BO­GO­TÁ NA­RAN­JA

El BID de­fi­ne la eco­no­mía na­ran­ja co­mo “el con­jun­to de ac­ti­vi­da­des que de mo­do en­ca­de­na­do per­mi­ten que las ideas se trans­for­men en bie­nes y ser­vi­cios cul­tu­ra­les, cu­yo va­lor es­tá de­ter­mi­na­do por su con­te­ni­do de pro­pie­dad in­te­lec­tual”

AmericaEconomia Chile - - Contenido - Por Gian­ni Ama­dor, Bo­go­tá

La ca­pi­tal co­lom­bia­na quie­re po­si­cio­nar­se co­mo ur­be de re­fe­ren­cia en los ne­go­cios. ¿Po­drá lo­grar su sue­ño na­ran­ja?

La ca­pi­tal co­lom­bia­na quie­re po­si­cio­nar­se co­mo ur­be de re­fe­ren­cia en los ne­go­cios, y pa­ra ello ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Bo­go­tá se en­fo­can en po­ten­ciar el em­pren­di­mien­to a par­tir de la in­no­va­ción. Pe­ro la com­ple­ja tri­bu­ta­ción lo­cal y la fal­ta de acom­pa­ña­mien­to a los em­pren­de­do­res po­dría ale­jar es­te sue­ño na­ran­ja

Pa­blo Es­co­bar se des­pier­ta, en­cien­de un ci­ga­rro, se cal­za sus tenis y ca­mi­na en cal­ma por el pa­si­llo don­de es­tán sus si­ca­rios. Uno de ellos se le acer­ca y le mues­tra la pri­me­ra pá­gi­na del dia­rio El Es­pec­ta­dor. “¿Ase­si­na­to en La Ca­te­dral?”, se lee. Sin in­mu­tar­se, el Pa­trón ha­ce una so­la y con­tun­den­te pre­gun­ta: ¿De­sa­pa­re­cis­te los cuer­pos? Tras la res­pues­ta afir­ma­ti­va de su sir­vien­te, si­gue ca­mi­nan­do ha­cia el ex­te­rior de la cár­cel, la que él mis­mo se cons­tru­yó…

Con esa se­cuen­cia ini­cia el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de la pri­me­ra tem­po­ra­da de Nar­cos, la exi­to­sa se­rie de Net­flix que es­tá ba­sa­da en la vi­da del nar­co­tra­fi­can­te más co­no­ci­do del pla­ne­ta: Pa­blo Es­co­bar Ga­vi­ria. Una pro­duc­ción que ge­ne­ró a la pla­ta­for­ma de con­te­ni­dos mul­ti­me­dia más de 60 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res en sus dos pri­me­ras tem­po­ra­das, y que tie­ne el se­llo de un em­pren­di­mien­to co­lom­biano que le es­tá ge­ne­ran­do al país más de 4.700 em­pleos di­rec­tos y 29.300 in­di­rec­tos. Se tra­ta de Dy­na­mo, una pro­duc­to­ra, fi­nan­cia­do­ra y co­mer­cia­li­za­do­ra de con­te­ni­dos que se ha cons­ti­tui­do co­mo un ejem­plo cla­ro del apor­te que las in­dus­trias crea­ti­vas es­tán ha­cien­do en el país sud­ame­ri­cano.

Su mo­de­lo de ne­go­cios es úni­co en la re­gión, al ir más allá de la pro­duc­ción au­dio­vi­sual e in­cluir la ges­tión de re­cur­sos y un apo­yo in­te­gral de back of­fi­ce que le ase­gu­ra al pro­duc­tor ex­tran­je­ro que lle­ga a Co­lom­bia un rá­pi­do y efec­ti­vo pro­ce­so con­ta­ble, tri­bu­ta­rio, le­gal, ad­mi­nis­tra­ti­vo y fi­nan­cie­ro. Por es­tos atri­bu­tos, An­drés Cal­de­rón, Diego Ra­mí­rez y Cris­tian Con­ti -fun­da­do­res de Dy­na­mo- aca­ban de re­ci­bir el ma­yor re­co­no­ci­mien­to a un em­pren­de­dor que en­tre­ga la or­ga­ni­za­ción En­dea­vor, uno de los alia­dos de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Bo­go­tá (CCB) en la mi­sión de ha­cer de la ca­pi­tal co­lom­bia­na un hub del em­pren­di­mien­to y re­fe­ren­te en el con­ti­nen­te.

