RU­SIA EN MO­DO 4.0

Vasily Brov­kó, pre­si­den­te del Cen­tro Na­cio­nal de In­for­ma­ción (NCI) y di­rec­tor de las Ta­reas Es­pe­cia­les de la Cor­po­ra­ción Ros­tec

AmericaEconomia Internacional - - ENTREVISTA / RUSIA - POR FER­NAN­DO CHE­VA­RRÍA LEÓN, MOS­CÚ

El gi­gan­te eu­ro­asiá­ti­co tie­ne ar­ma­da to­da una es­tra­te­gia pa­ra su­bir­se a la ola de la lla­ma­da Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial. En el mar­co de la fe­ria de avia­ción MAKS-2017, Amé­ri­caE­co­no­mía con­ver­só con Vasily Brov­kó, so­bre los avan­ces de Ru­sia en las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y el pa­pel que jue­ga en ello Ros­tec, un con­glo­me­ra­do es­ta­tal que reúne a más de 700 em­pre­sas de di­ver­sos ru­bros, en la di­gi­ta­li­za­ción del país.

¿Cuál es la vi­sión ru­sa so­bre la era de la in­dus­tria 4.0?

En­ten­de­mos que la in­dus­tria 4.0 es un pro­duc­to de már­ke­ting. Es un con­cep­to ale­mán que en un mo­men­to dio su nom­bre a to­do el pro­ce­so de tran­si­ción ha­cia la pla­ta­for­ma di­gi­tal. En Es­ta­dos Uni­dos es­te pro­ce­so se lla­ma “el in­ter­net de to­do” y en ge­ne­ral se tra­ta de lo mis­mo: la sus­ti­tu­ción del ser hu­mano en la es­fe­ra del tra­ba­jo por ro­bots y la en­tre­ga a él del pa­pel de un crea­dor. Es­to lle­va a la crea­ción de la fá­bri­ca di­gi­tal, de la pro­duc­ción y el di­se­ño di­gi­tal, del mer­ca­do di­gi­tal y del di­ne­ro di­gi­tal. Y en ge­ne­ral la úni­ca es­fe­ra de com­pe­ti­ti­vi­dad que que­da es la de las ideas con la apues­ta a aquel ori­gen de hu­mano-crea­dor o hu­mano-in­ge­nie­ro. No ha­ce mu­cho Sie­mens pre­sen­tó el con­cep­to de la fá­bri­ca di­gi­tal. Su­mi­nis­tró las má­qui­nas y el soft­wa­re de sis­te­mas pe­sa­dos de in­ge­nie­ría ha­cia las fá­bri­cas y for­mu­ló unos mo­de­los de pro­duc­ción de al­gu­nos pro­duc­tos. De es­ta ma­ne­ra hoy en día se pue­de cons­truir la ca­de­na de pro­duc­ción com­ple­ta des­de ce­ro y que es­ta ten­ga la efi­ca­cia má­xi­ma. Así, si quie­res pro­du­cir un co­che, te van a de­cir cómo ha­cer­lo y lo po­drás ha­cer. La com­pe­ti­ti­vi­dad aho­ra es­tá en el ni­vel de in­ge­nie­ría, di­se­ño in­dus­trial, már­ke­ting y otras co­sas que no se re­fie­ren a la in­dus­tria pu­ra. Ellos di­je­ron: “Sa­be­mos cómo lle­var la pro­duc­ción a la efi­ca­cia má­xi­ma y lue­go ya es su res­pon­sa­bi­li­dad lo que pro­duz­can”.

¿En qué par­te del ca­mino ha­cia la in­dus­tria 4.0 se en­cuen­tra Ru­sia?

