LA­TINO GLO­BAL

In­mer­so en las gran­des li­gas de los sec­to­res mi­ne­ro e in­dus­trial, el hol­ding de ori­gen chi­leno Sig­do Kop­pers apun­ta a di­ver­si­fi­car aún más sus ne­go­cios.

AmericaEconomia Internacional - - CONTENIDO - POR LAU­RA VI­LLAHER­MO­SA, LI­MA

Con el 40% de sus ven­tas fac­tu­ra­das fue­ra de Chi­le, el hol­ding chi­leno Sig­do Kop­pers apun­ta a di­ver­si­fi­car aún más sus ne­go­cios.

Cuan­do Juan Pablo Aboi­tiz em­pe­zó a tra­ba­jar en el gru­po de ori­gen chi­leno Sig­do Kop­pers en 1991, par­tió del ne­go­cio de ma­qui­na­ria in­dus­trial, lo que se co­no­ce co­mo lí­nea blan­ca, un ne­go­cio muy lo­cal pe­ro que le lle­va­ba a con­tac­tar con im­por­ta­do­res de otros paí­ses, es­pe­cial­men­te de Chi­na. En los 90, asi­mis­mo, el ac­tual ge­ren­te ge­ne­ral del hol­ding pa­só a en­car­gar­se de to­da su di­vi­sión de au­tos, por lo que a me­nu­do te­nía que vi­si­tar di­ver­sos paí­ses de Eu­ro­pa, Chi­na, Es­ta­dos Uni­dos y Bra­sil, pa­ra ne­go­ciar con las mar­cas.

En los úl­ti­mos años, y ya co­mo ge­ren­te ge­ne­ral, Aboi­tiz con­ti­núa via­jan­do a me­nu­do por to­do el mun­do. Sin em­bar­go, le­jos de ha­cer­lo pa­ra ges­tio­nar im­por­ta­cio­nes, lo ha­ce pa­ra su­per­vi­sar los ne­go­cios del gru­po, hoy con un fuer­te com­po­nen­te in­ter­na­cio­nal, pues más del 40% de sus ven­tas se fac­tu­ran fue­ra de Chi­le.

“Pe­se a que exis­ten las te­le­con­fe­ren­cias, el con­tac­to per­so­nal ayu­da mu­cho y es­tar pre­sen­te es im­por­tan­te. Tra­to de ir ca­da dos años a vi­si­tar las plan­tas que te­ne­mos”, di­ce el eje­cu­ti­vo chi­leno.

Sig­do Kop­pers cuen­ta hoy con plan­tas in­dus­tria­les en 13 paí­ses y ope­ra­cio­nes di­rec­tas, ade­más de en Amé­ri­ca La­ti­na, en Nor­tea­mé­ri­ca, Asia y Eu­ro­pa, fru­to de su in­ten­so pro­ce­so de in­ter­na­cio­na­li­za­ción, que em­pe­zó en 2010 y en el que hoy si­gue in­mer­so.

Juan Pablo Aboi­tiz ex­pli­ca que en esa fe­cha la com­pa­ñía to­mó dos im­por­tan­tes de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas: con­cen­trar­se en los ne­go­cios de mi­ne­ría e in­dus­tria y pa­sar a ser una em­pre­sa glo­bal. “Te­nía­mos un aba­ni­co de va­rias com­pa­ñías de dis­tin­tos ru­bros, pe­ro de­ci­di­mos con­cen­trar­nos, ven­di­mos al­gu­nas em­pre­sas y com­pra­mos otras”, di­ce.

La com­pra de la com­pa­ñía de ori­gen bel­ga de sis­te­mas de mo­lien­da Ma­got­teaux

Group en 2011 fue uno de los pri­me­ros pa­sos en su nue­va es­tra­te­gia y le per­mi­tió, ade­más de di­ver­si­fi­car sus ope­ra­cio­nes, com­ple­men­tar su pro­pues­ta de va­lor a las com­pa­ñías mi­ne­ras con una ofer­ta pa­ra el pro­ce­so mi­ne­ro.