Pe­ro el éxi­to de Dy­na­mo no se re­su­me úni­ca­men­te en Nar­cos. Es­te em­pren­di­mien­to bo­go­tano tie­ne a su ha­ber ca­si 50 pro­yec­tos que in­clu­yen nue­ve pa­ra Net­flix -en­tre ellos el re­cién es­tre­na­do Dis­tri­to Sal­va­je-, tres pa­ra Ama­zon y dos pa­ra Mo­vis­tar. Pro­du­jo la se­rie “El Cha­po” pa­ra Uni­vi­sión y par­ti­ci­pó en más de 30 lar­go­me­tra­jes, co­mo “Los 33”, con Antonio Ban­de­ras; “Ame­ri­can Ma­de”, con Tom Crui­se, y el lau­rea­do fil­me pe­ruano “Con­tra­co­rrien­te”. Un éxi­to que, se­gún la pro­duc­to­ra que hoy tie­ne pre­sen­cia en Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Es­pa­ña, se ex­pli­ca por “la crea­ti­vi­dad sin lí­mi­tes y la in­no­va­ción cons­tan­te”.

Dy­na­mo es una de las más de 16.000 em­pre­sas de la in­dus­tria crea­ti­va en pro­duc­ción au­dio­vi­sual, pu­bli­ci­dad y desa­rro­llo de vi­deo­jue­gos que hay en Bo­go­tá, se­gún ci­fras de la CCB, y que es­tán apor­tan­do a una eco­no­mía na­ran­ja en cons­tan­te ex­pan­sión, un con­cep­to ex­pli­ca­do por el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) co­mo “el con­jun­to de ac­ti­vi­da­des que de mo­do en­ca­de­na­do per­mi­ten que las ideas se trans­for­men en bie­nes y ser­vi­cios cul­tu­ra­les, cu­yo va­lor es­tá de­ter­mi­na­do por su con­te­ni­do de pro­pie­dad in­te­lec­tual”.

“El sec­tor que hoy es­tá creciendo más en Bo­go­tá es el de las in­dus­trias crea­ti­vas. Es el más di­ná­mi­co”, afir­ma Juan Da­vid Cas­ta­ño, vi­ce­pre­si­den­te de For­ta­le­ci­mien­to Em­pre­sa­rial de la CCB. De ahí que sea jus­ta­men­te la eco­no­mía na­ran­ja la que es­té con­cen­tran­do la ma­yor can­ti­dad de ini­cia­ti­vas de em­pren­di­mien­tos en la ca­pi­tal co­lom­bia­na y la ra­zón por la que la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Bo­go­tá vie­ne tra­ba­jan­do desde ha­ce 16 años en me­to­do­lo­gías de acom­pa­ña­mien­to es­pe­cia­li­za­do a em­pre­sas de es­te ra­mo.

Pe­ro Bo­go­tá quie­re ir más allá. La ca­pi­tal co­lom­bia­na quie­re ser tam­bién la ca­pi­tal del em­pren­di­mien­to crea­ti­vo, ba­sa­do en star­tups. “La apues­ta más fuer­te es có­mo so­fis­ti­ca­mos ca­da vez más es­tos em­pren­di­mien­tos, có­mo le me­te­mos cien­cia, tec­no­lo­gía e in­no­va­ción”, aña­de Cas­ta­ño, en el mar­co de la pri­me­ra edi­ción del Fes­ti­val del Em­pren­di­mien­to de Bo­go­tá, im­pul­sa­do por la CCB co­mo par­te de su ob­je­ti­vo de po­ten­ciar al sec­tor.

Re­ser­va

La vo­ca­ción pro­duc­ti­va de Bo­go­tá es fun­da­men­tal­men­te na­ran­ja. Así lo con­fir­ma el es­tu­dio rea­li­za­do por la CBC pa­ra co­no­cer el po­ten­cial de la ciu­dad y po­der po­si­cio­nar­la co­mo una ca­pi­tal de ne­go­cios. Se­gún ex­pli­ca Cas­ta­ño, la in­ves­ti­ga­ción arro­jó que Bo­go­tá es bue­na pa­ra cin­co gran­des co­sas: in­dus­trias crea­ti­vas y cul­tu­ra­les, cien­cias de la vi­da y sa­lud, ali­men­tos, cos­mé­ti­cos y ser­vi­cios em­pre­sa­ria­les. Ade­más, se tra­ta de la cuar­ta ciu­dad con el me­jor en­torno pa­ra los ne­go­cios en La­ti­noa­mé­ri­ca (Ran­king Doing Business 2018), cu­yo eco­sis­te­ma ha

me­jo­ra­do en los años re­cien­tes, con reformas pa­ra ha­cer ca­da vez más efi­cien­te su clima de ne­go­cios.