En unas es­fe­ras aún es­ta­mos re­tra­sa­dos, en otras no. Pe­ro, en ge­ne­ral, es­ta­mos re­tra­sa­dos por­que aún nos man­te­ne­mos en

el ni­vel de la fá­bri­ca analó­gi­ca, es de­cir, la fá­bri­ca don­de to­da­vía la gen­te es­tá al la­do de la má­qui­na pro­du­cien­do de­ta­lles, unien­do pie­zas con otras pa­ra lo­grar un pro­duc­to fi­nal. Ne­ce­si­ta­mos tras­la­dar a to­dos a un ré­gi­men tec­no­ló­gi­co úni­co (di­gi­tal) pa­ra pro­du­cir con la mis­ma efi­ca­cia que los com­pe­ti­do­res ex­tran­je­ros. Te­ne­mos mu­cho tra­ba­jo por de­lan­te y cal­cu­la­mos que en los pró­xi­mos diez años lle­ga­re­mos a su ni­vel. Hoy te­ne­mos fá­bri­cas, prin­ci­pal­men­te en la es­fe­ra mi­li­tar y de de­fen­sa, que res­pon­den a las de­man­das de la in­dus­tria 4.0.

De­tá­lle­nos qué pa­pel jue­ga Ros­tec en la di­gi­ta­li­za­ción del país.

Es cla­ve. Hoy Ros­tec es la cor­po­ra­ción de al­tas tec­no­lo­gías más gran­de del país pro­du­cien­do hard­wa­re y soft­wa­re. Ru­sia en sí mis­ma es un mer­ca­do muy gran­de pa­ra Ros­tec, pues so­lo en la es­fe­ra de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción re­pre­sen­ta más de US$ 260 mi­llo­nes anua­les. Es así que Ru­sia en sí es un mer­ca­do que pue­de ser­vir de prue­ba pa­ra mu­chas com­pa­ñías ru­sas y lue­go ser un tram­po­lín pa­ra que ellas co­mer­cia­li­cen sus pro­duc­tos en el ex­te­rior.

Ade­más, en Ros­tec he­mos apro­ba­do la es­tra­te­gia de desa­rro­llo has­ta 2025. Una de sus con­di­cio­nes cla­ves es la tran­si­ción del “fie­rro” al “in­te­lec­to”. Ba­jo el in­te­lec­to so­bre­en­ten­de­mos “lo di­gi­tal”, por­que se tra­ta de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, au­to­ma­ti­za­ción, soft­wa­re avan­za­dos y pro­duc­tos con un va­lor aña­di­do al­to. En es­te mar­co, nues­tro apo­yo a la eco­no­mía di­gi­tal ru­sa es es­tra­té­gi­co y va a cre­cer ca­da vez más.

El ob­je­ti­vo de Ros­tec es en­trar en el top 5 de las cor­po­ra­cio­nes mun­dia­les pa­ra 2025. Por eso di­cha es­tra­te­gia prevé un cre­ci­mien­to anual en 17%. [En 2016 Ros­tec fac­tu­ró más de US$ 15.000 mi­llo­nes].

Es im­por­tan­te se­ña­lar que a ni­vel del Es­ta­do y en el mar­co de la es­tra­te­gia de di­gi­ta­li­za­ción se creó el Cen­tro Na­cio­nal de In­for­ma­ti­za­ción (NCI) [que pre­si­de Brov­kó], que es par­te del Con­se­jo Eco­nó­mi­co del pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin y que es­tá en­car­ga­do del desa­rro­llo del con­cep­to de la eco­no­mía di­gi­tal de to­da Ru­sia. En ju­lio, el NCI pre­sen­tó al pre­si­den­te el pro­gra­ma “La eco­no­mía di­gi­tal de la Fe­de­ra­ción Ru­sa”. Tras su apro­ba­ción, Ros­tec fue de­sig­na­do co­mo el cen­tro de com­pe­ten­cias a car­go de di­se­ñar las com­pe­ten­cias de in­ves­ti­ga­ción y los re­cur­sos tec­no­ló­gi­cos. En ese mar­co es res­pon­sa­ble del desa­rro­llo de cin­co rum­bos tec­no­ló­gi­cos: neu­ro­tec­no­lo­gías e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, sis­te­mas de block­chain, in­ter­net in­dus­trial, ro­bo­tec­nia y sis­te­mas de sen­so­res sen­si­bles, y tec­no­lo­gías de co­mu­ni­ca­ción inalám­bri­ca.

¿Cuán­to in­ver­ti­rán en ese pro­gra­ma?