“Es­ta ad­qui­si­ción sig­ni­fi­có que el hol­ding au­men­ta­ra su ex­po­si­ción fue­ra de Chi­le, en­tran­do en mer­ca­dos al­go más es­qui­vos an­te­rior­men­te. La ven­ta de bo­las de mo­lien­da, a su vez, le per­mi­tió en­tre­gar un ser­vi­cio más in­te­gral a la mi­ne­ría”, di­ce Fe­li­pe Na­va­rro, ana­lis­ta de Re­search Ren­ta Va­ria­ble de Cre­di­corp Ca­pi­tal Chi­le.

Sid­go Kop­pers ofre­ce ser­vi­cios de cons­truc­ción de pro­yec­tos mi­ne­ros e in­dus­tria­les (a tra­vés de In­ge­nie­ría y Cons­truc­ción SK), de vo­la­du­ra (con Enaex), pe­ro tam­bién trans­por­te, con su ofer­ta de lí­nea blan­ca

(SK Co­mer­cial), el tren que lle­va mi­ne­ral y su puer­to mi­ne­ro (Puer­to Ven­ta­nas). Ade­más, cuen­ta con Gol­deius, una em­pre­sa de tec­no­lo­gía pa­ra la mi­ne­ría y la in­dus­tria; y con Ma­got­teaux pro­du­ce y co­mer­cia­li­za las bo­las de ace­ro y las pie­zas fun­di­das de des­gas­te que se em­plean en los pro­ce­sos de mo­lien­da mi­ne­ros y ce­men­te­ros.

“La com­pa­ñía apo­ya en to­da la ca­de­na de va­lor mi­ne­ra. Es una es­tra­te­gia con dos mi­ra­das: les per­mi­te con­tar con las ca­pa­ci­da­des pa­ra lo­grar eco­no­mías de es­ca­la y, por otro la­do, de ca­ra al clien­te, de­cir ‘yo par­to cons­tru­yen­do el pro­yec­to y des­pués me que­do me­ti­do en to­da su ca­de­na de va­lor y voy desa­rro­llan­do re­la­cio­nes de lar­go pla­zo’”, di­ce Ho­ra­cio Arre­don­do, pro­fe­sor de Es­tra­te­gia de la Es­cue­la de Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez.

A la com­pra del gi­gan­te bel­ga, se le su­ma­ron en 2012 y 2015 las ad­qui­si­cio­nes de los dos im­por­tan­tes ju­ga­do­res en la in­dus­tria de ex­plo­si­vos, Bri­ta­ni­te y Da­vey Bick­ford, lo que aca­bó de abrir la puer­ta del hol­ding a las gran­des li­gas glo­ba­les. En el ca­mino, del mis­mo mo­do, Sig­do Kop­pers di­jo adiós a CTI Com­pa­ñía Tecno In­dus­trial (de ar­te­fac­tos de lí­nea blan­ca) y Sig­do­pack. “Di­mos un sal­to cuán­ti­co que ha si­do uno de los ma­yo­res cambios es­truc­tu­ra­les que he­mos te­ni­do en es­te pe­rio­do. An­tes de 2010 el 90% de la fac­tu­ra­ción de­pen­día de Chi­le y hoy es me­nos del 60%”, di­ce Juan Pablo Aboi­tiz.

Se tra­ta de un cam­bio que pa­ra el eje­cu­ti­vo ha im­pli­ca­do un gran desafío a ni­vel de ma­na­ge­ment. “Pa­ra no­so­tros ha si­do un cam­bio su­ma­men­te im­por­tan­te des­de el pun­to de vis­ta de cómo se ma­ne­jan es­tas em­pre­sas glo­ba­les con una com­pa­ñía, que era muy lo­cal”, di­ce el ge­ren­te ge­ne­ral del hol­ding.