Es­te pa­no­ra­ma le da una ven­ta­ja a Bo­go­tá por en­ci­ma de otras ca­pi­ta­les de La­ti­noa­mé­ri­ca. Así lo cree el CEO en Co­lom­bia de la mul­ti­na­cio­nal de tec­no­lo­gía Eve­ris, Diego To­var, pa­ra quien la eco­no­mía na­ran­ja es lo que ha­rá de la ca­pi­tal co­lom­bia­na un re­fe­ren­te a ni­vel mun­dial. “Bo­go­tá es una ciu­dad que le lle­va ven­ta­ja a mu­chas ca­pi­ta­les de la re­gión (…) te­ne­mos ele­men­tos fun­da­men­ta­les en tér­mi­nos de in­fra­es­truc­tu­ra, re­gu­la­ción y ta­len­to; y aho­ra tam­bién la vo­lun­tad del go­bierno na­cio­nal que ha de­fi­ni­do co­mo cla­ve a es­te sec­tor”.

Lo que des­cri­be To­var es­tá sus­ten­ta­do en re­sul­ta­dos ma­cro­eco­nó­mi­cos. La eco­no­mía na­ran­ja en Bo­go­tá con­cen­tra el 76% de las em­pre­sas crea­ti­vas del país -se­gún da­tos de In­vest In Bo­go­tá- y mue­ve cer­ca de US$2.000 mi­llo­nes al año. Un apor­te sus­tan­cial pa­ra una in­dus­tria que re­pre­sen­ta el 3,4% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) de Co­lom­bia, y que el pre­si­den­te Iván Du­que, quien se es­pe­cia­li­zó en la eco­no­mía na­ran­ja du­ran­te su pa­so por el BID, in­ten­ta­rá ele­var has­ta el 6%, an­tes de que fi­na­li­ce su man­da­to, en 2022. “El re­to es apo­de­rar­nos de es­te sec­tor que ha cre­ci­do ca­si de ma­ne­ra sil­ves­tre, pe­ro que le ha da­do mu­chí­si­mas opor­tu­ni­da­des a Co­lom­bia”, de­cla­ró el pri­mer man­da­ta­rio en un re­cien­te even­to en res­pal­do a es­te sec­tor.

Aun­que las ini­cia­ti­vas que el go­bierno y las ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das han ve­ni­do rea­li­zan­do pa­ra for­ta­le­cer el eco­sis­te­ma de la eco­no­mía na­ran­ja pa­re­cie­ran nue­vas, la ver­dad es que el desa­rro­llo de es­te ti­po de po­lí­ti­cas ya po­see va­rios años. Un re­fe­ren­te fue el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio sus­cri­to con Es­ta­dos Uni­dos, en vi­gen­cia desde 2012 y que de­jó -a so­li­ci­tud de Co­lom­bia- una re­ser­va pa­ra las in­dus­trias crea­ti­vas, es de­cir, que los ser­vi­cios y los con­te­ni­dos crea­ti­vos aso­cia­dos no pue­den ser ne­go­cia­dos li­bre­men­te en el co­mer­cio, co­mo un com­mo­dity.

Bre­chas a tra­ba­jar

Pe­ro a pe­sar del po­si­ti­vo pa­no­ra­ma, ¿cuá­les son los re­tos que en­fren­ta Bo­go­tá pa­ra con­ver­tir­se en esa ciu­dad mo­de­lo en Amé­ri­ca La­ti­na? A jui­cio del di­rec­ti­vo del gre­mio em­pre­sa­rial, Juan Da­vid Cas­ta­ño, son dos: cons­truir un mo­de­lo de ne­go­cio a par­tir del ta­len­to y ce­rrar las bre­chas que aún se man­tie­nen cuan­do se tra­ta de em­pren­di­mien­tos de ba­se tec­no­ló­gi­ca.

