­re­na, Co­quim­bo, Vi­ña del Mar, Ran­ca­gua, Chi­llán y Con­cep­ción”, enu­me­ra.

Otra ca­de­na fuer­te en es­te seg­men­to del mer­ca­do chi­leno es Juan Val­dés. Su ge­ren­te ge­ne­ral, Se­bas­tián Me­jía, con­fir­ma que las ca­fe­te­rías han te­ni­do una ex­pan­sión ace­le­ra­da en los úl­ti­mos años. “Te­ne­mos 30 tien­das y abri­mos, apro­xi­ma­da­men­te, cin­co por año. Es­ta­mos en An­to­fa­gas­ta, Vi­ña del Mar, San­tia­go, el Cen­tro de Ski El Co­lo­ra­do, Con­cep­ción y Puer­to Montt”, co­men­ta.

Pe­ro una de las in­no­va­cio­nes más in­tere­san­tes del seg­men­to ha si­do el in­gre­so con­tra­in­tui­ti­vo de Ban­co Santander, con su es­pa­cio “Work Ca­fé”, don­de se bus­ca po­ten­ciar el ro­man­ce en­tre el ca­fé y el tra­ba­jo de ofi­ci­na, a tra­vés de es­pa­cios de co­wor­king ha­bi­li­ta­dos pa­ra los clien­tes y ac­ti­vi­da­des pa­ra el pú­bli­co, co­mo char­las de ex­per­tos en di­ver­sos te­mas. Con aque­lla fór­mu­la ya po­seen un na­da des­pre­cia­ble 9% de par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do en el seg­men­to de ca­fe­te­rías de es­pe­cia­li­dad, se­gún da­tos de Eu­ro­mo­ni­tor.

He­cho en ca­sa

La ven­ta de má­qui­nas de ca­fé pa­ra el ho­gar y de va­ria­dos pods o cáp­su­las pa­ra es­tas, es otro pun­tal que es­tá for­ta­le­cien­do al mer­ca­do del ca­fé pre­mium en Chi­le. Es­tos dis­po­si­ti­vos atraen a los con­su­mi­do­res no só­lo por la ca­li­dad y va­rie­dad de los bre­ba­jes que se pue­den pre­pa­rar con es­tas má­qui­nas, sino tam­bién por­que sus es­ti­lo­sos di­se­ños y ac­ce­so­rios pue­den pa­sar a ser un ele­men­to de­co­ra­ti­vo del ho­gar.

No son pro­duc­tos de pre­cio mó­di­co -pue­den en­con­trar­se en el mer­ca­do desde los CL$28.000 (US$43,7) has­ta los CL$220.000 (US$343,9) apro­xi­ma­da­men­te-, pe­ro es­tas má­qui­nas son ca­pa­ces de pre­pa­rar un ca­fé de ma­yor ca­li­dad en sen­ci­llos pa­sos. Se­gún da­tos de Niel­sen, es­ta ca­te­go­ría es­tá sien­do la de ma­yor cre­ci­mien­to en 2018, y re­ve­la que a abril de es­te año la ven­ta de uni­da­des de cáp­su­las cre­ció 73,1%, res­pec­to al mis­mo pe­río­do en 2017.

Den­tro del seg­men­to, dos son las mar­cas lí­de­res del mer­ca­do, per­te­ne­cien­tes am­bas a Nestlé: Nes­ca­fé Dol­ce Gus­to y Nes­pres­so, que se di­fe­ren­cian prin­ci­pal­men­te por los pro­duc­tos fi­na­les que en­tre­gan. En el ca­so de la pri­me­ra, es­tá po­si­cio­na­da co­mo una má­qui­na mul­ti be­bi­das pa­ra pre­pa­rar no so­lo ex­pre­sos, sino ta­zas lar­gas co­mo ame­ri­ca­nos, lac­tea­das, ca­pu­chi­nos, tés y cho­co­la­tes. En tan­to, Nes­pres­so es­tá en­fo­ca­da en con­su­mi­do­res que bus­can só­lo ca­fé y de al­ta ca­li­dad.