Pre­fe­ri­mos no re­ve­lar ci­fras, pe­ro es­tá cla­ro que es mu­cho. En Ru­sia aún te­ne­mos obs­tácu­los pa­ra una di­gi­ta­li­za­ción glo­bal: va­cíos le­ga­les, ac­ce­sos di­fe­ren­tes ha­cia los pro­ce­sos y el con­ser­va­du­ris­mo de la so­cie­dad ru­sa. Nues­tra ta­rea es crear un eco­sis­te­ma don­de las tec­no­lo­gías se­rán di­se­ña­das y re­pro­du­ci­das, don­de ope­re un en­torno le­gis­la­ti­vo fle­xi­ble pa­ra po­der es­tar al día en el ám­bi­to de las tec­no­lo­gías que cam­bian

muy rá­pi­do y don­de ope­ren las com­pa­ñías glo­ba­les lí­de­res. Cla­ro, hay unos seg­men­tos, ta­les co­mo el de con­trol y ges­tión es­ta­tal, y los sis­te­mas de sis­te­ma de sa­lud y de am­bien­te de la ciu­dad, don­de la in­fluen­cia del Es­ta­do es má­xi­ma, don­de se pue­den ha­cer los cambios di­gi­ta­les y los cua­les a su vez se­rán un ga­ti­lla­dor pa­ra el desa­rro­llo de la eco­no­mía di­gi­tal en el país en ge­ne­ral. Ade­más, el pro­gra­ma mues­tra los pla­nes del desa­rro­llo de edu­ca­ción y sa­lud.

¿Hay ya avan­ces al res­pec­to?

Sí, hay re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res de in­te­gra­ción de so­lu­cio­nes di­gi­ta­les que Ros­tec lo­gró en Ru­sia. Ello, por un la­do, nos per­mi­tió jus­ti­fi­car el pro­gra­ma de desa­rro­llo pa­ra el fu­tu­ro y, por otro, ofre­cer al mun­do, in­clu­yen­do a Amé­ri­ca La­ti­na, no so­lo pro­duc­tos, sino tec­no­lo­gías que se pue­den in­te­grar en so­lu­cio­nes de ta­reas lo­ca­les pa­ra crear un eco­sis­te­ma de sa­lud di­gi­tal en Ar­gen­ti­na o el Pe­rú, por ejem­plo.

Un ca­so es el Sis­te­ma Uni­do Es­ta­tal de In­for­ma­ción en la Es­fe­ra de Sa­lud (Sueies), desa­rro­lla­do por el Cen­tro Na­cio­nal de In­for­ma­ti­za­ción (CNI), que in­te­gra Ros­tec, ba­jo la di­rec­ción del Mi­nis­te­rio de Sa­lud. Ya es­tá des­ple­ga­do en 83 de 85 re­gio­nes de Ru­sia. Lo usan 1,3 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res mé­di­cos. Pa­ra 2025, 99% de las or­ga­ni­za­cio­nes mé­di­cas ru­sas es­ta­rán co­nec­ta­das al sis­te­ma de sa­lud di­gi­tal. La ta­rea de Sueies es ahorrar 10% de pre­su­pues­to, lo que re­pre­sen­ta más de US$ 860 mi­llo­nes por año. Pa­ra 2020, ca­da per­so­na en Ru­sia po­drá –des­de cual­quier PC– ob­te­ner su in­for­ma­ción mé­di­ca, ins­cri­bir­se a una ci­ta, co­mu­ni­car­se con el re­pre­sen­tan­te de se­gu­ros, etc.

Otro ejem­plo es in­ter­net in­dus­trial, un pro­duc­to crea­do co­mo un eco­sis­te­ma sin­gu­lar que per­mi­te unir en una es­truc­tu­ra no so­lo las re­des suel­tas de compu­tado­ras, sino ob­je­tos in­dus­tria­les ca­da uno de los cua­les es­tá in­te­gra­do en la red por me­dio de sen­so­res es­pe­cia­les u otras tec­no­lo­gías. Di­cho eco­sis­te­ma per­mi­te re­ci­bir y pro­ce­sar rá­pi­da­men­te gran­des can­ti­da­des de da­tos, ade­más de con­tro­lar y au­to­ma­ti­zar pro­ce­sos de for­ma re­mo­ta y pro­te­ger al má­xi­mo los ob­je­tos ubi­ca­dos den­tro de la red. Pa­ra 2025 el vo­lu­men del mer­ca­do mun­dial del in­ter­net de las co­sas, uno de los más gran­des y de gran pers­pec­ti­va, se­rá de US$ 4,3 tri­llo­nes. La im­plan­ta­ción y el desa­rro­llo del in­ter­net in­dus­trial den­tro de la em­pre­sa per­mi­te mul­ti­pli­car la efi­cien­cia de los pro­ce­sos, in­clu­yen­do la op­ti­mi­za­ción de los pro­ce­sos de pro­duc­ción.