“Bo­go­tá es una ciu­dad muy di­ná­mi­ca, que tie­ne re­tos desde el pun­to de vis­ta de men­ta­li­dad, cul­tu­ral y del eco­sis­te­ma; pe­ro cuan­do uno se com­pa­ra con ciu­da­des de re­fe­ren­cia, te­ne­mos unas bre­chas en las que de­be­mos tra­ba­jar”, reconoce el vi­ce­pre­si­den­te de For­ta­le­ci­mien­to Em­pre­sa­rial de la CCB. Sin em­bar­go, afir­ma que con una eco­no­mía “tan crea­ti­va” co­mo la co­lom­bia­na, es­tán ca­da vez más cer­ca de ce­rrar esas bre­chas. “So­la­men­te en Bo­go­tá

se crean 70.000 nue­vas em­pre­sas ca­da año; pe­ro lo me­jor es que el 72% son em­pren­di­mien­tos por opor­tu­ni­dad de mer­ca­do y no por ne­ce­si­dad. Eso es un buen sín­to­ma”, des­ta­ca.

Otra se­ñal de ese “buen sín­to­ma” es el apor­te que las em­pre­sas del ra­mo de la pu­bli­ci­dad es­tán ha­cien­do a la eco­no­mía na­ran­ja. En los úl­ti­mos sie­te años, los em­pren­di­mien­tos en­fo­ca­dos en la crea­ción pu­bli­ci­ta­ria cre­cie­ron 3,9% y hoy re­pre­sen­tan el seg­men­to que ge­ne­ra ma­yo­res in­gre­sos den­tro del sec­tor, con una re­mu­ne­ra­ción de US$138,5 mi­llo­nes. “So­lo hay que re­vi­sar cuál es la agencia más in­no­va­do­ra del mun­do. Es la co­lom­bia­na LOWE SSP3”, de­cla­ró en una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con Amé­ri­cae­co­no­mía la pre­si­den­ta de la Unión Co­lom­bia­na de Em­pre­sas Pu­bli­ci­ta­rias, Xi­me­na Ta­pias. Pe­ro no es la úni­ca que des­ta­ca en dis­tin­cio­nes: la agencia más crea­ti­va es Ogilvy Co­lom­bia y la más efi­caz del mun­do es la tam­bién co­lom­bia­na San­cho BBDO. “So­lo he­mos sa­bi­do apro­ve­char nues­tro mo­men­to”, re­su­me Ta­pias, an­te el cre­ci­mien­to de es­ta in­dus­tria, que la ha lle­va­do a su­pe­rar a po­ten­cias la­ti­noa­me­ri­ca­nas en es­te mer­ca­do, co­mo Ar­gen­ti­na.

Tri­bu­tos com­ple­jos

Otros ele­men­tos en los que de­be tra­ba­jar Bo­go­tá son las re­gu­la­cio­nes y las in­ver­sio­nes. Car­los An­drés Se­gu­ra y Ju­lian Ra­mos, dos em­pren­de­do­res bo­go­ta­nos con mo­de­los de ne­go­cio dis­tin­tos, coin­ci­den en es­te pun­to: el te­ma más com­ple­jo pa­ra em­pren­der en Co­lom­bia si­gue sien­do la car­ga tri­bu­ta­ria.

Y así lo re­afir­ma Juan Da­vid Cas­ta­ño. “En Co­lom­bia te­ne­mos una es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria bas­tan­te com­ple­ja. Im­pues­tos na­cio­na­les, re­gio­na­les y mu­ni­ci­pa­les”, enu­me­ra. Uno de los que más pe­so tie­ne es el Im­pues­to de In­dus­tria y Co­mer­cio (ICA), que se ge­ne­ra a par­tir de cual­quier ac­ti­vi­dad co­mer­cial, in­dus­trial o de ser­vi­cios rea­li­za­da en Bo­go­tá. “Desde la Cá­ma­ra de Co­mer­cio he­mos ayu­da­do a que ese im­pues­to se fle­xi­bi­li­ce y se adap­te más a la reali­dad em­pre­sa­rial de la ciu­dad”, co­men­ta el di­rec­ti­vo, quien aña­de que las ges­tio­nes de la CCB se han en­fo­ca­do tam­bién en sim­pli­fi­car los pro­ce­sos pa­ra quie­nes deseen em­pren­der. Co­mo par­te de esa ini­cia­ti­va se lo­gró la crea­ción de la Ven­ta­ni­lla Úni­ca, una ins­tan­cia que agi­li­za la crea­ción de nue­vas em­pre­sas.