Des­de el pun­to de vis­ta cul­tu­ral y en el ca­so de Ma­got­teaux, el eje­cu­ti­vo chi­leno ase­gu­ra que le ha cos­ta­do cin­co años lle­gar a en­ten­der­se. Y la apues­ta ha si­do apa­lan­car­se con el pro­pio equi­po que es­ta­ba en la com­pa­ñía de ori­gen bel­ga.

“Lo he­mos he­cho con bas­tan­te pa­cien­cia y sin pro­vo­car un quie­bre del otro la­do, es de­cir, no he­mos lle­ga­do con cin­co ge­ren­tes chi­le­nos a ha­cer­nos car­go de la com­pa­ñía. No ha si­do fá­cil. Ade­más, la cul­tu­ra eu­ro­pea es di­fe­ren­te a la su­da­me­ri­ca­na y los es­tán­da­res que ocu­pan son to­tal­men­te dis­tin­tos”, aña­de.

Por el la­do eco­nó­mi­co el ba­lan­ce de la in­ter­na­cio­na­li­za­ción –pa­ra Aboi­tiz– ha si­do bueno. Las ven­tas de la com­pa­ñía pa­sa­ron de US$ 1.440 mi­llo­nes en 2009 a US$ 2.191 mi­llo­nes en 2016, y el Ebit­da pa­só de US$ 251,2 mi­llo­nes a US$ 291 mi­llo­nes.

Ex­pan­sión en tiem­pos com­ple­jos

El pro­ce­so de in­ter­na­cio­na­li­za­ción del hol­ding coin­ci­dió con un pe­rio­do des­fa­vo­ra­ble pa­ra la in­dus­tria mi­ne­ra glo­bal, an­te la caí­da del pre­cio de com­mo­di­ties co­mo el co­bre, y pa­ra las eco­no­mías re­gio­na­les.

De he­cho, en 2016 la uti­li­dad ne­ta de la com­pa­ñía ca­yó 37% fren­te al año an­te­rior y fue de US$ 85 mi­llo­nes de­bi­do, jus­ta­men­te, al me­nor di­na­mis­mo en los sec­to­res de mi­ne­ro e in­dus­trial, su­ma­do a la me­jor ac­ti­vi­dad en su ne­go­cio de al­qui­ler y ven­ta de ma­qui­na­ria en la re­gión.

“Efec­ti­va­men­te los úl­ti­mos tres o cua­tro años no han si­do tan bue­nos. Aún así y to­do, nos he­mos de­fen­di­do bas­tan­te bien. Y aho­ra vie­ne un ci­clo po­si­ti­vo. Ade­más, he­mos he­cho re­es­truc­tu­ra­cio­nes, he­mos ce­rra­do plan­tas en al­gu­nas par­tes y he­mos abier­to en otras. Nos de­bía ir bas­tan­te me­jor”, di­ce Juan Pablo Aboi­tiz.

En lo que va del año, pre­ci­sa­men­te, los re­sul­ta­dos de la com­pa­ñía re­fle­jan ya una me­jo­ría res­pec­to al año an­te­rior, con un cre­ci­mien­to del 23,4% de su Ebit­da en el ter­cer tri­mes­tre. Y Fe­li­pe Na­va­rro, de Cre­di­corp Ca­pi­tal Chi­le, ex­pli­ca que las re­es­truc­tu­ra­cio­nes de cos­tos que men­cio­na su CEO de los úl­ti­mos pe­rio­dos, so­bre to­do en SKC, Ma­got­teaux y Fe­rro­ca­rril del Pacífico (Fe­pa­sa), se re­fle­ja ya en un aumento de su efi­cien­cia y en la me­jo­ra de sus már­ge­nes (su mar­gen Ebit­da pa­só de 11,5% en el ter­cer tri­mes­tre de 2016 a 13,7% es­te año).