Las so­lu­cio­nes elec­tró­ni­cas pa­ra au­to­ma­ti­zar el pro­ce­so de pro­duc­ción per­mi­ten con­tro­lar me­jor la ma­qui­na­ria. Por ejem­plo, un sis­te­ma de con­trol au­to­ma­ti­za­do del tra­ba­jo de má­qui­nas to­ma en cuen­ta re­sis­ten­cia a des­gas­te, ve­lo­ci­dad y efi­ca­cia de tra­ba­jo de ca­da ele­men­to de la ca­de­na, fun­cio­na­mien­to du­ran­te di­fe­ren­tes con­di­cio­nes de tra­ba­jo, in­clu­yen­do el cli­ma. Es­to per­mi­te op­ti­mi­zar gas­tos pa­ra man­te­ni­mien­to y cons­truir ín­di­ces con­cre­tos de efi­cien­cia.

La edu­ca­ción y el ta­len­to

¿Qué pa­pel jue­ga la edu­ca­ción en el desa­rro­llo de la eco­no­mía di­gi­tal ru­sa?

Tan­to el li­de­raz­go del país co­mo los eje­cu­ti­vos de di­ver­sas in­dus­trias que se ocu­pan de es­tos te­mas, así co­mo del go­bierno en su con­jun­to, com­pren­den cla­ra­men­te que es ne­ce­sa­rio pa­sar ha­cia la edu­ca­ción di­gi­tal y com­pren­den que mon­tar a ca­ba­llo so­bre la vie­ja in­fra­es­truc­tu­ra de le­ga­do so­vié­ti­co no fun­cio­na­rá en el lar­go pla­zo. Por otra par­te, tam­bién se com­pren­de que la iner­cia de nues­tro en­torno em­pre­sa­rial y de nues­tra ca­pa­ci­dad in­dus­trial es tal que di­fí­cil­men­te

se pue­de es­pe­rar que ocu­rran cambios ex­tre­ma­da­men­te rápidos. Pe­ro in­sis­to una vez más, en Ru­sia sa­be­mos y en­ten­de­mos que la in­dus­tria 4.0, “in­ter­net de las co­sas” o “in­ter­net de to­do” nos al­can­za­rá. Ya lo­gra­mos avan­ces sus­tan­cia­les en al­gu­nos sec­to­res. Por ejem­plo, Ru­sia es uno de los prin­ci­pa­les crea­do­res de ten­den­cias y lí­der en la im­ple­men­ta­ción de ser­vi­cios elec­tró­ni­cos y ser­vi­cios de go­bierno elec­tró­ni­co en el mun­do. Ejem­plos si­mi­la­res tam­bién exis­ten en la pro­duc­ción in­dus­trial. Uno se da en una de nues­tras em­pre­sas de la in­dus­tria de de­fen­sa, don­de, tras una com­ple­ta mo­der­ni­za­ción de ac­ti­vos fi­jos, in­tro­du­ji­mos una lí­nea de en­sam­bla­je ro­bó­ti­ca pa­ra mi­si­les. Es­te es un gran avan­ce tec­no­ló­gi­co, ya que la lí­nea de pro­duc­ción cum­ple con los es­tán­da­res glo­ba­les más avan­za­dos. Por su­pues­to, ta­les ejem­plos son to­da­vía es­po­rá­di­cos y no se han con­ver­ti­do en una ten­den­cia do­mi­nan­te, pe­ro ha­cia allá va­mos.

