JO­SÉ MI­GUEL BE­NA­VEN­TE:

“En la re­vo­lu­ción di­gi­tal uno de los con­cien­ti­za­do­res es el Es­ta­do”

AmericaEconomia Chile - - Finanzas / Competitividad - Por Lau­ra Vi­llaher­mo­sa, Li­ma

Se­gún el fun­cio­na­rio, pa­ra que los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos au­men­ten su pro­duc­ti­vi­dad de­ben to­mar nu­me­ro­sas me­di­das, pe­ro so­bre to­do te­ner vo­lun­tad po­lí­ti­ca y de­fi­nir una es­tra­te­gia cla­ra al res­pec­to

En los úl­ti­mos años, nu­me­ro­sos es­tu­dios des­ta­can que la ba­ja pro­duc­ti­vi­dad se man­tie­ne co­mo uno de los gran­des desafíos de los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na. ¿Qué de­be­ría ha­cer­se pa­ra im­pul­sar­la?

Pa­ra res­pon­der pri­me­ro hay que pre­gun­tar­se qué fac­to­res es­tán de­trás de la pro­duc­ti­vi­dad, y la pro­fe­sión eco­nó­mi­ca no tie­ne una res­pues­ta cla­ra. No exis­te una so­la ba­la de pla­ta que di­ga que si ha­ces es­to tu pro­duc­ti­vi­dad me­jo­ra­rá. Hay de­trás mu­chos ele­men­tos, aun­que sa­be­mos cier­tas co­sas. Pri­me­ro, la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca son ele­men­tos cen­tra­les co­mo con­di­cio­nes de en­torno. Lo se­gun­do que es im­por­tan­te es in­cor­po­rar co­no­ci­mien­to a lo que ha­ces. Eso pue­de ha­cer­se por la vía for­mal, a tra­vés de la edu­ca­ción, pe­ro tam­bién a tra­vés del mun­do la­bo­ral, lo cual tie­ne que ver no so­lo con los tra­ba­ja­do­res, sino tam­bién con los ge­ren­tes. El cuar­to ele­men­to tie­ne que ver con la in­no­va­ción, en el sen­ti­do de la for­ma en que se es­tá in­cor­po­ran­do nue­vo co­no­ci­mien­to y có­mo es­te ge­ne­ra va­lor eco­nó­mi­co o so­cial. Tam­bién te di­ría que la pro­duc­ti­vi­dad tie­ne mu­cho que ver con la es­tra­te­gia de país. Es de­cir, se tra­ta de no plan­tear­se su­bir la pro­duc­ti­vi­dad, por­que eso na­die lo en­tien­de bien, sino po­ner­te me­tas. Por ejem­plo, el Pe­rú pue­de de­cir “que­re­mos ser los pri­me­ros pro­duc­to­res de arán­da­nos del mun­do” y to­mar me­di­das pa­ra lo­grar­lo.

Son bas­tan­tes fren­tes.

Sí. En reali­dad, no hay una so­la re­co­men­da­ción que ha­cer. Hay con­di­cio­nes pri­ma­rias que se tie­nen que re­sol­ver. Pri­me­ro el te­ma de for­ma­ción de ca­pi­tal hu­mano y el se­gun­do son las re­glas de jue­go, que es­tén re­la­ti­va­men­te cla­ras, es­ta­bi­li­dad, por­que los te­mas de pro­duc­ti­vi­dad re­quie­ren su­fi­cien­tes re­cur­sos. Los re­sul­ta­dos no se ven en un año o dos.

¿Los paí­ses es­pe­ran a que las ar­cas es­tén lle­nas pa­ra ha­cer cam­bios es­truc­tu­ra­les? En paí­ses co­mo el Pe­rú hay me­nos re­cur­sos que años atrás y pue­de con­si­de­rar­se que no es tiem­po pa­ra gran­des reformas.

A la ve­lo­ci­dad a la que es­tán pa­san­do los cam­bios hoy, en reali­dad, es­tas ven­ta­nas que se abrían y en las que era el mo­men­to de ha­cer las co­sas ya son más di­fu­sas, más opa­cas. Por eso, creo que se tra­ta más de te­ner una do­sis más de arro­jo por par­te de las au­to­ri­da­des, de to­mar una de­ci­sión en ba­se a una es­tra­te­gia y to­mar las de­ci­sio­nes hoy. Si tie­nes un 80% del mun­do la­bo­ral in­for­mal, eso sig­ni­fi­ca que la Su­nat no pue­de re­co­ger im­pues­tos y, en con­se­cuen­cia, no pue­des po­ner en mar­cha los pro­gra­mas so­cia­les que que­rrías. Tie­nen que preo­cu­par­se por el te­ma de in­for­ma­li­dad en paí­ses co­mo el Pe­rú o Mé­xi­co.

Pe­ro el pro­ble­ma de la in­for­ma­li­dad es tan gran­de que se di­ce que no se sa­be có­mo abar­car­lo.

