EDI­FI­CA­CIO­NES 3.0

AmericaEconomia Internacional - - CONTENIDO - POR GAS­TÓN ME­ZA, SAN­TIA­GO DE CHI­LE

Tec­no­lo­gía asís­mi­ca y ma­de­ra apli­ca­da a cons­truc­cio­nes de me­dia­na al­tu­ra son al­gu­nas de las in­no­va­cio­nes que sur­gen en Chi­le.

Desa­rro­llo de tec­no­lo­gía asís­mi­ca, edi­fi­ca­ción de me­dia­na al­tu­ra en ma­de­ra o la cons­truc­ción de vi­vien­das y edi­fi­cios que se en­sam­blan co­mo si fue­ran pie­zas de un Le­go, son al­gu­nos de los avan­ces que em­pie­zan a ga­nar ca­da vez ma­yor no­to­rie­dad en el sec­tor. ¿Pe­ro se ma­si­fi­ca­rá es­te ti­po de in­no­va­ción en Chi­le?

Un bam­bo­leo. Así des­cri­be Jor­ge Fuen­tes la sen­sa­ción que se ex­pe­ri­men­ta cuan­do lo sor­pren­de un mo­vi­mien­to sís­mi­co en el pi­so 39 de la To­rre Ti­ta­nium La Portada, la se­gun­da más al­ta del país (so­lo su­pe­ra­do por Gran To­rre San­tia­go, par­te del com­ple­jo Cos­ta­ne­ra Cen­ter). “Es co­mo si el edi­fi­cio se mo­vie­ra ar­mó­ni­ca­men­te con la ac­ti­vi­dad sís­mi­ca”, aco­ta es­te in­ge­nie­ro ci­vil que tra­ba­ja en un re­co­no­ci­do es­tu­dio ju­rí­di­co de Chi­le. Ala­ba el sis­te­ma de di­si­pa­ción de ener­gía con que cuen­ta el edi­fi­cio. “Un mo­vi­mien­to de 6,5 gra­dos (Rich­ter), en es­te pi­so 39, se sien­te con me­nor mag­ni­tud que el mo­vi­mien­to que ocu­rre a ni­vel de sue­lo. Se per­ci­be so­lo un ba­lan­ceo, co­mo si te es­tu­vie­ran me­cien­do en una cu­na o en una ha­ma­ca”, sen­ten­cia.

No es gra­tui­ta la dul­ce me­tá­fo­ra usa­da por Fuen­tes pa­ra gra­fi­car el ama­ble vai­vén con que res­pon­de la edi­fi­ca­ción. Un di­se­ño ad hoc y la in­cor­po­ra­ción de sis­te­mas tec­no­ló­gi­cos de di­si­pa­ción an­ti­sís­mi­ca son par­te del set de in­no­va­cio­nes que co­mien­zan a aflo­rar en los edi­fi­cios em­pla­za­dos en Chi­le. Bien­ve­ni­dos ade­lan­tos que in­clu­yen la edi- fi­ca­ción de me­dia­na al­tu­ra en ma­de­ra o la cons­truc­ción de vi­vien­das y edi­fi­cios que se en­sam­blan co­mo pie­zas de un jue­go Le­go.

Ig­na­cio Vial, ge­ren­te ge­ne­ral de Sir­ve, em­pre­sa chi­le­na que tra­ba­ja tec­no­lo­gías an­ti­sís­mi­cas y con más de 80 pro­yec­tos desa­rro­lla­dos en el país –en­tre ellos la to­rre Ti­ta­nium La Portada–, ex­pli­ca que, a gran­des ras­gos, exis­ten tres fa­mi­lias de so­lu­cio­nes cuan­do se ha­bla de con­trol de vi­bra­cio­nes o de con­trol de pro­tec­ción sís­mi­ca. El pri­me­ro es el amor­ti­gua­dor de ma­sa sin­to­ni­za­do (AMS), so­lu­ción que con­sis­te en ins­ta­lar una es­truc­tu­ra o ma­sa en la par­te su­pe­rior del edi­fi­cio –que re­pre­sen­ta el 1% o 2% del pe­so to­tal de la edi­fi­ca­ción– y que, en pa­la­bras sim­ples, se co­nec­ta a la es­truc­tu­ra pa­ra que cuan­do ocu­rra un evento sís­mi­co, y es­ta se mue­va ha­cia un la­do, la ma­sa alo­ja­da en la azo­tea se mue­va en di­rec­ción opues­ta. “Es de­cir, se va con­tra­rres­tan­do el mo­vi­mien­to del edi­fi­cio y eso ha­ce que se re­duz­ca el mo­vi­mien­to de la es­truc­tu­ra prin­ci­pal”, re­fuer­za Vial.

