Lea Gi­mé­nez, la pro­me­sa pa­ra­gua­ya

AmericaEconomia Internacional - - ESPECIAL MINISTROS DE FINANZAS -

La mi­nis­tra de Ha­cien­da Lea Gi­mé­nez es un símbolo del boom eco­nó­mi­co pa­ra­gua­yo: in­ci­pien­te, no­ve­do­so y pro­me­te­dor. Por eso ca­li­fi­ca en es­te lis­ta­do de es­col­tas, pe­se que lle­va muy po­co tiem­po en el car­go, pues asu­mió re­cién en ju­nio de 2017.

Duar­te es la pri­me­ra mu­jer en sen­tar­se en el más al­to car­go de Ha­cien­da del país, y, a pe­sar de su ju­ven­tud (36 años), tie­ne un im­por­tan­te ba­ga­je pro­fe­sio­nal, al ha­ber ejer­ci­do co­mo con­sul­to­ra in­ter­na­cio­nal y eco­no­mis­ta del Ban­co Mun­dial y co­mo vi­ce­mi­nis­tra de la car­te­ra que os­ten­ta.

El Pa­ra­guay que de­be con­du­cir Gi­mé­nez es uno de los paí­ses de la re­gión que mues­tra ma­yor di­na­mis­mo en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, con un 3,9% en pro­me­dio de los úl­ti­mos cua­tro años se­gún el Ban­co Mun­dial. Es­te mo­vi­mien­to avan­za con una po­lí­ti­ca fis­cal só­li­da, re­sul­ta­do de la im­ple­men­ta­ción de la Ley de Res­pon­sa­bi­li­dad Fis­cal que des­de 2015 im­po­ne co­mo to­pe de dé­fi­cit fis­cal un 1,5% del PIB.

Por eso, bue­na par­te de su cor­ta ges­tión ha si­do man­te­ner a ra­ya la deu­da pú­bli­ca, la cual es­tá en torno a 25,7% del PIB du­ran­te 2017, y muy por de­ba­jo del pro­me­dio la­ti­noa­me­ri­cano (42,8%). Un lo­gro, si ade­más se con­si­de­ra que se ha con­se­gui­do una in­ver­sión pú­bli­ca que en 2017 al­can­zó los US$ 1.053 mi­llo­nes, lo cual re­pre­sen­ta una ci­fra his­tó­ri­ca pa­ra Pa­ra­guay, y con la cual se fi­nan­cian pla­nes de in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca, cons­truc­ción de vi­vien­das so­cia­les, lí­neas de trans­mi­sión eléc­tri­ca y en el ten­di­do y man­te­ni­mien­to de ru­tas.

Tal vez lo an­te­rior no sea exac­ta­men­te mé­ri­to de Gi­mé­nez, por lo que la nue­va mi­nis­tra, pa­ra as­pi­rar a ser la pri­me­ra mi­nis­tra mu­jer de Ha­cien­da del año, de­be ha­cer al­go más que no equi­vo­car­se y apre­tar la bi­lle­te­ra, pues los desafíos de Pa­ra­guay son gran­des: su­pe­rar la ex­ce­si­va de­pen­den­cia de la in­dus­tria agro­pe­cua­ria y en­fren­tar la vul­ne­ra­bi­li­dad del país en ma­te­ria de cam­bio cli­má­ti­co, in­vir­tien­do en in­fra­es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va y ci­vil. Ade­más, de re­for­zar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pa­ra me­jo­rar el im­pe­rio de la ley y pro­mo­ver la trans­pa­ren­cia fis­cal pa­ra ata­car la po­bre­za y la de­sigual­dad de in­gre­sos.

No obs­tan­te, pe­se a que lle­va po­co tiem­po co­mo pa­ra eva­luar­la en ta­ma­ños desafíos, es in­tere­san­te ver cómo ha en­fren­ta­do sus pri­me­ras pul­sea­das, co­mo cuan­do de­bió en­fren­tar fuer­tes pre­sio­nes por nue­vos sub­si­dios y con­do­na­cio­nes de deu­da por par­te del sec­tor agro­pe­cua­rio. En­ton­ces, Gi­mé­nez re­cha­zó las de­man­das ar­gu­men­tan­do la fal­ta de re­cur­sos es­ta­ta­les, pe­ro ofre­ció una al­ter­na­ti­va en el que los agri­cul­to­res po­drán to­mar nue­vos cré­di­tos jun­to con una orien­ta­ción fi­nan­cie­ra pa­ra eje­cu­tar­los efi­cien­te­men­te.

Por otro la­do, si al­go no­ve­do­so y fue­ra de li­bre­to ha de­bi­do en­fren­tar, ha si­do con­te­ner los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co en Pa­ra­guay –inun­da­cio­nes y se­quía en pe­rio­dos des­acos­tum­bra­dos– que han afec­ta­do la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria. Al res­pec­to, Gi­mé­nez ha res­pal­da­do los pla­nes de in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca que ser­vi­rán pa­ra pa­liar los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co, pe­se a que es­tán fue­ra de pre­su­pues­to.

No obs­tan­te, a pe­sar de es­tos nú­me­ros po­si­ti­vos y avan­ces en ma­te­ria so­cial, en es­pe­cial en cuan­to a la re­duc­ción de la po­bre­za, to­da­vía es pron­to pa­ra can­tar vic­to­ria. Pa­ra­guay de­pen­de del en­torno ex­terno, es­pe­cial­men­te de Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Ru­sia, que en­tre los tres re­ci­ben más del 50% de las ex­por­ta­cio­nes del país. Tam­po­co se pue­de de­cir que sea una pla­ta­for­ma atrac­ti­va pa­ra que pri­va­dos ex­tran­je­ros in­vier­tan, por­que aún fal­tan re­for­mas que im­pul­sen la trans­pa­ren­cia, la pro­duc­ti­vi­dad y la com­pe­ti­ti­vi­dad de una ma­triz pro­duc­ti­va más di­ver­si­fi­ca­da. Es­tos dos ám­bi­tos se ven di­fí­ci­les de re­sol­ver­se en es­te pe­río­do gu­ber­na­men­tal, por la cer­ca­nía de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les en abril de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.