VA­LLE TEC­NO­LÓ­GI­CO

Re­co­rri­mos Pi­ra­ci­ca­ba, en el mu­ni­ci­pio de Sao Pau­lo, un mo­de­lo glo­bal de agro­tec­no­lo­gía

AmericaEconomia Chile - - Contenido - Por Sol Park, Bra­sil

¿Es un pá­ja­ro, una avio­ne­ta? Es un dron que vue­la so­bre las co­se­chas bra­si­le­ñas. Un ejem­plo de las agro­tec­no­lo­gías que hoy se eje­cu­tan en el nue­vo eco­sis­te­ma de in­no­va­ción del mu­ni­ci­pio de São Pau­lo Pi­ra­ci­ca­ba, un va­lle que se con­vier­te en mo­de­lo glo­bal Ag­tech

Ren­nan Cas­tol­di San­tia­go in­gre­sa al cam­po do­ra­do y se de­tie­ne unos se­gun­dos pa­ra dis­fru­tar del es­ca­so vien­to que in­gre­sa a la plan­ta­ción de tri­go. El in­ten­so ca­lor que vuel­ve pe­re­zo­sos a los hom­bres en Pa­ra­ná, Bra­sil, se con­vier­te, por po­cos se­gun­dos en un her­vi­de­ro un po­co más ha­bi­ta­ble. Y con las es­pi­gas ro­zán­do­le el pe­cho, Ren­nan ima­gi­na el fu­tu­ro cer­cano, ese tiem­po en que ate­rri­za­rá so­bre es­tas tie­rras una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que su abue­lo Ade­lino Cas­tol­di, de 85 años, es in­ca­paz de pro­yec­tar. Si cie­rra los ojos, Ren­nan ya es­cu­cha el zum­bi­do de un dron…

El in­ge­nie­ro agró­no­mo de 30 años li­de­ra la Ha­cien­da Pla­nal­to desde ha­ce cua­tro años. Pe­ro a pe­sar del ho­nor con­ce­di­do por Don Ade­lino, al nie­to te­chie no le bas­tó con so­lo he­re­dar las nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas. Ren­nan op­tó por con­ce­bir ahí una trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va pa­ra las 340 hec­tá­reas del te­rreno fa­mi­liar, me­dian­te la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión. Así fue co­mo, en po­cas se­ma­nas, en es­te cam­po se co­men­zó a es­cu­char el pa­so de los trac­to­res John Dee­re que re­co­lec­tan el tri­go y, al mis­mo tiem­po, di­bu­jan un ma­pa de la pro­duc­ti­vi­dad agrí­co­la, un re­gis­tro cien­tí­fi­co que in­di­ca la va­ria­bi­li­dad pro­duc­ti­va de ca­da lo­te y com­pa­ra, en lí­nea, los da­tos es­ti­ma­dos con los da­tos reales.

Ren­nan tie­ne un cóm­pli­ce pa­ra es­te gi­ro en 180 gra­dos. Es Mar­ce­lo Pez­za­ti, su com­pa­ñe­ro de uni­ver­si­dad y aho­ra so­cio la­bo­ral, en­car­ga­do de ma­pear la ha­cien­da con un sis­te­ma de po­si­cio­na­mien­to glo­bal (GPS) y sen­so­res que ob­tie­nen mues­tras de sue­lo que, lue­go de ser lle­va­das al la­bo­ra­to­rio, es­ti­man la can­ti­dad exac­ta de fer­ti­li­zan­tes y pes­ti­ci­das que ne­ce­si­ta ca­da zo­na del cam­po fa­mi­liar. Es­ta agri­cul­tu­ra con evi­den­cia cien­tí­fi­ca tam­bién tra­jo has­ta el lu­gar a nue­vos in­sec­tos que cru­zan el cie­lo cal­dea­do de la ha­cien­da, dro­nes que so­bre­vue­lan el te­rreno pa­ra to­mar una se­gui­di­lla de imá­ge­nes.

Pa­ra com­ple­tar el la­bo­ra­to­rio en te­rreno, ana­lis­tas lle­gan ca­da día has­ta la ha­cien­da pa­ra to­mar mues­tras de ho­jas por sec­tor, pa­ra de­ter­mi­nar así el es­ta­do de ca­da metro cua­dra­do. Re­nann y Mar­ce­lo, de es­te mo­do, po­drán pre­ve­nir desas­tres oca­sio­na­dos por pla­gas, de­tec­tar rá­pi­da­men­te la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des y apli­car fer­ti­li­zan­tes exac­ta­men­te don­de el te­rreno los ne­ce­si­ta.