Uti­li­za­re­mos ca­da vez más la ro­bó­ti­ca, cons­trui­re­mos fá­bri­cas in­te­li­gen­tes y adop­ta­re­mos nue­vos for­ma­tos que fa­ci­li­ten la com­pe­ten­cia en el mer­ca­do glo­bal. La ra­zón de to­dos es­tos cambios es sim­ple: si no se ha­cen, nues­tra in­dus­tria des­apa­re­ce­rá en los pró­xi­mos 20 a 25 años.

“En Ru­sia aún te­ne­mos obs­tácu­los pa­ra una di­gi­ta­li­za­ción glo­bal: va­cíos le­ga­les, ac­ce­sos di­fe­ren­tes ha­cia los pro­ce­sos y el con­ser­va­du­ris­mo de la so­cie­dad. La ta­rea es crear un eco­sis­te­ma don­de las tec­no­lo­gías se­rán di­se­ña­das y re­pro­du­ci­das, don­de ope­re un en­torno le­gis­la­ti­vo fle­xi­ble pa­ra es­tar al día en el ám­bi­to de las tec­no­lo­gías y don­de ope­ren las com­pa­ñías glo­ba­les”.

Vol­va­mos a la edu­ca­ción ru­sa. ¿Qué pla­nes tie­nen pa­ra po­ten­ciar­la?

Que­re­mos con­ver­tir las es­cue­las ru­sas en unas más desa­rro­lla­das en tec­no­lo­gía, pe­ro pa­ra lo­grar­lo no es su­fi­cien­te en­tre­gar no­te­books a los ni­ños e ins­ta­lar la pi­za­rra elec­tró­ni­ca y lla­mar a es­to “edu­ca­ción di­gi­tal”. Eso no guar­da re­la­ción con nues­tro con­cep­to de edu­ca­ción elec­tró­ni­ca. La idea es ins­ta­lar un mo­de­lo edu­ca­ti­vo de con­su­mo del con­te­ni­do, con­ver­tir el de­vi­ce del ni­ño en un pun­to de en­tra­da al am­bien­te edu­ca­ti­vo don­de ha­ya mu­cho co­no­ci­mien­to y to­do es­to den­tro de un in­ter­net con­fia­ble, se­gu­ro pa­ra los ni­ños. El ob­je­ti­vo es que en ca­sa el ni­ño apren­da el con­te­ni­do gra­cias a mul­ti­me­dia, lec­ción, vi­deos, tests, mien­tras que en la es­cue­la la cla­se sea una con­fe­ren­cia, don­de el pro­fe­sor se con­vier­te en un mo­de­ra­dor. Es una ta­rea muy im­por­tan­te, pe­ro re­quie­re el cam­bio de to­da la ló­gi­ca de en­se­ñan­za. Pa­ra lo­grar­lo es ne­ce­sa­ria la crea­ción de una pla­ta­for­ma de edu­ca­ción y del con­te­ni­do, la li­be­ra­li­za­ción de la ley y del mer­ca­do de los pro­duc­to­res del con­te­ni­do de edu­ca­ción que hoy en día es­tá mo­no­po­li­za­do.

Par­te fun­da­men­tal pa­ra lo­grar lle­gar a la me­ta que se han im­pues­to ha­cia 2024 ra­di­ca en el ta­len­to. ¿Qué ha­ce Ru­sia pa­ra re­te­ner a sus ta­len­tos?