“Mon­tar una em­pre­sa en Co­lom­bia es ca­da vez más fá­cil y eso es bueno; en cam­bio, el do­lor de ca­be­za si­gue sien­do la di­rec­ción de im­pues­tos, por lo cos­to­so que re­sul­ta”, la­men­ta Ju­lián Ra­mos, ge­ren­te de Flu­via, un em­pren­di­mien­to de ba­se cien­tí­fi­ca de­di­ca­do al sec­tor agua, que ha re­ci­bi­do el acom­pa­ña­mien­to de la CCB pa­ra lo­grar dar el pa­so ha­cia la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de su ini­cia­ti­va.

Otro ejem­plo de di­fi­cul­tad lo de­ta­lla Car­los An­drés Se­gu­ra, ge­ren­te de Try­co­re, em­pren­di­mien­to que desa­rro­lla so­lu­cio­nes di­gi­ta­les y ser­vi­cios ba­sa­dos en la ges­tión de pro­ce­sos de ne­go­cio. “Tie­nes que pa­gar el 19% de IVA por ca­da ser­vi­cio fac­tu­ra­do, y al fi­nal del año de­bes dar­le al Es­ta­do el 30% de tu uti­li­dad”, de­ta­lla. En otras pa­la­bras -aña­de Se­gu­ra- el Es­ta­do co­lom­biano “se ter­mi­na con­vir­tien­do en un so­cio que no con­tri­bu­ye, sino que re­pre­sen­ta una car­ga muy fuer­te pa­ra quien es­tá co­men­zan­do”.

¿Qué se es­tá ha­cien­do pa­ra cam­biar es­ta si­tua­ción? El vi­ce­pre­si­den­te de For­ta­le­ci­mien­to Em­pre­sa­rial de la CCB afir­ma que es­te es un te­ma que for­ma par­te de la agen­da del go­bierno na­cio­nal. “Se es­tá tra­ba­jan­do en ha­cer una re­la­ción cos­to-efi­cien­cia de ca­da re­gla­men­ta­ción que se va a sa­car; es de­cir, que por ca­da re­gu­la­ción nue­va se de­ban eli­mi­nar por lo me­nos dos. Esa

es una ini­cia­ti­va del pre­si­den­te Du­que que cree­mos va a con­tri­buir a me­jo­rar los pro­ce­sos”, co­men­tó. Es­ta ini­cia­ti­va la res­pal­da Diego To­var, CEO de Eve­ris Co­lom­bia, quien con­si­de­ra que la su­pe­rin­ten­den­cia fi­nan­cie­ra va en el ca­mino co­rrec­to: no re­gu­lar mu­cho. “Se es­tán en­fo­can­do en ge­ne­rar un sano ba­lan­ce en pro­te­ger de los ries­gos a los em­pren­de­do­res, sin coar­tar la in­no­va­ción (…) En otras pa­la­bras, se es­tán dan­do cuen­ta que no siem­pre lo me­jor es re­gu­lar más, sino re­gu­lar de for­ma in­te­li­gen­te”, sen­ten­cia.

Acom­pa­ña­mien­to

Otro as­pec­to del eco­sis­te­ma que preo­cu­pa a los em­pren­de­do­res tie­ne que ver con las opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión. Pa­ra En­ri­que Ma­ru­mo­to, di­rec­tor de Plataformas pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca de la Fun­da­ción Wadh­wa­ni, “es ne­ce­sa­rio que ha­ya in­ver­sión de fon­dos de ca­pi­tal de ries­go pa­ra que se le pue­da in­yec­tar a los di­fe­ren­tes em­pren­di­mien­tos”, afir­ma.

Lo que su­ce­de en el país sud­ame­ri­cano, y en Bo­go­tá, es que no se cuen­ta pre­ci­sa­men­te con fon­dos de in­ver­sión y ape­nas se es­tán dan­do los pri­me­ros pa­sos pa­ra re­gu­lar me­ca­nis­mos de fi­nan­cia­mien­to co­mo el crowd­fun­ding. Es­ta es una de las ra­zo­nes que le im­pi­de a la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Bo­go­tá rea­li­zar un acom­pa­ña­mien­to, has­ta el fi­nal, a to­das las ini­cia­ti­vas de em­pren­di­mien­to que se ins­cri­ben en su pro­gra­ma de for­ta­le­ci­mien­to. “En cua­tro años he­mos tra­ba­ja­do con al­re­de­dor de 13.000 em­pre­sas, una la­bor ti­tá­ni­ca, pe­ro por no con­tar con un fon­do de in­ver­sio­nes, no lo­gra­mos acom­pa­ñar­las a to­das has­ta el fi­nal”, la­men­ta Cas­ta­ño.