“La agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión va en la mis­ma lí­nea de la idea que ten­go de la tec­no­lo­gía, que es in­ten­tar uti­li­zar de for­ma más aser­ti­va y ra­cio­nal los in­su­mos y los re­cur­sos que te­ne­mos dis­po­ni­bles en el mo­men­to”, jus­ti­fi­ca el agri­cul­tor. Una de­fi­ni­ción no muy le­ja­na a la que tie­ne Jo­sé Pau­lo Mo­lin, pro­fe­sor de la Es­cue­la Su­pe­rior de Agri­cul­tu­ra Luiz de Quei­roz, de la Uni­ver­si­dad de São Pau­lo (USP): la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión es “en­ten­der que los cul­ti­vos no son uni­for­mes y, por esa ra­zón, aho­ra es po­si­ble op­ti­mi­zar por la dis­po­ni­bi­li­dad de las tec­no­lo­gías mo­der­nas, que per­mi­ten ma­yor efi­cien­cia en las ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les de ca­da es­pa­cio”.

Desde que im­ple­men­tó las pri­me­ras prác­ti­cas tec­no­ló­gi­cas en la ha­cien­da, en 2014, Ren­nan Cas­tol­di cal­cu­la que la pro­duc­ti­vi­dad ha au­men­ta­do en un 20%, y ha po­di­do re­du­cir los cos­tos en fer­ti­li­zan­tes en un mo­men­to en el que, se­gún el Ca­nal Ru­ral de Bra­sil, el pre­cio de una to­ne­la­da del in­su­mo ha subido ca­si US$ 267.000 en São Pau­lo, du­ran­te es­te año.

Ver el fu­tu­ro

Ren­nan Cas­tol­di es so­lo uno de va­rios ejem­plos vir­tuo­sos del mu­ni­ci­pio pau­lis­ta de Pi­ra­ci­ca­ba, más co­no­ci­do por los em­pren­de­do­res co­mo el Va­le do Ag­tech, no so­lo pa­re­ci­do geo­grá­fi­ca­men­te al es­ta­dou­ni­den­se Si­li­con Va­lley, sino tam­bién por su com­bi­na­ción de uni­ver­si-

da­des, em­pre­sas, cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y star­tups re­la­cio­na­das con la apli­ca­ción de tec­no­lo­gía mo­der­na en la agri­cul­tu­ra. Una nue­va in­dus­tria de agro­tec­no­lo­gía que so­lo en 2017, se­gún el re­por­te de Ag­foun­der, tu­vo una in­ver­sión in­ter­na­cio­nal de US$ 10,1 mil mi­llo­nes, un 29% más que el año an­te­rior. In­cre­men­to que tam­bién cal­za con el in­te­rés de los in­ver­sio­nis­tas: se­gún una en­cues­ta de Fi­nis­te­re Ven­tu­re, rea­li­za­da a in­ver­sio­nis­tas, el 33% ha res­pon­di­do que la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión fue el sec­tor del Ag­tech con ma­yor opor­tu­ni­dad de in­ver­sión en los úl­ti­mos 24 me­ses.

En es­te am­bien­te de en­tu­sias­mo pa­ra in­ver­tir en Ag­tech, Bra­sil es uno de los paí­ses que los pla­yers in­ter­na­cio­na­les es­tán mi­ran­do con ma­yor aten­ción. Es­to, por­que sus pro­duc­tos agrí­co­las re­pre­sen­ta­ron el 44% de sus ex­por­ta­cio­nes (US$ 96 mil mi­llo­nes) en 2017, se­gún el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra del país; por­que se­gún el ran­king de las 500 Ma­yo­res Em­pre­sas de Amé­ri­ca La­ti­na, de Amé­ri­cae­co­no­mía, el país cuen­ta con 32 de las 78 gran­des em­pre­sas la­ti­nas li­ga­das al ru­bro, las que en 2017 lo­gra­ron el 57% del to­tal de ven­tas aso­cia­das al sec­tor, a ni­vel la­ti­noa­me­ri­cano, lo que equi­va­le a US$ 219 mil mi­llo­nes; y por­que ca­sos co­mo la plan­ta­ción de Re­nann Cas­tol­di, don­de tra­ba­jan los dro­nes de la star­tup Ho­rus Ae­ro­na­ves, re­pre­sen­tan una ex­qui­si­ta con­cen­tra­ción de ex­pe­rien­cias trans­for­ma­do­ras pa­ra ver lo que se­rá el fu­tu­ro mun­dial de la agri­cul­tu­ra. En Pi­ra­ci­ca­ba, se­gún el se­gun­do cen­so Ag­tech rea­li­za­do por Ag­tech Ga­ra­ge, se con­cen­tra gran par­te del 46% de las 184 star­tups bra­si­le­ñas abo­ca­das a es­ta in­dus­tria.

“Ob­via­men­te, Es­ta­dos Uni­dos tie­ne más ca­pi­tal de in­ver­sión y ma­yor cul­tu­ra de em­pren­di­mien­to”, reconoce Jo­sé To­mé, co­fun­da­dor de Ag­tech Ga­ra­ge, tam­bién ubi­ca­do en Pi­ra­ci­ca­ba, “pe­ro acá te­ne­mos un mer­ca­do agro­pe­cua­rio muy gran­de y las em­pre­sas es­tán bus­can­do for­mas más rá­pi­das y di­ná­mi­cas de in­no­va­ción, al­go que pue­den en­con­trar acá”, ad­vier­te.