Fe­li­pe González de­ta­lla que la mar­ca Dol­ce Gus­to re­pre­sen­ta un 63% del mer­ca­do de má­qui­nas de ex­pre­so y “cre­ce a do­ble dí­gi­to desde su lan­za­mien­to en 2010, cap­tu­ran­do la pre­miu­mi­za­ción de la ca­te­go­ría del ca­fé”; mien­tras Nes­pres­so, desde su

lan­za­mien­to en 2010, “ha man­te­ni­do un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do y sa­lu­da­ble de dos dí­gi­tos”, re­ve­la Ra­món Es­te­ves, country business ma­na­ger de Nes­pres­so Chi­le.

El úl­ti­mo eje de la lla­ma­da “ter­ce­ra ola del ca­fé” co­rres­pon­de al ca­fé fres­co em­pa­ca­do que se ven­de a tra­vés de las tien­das de re­tail. Desde Eu­ro­mo­ni­tor se­ña­lan que en los úl­ti­mos cin­co años la can­ti­dad ven­di­da ha cre­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, con un au­men­to de 20% en va­lor de ven­tas cons­tan­te y un 10% en vo­lu­men. Sin con­tar los cof­fee pods, hoy se ven­den 115.000 to­ne­la­das más de ca­fé fres­co em­pa­ca­do que ha­ce un lus­tro.

El apor­te de los ba­ris­tas

El mer­ca­do del ca­fé se ha so­fis­ti­ca­do tan­to, que pa­re­ce ser ne­ce­sa­rio con­tar en las ca­fe­te­rías con “ba­ris­tas”, sí­mil de los som­me­liers del mun­do del vino. Es­tos ex­per­tos en pre­pa­rar ca­fé ha­cen que la ex­pe­rien­cia pa­ra los con­su­mi­do­res sea in­clu­so emo­cio­nan­te, ade­más de un buen gan­cho pa­ra las em­pre­sas que desean atraer nue­vos clien­tes.

Fe­li­pe Ló­pez es ba­ris­ta ins­truc­tor del Ins­ti­tu­to Chi­leno del Ca­fé (ICHCA), ins­ti­tu­ción que se de­di­ca a for­mar a pro­fe­sio­na­les pa­ra la in­dus­tria. Ló­pez afir­ma que un ba­ris­ta ade­cua­da­men­te for­ma­do pue­de “au­men­tar tu ven­ta y ba­jar tu cos­to”. Y ade­más pue­de me­jo­rar la ex­pe­rien­cia del con­su­mi­dor. “Al sa­ber có­mo pre­pa­rar y sa­car­le to­do el po­ten­cial al ca­fé (de for­ma con­sis­ten­te), pue­de en­tre­gar­le al clien­te un pro­duc­to de ca­li­dad que es­te agra­de­ce­rá”, re­sal­ta.

El ca­fé de es­pe­cia­li­dad pa­ra es­te ex­per­to es un pro­duc­to “in­creí­ble­men­te sa­bro­so y com­pli­ca­do de pre­pa­rar. Y si no se cuen­ta con un ba­ris­ta en­tre­na­do que se­pa có­mo abor­dar­lo, se va a per­der mu­cho ca­fé. Tan­to en los in­ten­tos por co­rre­gir el sa­bor, co­mo en la can­ti­dad de ca­fé y le­che que de­be uti­li­zar pa­ra ca­da pre­pa­ra­ción”, ex­pli­ca Ló­pez.