Pa­ra 2018 los ana­lis­tas pre­vén me­jo­res pers­pec­ti­vas pa­ra la in­dus­tria mi­ne­ra chi­le­na, cu­yas in­ver­sio­nes de­bi­do a la co­yun­tu­ra de me­no­res pre­cios de los com­mo­di­ties, es­pe­cial­men­te el co­bre, han caído con­si­de­ra­ble­men­te en los úl­ti­mos años, se­gún Christian Du­ran, so­cio del área de Ase­so­ría en Ges­tión de Ries­go de De­loit­te Chi­le. Pa­ra el pró­xi­mo año, del mis­mo mo­do –de­ta­lla Du­ran–, se es­pe­ra que las in­ver­sio­nes se reac­ti­ven, ya que el pre­cio del co­bre os­ci­la­ría en un ran­go en­tre US$ 2,8 y US$ 3 la libra y sin la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca que ge­ne­ran las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Chi­le. Se tra­ta de un con­tex­to que, sin du­da, im­pul­sa­ría las fi­nan­zas de Sig­do Kop­pers.

“Te­ne­mos ex­pec­ta­ti­vas bas­tan­te po­si­ti­vas pa­ra 2018 por el im­pul­so a la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra en Chi­le a par­tir del pre­cio del co­bre, que de­be­ría man­te­ner­se por so­bre US$ 3 la libra e im­pul­sar di­ver­sos pro­yec­tos. Ello au­men­ta­ría la de­man­da de ser­vi­cios a la mi­ne­ría, fun­da­men­tan­do una im­por­tan­te al­za en los pró­xi­mos tri­mes­tres, tan­to en el bac­klog de ICSK, co­mo en las ven­tas de SKC, Enaex y Ma­got­teaux, te­nien­do en cuen­ta que un 75% de las ope­ra­cio­nes pro­vie­nen de ese sec­tor”, di­ce Na­va­rro, quien es­pe­ra, ade­más, que el gru­po con­ti­núe for­ta­le­cien­do sus ope­ra­cio­nes en Bra­sil y Pe­rú, mer­ca­dos con al­to po­ten­cial de cre­ci­mien­to en te­mas mi­ne­ros y ener­gé­ti­cos.

Pa­ra el CEO de Sig­do Kop­pers lo más im­por­tan­te de to­do el pro­ce­so por el que han pa­sa­do los úl­ti­mos años es ha­ber en­tra­do en un mun­do que an­tes no te­nían, con el con­tac­to de fon­dos e in­ver­sio­nis­tas pa­ra ha­cer nue­vos pro­yec­tos, y la diversificación de sus in­gre­sos. “De re­pen­te, por ejem­plo, se nos ca­yó Bra­sil, pe­ro apa­re­ció otro que nos com­pen­só”, di­ce.

Su por­ta­fo­lio de em­pre­sas ac­tual, ade­más, les abre la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar si­ner­gias en­tre sus com­pa­ñías, al­go que se da ca­da vez más, es­pe­cial­men­te te­nien­do en cuen­ta que en mu­chos ca­sos los clien­tes de sus fi­lia­les son los mis­mos. “En Su­dá­fri­ca, don­de te­ne­mos ope­ra­cio­nes con Ma­got­teaux, he­mos em­pe­za­do a ex­plo­tar con Enaex y nos da­mos si­ner­gias pa­ra desa­rro­llar dis­tin­tos pro­duc­tos y ser­vi­cios en las mi­nas. Par­tir de ce­ro es muy di­fí­cil, pe­ro si tienes la ba­se y los clien­tes, se ha­ce mu­cho más fá­cil. Ese sis­te­ma creo que va a ir dan­do fru­tos po­si­ti­vos en el tiem­po”, di­ce su CEO.

La apues­ta del gru­po es a que la par­ti­ci­pa­ción de Chi­le en sus ven­tas con­ti­núe dis­mi­nu­yen­do y ba­je del 50%. “Por ejem­plo, te­ne­mos to­do lo que es ma­qui­na­ria muy con­cen­tra­do en Chi­le, pe­ro nues­tros ‘ca­ba­llos de ba­ta­lla’, co­mo Enaex, Ma­got­teaux e In­ge­nie­ría y Cons­truc­ción, se es­tán ex­pan­dien­do y te­ne­mos que sa­lir más ha­cia afue­ra”, di­ce.