El lu­gar don­de los pe­ces pa­ran

Tal co­mo un ejer­ci­cio de ar­queo­lo­gía de las an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes flu­via­les, se pue­de ex­plo­rar es­te nue­vo Tech Hub si­guien­do la ori­lla del río Pi­ra­ci­ca­ba. En vez de ex­ca­var y des­cu­brir re­li­quias de la re­vo­lu­ción neo­lí­ti­ca, en las tie­rras fér­ti­les del mu­ni­ci­pio pau­lis­ta se pue­den en­con­trar a jó­ve­nes em­pren­de­do­res cal­zan­do ojo­tas. Son pio­ne­ros en la crea­ción y uso de so­lu­cio­nes pa­ra la agri­cul­tu­ra de vanguardia del si­glo XXI.

Son tam­bién los que sue­len re­co­rrer el ba­rrio his­tó­ri­co, ubi­ca­do al nor­te del mu­ni­ci­pio. Una hi­le­ra de ca­sas co­lo­nia­les de la­dri­llos ro­jos en ca­lles de ado­qui­nes, in­mue­bles que com­po­nen la Usi­na de In­no­va­ción Mon­te Ale­gre, don­de al­gu­na vez fun­cio­nó la prin­ci­pal fuer­za eco­nó­mi­ca de la ciu­dad, la gi­gan­te usi­na de ca­ña de azú­car de Mon­te Ale­gre.

En con­tras­te a la fá­bri­ca cons­trui­da en 1910, sin te­chos ni ven­ta­nas y con sus chi­me­neas in­dus­tria­les apa­ga­das desde la dé­ca­da de los 80, la Usi­na de In­no­va­ción po­see es­pa­cios re­mo­de­la­dos que al­ber­gan a star­tups co­mo Jet­bov y Ae­gro, con­sul­to­ras, in­cu­ba­do­ras y ofi­ci­nas de ca­pi­tal de ries­go pa­ra Ag­tech co­mo Mon­te Ale­gre Ven­tu­res y SP Ven­tu­res.

Desde la pe­que­ña co­li­na al la­do de la usi­na, se ve la fá­bri­ca de equi­pos pa­ra la cons­truc­ción, mi­ne­ría y agri­cul­tu­ra de Ca­ter­pi­llar, una de las 20 ma­yo­res ex­por­ta­do­ras de Bra­sil. Por el otro la­do, es­tán los edi­fi­cios ad­mi­nis­tra­ti­vos de Raí­zen, y del joint ven­tu­re en­tre los ac­ti­vos de azú­car, com­bus­ti­ble y eta­nol de Shell y Co­san, alian­za que se con­vir­tió en la ma­yor ex­por­ta­do­ra in­ter­na­cio­nal de ca­ña de azú­car del mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

Jus­to al la­do de Raí­zen y en la ori­lla del río, es­tá el Par­que Tec­no­ló­gi­co de Pi­ra­ci­ca­ba. El es­pa­cio de 2,2 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos es una ini­cia­ti­va del go­bierno es­ta­tal de São Pau­lo y del mu­ni­ci­pio de Pi­ra­ci­ca­ba. El par­que al­ber­ga más de 50 gran­des y pe­que­ñas em­pre­sas, en­tre ellas 13 star­tups in­cu­ba­das del sec­tor agrí­co­la, in­dus­trial y bio­tec­no­ló­gi­co. Ade­más, allí es­tá ins­ta­la­da la Fa­cul­tad Tec­no­ló­gi­ca del Es­ta­do de São Pau­lo y el Ins­ti­tu­to Fe­de­ral de Edu­ca­ción, Cien­cia y Tec­no­lo­gía, pa­ra 960 y 1.000 alum­nos, res­pec­ti­va­men­te.

Si­guien­do el cau­dal del río, ha­cia el sur, es­tá la Es­cue­la de In­ge­nie­ría de Pi­ra­ci­ca­ba, la Uni­ver­si­dad Me­to­dis­ta de Pi­ra­ci­ca­ba y el cam­pus de Pi­ra­ci­ca­ba de la Uni­ver­si­dad de São Pau­lo, don­de se ubi­ca su es­cue­la de agri­cul­tu­ra -la Esalq- que ca­li­fi­có cuar­ta en el ran­king in­ter­na­cio­nal de ca­rre­ras de QS, en 2018, y que tam­bién tie­ne su pro­pia in­cu­ba­do­ra de em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas, Esalq­tec.

En to­do es­te tra­yec­to, hay in­con­ta­bles star­tups, em­pre­sas co­mo Co­pla­ca­na y CNH Glo­bal, y cen­tros de tec­no­lo­gía co­mo el CTC, el ma­yor de tec­no­lo­gía ca­ña­ve­ra del mun­do, y el Cen­tro de Ener­gía Nu­clear en la Agri­cul­tu­ra de Esalq. Una con­cen­tra­ción de ini­cia­ti­vas que jus­ti­fi­can el ori­gen eti­mo­ló­gi­co de Pi­ra­ci­ca­ba,

“el lu­gar don­de los pe­ces pa­ran”, un mu­ni­ci­pio que hoy pue­de jac­tar­se de es­tar dan­do for­ma al eco­sis­te­ma de in­no­va­ción del Ag­tech bra­si­le­ño.