En es­te pun­to coin­ci­de el em­pren­de­dor de Flu­via, Ju­lián Ra­mos: el fon­do de ca­pi­tal en Co­lom­bia es pe­que­ño en com­pa­ra­ción con los que es­tán en el ex­te­rior. “Cuan­do he­mos ha­bla­do con in­ver­sio­nis­tas, lo­ca­les y de afue­ra, ven con sorpresa el desa­rro­llo em­pren­de­dor de Bo­go­tá, pe­ro en­ton­ces plan­tean fi­gu­ras co­mo el crowd­fun­ding que ape­nas se em­pie­za a re­gu­lar en el país”, ex­pli­ca Ra­mos, al tiem­po que acla­ra que, aun­que la nor­ma es un buen co­mien­zo, si­gue sien­do po­co pa­ra la reali­dad del em­pren­di­mien­to co­lom­biano. Es­te me­ca­nis­mo de fi­nan­cia­mien­to, re­gla­men­ta­do por de­cre­to en agos­to de es­te año, con­tem­pla que el mon­to má­xi­mo de in­ver­sión sea de 2.200 mi­llo­nes de pe­sos co­lom­bia­nos (cer­ca de US$690.000) si no se cuen­ta con in­ver­sio­nis­tas ins­ti­tu­cio­na­les, “una ci­fra muy ba­ja pa­ra una em­pre­sa que es­tá pen­san­do en la in­ter­na­cio­na­li­za­ción”, a jui­cio del em­pre­sa­rio.

En el ca­so par­ti­cu­lar de la eco­no­mía na­ran­ja, las ges­tio­nes por lo­grar un ma­yor apo­yo tam­bién es­tán en la agen­da del go­bierno na­cio­nal. La nue­va Ley de Fi­nan­cia­mien­to pre­sen­ta­da en el mes de oc­tu­bre an­te el Con­gre­so de­di­có un es­pa­cio pa­ra for­ta­le­cer las cuen­tas des­ti­na­das a las in­dus­trias crea­ti­vas, co­mo la exen­ción de im­pues­to so­bre la ren­ta por cin­co años pa­ra los em­pren­di­mien­tos re­la­cio­na­dos al área que ge­ne­re em­pleo. Una me­di­da que -de ser apro­ba­da- se su­ma­rá a la Ley Na­ran­ja, pro­mo­vi­da por Du­que en 2017, y que per­si­gue el desa­rro­llo y la pro­tec­ción de las em­pre­sas que ge­ne­ran va­lor, en ra­zón de sus bie­nes y ser­vi­cios.

“En Co­lom­bia hay muy bue­nos em­pren­di­mien­tos. Aho­ra, el ob­je­ti­vo es que pue­da em­pe­zar a ‘ce­rrar la pin­za’ y eso es a tra­vés de los in­ver­sio­nis­tas. Los em­pre­sa­rios de­ben en­ten­der que el te­ma de la eco­no­mía del co­no­ci­mien­to es la nue­va eco­no­mía, y em­pe­zar a in­yec­tar­les re­cur­sos a star­tups”, re­fle­xio­na Ma­ru­mo­to, acer­ca del eco­sis­te­ma pa­ra el em­pren­di­mien­to co­lom­biano.

