“He­mos lo­gra­do co­sas icó­ni­cas pa­ra el vino bo­li­viano”

El tam­bién ge­ren­te de la bo­de­ga Cam­pos de So­la­na, asen­ta­da en el Va­lle de Ta­ri­ja, des­ta­ca las bon­da­des de un vino co­mo el bo­li­viano, mos­tos has­ta aho­ra des­co­no­ci­dos pa­ra la gran ma­yo­ría de los con­su­mi­do­res in­ter­na­cio­na­les

AmericaEconomia Chile - - Negocios / Automotriz - Por Gas­tón Me­za Acu­ña, Me­de­llín

Bo­li­via Wi­nes se­ña­la que no exis­te nin­gún otro país en el mun­do en el que el 99% de to­dos los vi­ñe­dos se cul­ti­ven en­tre los 1.600 y los 3.000 me­tros so­bre el ni­vel del mar. ¿Có­mo de­fi­ni­ría al vino de Bo­li­via?

En ge­ne­ral, los vi­nos en Bo­li­via son muy fá­ci­les de be­ber, son muy li­via­nos, tie­nen una aci­dez y fres­cu­ra que los ha­ce muy agra­da­bles e in­vi­tan a la per­so­na a se­guir de­gus­tan­do co­pas… Son vi­nos fru­ta­les, ex­pre­si­vos, bas­tan­te ama­bles a los ta­ni­nos, lo que en el ca­so de la ce­pa tan­nat pro­ve­nien­te de otros paí­ses, por ejem­plo, es al­go más di­fí­cil.

A pro­pó­si­to de la ce­pa tan­nat, us­te­des re­ci­bie­ron una dis­tin­ción que los si­túa co­mo el se­gun­do me­jor vino tan­nat a ni­vel mun­dial, tras uno pro­du­ci­do en Fran­cia. ¿Les ha to­ca­do re­ci­bir otras dis­tin­cio­nes a ni­vel in­ter­na­cio­nal con su por­ta­fo­lio de vi­nos?

He­mos re­ci­bi­do al­re­de­dor de 50 me­da­llas en com­pe­ten­cias de to­do el mun­do. Me­da­llas de oro, do­ble oro, pla­ta y otras en dis­tin­tas com­pe­ten­cias, co­mo Bru­se­las, Ca­na­dá, Is­rael… De­bo se­ña­lar que no so­mos la úni­ca vi­ña bo­li­via­na que ha ga­na­do pre­mios en el ex­tran­je­ro, pe­ro sí so­mos la bo­de­ga con la ma­yor can­ti­dad de lo­gros in­ter­na­cio­na­les en Bo­li­via, has­ta la fe­cha.

¿Al­gu­na dis­tin­ción que re­cuer­de en par­ti­cu­lar?

La pre­mia­ción que re­ci­bió “Úni­co”, una ce­pa tan­nat pro­du­ci­da por nues­tra bo­de­ga en las al­tu­ras del va­lle de Ta­ri­ja y que ob­tu­vo una me­da­lla pla­ti­num en el De­can­ter Wi­ne World Awards (DWWA) 2016, ce­le­bra­do en Lon­dres.

¿Có­mo de­fi­ni­ría el te­rroir de Cam­pos de So­la­na?

No­so­tros tra­ba­ja­mos un sue­lo que nos per­mi­te pro­du­cir tres ti­pos de vi­nos: ícono, re­ser­va y va­rie­tal. Pa­ra lo­grar un ícono, plan­ta­mos en un sue­lo que cuen­te con ma­yor dre­na­je. En ge­ne­ral, con­ta­mos con un sue­lo po­co pro­fun­do pa­ra nues­tras plan­ta­cio­nes vi­ti­vi­ní­co­las. El clima de Ta­ri­ja es re­la­ti­va­men­te se­co en in­vierno y ve­rano, aun­que con tem­pe­ra­tu­ras tem­pla­das en gran par­te del año y con llu­vias que van en­tre los 200 y los 600 mi­lí­me­tros anua­les.

¿Y a cuán­to as­cien­den los pre­cios de las bo­te­llas que pro­du­cen?

El pe­tit ver­dot de nues­tra lí­nea ícono cues­ta unos US$34 y cuen­ta con una pro­duc­ción no su­pe­rior a las 8.000 bo­te­llas anua­les. En el ca­so del tri­va­rie­tal, es­tá en or­den de US$12 la bo­te­lla y el tan­nat cues­ta US$10. Nues­tros vi­nos va­rie­ta­les es­tán en torno a los US$7 la uni­dad.

¿Qué res­pon­de­ría si le di­cen cuál es el atrac­ti­vo de un vino bo­li­viano fren­te a uno ar­gen­tino o chi­leno, que son más co­no­ci­dos a ni­vel mun­dial?