“Es muy im­por­tan­te que exis­ta un Va­lley, un eco­sis­te­ma que ten­ga den­si­dad de in­no­va­do­res pa­ra atraer y mul­ti­pli­car nue­vos ta­len­tos”, des­ta­ca Jo­sé To­mé, de Ag­tech Net­work. “Pi­ra­ci­ca­ba es una re­gión que tie­ne ta­len­to, em­pre­sas y un buen am­bien­te pa­ra vi­vir. Ade­más, es una ciu­dad don­de pue­des con­ver­sar con las per­so­nas en el día a día sin mucha bu­ro­cra­cia, cer­ca de las gran­des ciu­da­des co­mo São Pau­lo, Ri­bei­rão y Cam­pi­nas”, agre­ga.

Y jus­ta­men­te es­tas fue­ron las ven­ta­jas que vio Fla­vio Hertz cuan­do abrió la se­de de Pi­ra­ci­ca­ba de Ho­rus Ae­ro­na­ves, la em­pre­sa que creó el dron que vue­la so­bre la ha­cien­da de Ren­nan Cas­tol­di. Hertz fun­dó la com­pa­ñía en San­ta Ca­ta­ri­na, desa­rro­llan­do una so­lu­ción trans­ver­sal, desde la fa­bri­ca­ción del hard­wa­re has­ta el pro­ce­sa­mien­to de los da­tos pa­ra el clien­te. El dron vue­la con au­to­no­mía, pro­ce­sa y mo­ni­to­rea los cam­pos con cá­ma­ras inteligentes y ana­li­za la in­for­ma­ción con In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IA), iden­ti­fi­can­do rá­pi­da­men­te las ma­las hier­bas, las áreas afec­ta­das por pla­gas o un pro­ble­ma nu­tri­cio­nal. Se­gún Hertz, las ha­cien­das que uti­li­zan su tec­no­lo­gía aumentan en pro­me­dio la pro­duc­ti­vi­dad en­tre 10% y 15%, y aho­rran in­su­mos en 25% y 35%.

Ac­tual­men­te, los dro­nes de Ho­rus Ae­ro­na­ves mo­ni­to­rean apro­xi­ma­da­men­te 500 mil hec­tá­reas de to­do Bra­sil, de las cua­les el 30% es­tá en São Pau­lo. Por es­ta ra­zón, la aper­tu­ra de la fi­lial en Pi­ra­ci­ca­ba fue una de­ci­sión es­tra­té­gi­ca, me­dian­te la cual la em­pre­sa ofre­ce ser­vi­cio técnico, la man­ten­ción de los equi­pa­mien­tos y cur­sos de en­tre­na­mien­tos a los clien­tes de la re­gión. “Una bue­na par­te de em­pre­sas de Ag­tech es­tán lo­ca­li­za­das en la re­gión y el mo­vi­mien­to del Va­lle de Pi­ra­ci­ca­ba nos per­mi­te la pro­xi­mi­dad con clien­tes po­ten­cia­les”, di­ce Hertz.

Des­ven­ta­ja se vuel­ve opor­tu­ni­dad

Las ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res de ca­da re­gión, clima, tie­rra y es­pe­cie re­quie­ren una tec­no­lo­gía ade­cua­da a su es­pe­ci­fi­ci­dad, una si­tua­ción que vuel­ve a los em­pren­de­do­res rea­cios a aven­tu­rar­se en la agri­cul­tu­ra. “Nor­mal­men­te, el em­pren­de­dor quie­re con­ver­tir­se en un Uni­cor­nio (em­pre­sas va­lo­ra­das en US$1.000

mi­llo­nes o más). En­ton­ces, se en­fo­can en aque­llas so­lu­cio­nes que pue­dan ser es­ca­la­bles y don­de evi­den­te­men­te pue­da ser­vir a un nú­me­ro im­por­tan­te de pro­duc­to­res mun­dia­les”, ex­pli­ca Ana Cas­ti­llo, es­pe­cia­lis­ta sé­nior del Fon­do Mul­ti­la­te­ral de In­ver­sio­nes (FOMIN) del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo. Un hán­di­cap que cal­za con la mag­ni­tud de una re­gión co­mo Pi­ra­ci­ca­ba, ubi­ca­da en el co­ra­zón del sur-cen­tro del país y pro­duc­to­ra del 90% de la ca­ña de azú­car de Bra­sil, el ma­yor pro­duc­tor mun­dial del pro­duc­to (que su­ma cer­ca de 641 mi­llo­nes de to­ne­la­das, se­gún da­tos de la Unión de la In­dus­tria de la Ca­ña de Azú­car). Ade­más, el 66,92% de su ofer­ta to­tal de ca­ña es des­ti­na­do a la fa­bri­ca­ción de bio­com­bus­ti­bles, en lo que Bra­sil se des­ta­ca co­mo el ma­yor pro­duc­tor del mun­do, re­pre­sen­tan­do el 16%, se­gui­do por Es­ta­dos Uni­dos (9%) y Ale­ma­nia (7%), se­gún IEA Bioe­nergy Tasks.