En el fon­do tie­ne que ver con vo­lun­tad po­lí­ti­ca. ¿Por qué la gen­te es in­for­mal? Po­dría ra­zo­nar­se an­tro­po­ló­gi­ca­men­te, pe­ro tam­bién hay una ex­pli­ca­ción eco­nó­mi­ca. Qui­zás a las em­pre­sas no les ha­ce sen­ti­do, por­que hay un sin­nú­me­ro de cos­tos aso­cia­dos a la for­ma­li­za­ción. For­ma­li­zar­se tie­ne que ser lo su­fi­cien­te­men­te atrac­ti­vo. De­cir “pa­ra vol­ver­te for­mal tie­nes de­re­chos y de­be­res”. Tie­nen que pa­gar im­pues­tos y te­ner con­tra­tos la­bo­ra­les pa­ra sus tra­ba­ja­do­res, pe­ro tam­bién de­ben te­ner una se­rie de de­re­chos vi­vi­bles y atrac­ti­vos. Hay paí­ses que lo han he­cho de di­fe­ren­tes ma­ne­ras y lo han lo­gra­do.

¿Có­mo cuá­les?

El ca­so que más co­noz­co es el chi­leno. En el país fue con “za­naho­ria y ga­rro­te”. A la vez que se hi­cie­ron pro­gra­mas de apo­yo pú­bli­co pa­ra atraer a las em­pre­sas de me­nor ta­ma­ño, a tra­vés, por ejem­plo, de fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co pri­va­do o me­dian­te la ban­ca. Al mis­mo tiem­po, sin em­bar­go, si te pi­lla­ban sien­do in­for­mal, te caía el pe­so de la ley. Ade­más, hoy, las tec­no­lo­gías pue­den ayu­dar. To­das las so­lu­cio­nes que hay en block­chain pue­den ser im­ple­men­ta­das por las em­pre­sas y ha­cer­les un se­gui­mien­to.

La Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial pa­re­ce im­pa­ra­ble. ¿No exis­te pe­li­gro de que se au­men­ten las bre­chas en­tre paí­ses desa­rro­lla­dos y no desa­rro­lla­dos y tam­bién en­tre las mis­mas per­so­nas den­tro de es­tos?

Sí. Exis­te el ries­go de que el que no se ‘suba al ca­rro’ pier­da. Hay va­rias ma­ne­ras de so­lu­cio­nar­lo. La pri­me­ra es dar a co­no­cer de lo que se tra­ta, qué sig­ni­fi­ca es­ta re­vo­lu­ción, cuá­les son las im­pli­can­cias de fi­nan­cia­mien­to, em­pren­di­mien­to, nue­vas em­pre­sas, opor­tu­ni­da­des y desafíos. La se­gun­da tie­ne que ver con las co­sas que pue­den ha­cer­se desde el pun­to de vis­ta de po­lí­ti­ca pú­bli­ca. Soy un con­ven­ci­do de que en la re­vo­lu­ción di­gi­tal uno de los awa­re­ness o con­cien­ti­za­do­res es el Es­ta­do. Es­te mis­mo pue­de in­cor­po­rar la tec­no­lo­gía pa­ra dar un me­jor ser­vi­cio a los ciu­da­da­nos. En­ton­ces, el ciu­da­dano se da cuen­ta de que hay un ju­ga­dor muy re­le­van­te, que es el sec­tor pú­bli­co, que in­cor­po­ra es­to a sus prác­ti­cas y eso ha­ce que es­te va­ya cam­bian­do. Par­te del rol pú­bli­co, ade­más, es que cuan­do el sec­tor pri­va­do ten­ga que ha­cer el cam­bio no ten­ga ba­rre­ras.

Us­ted ha­bla­ba de in­no­va­ción en Chi­le cuan­do no ha­bía gen­te que lo hi­cie­ra y en los úl­ti­mos años el país ha si­do uno de los que más ha avan­za­do en es­ta ma­te­ria en Amé­ri­ca La­ti­na. ¿Cuán­to ha cam­bia­do Chi­le?

Se ha avan­za­do, y mu­cho, en va­rias di­men­sio­nes. Una tie­ne que ver con es­ta­ble­cer eco­sis­te­mas, no so­lo en San­tia­go. Se­gun­do, hay una po­lí­ti­ca pú­bli­ca que ha sa­bi­do res­pon­der a es­tas ne­ce­si­da­des de opor­tu­ni­da­des y que ha crea­do, por ejem­plo, Star­tup Chi­le. Muy po­ca gen­te sa­be que se creó con el ob­je­ti­vo de po­ner una em­pre­sa chi­le­na en Nas­daq en cua­tro años. Y es­tán le­jos de eso, pe­ro ge­ne­ró mu­chas otras co­sas po­si­ti­vas y se con­vir­tió en un hub de in­no­va­ción in­tere­san­te. Ha ha­bi­do acier­tos, pe­ro to­da­vía, si uno mi­ra los nú­me­ros du­ros, Chi­le es­tá muy atrás. La re­gión en ge­ne­ral lo es­tá. En to­dos los in­di­ca­do­res de cien­cia, tec­no­lo­gía e in­no­va­ción es­ta­mos muy ba­jos.