Cas­ti­go al fra­ca­so

La Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Bo­go­tá es­tá cen­tra­da en ha­cer que los em­pren­di­mien­tos su­peren los obs­tácu­los y se con­cre­ten, in­de­pen­dien­te­men­te del sec­tor pro­duc­ti­vo al que se en­fo­quen. Es­te em­pe­ño obe­de­ce a una reali­dad de fon­do que no ha de­ja­do que el país al­can­ce me­jo­res re­sul­ta­dos. “En Co­lom­bia y, par­ti­cu­lar­men­te en Bo­go­tá, te­ne­mos bue­nas ideas, pe­ro cuan­do les que­re­mos dar for­ma y con­cre­tar­las, no te­ne­mos una bue­na ca­pa­ci­dad”, ex­pli­ca Juan Da­vid Cas­ta­ño. Su te­sis la ba­sa en el re­sul­ta­do del es­tu­dio Glo­bal En­tre­pre­neurs­hip Mo­ni­tor 2017, en el que Co­lom­bia apa­re­ce de pri­me­ro en la re­gión con el 52,48% en ma­yor in­ten­ción de em­pren­di­mien­tos, por en­ci­ma de paí­ses co­mo Mé­xi­co, Chi­le y Pe­rú. Sin em­bar­go, cuan­do la in­ves­ti­ga­ción eva­luó la ta­sa de ac­ti­vi­dad de em­pren­di­mien­to desa­rro­lla­da, Co­lom­bia cae con un 18,6% por de­ba­jo de las prin­ci­pa­les eco­no­mías del con­ti­nen­te.

El vi­ce­pre­si­den­te de For­ma­ción Em­pre­sa­rial de la CCB ex­pli­ca que se tra­ta de un te­ma de men­ta­li­dad y del eco­sis­te­ma. “Desde pe­que­ños, nun­ca nos en­se­ñan me­ca­nis­mos de pen­sa­mien­to, a iden­ti­fi­car un pro­ble­ma y bus­car­le so­lu­ción. So­mos

Dy­na­mo es una de las más de 16.000 em­pre­sas de la in­dus­tria crea­ti­va en pro­duc­ción au­dio­vi­sual, pu­bli­ci­dad y desa­rro­llo de vi­deo­jue­gos que hay en Bo­go­tá

crea­ti­vos, pe­ro hay una bre­cha. A es­to se su­ma que Co­lom­bia es uno de los eco­sis­te­mas que más cas­ti­ga el fra­ca­so. Cuan­do a al­guien no le va bien, lo es­tig­ma­ti­zan y eso a la gen­te le da mie­do”, re­sal­ta.

Ba­sa­da en es­ta reali­dad, la Cá­ma­ra tra­ba­ja desde 2013 en un mo­de­lo de acom­pa­ña­mien­to a los em­pren­de­do­res pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo de po­si­cio­nar­la co­mo una ciu­dad de ne­go­cios. Los re­sul­ta­dos, tras cer­ca de cin­co años de eje­cu­ción del pro­gra­ma, son alen­ta­do­res. Un em­pren­de­dor que es acom­pa­ña­do por la CCB tie­ne 19% más pro­ba­bi­li­dad de so­bre­vi­vir a cin­co años, lo que re­pre­sen­ta una ex­pec­ta­ti­va al­ta en un país don­de so­lo tres de diez em­pre­sas lo­gran su­pe­rar los pri­me­ros cin­co años. El re­sul­ta­do tam­bién se apre­cia en los in­di­ca­do­res: más de 700 me­jo­ra­ron su pro­duc­ti­vi­dad, unas 400 re­gis­tra­ron me­jo­res ven­tas, 430 tu­vie­ron ma­yor li­qui­dez y ren­ta­bi­li­dad, y más de 200 im­ple­men­ta­ron un sis­te­ma de ges­tión de in­no­va­ción.

“Al fi­na­li­zar el ba­lan­ce, te­ne­mos que el 56% de los sue­ños (pro­yec­tos de em­pren­di­mien­tos) se lo­gran”, ase­gu­ra Cas­ta­ño. Dos ca­sos de éxi­to que sus­ten­tan el acom­pa­ña­mien­to de la Cá­ma­ra son Flu­via y Try­co­re. La pri­me­ra, una star­tup que desa­rro­lló una tec­no­lo­gía ca­paz de ob­te­ner pa­rá­me­tros de hi­dráu­li­ca y dis­per­sión de cual­quier ti­po de cuer­po de agua, un ins­tru­men­to con el que no se con­ta­ba y que le es­tá sim­pli­fi­can­do el tra­ba­jo a los hi­dró­lo­gos; el se­gun­do, Try­co­re, na­ci­do en 2016 con la idea de desa­rro­llar so­lu­cio­nes di­gi­ta­les ba­sa­das en la ges­tión de pro­ce­sos de ne­go­cio (BPM). Hoy su prin­ci­pal clien­te es el BBVA, a quien le es­tán au­to­ma­ti­zan­do el sis­te­ma de ven­ta de créditos pa­ra per­so­nas na­tu­ra­les. Ade­más, es el úni­co part­ner en Co­lom­bia de la em­pre­sa fran­ce­sa Bo­ni­ta BPM, con la que ade­lan­tan ges­tio­nes pa­ra in­tro­du­cir­se en mer­ca­dos de Chi­le y Pe­rú. “Co­men­za­mos desde ce­ro con la CCB y hoy te­ne­mos una fac­tu­ra­ción de un mi­llón de dó­la­res”, des­ta­ca Car­los An­drés Se­gu­ra, satisfecho por el re­sul­ta­do del acom­pa­ña­mien­to.