“Es­ta­mos en el clima del tró­pi­co, don­de cre­cen pro­duc­tos úni­cos co­mo la ca­ña, el ca­fé y el eu­ca­lip­to, que no tie­nen un desa­rro­llo co­mo el de las plan­ta­cio­nes más glo­ba­li­za­das, de so­ja y maíz”, di­ce el pro­fe­sor Jo­sé Pau­lo Mo­lin de Esalq. “De­be­mos do­mi­nar las plan­ta­cio­nes tro­pi­ca­les, por­que na­die lo va a ha­cer por no­so­tros”, re­su­me.

Y la des­ven­ta­ja se vuel­ve opor­tu­ni­dad, si se apro­ve­cha.

A 50 mi­nu­tos en au­to de Pi­ra­ci­ca­ba, en una ofi­ci­na de la ciu­dad uni­ver­si­ta­ria de Uni­camp, es­tá la em­pre­sa de Pau­lo de Luc­ca. Es un lu­gar sen­ci­llo, en com­pa­ra­ción a su tra­ba­jo an­te­rior en Syn­gen­ta -la em­pre­sa glo­bal de agro­quí­mi­cos y se­mi­llas-, don­de fue lí­der de un equipo de in­ves­ti­ga­ción de más de 20 per­so­nas. To­da­vía en un rin­cón es­tán api­la­das unas ca­jas se­lla­das y em­pol­va­das, ras­tros del uso an­te­rior de ese es­pa­cio: una bo­de­ga pa­ra los equi­pos ro­tos de los in­ves­ti­ga­do­res de la ca­sa de es­tu­dios. Y a pe­sar de ser un día fe­ria­do en Bra­sil, el in­ge­nie­ro agró­no­mo y doc­tor en ge­né­ti­ca de plan­tas tra­ba­ja en el con­trol de cre­ci­mien­to de es­tas, pe­ro me­jo­ra­das ge­né­ti­ca­men­te, el ser­vi­cio prin­ci­pal que ofre­ce su em­pre­sa Pan­geia Bio­tech. Em­pren­di­mien­to de plan­tas trans­gé­ni­cas que tam­bién des­ti­na a in­ves­ti­ga­do­res uni­ver­si­ta­rios que pro­du­cen nue­vas va­rie­da­des de ge­nes en maíz y so­ja. Es­tos pro­ce­sos y aná­li­sis cien­tí­fi­cos son es­pe­cial­men­te com­ple­jos, al te­ner que ob­ser­var el desa­rro­llo de las nue­vas es­pe­cies ca­da día y con­tro­lar las dis­tin­tas va­ria­bles (que son múl­ti­ples en un ci­clo bio­ló­gi­co).

“Syn­gen­ta en­via­ba sus se­mi­llas a la­bo­ra­to­rios en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra trans­for­mar­los, pe­ro los pre­cios eran muy ca­ros y ahí vi un ni­cho de mer­ca­do en Bra­sil”, di­ce De Luc­ca. Así que la Fun­da­ción de Apo­yo a la In­ves­ti­ga­ción del Es­ta­do de São Pau­lo (Fa­pesp), le en­con­tró sen­ti­do a su pro­pues­ta de va­lor, y el área de apo­yo a pe­que­ñas em­pre­sas de la Fa­pesp in­vir­tió en su pro­yec­to. Lo mis­mo hi­zo la Agencia In­no­va, la in­cu­ba­do­ra de em­pre­sas de ba­se tec­no­ló­gi­ca de la Uni­camp, que aho­ra pro­vee su es­pa­cio de tra­ba­jo a cam­bio de tan so­la­men­te US$ 150. De Luc­ca no so­lo go­za de los 30 me­tros cua­dra­dos y las fa­ci­li­da­des co­mo in­ter­net, elec­tri­ci­dad, agua y luz, sino tam­bién del apo­yo de los fun­cio­na­rios pa­ra te­mas le­ga­les y ad­mi­nis­tra­ti­vos, y el de los aca­dé­mi­cos de to­das las fa­cul­ta­des de la uni­ver­si­dad.