La se­gun­da fa­mi­lia co­rres­pon­de a la mo­da­li­dad ha­la­ga­da por Fuen­tes. El sis­te­ma de di­si­pa­ción de ener­gía, que em­plea la To­rre Ti­ta­nium, po­see “di­si­pa­do­res dia­go­na­les” que ac­túan co­mo los amor­ti­gua­do­res de un au­to­mó­vil. Si el edi­fi­cio es afec­ta­do por un tem­blor, se­rán es­tas es­pon­jas las en­car­ga­das de ate­nuar las de­for­ma­cio­nes im­pues­tas a la es­truc­tu­ra me­tá­li­ca.

La ter­ce­ra tec­no­lo­gía es la de ais­la­mien­to, di­se­ña­da pa­ra es­truc­tu­ras más ba­jas. Su pun­to de ac­ción son los ci­mien­tos de la edi­fi­ca­ción. “Es co­mo po­ner­les al edi­fi­cio za­pa­ti­tos de go­ma”, sen­ten­cia Vial, por­que la idea es que cuan­do se mue­va el edi­fi­cio, ac­túen es­tos ais­la­do­res. “El edi­fi­cio no se ve ex­pues­to a las de­for­ma­cio­nes que se pro­du­cen en las dos fa­mi­lias an­te­rio­res”, co­men­ta el ge­ren­te ge­ne­ral de Sir­ve, em­pre­sa que ya ha desa­rro­lla­do pro­yec­tos en Pe­rú, Co­lom­bia y Nue­va Ze­lan­dia.

¿Cuál es la so­lu­ción más de­man­da­da en Chi­le? Los za­pa­ti­tos de go­ma. Una de­ci­sión ló­gi­ca, ya que si se com­pa­ran los ni­ve­les de re­duc­cio­nes o ab­sor­ción de ener­gía de las dos pri­me­ras tec­no­lo­gías (AMS y di­si­pa­do­res dia­go­na­les), es­tas va­rían en­tre 15% y 40%. En el ca­so del ais­la­mien­to, la ab­sor­ción va­ría en­tre un ex­ce­len­te 80% y 90%.

Sin em­bar­go, Vial ad­vier­te que “la pe­ne­tra­ción de es­tos sis­te­mas aún es muy ba­ja. Pa­ra el te­rre­mo­to de 2010, so­lo ha­bía 14 es­truc­tu­ras de pro­tec­ción sís­mi­ca en el país”. Sie­te años des­pués, se ha avan­za­do, pe­ro a un rit­mo to­da­vía irre­le­van­te: Vial cal­cu­la que de­be ha­ber en Chi­le cer­ca de 100 a 120 es­truc­tu­ras con es­ta pro­tec­ción tec­no­ló­gi­ca.

Me­di­da de la in­no­va­ción

¿Sec­tor dis­rup­ti­vo? Juan Car­los León, ge­ren­te ge­ne­ral de la Cor­po­ra­ción de Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co (CDT), en­ti­dad de la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción, am­plía la mi­ra­da a las edi­fi­ca­cio­nes en ge­ne­ral, y destaca que so­bre el sec­tor se de­ja caer un pre­jui­cio. “Exis­te el mito de que el sec­tor edi­fi­ca­ción es con­ser­va­dor; sin em­bar­go, más bien es muy di­ná­mi­co y crea­ti­vo. Ha es­ti­mu­la­do el desa­rro­llo y apli­ca­ción de im­por­tan­tes in­no­va­cio­nes, al­gu­nas in­clu­so des­ta­ca­das a ni­vel in­ter­na­cio­nal, de­jan­do de ser he­chos ais­la­dos en la vi­da de ca­da em­pre­sa”, afir­ma.