In­ver­sión en in­no­va­ción

El eje­cu­ti­vo chi­leno ex­pli­ca que In­ge­nie­ría y Cons­truc­ción SK, que an­tes desa­rro­lla­ba pro­yec­tos prin­ci­pal­men­te en su país de ori­gen, hoy se en­cuen­tra tam­bién en Pe­rú, Bra­sil y em­pie­za ope­ra­cio­nes en Co­lom­bia. En Bra­sil, con­cre­ta­men­te –ase­gu­ra–, en los úl­ti­mos años se les ha pre­sen­ta­do to­do un mer­ca­do, da­do que las gran­des com­pa­ñías cons­truc­to­ras lo­ca­les, con el es­cán­da­lo Lava Jato, que­da­ron fue­ra de los gran­des pro­yec­tos de trans­mi­sión eléc­tri­ca en los que tie­nen un gran ex­per­ti­se. “He­mos con­se­gui­do 1.200 ki­ló­me­tros y te­ne­mos pro­yec­tos pa­ra los pró­xi­mos cin­co años de ci­fras si­mi­la­res. Nues­tro co­re bu­si­ness lo es­ta­mos ex­pan­dien­do en Amé­ri­ca La­ti­na y el mun­do”, di­ce.

Su ra­ma me­nos vin­cu­la­da al ne­go­cio mi­ne­ro-in­dus­trial, la au­to­mo­triz (a tra­vés de SK Ber­gé), por otro la­do, po­dría ex­pan­dir­se tam­bién a otras la­ti­tu­des, eso sí, den­tro de la re­gión. “Te­ne­mos pre­sen­cia en Chi­le, Pe­rú, Ar­gen­ti­na y Co­lom­bia.

Nos gus­ta­ría cre­cer en aque­llos mer­ca­dos don­de ne­ce­si­ta­mos un nú­me­ro crí­ti­co de vo­lu­men pa­ra que la em­pre­sa sea muy ren­ta­ble, con mix de mar­cas y vo­lu­men de uni­da­des. En­ton­ces, to­da­vía hay mu­cho in­te­rés en Co­lom­bia y en Ar­gen­ti­na, don­de

van a ha­ber opor­tu­ni­da­des im­por­tan­tes, pe­ro igual pue­den apa­re­cer Cos­ta Ri­ca, Pa­na­má u otros mer­ca­dos”, di­ce.

El ob­je­ti­vo de Sig­do Kop­pers es ser de las prin­ci­pa­les com­pa­ñías del mun­do en ca­da ru­bro y hoy, se­gún Aboi­tiz, In­ge­nie­ría y Cons­truc­ción va ca­mino de li­de­rar el mer­ca­do de dis­tri­bu­ción eléc­tri­ca en Amé­ri­ca La­ti­na. “En Enaex, en ex­plo­si­vos, es­tá en­tre la ter­ce­ra y la cuar­ta ma­yor em­pre­sa del mun­do, mien­tras que Ma­got­teax en mo­lien­da es el se­gun­do a ni­vel mun­dial”, de­ta­lla. Pa­ra Juan Pablo Aboi­tiz, ya no ca­be du­da de que pa­ra po­der com­pe­tir tie­nen que ser glo­ba­les. Y no so­lo eso, sino que tie­nen que te­ner in­no­va­ción. De lo con­tra­rio, “es­tás muer­to”, re­cal­ca.

“Com­pa­ñías co­mo sus fi­lia­les ne­ce­si­tan eje­cu­tar pro­ce­sos a la per­fec­ción y ser cuan­to más efi­cien­tes me­jor. La in­no­va­ción en su ca­so no es un ‘must’ sino un ‘des­de’, por­que los pre­cios que tu­vo la in­dus­tria mi­ne­ra en un fu­tu­ro me­diano no vol­ve­rán y su fo­co tie­ne que es­tar en la efi­cien­cia”, di­ce Ho­ra­cio Arre­don­do.