Es­tar allí tam­bién le tra­jo su ma­yor acuer­do de co­la­bo­ra­ción has­ta aho­ra: crear desde ce­ro una ca­ña de azú­car trans­gé­ni­ca y, de es­ta for­ma, li­be­rar­se de es­ta his­tó­ri­ca de­pen­den­cia tec­no­ló­gi­ca. El acuer­do fue rea­li­za­do con la uni­dad de Agroe­ner­gía de Em­bra­pa, la em­pre­sa na­cio­nal de in­ves­ti­ga­ción agrí­co­la y la ma­yor en agri­cul­tu­ra tro­pi­cal del mun­do. Es­ta agencia, que tam­bién es­tá in­ser­ta en el cam­pus de Uni­camp, es­ta­rá a car­go de la prue­ba en cam­po y re­gla­men­ta­ción una vez que De Luc­ca pro­duz­ca las plan­tas. De he­cho, “el 0% de la ca­ña de azú­car plan­ta­da en Bra­sil es trans­gé­ni­ca, en com­pa­ra­ción a otras plan­ta­cio­nes co­mo maíz, so­ja o al­go­dón, don­de el 94% sí lo son”, afir­ma De Luc­ca. “Por es­to hay mu­cho gas­to en ve­neno y de­fen­si­vos agrí­co­las, co­mo tam­bién mu­chos pro­ble­mas de pla­gas en el que se gas­ta mucha pla­ta”, agre­ga.

Re­cién en ju­nio de 2017 fue apro­ba­da la co­mer­cia­li­za­ción de la pri­me­ra ca­ña de azú­car trans­gé­ni­ca crea­da por el Cen­tro de Tec­no­lo­gía Ca­na­viei­ra (CTC). La es­pe­cie, con un gen trans­for­ma­do, es ca­paz de ma­tar al te­mi­do ba­rre­na­dor del ta­llo de ca­ña, que pro­du­ce pér­di­das de apro­xi­ma­da­men­te US$ 1,5 mil mi­llo­nes al año en Bra­sil. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de es­te desa­rro­llo, la ca­ña de De Luc­ca po­see dos ge­nes más que pro­te­ge­rían la plan­ta de más in­sec­tos si­mi­la­res al ba­rre­na­dor, y re­sis­ten­te a her­bi­ci­das. Y la in­ves­ti­ga­ción de Pan­geia Bio­tech ya es­tá dan­do sus fru­tos: los in­sec­tos mue­ren cuan­do co­men las plan­tas mo­di­fi­ca­das.

“La ca­ña de azú­car so­lo cre­ce en paí­ses po­bres, co­mo Bra­sil, Áfri­ca del Sur e In­dia, don­de in­vier­ten po­co en cien­cia. Y yo quie­ro y pue­do ele­var la ca­ña al mis­mo

Tech-buey

Al­tair, São Pau­lo. Cá­ma­ras que re­gis­tran ca­da ges­to de ca­da in­di­vi­duo y un staff de­trás que los ana­li­za has­ta el más ín­fi­mo de­ta­lle pa­ra de­ci­dir qué ha­cer con los par­ti­ci­pan­tes. No es una nue­va ver­sión del reality Gran Her­mano, de la red Glo­bo, sino las ins­ta­la­cio­nes de la ha­cien­da San­ta Ro­sa de la com­pa­ñía Agro Pas­to­ril Pas­choal Cam­pa­ne­lli. Con una pla­ta­for­ma de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IA) y re­co­no­ci­mien­to de imá­ge­nes, los fun­cio­na­rios ob­ser­van la ali­men­ta­ción y cre­ci­mien­to de ca­da uno de los va­cu­nos, iden­ti­fi­ca­dos in­di­vi­dual­men­te por un aro elec­tró­ni­co y mo­ni­to­rea­dos por sen­so­res, de mo­do que se pue­de pre­ver el pun­to óp­ti­mo de ren­ta­bi­li­dad pa­ra la co­mer­cia­li­za­ción.

“Ca­da ani­mal tie­ne una cur­va de ren­ta­bi­li­dad y, desde el mo­men­to que tie­ne un lu­cro mar­gi­nal, ca­da día más que es­tá en la ha­cien­da ge­ne­ra pér­di­das. Nues­tro al­go­rit­mo per­mi­te que el usua­rio exa­mi­ne es­ta cur­va en su smartp­ho­ne pa­ra ven­der su ani­mal en el pun­to óp­ti­mo y, a tra­vés de la pla­ta­for­ma, ven­der al me­jor pos­tor”, ex­pli­ca Tia­go Za­nett, fun­da­dor de la star­tup @Tech que desa­rro­lló la pla­ta­for­ma Beef Tra­der uti­li­za­da en la ha­cien­da de Cam­pa­ne­lli. Za­nett afir­ma que los clien­tes de @Tech, que uti­li­zan el Beef Tra­der, re­por­tan un au­men­to de 20% en ren­ta­bi­li­dad pro­me­dio.

Vis­tos de al­gu­na for­ma, los em­pren­de­do­res de Pi­ra­ci­ca­ba son co­mo los bue­yes de la ha­cien­da San­ta Ro­sa, mo­ni­to­rea­dos de cer­ca por los in­ver­sio­nis­tas, an­sio­sos por en­con­trar el pró­xi­mo Uni­cor­nio de la agri­cul­tu­ra. Mien­tras tan­to, se en­gor­dan con los re­cur­sos que pro­vee la ciu­dad.

