BOL­SO­NA­RO DE­BE RES­PE­TAR LA DE­MO­CRA­CIA

AmericaEconomia Chile - - Editorial -

Los bra­si­le­ños han ele­gi­do pre­si­den­te a Jair Bol­so­na­ro en elec­cio­nes li­bres e in­for­ma­das y su triun­fo re­fle­ja, en pri­mer lu­gar, el fra­ca­so de los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les en la con­duc­ción del país. Prác­ti­ca­men­te to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos han si­do cóm­pli­ces del ma­yor es­cán­da­lo de co­rrup­ción de la his­to­ria de Bra­sil, mien­tras el go­bierno del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, que es­tu­vo en el po­der 13 de los úl­ti­mos 15 años, agra­vó una re­ce­sión que ter­mi­nó sien­do la más gra­ve que ha vi­vi­do el país desde su fun­da­ción. Y el Es­ta­do, in­efi­cien­te en su asig­na­ción de re­cur­sos, ha si­do in­ca­paz de mi­ti­gar una cre­cien­te ola de vio­len­cia de­lic­tual que el año pa­sa­do se tra­du­jo en un ré­cord de ase­si­na­tos.

Tan­to la in­se­gu­ri­dad ciudadana co­mo la cri­sis eco­nó­mi­ca son con­se­cuen­cia, en par­te, de un sec­tor pú­bli­co al­ta­men­te en­deu­da­do que tie­ne de­ma­sia­da gra­sa e in­su­fi­cien­te múscu­lo pa­ra dar a los bra­si­le­ños la ne­ce­sa­ria aten­ción po­li­cial y ac­ce­so a edu­ca­ción de ca­li­dad.

El au­to­ri­ta­rio Bol­so­na­ro, quien se de­cla­ra ad­mi­ra­dor de Do­nald Trump y Au­gus­to Pi­no­chet, pro­me­te mano du­ra con­tra la co­rrup­ción y ha de­cla­ra­do que, en ma­te­ria de seguridad ciudadana, la po­li­cía de­be­ría dis­pa­rar pri­me­ro a los de­lin­cuen­tes y pre­gun­tar­les des­pués.

La odio­sa re­tó­ri­ca de Bol­so­na­ro con­tra mu­je­res, ne­gros, ho­mo­se­xua­les y pue­blos in­dí­ge­nas, ade­más de su ad­mi­ra­ción de­cla­ra­da por dic­ta­do­res y dic­ta­du­ras, y sus ata­ques a la li­ber­tad de pren­sa, no au­gu­ran na­da bueno pa­ra Bra­sil. Por mu­cho que ha­ya si­do ele­gi­do de­mo­crá­ti­ca­men­te, Bol­so­na­ro dio mues­tras du­ran­te la cam­pa­ña de no te­ner una sin­ce­ra vo­ca­ción de­mo­crá­ti­ca o que­rer so­me­ter­se a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Por to­do es­to, el Con­gre­so, los tri­bu­na­les, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y los pro­pios ciu­da­da­nos bra­si­le­ños -que ya de­rro­ta­ron una dic­ta­du­ra en los 80- ten­drán que es­tar per­ma­nen­te­men­te aler­tas pa­ra de­fen­der a la de­mo­cra­cia y la in­de­pen­den­cia de los po­de­res del Es­ta­do. Lo más im­por­tan­te du­ran­te el go­bierno de Bol­so­na­ro, tal co­mo ti­tu­la Fol­ha de Sao Pau­lo en su editorial del do­min­go de la elec­ción, es la defensa de la de­mo­cra­cia.

Lo mis­mo de­be­rán ha­cer los go­bier­nos y po­de­res le­gis­la­ti­vos de los de­más paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y del mun­do. El pre­si­den­te elec­to de­be sen­tir la pre­sión de las fuer­zas de­mo­crá­ti­cas, tan­to den­tro de Bra­sil co­mo en la are­na in­ter­na­cio­nal. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de­be­ría pre­sio­nar a Bol­so­na­ro pa­ra que no cum­pla dos anun­cios que ha he­cho en el fren­te in­ter­na­cio­nal, am­bos emu­lan­do a su ad­mi­ra­do Do­nald Trump: mu­dar a Jerusalén la em­ba­ja­da bra­si­le­ña en Is­rael y mar­gi­nar a Bra­sil del Acuer­do del Cam­bio Cli­má­ti­co de París.

La so­cie­dad ci­vil bra­si­le­ña y la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de­be­rán es­tar es­pe­cial­men­te aten­tas a la anun­cia­da par­ti­ci­pa­ción -cre­cien­te- de mi­li­ta­res en el go­bierno de Bra­sil. Los mi­li­ta­res han si­do en­tre­na­dos en Defensa, no en go­bierno, y de­ben per­ma­ne­cer en sus cuar­te­les. Bol­so­na­ro ha anun­cia­do el nom­bra­mien­to de mi­li­ta­res en pues­tos cla­ves, ade­más de lle­var de com­pa­ñe­ro de lis­ta al ge­ne­ral en re­ti­ro y vi­ce­pre­si­den­te elec­to, Ha­mil­ton Mou­rao. Si a eso su­ma­mos su nos­tal­gia de­cla­ra­da por la dic­ta­du­ra mi­li­tar bra­si­le­ña y su ad­mi­ra­ción por el dic­ta­dor chi­leno Au­gus­to Pi­no­chet, hay mu­chas se­ña­les que obli­gan a es­tar aler­ta.