Vi­sión ex­ter­na

Los pa­sos que Co­lom­bia es­tá dan­do en ma­te­ria de star­tups son se­gui­dos muy de cer­ca por sus ve­ci­nos en la re­gión. Y aun­que en la ta­bla de po­si­cio­nes re­cién apa­re­ce por en­ci­ma de la mi­tad, se­gún co­men­ta el CEO de Eve­ris en el país, Diego To­var, sus re­sul­ta­dos le es­tán per­mi­tien­do con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te obli­ga­do cuan­do se tra­ta de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (Me­de­llín) o de las in­dus­trias crea­ti­vas (Bo­go­tá).

Ale­jan­dra Mus­ta­kis, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Em­pren­de­do­res de Chi­le, com­par­te la opi­nión de To­var. “Co­lom­bia se ha he­cho un nom­bre, es­tán pa­san­do co­sas in­tere­san­tes y lo ve­mos con ca­da vez más ga­nas de cre­cer”, afir­ma du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción en el pri­mer Fes­ti­val de Em­pren­di­mien­to de Bo­go­tá, or­ga­ni­za­do por la CCB. Mus­ta­kis, quien es so­cia fun­da­do­ra de em­pren­di­mien­tos en su país co­mo Me­du­lar, Kauel, St­go. Ma­kers­pa­ce e if, cree que a Co­lom­bia “so­lo le que­da ace­le­rar los pro­ce­sos”.

Pa­ra un co­no­ce­dor de la ma­te­ria co­mo lo es San­tia­go Za­ba­la, so­cio fun­da­dor del fon­do glo­bal 500 Star­tups, el cre­ci­mien­to que ha da­do Co­lom­bia va a la par de lo que La­ti­noa­mé­ri­ca exi­ge. “El eco­sis­te­ma de in­ver­sión ha evo­lu­cio­na­do mu­cho y aho­ra es­ta­mos en un pun­to de in­fle­xión don­de se em­pie­zan a con­so­li- dar mu­chas co­sas”, se­ña­la acer­ca. Desde su pun­to de vis­ta, la na­ción ca­fe­te­ra ha tra­ba­ja­do mu­chas co­sas y le co­rres­pon­de aho­ra en­fo­car­se en el fi­nan­cia­mien­to, “apro­ve­chan­do el ape­ti­to in­ver­sio­nis­ta que hay en la re­gión”.

Un ham­bre que quie­re sa­ciar Co­lom­bia con su crea­ti­vi­dad y el fo­men­to a la in­no­va­ción, ob­je­ti­vos que tie­nen de alia­do a las in­dus­trias crea­ti­vas y su re­co­no­ci­da eco­no­mía na­ran­ja. Los re­tos ya es­tán iden­ti­fi­ca­dos. Aho­ra so­lo fal­ta la re­si­lien­cia de una ciu­dad que de se­gu­ro lu­cha­rá por te­ñir­le la bo­ca a los in­ver­sio­nis­tas de un naranjo muy in­ten­so.

Bo­go­tá es bue­na pa­ra cin­co gran­des ne­go­cios: in­dus­trias crea­ti­vas y cul­tu­ra­les, cien­cias de la vi­da y sa­lud, ali­men­tos, cos­mé­ti­cos y ser­vi­cios em­pre­sa­ria­les

(CCB)

Arri­ba, de iz­quier­da a de­re­cha, En­ri­que Ma­ru­mo­to (Wadh­wa­ni) y Car­los An­drés Se­gu­ra (Try­co­re); al me­dio, de iz­quier­da a de­re­cha, Za­va­la y y el pre­si­den­te de Co­lom­bia Iván Du­que; aba­jo, de iz­quier­da a de­re­cha, Diego To­var (Eve­ris) y Juan Da­vid Cas­ta­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.