A di­fe­ren­cia de otras Techs, la ten­den­cia glo­bal de in­ver­tir y ad­qui­rir en Ag­tech re­cién co­men­zó en 2013, cuan­do Mon­san­to ad­qui­rió por US$ 930 mi­llo­nes a The Cli­ma­te Cor­po­ra­tion, una star­tup crea­da por ex em­plea­dos de Goo­gle cu­yo pro­pó­si­to es ase­so­rar a los agri­cul­to­res a adap­tar­se al cam­bio cli­má­ti­co, en­tre­gan­do re­co­men­da­cio­nes pre­ci­sas hec­tá­rea por hec­tá­rea, a tra­vés de sus más de 50 te­raby­tes de in­for­ma­ción. Se­gún Jo­sé To­mé, de Ag­tech Ga­ra­ge, es­te even­to abrió la in­dus­tria agrí­co­la ha­cia la tec­no­lo­gía, crean­do nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra los em­pren­de­do­res y ge­ne­ran­do so­lu­cio­nes a los agri­cul­to­res. “Las gran­des cor­po­ra­cio­nes es­tán en un pro­ce­so de rein­ven­ción y aho­ra bus­can co­nec­tar­se con star­tups pa­ra bus­car for­mas más rá­pi­das y di­ná­mi­cas de in­no­va­ción”, di­ce.

Car­gill fue una de las gi­gan­tes agroin­dus­tria­les que se su­ma­ron al boom, al crear dos bra­zos -Di­gi­tal In­sights y

For­mat So­lu­tions- pa­ra traer la in­no­va­ción y tec­no­lo­gías di­gi­ta­les a sus ne­go­cios. “Desa­rro­lla­mos tec­no­lo­gía, pe­ro tam­bién es­ta­mos aten­tos a lo que es­tá ocu­rrien­do afue­ra y co­nec­tar­nos con star­tups”, di­ce Vi­ni­cius Chiap­pet­ta, di­rec­tor glo­bal de es­tas uni­da­des en Car­gill Bra­sil. “De es­ta for­ma, crea­mos un eco­sis­te­ma que fa­vo­re­ce tan­to al pro­vee­dor de tec­no­lo­gías, a Car­gill y a nues­tros pro­pios clien­tes”, agre­ga. Así, Car­gill es­tá in­vir­tien­do en lla­ma­ti­vas star­tups co­mo Caint­hus, em­pre­sa ir­lan­de­sa que, con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y re­co­no­ci­mien­to de imá­ge­nes, ana­li­za las ca­ras de las va­cas pa­ra ver su es­ta­do aními­co y de sa­lud; y a Memp­his Meat, que lle­va­rá a los su­per­mer­ca­dos las pri­me­ras car­nes cul­ti­va­das en la­bo­ra­to­rio.

Ya en Bra­sil, la pri­me­ra ad­qui­si­ción de una star­tup por un Big Ag (Mul­ti­na­cio­nal de Agro) ocu­rrió en mar­zo de 2018, cuan­do Syn­gen­ta com­pró a Stri­der, la pla­ta­for­ma de big data pa­ra el ma­ne­jo de la ha­cien­da y op­ti­mi­za­ción de de­ci­sio­nes. Aun­que no to­das las em­pre­sas emer­gen­tes pue­den re­pli­car una ne­go­cia­ción a es­ta es­ca­la, se­gún el se­gun­do cen­so de Ag­tech, el 51% de los em­pren­di­mien­tos de agro­tec­no­lo­gía de Bra­sil es­tá alia­do con una cor­po­ra­ción que les per­mi­te rea­li­zar un pro­yec­to pi­lo­to en sus te­rre­nos, ac­ce­der a ba­se de clien­tes o ven­tas, match­ma­king y co­nec­tar­se con po­ten­cia­les clien­tes o re­ci­bir ca­pa­ci­ta­ción y men­to­ría. El pro­pio Ag­tech Ga­ra­ge tie­ne co­mo pa­tro­ci­na­do­res a Nestlé, Ba­yer, John Dee­re y Ou­ro­fino, que bus­can co­nec­tar­se con star­tups y desa­rro­llar so­lu­cio­nes.

Por otro la­do, exis­ten em­pre­sas que, en vez de in­ver­tir en pro­yec­tos par­ti­cu­la­res, abrie­ron un es­pa­cio den­tro de su or­ga­ni­za­ción pa­ra cap­tu­rar las me­jo­res ideas y desa­rro­llar­las. El prin­ci­pal cen­tro pri­va­do de in­no­va­ción del mu­ni­ci­pio de Pi­ra­ci­ca­ba es Pul­se, el hub Ag­tech de la em­pre­sa de bio­com­bus­ti­bles Raí­zen. Es­te es­pa­cio de co­work no so­lo es la re­si­den­cia prin­ci­pal de Stri­der, Ho­rus Ae­ro­na­ves y @Tech, sino tam­bién es la in­cu­ba­do­ra de otras cin­co star­tups.