Cier­ta­men­te es un desafío re­te­ner a una gran can­ti­dad de jó­ve­nes talentosos. Re­cien­te­men­te un al­to eje­cu­ti­vo de una gran fun­da­ción de Es­ta­dos Uni­dos di­jo que el 70% de las star­tups exi­to­sas de Si­li­con Va­lley es­tán crea­das por ru­sos o tie­nen par­ti­ci­pa­ción fuer­te de ru­sos. Es­to es una prue­ba de que co­mo na­ción pro­du­ci­mos per­so­nas de al­ta ca­li­dad pro­fe­sio­nal. ¿Cómo los re­te­ne­mos? Du­ran­te los úl­ti­mos cin­co años no pa­ran las dis­cu­sio­nes so­bre qué po­lí­ti­ca de­be­mos rea­li­zar al res­pec­to. Una de las prin­ci­pa­les es­tá vin­cu­la­da con no per­mi­tir que nues­tros co­le­gas ex­tran­je­ros, prin­ci­pal­men­te los de Es­ta­dos Uni­dos, accedan a nues­tros ta­len­tos. Ha­bía mu­chas fun­da­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes que se de­di­ca­ban a bus­car y atraer a ni­ños ru­sos de en­tre 12 y 14 años in­vi­tán­do­los a EE.UU. Pa­ra evi­tar­lo te­ne­mos que ofre­cer a es­tas per­so­nas una lí­nea de ca­rre­ra y un mo­de­lo de desa­rro­llo me­jor, que in­clu­yan pro­yec­tos in­tere­san­tes, fi­nan­cia­mien­to de pro­yec­tos arries­ga­dos y un en­torno con­for­ta­ble. Se tra­ta de un es­pa­cio de au­to­rrea­li­za­ción. Te­ne­mos mu­chos pla­nes y pro­yec­tos al res­pec­to, pe­ro aún es­ta­mos en el ini­cio de es­te ca­mino.

¿Crea­rán al­go si­mi­lar a Si­li­con Va­lley?

Si­li­con Va­lley es ya un nom­bre ge­né­ri­co, pe­ro creo que es po­co pro­ba­ble que apa­rez­ca un am­bien­te igual en otro lu­gar del mun­do. Eso por­que allí tie­nen en con­jun­to a la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, sol, mar, buen cli­ma, vino y la li­ber­tad eco­nó­mi­ca en con­jun­to con un mer­ca­do de ven­tas bien desa­rro­lla­do. Con ello quie­ro de­cir que no se tra­ta de te­ner un Si­li­con Va­lley, se tra­ta de en­fo­ques de desa­rro­llo de ta­len­tos. En Israel, por ejem­plo, mu­cha gen­te, des­pués de ser­vir en el ejér­ci­to, sir­ven en el Mos­sad, don­de exis­te una es­cue­la muy fuer­te de TI. Al gra­duar­se tie­nen prác­ti­ca­men­te al la­do un ban­co que fi­nan­cia sus star­tups, que na­cie­ron du­ran­te su edu­ca­ción. ¡Tie­nen ciu­da­des en­te­ras de ta­len­tos! Y ca­da dos se­ma­nas oí­mos al­go nue­vo des­de allí, que una com­pa­ñía gran­de com­pra al­gu­na star­tup de Israel. Ese es otro ca­mino. Pe­ro el asun­to pa­ra Ru­sia no es co­piar, sino en­con­trar su pro­pio ADN y mo­do de desa­rro­llo de ta­len­to pa­ra que una se­mi­lla crez­ca, se con­vier­ta en una plan­ta y es­ta plan­ta en un bos­que.

El mer­ca­do de TI

¿Cuál es la par­ti­ci­pa­ción de Ru­sia en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal de TI?

In­sig­ni­fi­can­te, por aho­ra. Pe­ro ello no

sig­ni­fi­ca que Ru­sia no ten­ga pro­duc­tos y pla­ta­for­mas. Jun­to con Es­ta­dos Uni­dos, nues­tro país es uno de los po­cos que tie­ne to­da la ga­ma de los pro­duc­tos de in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción pa­ra rea­li­zar los sis­te­mas más com­pli­ca­dos. En es­te sen­ti­do somos au­tó­no­ma­men­te in­de­pen­dien­tes y com­ple­ta­men­te ap­tos pa­ra ofre­cer a cual­quier clien­te ex­tran­je­ro un es­pec­tro am­plio de ta­les pro­duc­tos de al­ta tec­no­lo­gía.

El pre­si­den­te Pu­tin des­ta­có el al­to po­ten­cial del desa­rro­llo de la es­fe­ra de las TI en el país y se­ña­ló que la ex­pec­ta­ti­va es du­pli­car la ex­por­ta­ción de pro­duc­tos de TI. ¿Es una me­ta rea­lis­ta a cor­to pla­zo?