El hol­ding y sus fi­lia­les des­ti­nan re­cur­sos de for­ma per­ma­nen­te a su em­pre­sa de tec­no­lo­gía Go­de­lius pa­ra que lle­ve a ca­bo pro­yec­tos de tec­no­lo­gías de avan­za­da, co­mo sus so­lu­cio­nes de ro­bo­ti­za­ción y te­le­ope­ra­ción de la fae­na mi­ne­ra Ro­boMi­ner y Mi­ne-iT­ruck, pre­sen­ta­das re­cien­te­men­te. “No so­lo es­ta­mos ata­can­do a me­jo­res pro­duc­tos sino que es­ta­mos apun­tan­do a la nue­va for­ma de ha­cer mi­ne­ría. Es muy im­por­tan­te por­que en el fu­tu­ro el mi­ne­ro vi­vi­rá en Viña y ma­ne­ja­rá des­de allí un ca­mión en la mi­na a 5.000 me­tros de al­tu­ra. Y esa es la idea que nos mue­ve”, co­men­ta.

Sin du­da, la in­dus­tria mi­ne­ra chi­le­na y mun­dial ya da sus pri­me­ros pa­sos pa­ra la au­to­ma­ti­za­ción de las mi­nas. Ja­vier Ruiz del So­lar, di­rec­tor del Cen­tro Avan­za­do de Tec­no­lo­gía pa­ra la Mi­ne­ría de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, ex­pli­ca que pa­ra los pró­xi­mos años se es­pe­ra un ma­yor im­pac­to del uso de la tec­no­lo­gía ro­bó­ti­ca en los pro­ce­sos de ex­trac­ción de las mi­nas, con el ob­je­ti­vo de au­men­tar la se­gu­ri­dad de las ope­ra­cio­nes y ade­más de per­mi­tir eje­cu­tar de for­ma efi­cien­te ta­reas re­pe­ti­ti­vas. “Los pro­ce­sos de trans­por­te y ma­ni­pu­la­ción de ex­plo­si­vos son al­gu­nos de los prin­ci­pa­les pro­ce­sos en los cua­les se­rá uti­li­za­da la ro­bó­ti­ca en el fu­tu­ro”, di­ce.

Sig­do Kop­pers, asi­mis­mo, tra­ba­ja hoy en un pro­yec­to pa­ra tec­ni­fi­car más sus fá­bri­cas y equi­pa­rar el cos­to de pro­du­cir en ca­da una de ellas. “Es­ta­mos en un pro­yec­to muy avan­za­do con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y otras co­sas en ese as­pec­to”, di­ce Aboi­tiz, sin dar mu­chos de­ta­lles al res­pec­to.

A pe­sar de que las fi­lia­les del gru­po tra­ba­jan de for­ma au­tó­no­ma y tie­nen su pro­pio di­rec­to­rio, Juan Pablo Aboi­tiz re­cal­ca que el hol­ding es­tá pre­sen­te en la ela­bo­ra­ción de los pla­nes es­tra­té­gi­cos y las in­ver­sio­nes de ca­da una de las em­pre­sas. De he­cho, el mis­mo eje­cu­ti­vo y el pre­si­den­te eje­cu­ti­vo del gru­po, Juan Eduar­do Errá­zu­riz, for­man par­te de los di­rec­to­rios de las fi­lia­les, lo que les da uni­dad. “Eso nos da co­no­ci­mien­to de ca­da uno de los ne­go­cios”, di­ce.

En cuan­to a la es­tra­te­gia del hol­ding, el eje­cu­ti­vo no vis­lum­bra por aho­ra nue­vas ad­qui­si­cio­nes, sino que el plan es ‘cris­ta­li­zar’ lo que tie­nen. “Si va­mos a ha­cer nue­vas in­ver­sio­nes es so­bre la ba­se que te­ne­mos. Si al­gún día ven­de­mos al­go es pa­ra en­fo­car­nos en nues­tro co­re co­re”, re­cal­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.