“Asis­ti­mos (co­mo CDT) per­ma­nen­te­men­te a em­pre­sas que bus­can mi­ni­mi­zar ries­gos, pos­tu­lan­do a fon­dos de la Cor­po­ra­ción de Fo­men­to de la Pro­ducc­ción (Cor­fo) pa­ra el desa­rro­llo de sus in­no­va­cio­nes. Así, somos tes­ti­gos, por ejem­plo, del cre­cien­te in­te­rés por ins­ta­lar en el mer­ca­do nue­vos sis­te­mas de al­ba­ñi­le­ría que con­si­guen avan­ces de has­ta 30% en pro­duc­ti­vi­dad, ver­sus los sis­te­mas tra­di­cio­na­les; recuperación de la ma­de­ra co­mo ele­men­to de cons­truc­ción se­gu­ro pa­ra edi­fi­ca­cio­nes de me­dia­na al­tu­ra o nue­vas mez­clas y desa­rro­llos de ma­te­ria­les com­pues­tos que per­mi­ten cons­truir obras com­ple­jas en hor­mi­gón”, en­tre otras in­no­va­cio­nes.

Pe­ro pa­ra Juan Jo­sé Ugar­te, di­rec­tor del Cen­tro de In­no­va­ción en Ma­de­ra UC-Cor­ma, hay que ma­ti­zar el op­ti­mis­mo. Hay que des­nu­dar in­clu­so que los desafíos pa­ra el sec­tor de la cons­truc­ción co­mien­zan con la pro­duc­ti­vi­dad –es de­cir, cons­truir más me­tros cua­dra­dos con me­no­res cos­tos-, y re­cién en se­gun­do lu­gar se ubi­ca la sus­ten­ta­bi­li­dad, fac­tor que apun­ta a desa­rro­llar tec­no­lo­gías y edi­fi­ca­cio­nes más ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te.

“En ese mar­co, el sec­tor se en­cuen­tra en un mo­men­to que es bi­sa­gra. Si uno mi­ra por un re­tro­vi­sor, efec­ti­va­men­te en el sec­tor cons­truc­ción y edi­fi­ca­ción hu­bo du­ran­te mu­cho tiem­po muy po­ca in­no­va­ción. Es más, me atre­ve­ría a de­cir que de los sec­to­res pro­duc­ti­vos exis­ten­tes en el país, es el que pre­sen­tó los me­no­res ín­di­ces de in­no­va­ción, lo que tra­jo con­si­go ba­jos ín­di­ces de pro­duc­ti­vi­dad. Pe­ro lo con­cre­to es que esa reali­dad bus­ca mo­di­fi­car­se y po­ner a la in­no­va­ción co­mo mo­tor de cam­bio pa­ra ello. En ese mar­co, ya hay ini­cia­ti­vas que apuntan a esa di­rec­ción, co­mo co­men­zar a desa­rro­llar la cons­truc­ción de ma­de­ra en al­tu­ra, apli­car me­jo­res tec­no­lo­gías asís­mi­cas o desa­rro­llar téc­ni­cas que per­mi­tan me­jo­res usos de ener­gía en las vi­vien­das. Aho­ra bien, efec­ti­va­men­te la in­no­va­ción en el sec­tor no es al­go que lle­gue en for­ma ma­si­va, pe­ro es­tas ini­cia­ti­vas son un pri­mer pa­so pa­ra co­men­zar a trans­for­mar la his­to­ria del sec­tor”, con­clu­ye Ugar­te.

Los cla­ros­cu­ros del sec­tor son ejem­pli­fi­ca­dos por Fe­li­pe En­ci­nas, di­rec­tor de

El sis­te­ma de di­si­pa­ción de ener­gía, que em­plea la To­rre Ti­ta­nium, po­see “di­si­pa­do­res dia­go­na­les” que ac­túan co­mo los amor­ti­gua­do­res de un au­to­mó­vil. Si el edi­fi­cio es afec­ta­do por un tem­blor, se­rán es­tas es­pon­jas las en­car­ga­das de ate­nuar las de­for­ma­cio­nes im­pues­tas a la es­truc­tu­ra me­tá­li­ca.

In­ves­ti­ga­ción y Post­gra­do de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra, Di­se­ño y Es­tu­dios Ur­ba­nos de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, en la di­ná­mi­ca del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, bas­tan­te con­ser­va­dor, có­mo­do en la man­ten­ción del sta­tus quo.