En ma­te­ria eco­nó­mi­ca, el pre­si­den­te elec­to ha mos­tra­do has­ta aho­ra más bien tra­ves­tis­mo y opor­tu­nis­mo. Du­ran­te 26 de los 27 años que es­tu­vo en el Con­gre­so co­mo par­la­men­ta­rio, fue par­ti­da­rio vo­ci­fe­ran­te del Es­ta­do em­pre­sa­rio y la in­ter­ven­ción es­ta­tal. Cuan­do el ex pre­si­den­te Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so pri­va­ti­zó la gi­gan­te de hie­rro Va­le do Rio Do­ce, Bol­so­na­ro opi­nó que ha­bía que fu­si­lar­lo. En el úl­ti­mo año dio una vol­te­re­ta en 180 gra­dos y se mues­tra fer­vien­te pri­va­ti­za­dor, nom­bran­do fu­tu­ro mi­nis­tro de Ha­cien­da al ul­tra­li­be­ral Pau­lo Gue­des. que trae una

pro­pues­ta que ha animado a los mer­ca­dos desde el triun­fo de Bol­so­na­ro en pri­me­ra vuelta. El em­pre­sa­ria­do bra­si­le­ño vo­tó por él, así co­mo la gran ma­yo­ría de los bra­si­le­ños que, aun cons­cien­tes de los ries­gos que sig­ni­fi­ca un triun­fo de Bol­so­na­rio, de­ci­die­ron apos­tar por una ca­ra nue­va fue­ra del es­ta­blish­ment, can­sa­dos de la co­rrup­te­la de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, la vio­len­cia cri­mi­nal y la agu­da cri­sis eco­nó­mi­ca de los úl­ti­mos años.

Es­pe­ra­mos que el nue­vo go­bierno im­ple­men­te las me­di­das eco­nó­mi­cas que ha pro­me­ti­do, ta­les co­mo una re­for­ma fis­cal que dis­mi­nu­ya sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el ago­bian­te déficit fis­cal que al­can­za al 80% del PIB, pro­vo­can­do in­fla­ción, al­tas ta­sas de in­te­rés que afec­tan la in­ver­sión; que im­ple­men­te un plan de pri­va­ti­za­cio­nes de em­pre­sas del Es­ta­do que con­tri­bu­ya así a dis­mi­nuir el déficit fis­cal, a ge­ne­rar in­ver­sión pri­va­da y a re­cau­dar los mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res que se ne­ce­si­tan pa­ra amor­ti­zar la deu­da pú­bli­ca; a dis­po­ner de re­cur­sos fres­cos pa­ra la edu­ca­ción, y a au­men­tar la efi­cien­cia de las em­pre­sas.

Tam­bién es­pe­ra­mos que pro­pon­ga una re­for­ma del sis­te­ma pre­vi­sio­nal pú­bli­co, que ha crea­do una cas­ta de “maha­ra­jás”, ex fun­cio­na­rios pú­bli­cos que se pen­sio­nan con me­nos de 55 años, con pen­sio­nes mi­llo­na­rias que ter­mi­nan por tra­gar­se un 56% del gas­to pú­bli­co.

Bol­so­na­ro da­ría un ges­to de con­fian­za si par­te por au­men­tar la par­ti­ci­pa­ción pri­va­da en el mo­no­po­lio pe­tro­le­ro es­ta­tal Pe­tro­bras. Una even­tual pri­va­ti­za­ción se­ría una ac­ción sim­bó­li­ca con­tra la co­rrup­ción, ya que el es­cán­da­lo de co­rrup­ción del La­va Ja­to, que re­me­ció a Bra­sil y al­can­zó a ca­si to­dos los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, co­men­zó con Pe­tro­bras so­bor­nan­do a Ode­brecht y otras em­pre­sas de in­ge­nie­ría bra­si­le­ñas, dán­do­les con­tra­tos en pro­yec­tos pe­tro­le­ros a cam­bio de que fi­nan­cia­ran las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas del PT.

Es­pe­ra­mos, por el bien de Bra­sil, que Bol­so­na­ro aban­do­ne su dis­cur­so y ame­na­zas mi­só­gi­nas, ho­mo­fó­bi­cas y ra­cis­tas; y que desis­ta de sus anun­cios de ata­car a los me­dios o tra­tar de aca­llar­los di­rec­ta­men­te o por me­dio de pre­sio­nes eco­nó­mi­cas, al es­ti­lo de Cris­ti­na Kich­ner, Ni­co­lás Maduro, Da­niel Or­te­ga y el mis­mo Trump y Or­ban en Hun­gría.

A pe­sar de la co­rrup­ción, la re­ce­sión y la vio­len­cia, la de­mo­cra­cia bra­si­le­ña ha de­mos­tra­do en los úl­ti­mos años que fun­cio­na. Y fun­cio­na por­que el po­der Ju­di­cial y la pren­sa han he­cho bien su tra­ba­jo. La so­cie­dad ci­vil, así co­mo las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les in­ter­me­dias, de­be­rán es­tar aler­tas an­te la even­tua­li­dad de que Bol­so­na­ro de­je sa­lir su ins­tin­to au­to­ri­ta­rio y an­ti­de­mo­crá­ti­co. En ese ca­so, de­be­rán lu­char con to­das las he­rra­mien­tas le­ga­les y po­lí­ti­cas pa­ra pre­ser­var los de­re­chos de­mo­crá­ti­cos, ta­rea en la que de­bie­ran con­tar con to­da la co­mu­ni­dad de na­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de Amé­ri­ca La­ti­na, que de­ben desde ya es­tar aler­ta y vi­gi­lar es­te nue­vo ve­cino que lle­ga anun­cian­do se­rias ame­na­zas a la de­mo­cra­cia bra­si­le­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.