La gracia del vino es que es di­fe­ren­te en to­das par­tes, y los de Bo­li­via -y par­ti­cu­lar­men­te de Ta­ri­ja- no son la ex­cep­ción: te­ne­mos no­ches fres­cas, ma­yor al­tu­ra, ma­yor ra­dia­ción solar. Por eso lo­gra­mos vi­nos con un po­ten­cial de fru­ta muy in­tere­san­te, aun­que sí nos cues­ta lle­gar a una eta­pa de con­cen­tra­ción por un asun­to de

mu­chas llu­vias en de­ter­mi­na­dos pe­río­dos del año. En ge­ne­ral, son vi­nos muy ex­pre­si­vos que re­pre­sen­tan lo que es nues­tro va­lle. Con­ta­mos con una zo­na muy pe­que­ñi­ta pa­ra plan­tar nues­tros vi­ñe­dos (4.000 hec­tá­reas), lo que ha­ce que po­da­mos pro­du­cir vi­nos muy de bou­ti­que, lo que hoy nos per­mi­te, por ejem­plo, en­viar una ter­ce­ra par­ti­da de ex­por­ta­ción a Lon­dres, don­de te­ne­mos un im­por­ta­dor al que le man­da­mos par­te de nues­tra pro­duc­ción.

¿Tie­nen ex­por­ta­cio­nes a otros mer­ca­dos, co­mo EE.UU. o al­gún pun­to de La­ti­noa­mé­ri­ca?

En la ac­tua­li­dad te­ne­mos po­si­bi­li­da­des en otros mer­ca­dos, pe­ro na­da con­cre­to aún.

El pro­ce­so de in­ter­na­cio­na­li­za­ción del vino bo­li­viano se per­ci­be no muy fuer­te…

So­mos un país al­ti­plá­ni­co, de mucha al­tu­ra y pien­so que el ca­so de nues­tra vi­ña es un bo­tón de mues­tra de que el vino bo­li­viano se pue­de in­ter­na­cio­na­li­zar. He­mos es­ta­do cons­tan­te­men­te par­ti­ci­pan­do en fe­rias in­ter­na­cio­na­les de vi­nos en los úl­ti­mos años y, pe­se a las sor­pre­sas ini­cia­les con que nos he­mos en­con­tra­do de otros par­ti­ci­pan­tes, nos ha per­mi­ti­do lo­grar con mu­cho tra­ba­jo co­sas icó­ni­cas pa­ra Bo­li­via, co­mo ga­nar me­da­llas de oro o pla­tino y es­tar en la ór­bi­ta de De­can­ter, con 95 pun­tos de ca­li­fi­ca­ción, o en con­cur­sos re­le­van­tes co­mo Bru­se­las o Ca­na­dá.

Sin em­bar­go, es una reali­dad que el vino bo­li­viano no tie­ne un re­nom­bre ma­si­vo en mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les de pro­duc­to­res ve­ci­nos, co­mo Ar­gen­ti­na o Chi­le.

Co­mo país, Bo­li­via de­bie­ra desa­rro­llar ma­yo­res es­pa­cios pa­ra tra­ba­jar te­rre­nos vi­ti­vi­ní­co­las orien­ta­dos a la ex­por­ta­ción (no­ta de re­dac­ción: exis­ten só­lo 3.000 hec­tá­reas de vi­ñe­dos a ni­vel na­cio­nal, se­gún Wi­nes of Bo­li­via, re­par­ti­dos en tres va­lles vi­ti­vi­ní­co­las). En el ca­so de Cam­pos de So­la­na, nues­tra pro­duc­ción anual as­cien­de a 1.200.000 bo­te­llas, y de esa can­ti­dad, 16.000 bo­te­llas son ex­por­ta­das al año. En cuan­to a nues­tra pro­duc­ción to­tal, un 70% co­rres­pon­de a vino ma­si­vo o de me­sa, co­mo ca­ber­net sau­vig­non, mal­bec, ries­ling o ro­sa­do en ba­se a mal­bec con mer­lot, y el por­cen­ta­je res­tan­te a nues­tros vi­nos re­ser­va cons­ti­tui­dos por tan­nat, pe­tit ver­dot y cor­te de mal­bec con tan­nat. Pe­ro sí, la ma­yo­ría de nues­tra pro­duc­ción se que­da en Bo­li­via.

No cuen­tan con una pro­duc­ción ma­si­va…

No te­ne­mos una gran ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción, in­clu­si­ve co­mo país, pa­ra lo­grar ex­por­tar en tér­mi­nos re­le­van­tes. Por eso la im­por­tan­cia de con­tar con más te­rre­nos pa­ra el desa­rro­llo vi­ti­vi­ní­co­la. Aho­ra, sí quie­ro se­ña­lar que en la ac­tua­li­dad te­ne­mos bas­tan­te de­man­da por nues­tros vi­nos en el mer­ca­do bo­li­viano, aun­que tam­bién hay que ad­mi­tir que el con­su­mo de vino en ge­ne­ral es pe­que­ño en Bo­li­via. Pe­ro so­mos op­ti­mis­tas. En 2020, bus­ca­re­mos que Cam­pos de So­la­na lo­gre for­ta­le­cer su stock de ex­por­ta­cio­nes y que nos per­mi­ta dar­nos a co­no­cer ma­si­va­men­te en mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les.

“Te­ne­mos no­ches fres­cas, ma­yor al­tu­ra, ma­yor ra­dia­ción solar, por eso lo­gra­mos vi­nos con un po­ten­cial de fru­ta muy in­tere­san­te”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.