“En­cuen­tran que ahí es­tá su ne­go­cio y se que­dan. Es­to es al­go a ni­vel mun­dial”, di­ce En­ci­nas, y acla­ra que en nin­gún ca­so opina que no ha­ya su­fi­cien­te in­no­va­ción en el sec­tor cons­truc­ción en ge­ne­ral –don­de ha ha­bi­do avan­ces no­ta­bles–, pe­ro sí que no es al­go que se ma­ne­je en tér­mi­nos ma­si­vos en las in­mo­bi­lia­rias. “Di­ga­mos que en el sec­tor son un po­co reac­ti­vos, hay mu­cha cau­te­la”, la­men­ta.

La­bo­ra­to­rio de ma­de­ra

Ejem­plo in­no­va­dor de la nue­va cons­truc­ción en ma­de­ra en al­tu­ra, en Chi­le, es la to­rre de seis pi­sos que des­ta­ca­rá en el sec­tor de Pe­ñue­las (zo­na cen­tral cos­ta del país) du­ran­te el ve­rano de 2018. La cons­truc­ción e im­ple­men­ta­ción de la es­truc­tu­ra –una ini­cia­ti­va li­de­ra­da por el Cen­tro de In­no­va­ción en Ma­de­ra UC-Cor­ma– fue bas­tan­te bre­ve. Co­men­zó en no­viem­bre pa­sa­do y du­ró una se­ma­na.

Juan Jo­sé Ugar­te de­ta­lla que el edi­fi­cio ten­drá un ca­rác­ter ex­pe­ri­men­tal, ex­po­nien­do las pro­pie­da­des de la ma­de­ra en al­tu­ra, y bus­can­do de­rri­bar creen­cias co­mo que el ma­te­rial pue­de ser pre­sa fá­cil de los incendios o te­rre­mo­tos. La edi­fi­ca­ción se­rá un la­bo­ra­to­rio vi­vien­te. Mien­tras se en­cuen­tre abier­to al pú­bli­co, se rea­li­za­rán es­tu­dios so­bre el com­por­ta­mien­to de es­te ma­te­rial en di­ver­sas con­di­cio­nes, gra­cias a que de los seis pi­sos, tres con­ta­rán con sen­so­res con tec­no­lo­gía in­ter­net de las co­sas (IoT) pa­ra me­dir su hu­me­dad, tem­pe­ra­tu­ra, co­rrien­tes de ai­re, el ni­vel lu­mí­ni­co en su in­te­rior y el com­por­ta­mien­to que mues­tra an­te un sis­mo.

Jo­sé Pablo Un­du­rra­ga, ge­ren­te del Pro­gra­ma Es­tra­té­gi­co In­dus­tria de Ma­de­ra de Al­to Va­lor, de Cor­fo, destaca que el te­ma de in­no­va­ción en ma­de­ra ya lle­va 30 años en mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les co­mo Es­ta­dos Uni­dos o el nor­te de Eu­ro­pa. “Hoy, más del 80% de las vi­vien­das se es­truc­tu­ran en ma­de­ra en esos paí­ses y la ten­den­cia que se ha da­do en úl­ti­mos diez años es cons­truir edi­fi­cios en cin­co, ocho, diez y has­ta 18 pi­sos en esos mer­ca­dos, don­de al­gu­nos son 100% ma­de­ra y otros en sis­te­ma mix­to (hor­mi­gón con ma­de­ra). No es al­go nue­vo en el mun­do, pe­ro en Chi­le, la­men­ta­ble­men­te, esa ofer­ta no se ha da­do con no­to­rie­dad y so­lo 15% de las vi­vien­das se cons­tru­yen así”.

Un­du­rra­ga destaca que des­de el sec­tor pú­bli­co ya co­men­za­ron a abrir las puer­tas a la cons­truc­ción en ma­de­ra en al­tu­ra y, pa­ra ello, inau­gu­ra­rán es­te año en el nor­te de Chi­le (Cha­ña­ral) un con­jun­to de edi­fi­cios de tres pi­sos que ten­drán 250 vi­vien­das so­cia­les pa­ra las fa­mi­lias que fue­ron afec­ta­das en la ciu­dad por alu­vio­nes. Ade­más, otras obras icó­ni­cas en ma­de­ra im­pul­sa­das por Cor­fo son la cons­truc­ción de cua­tro jar­di­nes in­fan­ti­les de 1.000 me­tros cua­dra­dos ca­da uno, en dis­tin­tos pun­tos de Chi­le (Ova­lle, San­tia­go, Cu­ri­có y Cau­que­nes) y la re­cons­truc­ción del mer­ca­do mu­ni­ci­pal de Te­mu­co, des­trui­do por un in­cen­dio en 2016, y con­si­de­ra­do la jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca de la ciu­dad.