Los lí­de­res en so­lu­cio­nes de TI hoy son los es­ta­dou­ni­den­ses, pe­ro ese do­mi­nio tan vi­vo y gran­de lle­va a que mu­chos paí­ses au­men­ten su de­man­da por pro­vee­do­res al­ter­na­ti­vos. Los es­cán­da­los vin­cu­la­dos a una even­tual in­ter­ven­ción ru­sa en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos y la gran repu­tación de los hac­kers ru­sos con­vir­tie­ron las tec­no­lo­gías ru­sas de in­for­ma­ción en un brand muy te­mi­do pe­ro atrac­ti­vo al mis­mo tiem­po. Vién­do­lo des­de ese pun­to de vis­ta, la me­ta de du­pli­car la ex­por­ta­ción ru­sa de TI es com­pli­ca­da y am­bi­cio­sa, pe­ro rea­li­za­ble. Ru­sia pue­de ofre­cer so­lu­cio­nes en TI en ca­si en to­das las es­fe­ra de la vi­da. No obs­tan­te, si bien en las con­di­cio­nes del mer­ca­do mo­derno la ca­li­dad del pro­duc­to es muy im­por­tan­te, ello no es su­fi­cien­te pa­ra su pro­mo­ción en el mer­ca­do glo­bal. Tam­bién es ne­ce­sa­rio po­seer la ex­pe­rien­cia de su in­te­gra­ción y ex­plo­ta­ción, el man­te­ni­mien­to pos­ven­ta, y el po­der del brand y el már­ke­ting; y aún de­be­mos tra­ba­jar en ello.

La sa­li­da a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les tam­bién es di­fí­cil por la au­sen­cia de la orien­ta­ción ha­cia la ex­por­ta­ción y dé­fi­cit de re­cur­sos. In­clu­so pa­ra com­pa­ñías co­mo Yan­dex (análo­go de Goo­gle en Ru­sia) es muy di­fí­cil com­pe­tir con las trans­na­cio­na­les es­ta­dou­ni­den­ses. En to­do ca­so, las com­pa­ñías ru­sas de­ben es­tar orien­ta­das a la ex­pe­rien­cia exi­to­sa de Ro­so­bo­ro­nex­port, la úni­ca agen­cia del go­bierno ru­so pa­ra ex­por­tar to­da la ga­ma de pro­duc­tos, ser­vi­cios y tec­no­lo­gías mi­li­ta­res al ex­tran­je­ro.

“Los es­cán­da­los vin­cu­la­dos a una even­tual in­ter­ven­ción ru­sa en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos y la gran repu­tación de los hac­kers ru­sos con­vir­tie­ron las tec­no­lo­gías ru­sas de in­for­ma­ción en un brand muy te­mi­do pe­ro atrac­ti­vo al mis­mo tiem­po”.

¿En qué tec­no­lo­gías pue­den com­pe­tir las em­pre­sas ru­sas a ni­vel glo­bal?

Ru­sia es un país pro­gre­sis­ta en la es­fe­ra de las TI. Hay mu­chos lí­de­res ru­sos en nues­tro mer­ca­do in­terno co­mo son

Mail.ru, Yan­dex, 1C, La­bo­ra­to­rio de Kas­persky, Abby y mu­chas otras mar­cas, que son muy re­co­no­ci­das en el ex­tran­je­ro. Ru­sia atra­ve­só un ca­mino muy exi­to­so de la in­for­ma­ti­za­ción en mu­chos sec­to­res. La am­pli­tud de la ga­ma de los pro­duc­tos y la in­te­gri­dad de las so­lu­cio­nes ru­sas en la es­fe­ra de TI ha­bla que Ru­sia tie­ne mu­cho que ofre­cer al mun­do. Por ejem­plo, tec­no­lo­gías en la es­fe­ra de las cal­cu­la­cio­nes cuán­ti­cas, fa­ce re­cog­ni­tion, sis­te­mas de con­trol au­to­ma­ti­za­do, go­bierno elec­tró­ni­co, sis­te­ma de sa­lud di­gi­tal, ciu­da­des in­te­li­gen­tes, en­tre otros.

Fi­nal­men­te, ¿qué pa­pel cum­ple Amé­ri­ca La­ti­na en el desa­rro­llo de las ex­por­ta­cio­nes ru­sas?