¿Qué pie­zas fal­ta mo­ver?

Se re­quie­re po­ner a mu­chos ju­ga­do­res en el par­ti­do. Hay va­rios te­mas, el pri­me­ro tie­ne que ver con la ge­ne­ra­ción de co­no­ci­mien­to, que siem­pre es­tu­vo li­de­ra­da por el mun­do cien­tí­fi­co y es­te plan­tea­ba sus pro­pias preguntas, en Amé­ri­ca La­ti­na. No ne­ce­sa­ria­men­te ha­bía una co­rres­pon­den­cia en­tre es­tas cues­tio­nes y las re­la­cio­na­das con la me­jo­ra de la so­cie­dad. Hi­ci­mos un es­tu­dio y vi­mos que Aus­tra­lia tie­ne 17 ve­ces más doc­to­ra­dos por to­ne­la­da mé­tri­ca de co­bre que Chi­le. En­ton­ces, cuan­do desa­rro­llas in­no­va­cio­nes el co­no­ci­mien­to es­tá allá y no acá. Chi­le ex­por­ta US$ 2.000 mi­llo­nes en vino, pe­ro so­lo hay tres doc­to­res en es­ta ma­te-

ria. El co­no­ci­mien­to tie­ne que orien­tar­se a res­pon­der las preguntas de la so­cie­dad, pri­va­das, pro­duc­ti­vas y so­cia­les. El se­gun­do te­ma tie­ne que ver con las em­pre­sas, por­que uno de los pro­ble­mas en Amé­ri­ca La­ti­na es que nues­tros mer­ca­dos son muy chi­cos. Y la es­ca­la im­por­ta cuan­do tie­nes que in­ver­tir en co­no­ci­mien­to. Hay que pen­sar que en los pro­yec­tos de nue­vo em­pren­di­mien­to el fo­co tie­ne que es­tar ha­cia fue­ra. Ter­ce­ro es bus­car com­pe­ten­cia. El prin­ci­pal ga­ti­lla­dor de las in­no­va­cio­nes en em­pre­sas es que es­tén so­me­ti­das a pre­sión com­pe­ti­ti­va. Da­do que los mer­ca­dos son pe­que­ños, te­ne­mos po­cos com­pe­ti­do­res y ade­más, en al­gu­nos paí­ses, co­mo Chi­le se co­lu­den.

En el ám­bi­to la­bo­ral los desafíos son mu­chos y es com­ple­jo abor­dar­los. En el ca­so pe­ruano fal­tan téc­ni­cos y es­pe­cia­lis­tas en nue­vas tec­no­lo­gías, pe­ro hay mu­chos egre­sa­dos que no con­si­guen tra­ba­jo en sus ca­rre­ras y quie­nes ni es­tu­dian ni tra­ba­jan. ¿Qué de­be afron­tar­se sí o sí?

Creo que ha ha­bi­do una so­bre­preo­cu­pa­ción por la for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria. Hay una asi­me­tría de in­for­ma­ción en lo que res­pec­ta al fu­tu­ro la­bo­ral y es im­por­tan­te que los pa­dres de los mu­cha­chos y ellos se­pan qué es­tu­diar pa­ra que les va­ya me­jor. Se­gun­do, de­be ha­ber un mat­ching más cer­cano en­tre las que po­ten­cial­men­te se­rán las de­man­das de la em­pre­sa y la ofer­ta. Y eso nor­mal­men­te no ocu­rre. El ca­so ale­mán es el pa­ra­dig­má­ti­co, por­que en es­te la em­pre­sa di­se­ña los cu­rrícu­los de la ofer­ta de ca­rre­ras téc­ni­cas. Y eso par­te de los dos úl­ti­mos años de co­le­gio. En Amé­ri­ca La­ti­na las em­pre­sas es­tán vien­do que les lle­gan tra­ba­ja­do­res que no les sir­ven, pe­ro el pro­ble­ma es que ne­ce­si­tas for­ma­do­res y no es­tán en nin­gu­na par­te. O los for­mas fue­ra o creas for­ma­ción de for­ma­do­res, que es un pro­ce­so len­to. De to­das for­mas tie­nes que ha­cer­lo; si no, per­dis­te.

“Aus­tra­lia tie­ne 17 ve­ces más doc­to­ra­dos por to­ne­la­da mé­tri­ca de co­bre que Chi­le. En­ton­ces, cuan­do desa­rro­llas in­no­va­cio­nes, el co­no­ci­mien­to es­tá allá y no acá [...] El co­no­ci­mien­to tie­ne que orien­tar­se a res­pon­der las preguntas de la so­cie­dad, pri­va­das, pro­duc­ti­vas y so­cia­les”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.