Pe­ro el hub, ade­más de aco­ger ac­to­res del eco­sis­te­ma be­ne­fi­cio­sos pa­ra Raí­zen, tam­bién brin­da es­pa­cio a com­pa­ñías com­pe­ti­do­ras co­mo Ca­se New Ho­lland. “Lo que el eco­sis­te­ma de in­no­va­ción más re­cien­te de­mues­tra es que las po­si­bi­li­da­des de en­con­trar co­sas ex­po­nen­cial­men­te me­jo­res es­tán en las star­tups”, di­ce el di­rec­tor de Pul­se, Fa­bio Mo­ta. “Y pa­ra crear bue­nos em­pren­de­do­res que desa­rro­llen so­lu­cio­nes pa­ra nues­tra ma­te­ria prin­ci­pal, la ca­ña de azú­car, ne­ce­si­ta­mos ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­vas de que exis­te un gran mer­ca­do con­su­mi­dor”, aña­de.

Los ac­to­res in­ter­na­cio­na­les tam­po­co se es­tán que­dan­do afue­ra de es­ta opor­tu­ni­dad de in­ver­sión. Por ejem­plo, Mi­cro­soft con Mon­san­to (aho­ra Ba­yer) crea­ron el fon­do C-ca­pi­tal, jun­to con otras gran­des cor­po­ra­cio­nes co­mo Qual­comm, el Ban­co Vo­to­ran­tim y el Gru­po Al­gar, con el ob­je­ti­vo de fo­men­tar el eco­sis­te­ma de in­no­va­ción de Bra­sil. Has­ta el mo­men­to, el fon­do ha re­cau­da­do más de US$ 8,64 mi­llo­nes e in­vier­te desde US$ 133.000 has­ta US$ 802.000 por em­pren­di­mien­to. Una de las star­tups en las que ha in­ver­ti­do es Tbit, que au­to­ma­ti­za la ins­pec­ción de la ca­li­dad de los ma­te­ria­les y pro­duc­tos co­mo se­mi­llas o gra­nos y tie­ne co­mo clien­tes a Louis Drey­fus Com­pany, JBS, Sou­za Cruz y Dow Agros­cien­ces.

“Los ac­cio­nis­tas es­tán in­vir­tien­do pa­ra el ac­ce­so pri­vi­le­gia­do a las más nue­vas ideas y tec­no­lo­gías del mer­ca­do, y por la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar con una star­tup que tie­ne una cul­tu­ra muy dis­tin­ta, ve­lo­ci­dad y di­na­mis­mo”, co­men­ta Ri­chard Zei­ger, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de MSW Ca­pi­tal, que ges­tio­na el fon­do C-ca­pi­tal.

Si exis­ten pos­tores que quieren com­prar bue­yes, tam­bién exis­ten bue­yes que quieren con­ver­tir­se en pos­tores. Tia­go Za­nett ex­pli­ca que su em­pre­sa no es so­lo un pro­vee­dor de so­lu­cio­nes a las em­pre­sas agro­pe­cua­rias, sino un cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas y desa­rro­lla­do­ra de tec­no­lo­gías. De es­ta for­ma, mien­tras es­tá tra­ba­jan­do en nue­ve pro­yec­tos pa­ra­le­los, tam­bién es­tá ar­man­do el plan de ne­go­cios de su pro­pio hub de in­no­va­ción, en­fo­ca­do en Ani­mal Scien­ce. Es­te hub es­ta­ría en Pi­ra­ci­ca­ba, des­ti­na­do a em­pren­de­do­res que, tal co­mo Za­nett, bus­can dar el sal­to a ser otro gran actor en el Va­lley.

“Nues­tro eco­sis­te­ma es­tá ma­du­ran­do y va a evo­lu­cio­nar, pe­ro es ne­ce­sa­rio cul­ti­var a las per­so­nas y los em­pren­de­do­res, ya que son los ac­to­res prin­ci­pa­les que es­tán fren­te a los ne­go­cios”, di­ce Za­nett. “Y el he­cho de que ten­ga­mos em­pren­de­do­res exi­to­sos es el prin­ci­pal fac­tor mo­triz de un eco­sis­te­ma que em­pie­za a te­ner ex­pre­si­vi­dad na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal”, con­clu­ye.

Fo­tos: Shut­ters­tock

Ren­nan Cas­tol­di San­tia­go y su abue­lo Ade­lino Cas­tol­di, de 85 años: pa­sa­do y pre­sen­te de la agri­cul­tu­ra en Pi­ra­ci­ca­ba

Pa­rá­me­tros compu­tacio­na­les mi­den a las ca­be­zas de ga­na­do del Va­lle de Pi­ra­ci­ca­ba

Fo­to: Ho­rus Ae­ro­na­ves

ni­vel de la so­ja y el maíz, por­que te­ne­mos per­so­nas que nos ayu­dan a re­lle­nar nues­tras la­gu­nas y te­ne­mos la plas­ti­ci­dad que so­lo exis­te en una star­tup”, fi­na­li­za De Luc­ca.

Fa­bio Mo­ta, di­rec­tor de Pul­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.