Es un mer­ca­do es­tra­té­gi­co pa­ra no­so­tros. Nos gus­ta­ría tra­ba­jar de una for­ma muy ac­ti­va allí, pe­ro aún no lo es­ta­mos ha­cien­do. ¿Por qué? Les da­ré un ejem­plo de va­rias ra­zo­nes. Sh­va­be, un hol­ding de Ros­tec, creó un mi­cros­co­pio lá­ser úni­co en el mun­do. Abre opor­tu­ni­da­des fan­tás­ti­cas en la es­fe­ra de vi­ro­lo­gía, in­mu­no­lo­gía y far­ma­céu­ti­ca por­que per­mi­te, sin ma­tar la cé­lu­la, vi­gi­lar­la en el ré­gi­men 3D. Na­die tie­ne al­go pa­re­ci­do. Y, to­man­do en cuen­ta que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Sa­lud prohi­bió rea­li­zar los ex­pe­ri­men­tos en la gen­te vi­va, es­te mi­cros­co­pio abre gran­des po­si­bi­li­da­des. Pues bien, es un pro­duc­to de al­ta tec­no­lo­gía que tie­ne su pre­cio. A los clien­tes po­ten­cia­les (en Amé­ri­ca La­ti­na) les agra­da­ba es­te pro­duc­to y nos pe­dían cré­di­tos a lar­go pla­zo (diez años) con ba­jas ta­sas de in­te­rés o re­ba­jas sus­tan­cia­les. An­tes no po­día­mos de­cir sí, aho­ra sí. Ello gra­cias a que crea­mos den­tro de Ros­tec dos es­truc­tu­ras, Con­ver­sión y RITE. Con­ver­sión es un cen­tro de com­pe­ten­cias de már­ke­ting es­tra­té­gi­co que per­mi­te for­mar so­lu­cio­nes fi­nan­cie­ras pa­ra ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les en el mar­co de la ex­por­ta­ción de pro­duc­tos ci­vi­les de al­ta tec­no­lo­gía de nues­tras com­pa­ñías de la es­fe­ra de de­fen­sa in­dus­trial. El 50%+1% per­te­ne­ce a Ros­tec y el 49% a Vnes­he­co­nom­bank, el ban­co prin­ci­pal ru­so en­car­ga­do del apo­yo de la ex­por­ta­ción ru­sa y pro­yec­tos in­ter­na­cio­na­les ru­sos. Por su par­te RITE es la ven­ta­na de ven­tas pa­ra la co­la­bo­ra­ción en la es­fe­ra de pro­duc­tos de TI con Ros­tec.

Por eso aho­ra anun­cia­mos que es­ta­mos dis­pues­tos a con­ver­tir­nos en los so­cios en el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co de los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, ofre­cien­do, en par­ti­cu­lar, la ga­ma am­plia de so­lu­cio­nes en la es­fe­ra de go­bierno di­gi­tal y ges­tión di­gi­tal es­ta­tal en el ni­vel fe­de­ral y re­gio­nal, so­lu­cio­nes elec­tró­ni­cas pa­ra au­to­ma­ti­zar el pro­ce­so de pro­duc­ción. Es­ta­mos dis­pues­tos en­tre­gar los de­re­chos ha­cia los sis­te­mas de in­for­ma­ción crea­dos en el mar­co del pro­yec­to.

Ade­más, con­si­de­ra­mos que Amé­ri­ca La­ti­na pue­de ser no so­lo un com­pra­dor. Es­ta­mos dis­pues­tos a ins­ta­lar plan­tas de pro­duc­ción y desa­rro­llo en con­jun­to. Por ello, in­vi­ta­mos a los go­bier­nos e in­ver­so­res de la re­gión a pres­tar aten­ción al mer­ca­do tec­no­ló­gi­co ru­so. Es­ta­mos abier­tos y cree­mos que jun­tos po­de­mos ha­cer mu­cho.

DE­FEN­SA. Es una de las in­dus­trias más desa­rro­lla­das en cuan­to a tec­no­lo­gía en Ru­sia.

VASILY BROV­KÓ. El eje­cu­ti­vo li­de­ra la tran­si­ción ru­sa del “fie­rro” al “in­te­lec­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.