Fu­tu­ro lu­mi­no­so

Tal pa­re­ce ser que el mer­ca­do del ca­fé pre­mium se­gui­rá creciendo en Chi­le, tan­to en las ven­tas del re­tail co­mo en el seg­men­to de ca­fe­te­rías es­pe­cia­li­za­das y ven­ta de má­qui­nas de ca­fé pa­ra el ho­gar. Desde Eu­ro­mo­ni­tor coin­ci­den con la pro­yec­ción y re­fle­xio­nan so­bre el mer­ca­do de má­qui­nas: “Los chi­le­nos bus­can re­pli­car en ca­sa la ex­pe­rien­cia que vi­ven en los cafés, por lo que es­ta­rán dis­pues­tos a gas­tar más en má­qui­nas de ca­fé de ca­li­dad y con fun­cio­na­li­da­des su­pe­rio­res a las má­qui­nas tra­di­cio­na­les”, in­di­ca Bel, quien es­pe­ra que la ven­ta de má­qui­nas de pods de ca­fé crez­ca 29%, en­tre 2017 y 2022, pa­ra al­can­zar las 48.796 uni­da­des. “Y de la mano del cre­ci­mien­to de las má­qui­nas de pods de ca­fé, se es­pe­ra que el vo­lu­men de ven­tas de pods crez­ca 50%, en­tre 2017 y 2022”, agre­ga.

En cuan­to a las ca­fe­te­rías de es­pe­cia­li­dad, Bel cree que el rit­mo de aper­tu­ra de es­tas tien­das se man­ten­drá, “lo que ten­dría un im­pac­to po­si­ti­vo en la in­dus­tria del food­ser­vi­ce y en el con­su­mo ge­ne­ral de ca­fé fres­co em­pa­ca­do”. Ade­más, se­ña­la que Chi­le siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por su con­su­mo de ca­fé ins­tan­tá­neo clásico, sin em­bar­go, en es­te con­tex­to “hay bas­tan­te opor­tu­ni­dad pa­ra que el mer­ca­do de ca­fé fres­co se po­ten­cie a tra­vés de una ofer­ta am­plia de mar­cas im­por­ta­da,s con mez­clas su­ti­les de dis­tin­tas va­rie­da­des de ca­fé”. Y agre­ga que “los ac­to­res ten­drían desafíos pa­ra edu­car a los con­su­mi­do­res en tér­mi­nos de los be­ne­fi­cios del ca­fé fres­co, un ele­men­to cla­ve pa­ra ase­gu­rar un desa­rro­llo sos­te­ni­do de es­ta ca­te­go­ría de ca­fé”.

Fi­nal­men­te, Guz­mán, de Eu­ro­mo­ni­tor, plan­tea que Chi­le es­tá un pa­so atrás de las ten­den­cias mun­dia­les, por lo que cree que hay bas­tan­te es­pa­cio pa­ra el mer­ca­do del ca­fé. “El ca­fé en food­ser­vi­ce es un pro­duc­to que per­mi­te crear dis­tin­tas ins­tan­cias, nue­vos for­ma­tos co­mo el Santander Work Ca­fé, hí­bri­do en­tre una ca­fe­te­ría de es­pe­cia­li­dad y un ban­co, o for­ma­tos pre­mium co­mo el Star­bucks Re­ser­ve Bar, que ofre­ce un mo­de­lo pre­miu­mi­za­do de la ca­de­na con sus cof­fee mas­ters (maes­tro del ca­fé) que uti­li­zan las úl­ti­mas téc­ni­cas de pre­pa­ra­ción pa­ra sor­pren­der a los con­su­mi­do­res y edu­car­los so­bre el pro­duc­to”, ex­pli­ca.

To­das bue­nas no­ti­cias pa­ra Ma­ría Jo­sé Ve­lar­de, quien ca­da ma­ña­na se­gui­rá sa­lien­do de ca­sa a eso de las 06:45 AM, pa­ra ser la pri­me­ra en lle­gar a su ca­fe­te­ría fa­vo­ri­ta en Las Con­des, una ca­ra co­no­ci­da pa­ra los em­plea­dos que le son­rei­rán, por­que ellos sa­ben que el ca­fé es su re­li­gión.

Arri­ba, de iz­quier­da a de­re­cha, Fe­li­pe González (Dol­ce Gus­to) y Se­bas­tián Me­jía (Juan Val­dez); aba­jo, Ro­cío Guz­mán (Eu­ro­mo­ni­tor In­ter­na­tio­nal) y Mar­co Bau­tis­ta (Niel­sen)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.