El re­pre­sen­tan­te de Cor­fo re­mar­ca que una es­truc­tu­ra en ma­de­ra pue­de re­em­pla­zar al hor­mi­gón, y des­de cua­tro a cin­co pi­sos ha­cia arri­ba pue­de te­ner pre­cios más com­pe­ti­ti­vos que el con­cre­to. “¿Dón­de es­tá el fo­co? Cuan­do tú lle­gas a usar pro­duc­tos de in­ge­nie­ría, apun­tas a que se in­dus­tria­li­cen los ele­men­tos pre­fa­bri­ca­dos, y ahí el 80% de tu obra, en es­te ca­so un edi­fi­cio, se fa­bri­ca en una plan­ta, y el 20% del tiem­po se des­ti­na a mon­ta­je en obra. To­do los ha­ces en una plan­ta, con soft­wa­re con­tro­la­dos y di­se­ños aso­cia­dos”, en­fa­ti­za.

Juan Car­los León, ge­ren­te ge­ne­ral de la Cor­po­ra­ción de Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co, no cree en el re­za­go chi­leno en in­no­va­ción: “Exis­te el mito de que el sec­tor edi­fi­ca­ción es con­ser­va­dor; más bien es muy di­ná­mi­co y crea­ti­vo”.

Cons­truc­ción ro­bo­ti­za­da

Pe­ro la pre­fa­bri­ca­ción de vi­vien­das no es so­lo pa­tri­mo­nio de la ma­de­ra. Tam­bién es­tá el hor­mi­gón. Bus­can­do au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad en los pro­ce­sos de cons­truc­ción y es­pe­cial­men­te en los de edi­fi­ca­ción en Chi­le, la em­pre­sa na­cio­nal BauMax lan­zó en enero de es­te año un no­ve­do­so for­ma­to: la pro­duc­ción de mu­ro con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes re­que­ri­das por los clien­tes

pa­ra, más tar­de, lle­var las es­truc­tu­ras al lu­gar de las obras y dar pa­so a un rá­pi­do ar­ma­do de la vi­vien­da. Sea una ca­sa o un edi­fi­cio de has­ta cin­co pi­sos.

¿Be­ne­fi­cios? Aho­rro y cer­te­zas en los cos­tos de los pro­yec­tos, re­duc­ción en tiem­pos de pro­duc­ción me­dian­te el pro­ce­so ro­bo­ti­za­do que en­tre­ga cer­te­za en los pla­zos com­pro­me­ti­dos en las obras; una ca­li­dad de ter­mi­na­ción su­pe­rior y un sis­te­ma eco res­pon­sa­ble de pro­duc­ción, que ge­ne­ra me­nos po­lu­ción (rui­dos, es­com­bros y mer­mas), en­tre otras ven­ta­jas. La pro­pues­ta ya co­mien­za a ga­nar adep­tos en el sec­tor, par­ti­cu­lar­men­te en las cons­truc­to­ras.

Un buen nú­me­ro de ca­sas cons­trui­das en es­te for­ma­to ya han lle­va­do a que BauMax em­pie­ce la cons­truc­ción de un pri­mer con­do­mi­nio de edi­fi­cios de cin­co pi­sos en Con­cep­ción, ba­jo el for­ma­to de pre­fa­bri­ca­ción.

Pablo Küh­lent­hal, ge­ren­te ge­ne­ral de BauMax, ex­pli­ca que en la plan­ta que po­seen tra­ba­jan con una lí­nea de pro­duc­ción que, gros­so mo­do, son equi­pos au­to­má­ti­cos y que po­seen dis­tin­tas fa­ses pro­duc­ti­vas den­tro de un pro­ce­so cir­cu­la­to­rio. “Es co­mo una plan­ta au­to­mo­triz, pe­ro en vez de au­tos, sa­len mu­ros. En una pri­me­ra eta­pa tienes un ro­bot de en­co­fra­dos, des­pués otro de hor­mi­go­na­do, y así dis­tin­tas fa­ses has­ta que se ar­ma un mu­ro ter­mi­na­do con to­das las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes que el clien­te so­li­ci­ta, co­mo puer­tas o ven­ta­nas gran­des o chi­cas, o que los es­pa­cios de esas puer­tas o ven­ta­nas cuen­ten con una ubi­ca­ción es­pe­cial en la pa­red; o tra­ba­jar un gro­sor de­ter­mi­na­do del mu­ro”, ejem­pli­fi­ca el ge­ren­te.

Ca­mino len­to

“La in­cor­po­ra­ción de in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas es len­ta en el sec­tor edi­fi­ca­ción. Y la ra­zón es sim­ple: to­da in­no­va­ción im­pli­ca un va­lor agre­ga­do en la ven­ta de cual­quier vi­vien­da”, es­ti­ma Ve­ró­ni­ca Se­púl­ve­da, pre­si­den­ta del Co­mi­té de Ges­tión In­mo­bi­lia­ria del Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos, quien cree que en el país no hay su­fi­cien­te re­tri­bu­ción pa­ra es­ti­mu­lar una ma­si­fi­ca­ción de téc­ni­cas in­no­va­do­ras, par­ti­cu­lar­men­te des­de la au­to­ri­dad.

Dis­mi­nuir el pa­go de los de­re­chos mu­ni­ci­pa­les de cons­truc­ción que de­ben rea­li­zar las cons­truc­to­ras po­dría ser un in­cen­ti­vo cla­ro, di­ce Se­púl­ve­da, aun­que, de no me­diar cam­bio, las in­no­va­cio­nes irán sien­do ca­da vez más adop­ta­das por ac­to­res de la in­dus­tria. El ac­tual es­ce­na­rio no de­be­ría per­pe­tuar­se in­de­fi­ni­da­men­te.

Res­pec­to al pa­pel del sec­tor pú­bli­co en la in­no­va­ción sec­to­rial, Juan Car­los León, de CDT, ad­vier­te que mien­tras las em­pre­sas no se cons­ti­tu­yan en pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les de la in­no­va­ción, es­te pro­ce­so de trans­for­ma­ción eco­nó­mi­co y so­cial se­gui­rá sien­do par­cial e in­su­fi­cien­te. “Sin em­bar­go, al sec­tor pú­bli­co le ca­be la ta­rea de lle­nar los va­cíos que el mer­ca­do no pue­de cu­brir y co­rre­gir los pro­ble­mas de fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma que ha­cen que la in­no­va­ción no se pro­duz­ca en los ni­ve­les que Chi­le re­quie­re, pa­ra ser com­pe­ti­ti­vo y avan­zar de ma­ne­ra más de­ci­di­da ha­cia un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do”, di­ce.

“En­ten­de­mos que pa­ra que la in­no­va­ción se trans­for­me en el mo­tor de nues­tro desa­rro­llo, se re­quie­re de una mi­ra­da sis­té­mi­ca y de una nue­va for­ma de in­ter­ac­tuar, don­de el sec­tor pú­bli­co com­ple­men­ta –pe­ro ja­más sus­ti­tu­ye– al sec­tor pri­va­do en la ge­ne­ra­ción de ca­pa­ci­da­des com­pe­ti­ti­vas, las que en úl­ti­mo tér­mino so­lo pue­den ser va­li­da­das por la ge­ne­ra­ción de me­jo­res pro­ce­sos, bie­nes y ser­vi­cios va­lo­ra­dos en los mer­ca­dos”, con­clu­ye León.

Ig­na­cio Vial, ge­ren­te ge­ne­ral de Sir­ve:“La pe­ne­tra­ción de es­tos sis­te­mas (di­si­pa­do­res) aún es muy ba­ja. Pa­ra el te­rre­mo­to de 2010, so­lo ha­bía 14 es­truc­tu­ras de pro­tec­ción sís­mi­ca en el país”.

‘Za­pa­ti­tos de go­ma’ pa­ra las edi­fi­ca­cio­nes.

Fa­bri­ca­ción de mu­ros a pe­di­do.

Los mu­ros a pe­di­do de BauMax en el pro­yec­to Li­ray.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.